10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres

A la hora del cortejo, del ligue y del tato con mujeres, cada hombre tiene su propia estrategia al respecto, estrategia que normalmente ha sido moldeada a lo largo del tiempo mediante el método del ensayo y del error. Esto quiere decir que los hombres cuando intentamos ligarnos o cuando intentamos sacar algún tipo de relación con una mujer, vamos probando cosas que al principio no suelen funcionar debido a la inexperiencia. Pero poco a poco, a base de probar, al final cada hombre termina por tener una estrategia aceptablemente exitosa a la hora de acercarse al sexo contrario. La experiencia es un grado, y a base de errores pasados vamos perfilando los aciertos del presente y del futuro.Diez errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres Los hombres solemos madurar a través de la experiencia, los hombres aprendemos al final a tratar y a seducir a mujeres a través de un costoso método de ensayo y error.

Al final tanto erramos que poco a poco empezamos a vislumbrar la forma adecuada de tener trato con mujeres para sacar algo de estas, sea un ligue, sea una novia, sea una relación de cualquier tipo. Es normal que los hombres empecemos siendo muy malos con el trato con mujeres. Pero con el tiempo vamos aprendiendo. Algunos hombres aprenden aún muy jóvenes debido a su intensa vida social y debido a sus muchas compañeras femeninas con las que ellos han podido “practicar” sus habilidades de seducción. Otros hombres tardan más en aprender, su escasa experiencia en el trato con el sexo contrario quizás les lleve a cagarla monumentalmente cometiendo con las mujeres errores de principiante. De cualquier forma, es la experiencia, la práctica y el conocimiento que de este modo obtenemos, la verdadera encargada de enseñarnos esas importantes lecciones que nos ayudarán a tener al fin éxito cuando tratamos con mujeres y cuando queremos sacar de ellas citas, novias, amigas especiales… Y como digo, todo suele empezar por probar algo que suele fallar. Con el tiempo seguimos probando y seguimos cometiendo errores… pero poco a poco estos errores se van depurando, y a base de refinar la mentira la verdad ya se empieza a vislumbrar. De igual forma, a base de pensar en estos errores que los hombres cometemos con las mujeres, al final la forma adecuada de hacer las cosas con estas empieza a salir a la luz y ahora sí empezamos a cultivar dentro de nosotros unas habilidades punteras en el trato con mujeres.

Pero desgraciadamente todo suele empezar con errores que los hombres cometemos a la hora de tratar con mujeres. Cuanto antes aprendamos de estos errores mejor, pues los hombres que tienen buenas habilidades con mujeres normalmente empezaron aprendiendo estas habilidades a base de ir depurando e ir corrigiendo sus errores en el trato con mujeres. Por eso, en este artículo hacemos una lista de diez errores típicos que solemos cometer los hombres con las mujeres, con el objetivo de rectificarlos para así poder avanzar a la hora de forjar unas capacidades en el trato con mujeres verdaderamente punteras.

Diez errores que solemos cometer con las mujeres

1. Hacernos el chulo con las mujeres. Las mujeres por lo general están hasta las narices de chuletas, de creídos, de tíos de gimnasio que se creen muy atractivos, de capullos varios que pretenden impresionar con cosas absurdas a las mujeres, como con un buen coche, o con una camisa ajustada que delata los típicos musculitos del chuleta de gimnasio… Pero… ¿no hemos dicho en algún artículo anterior que ser un poco “chulos” con las mujeres demuestra atractivo? Pues si, pero yo me refería a una chulería irónica, no a una chulearía real. O sea, ser un poco gamberros porque al fin y al cabo el sentido del humor suele servir muy bien para ligar. Pero si pretendemos ser chulos reales (presumidos, agresivos, rígidos…) y no chulos irónicos, lo tenemos crudo con las mujeres…

2. Ser demasiado “modosito” o pagafantas. Pues hay hombres que son unos absolutos capullos con los demás: son egoístas, son interesados, son conformistas… Pero resulta que luego aparece una mujer guapa por su vida y estos tíos aparentan pegar un cambio de 180 grados en su personalidad, y ahora son sumisos, son detallistas, son comprometidos, son muy serviciales… por supuesto que sólo con la tía buena de turno. Ellos quieren impresionar a la chica a base de cuidados, de mimos, de atenciones… pero realmente sólo están intentando en cubrir su verdadera personalidad sin energías, egoísta, poco atenta y centrada sobre todo en ellos mismos… Este error lo suele cometer un tipo de hombre de carácter débil y de moral interesada, que aparenta interés por el bienestar de la mujer como una forma de impresionarla, siendo capaz de llegar a hacer todo por que ella crea que él es todo un tío servicial y generoso… pero la realidad es que esto es pura ficción y que detrás de esas aparentes acciones seductoras con mujeres, hay una persona sin carácter, egoísta y poco seductora en general.

3. Ser demasiado femenino con las mujeres. No sé por qué, pero a las mujeres las gustan de normal los hombres… Y es normal que nosotros los hombres, cuando nos encontremos con una chica que nos gusta, nos medio “autocastremos” y empecemos a actuar de forma muy fina, muy sutil, muy delicada… casi como si nos hubiésemos convertido en una mujer. De repente pasamos de ser unos tíos decididos, valientes, con carácter… a una especie de nena sentimental que se comporta casi como una mujer… ¿Por qué pasa esto? Pues porque tenemos miedo de asustar a esa chica nueva que nos ha gustado tanto con un carácter demasiado varonil, demasiado agresivo… Por lo que a veces sí es bueno refinarse un poco… para que la chica no se asuste… pero sin perder por ello cierta esencia varonil y masculina que a ellas por lo general les gusta. Aunque es cierto que actualmente se llevan los hombres algo más refinados… pero no podemos por eso ignorar que a ellas muchas veces las gustan esa forma de ser hombre, decidida, valiente, arriesgada, con iniciativa… Aunque quizás a cada chica concreta la pueda gustar o bien los hombres más sutiles y tranquilos; o bien los hombres más decididos y varoniles… Pero creo que la mayoría de las mujeres se quedarían con este segundo tipo de hombre, a sí que no se trata de que cuando conozcamos a una chica que nos gusta, nos amaneremos y nos comportemos como una “buena amiga” de la chica…

4. Tener miedo de iniciar acercamientos o conversaciones con mujeres. Este es un gran mal que afecta a muchos hombres tímidos. Ellos se ponen tan nerviosos en presencia de una mujer bonita, que deciden que ellos no pueden en absoluto tener ningún tipo de interacción con esa chica. Ellos ven en esa chica bonita una especie de dinosaurio que los devorará a la menor oportunidad que tenga el monstruo… Así este error típico de chicos inseguros, los lleva a temer tanto a las chicas atractivas que simplemente los incapacita completamente para iniciar una simple conversación con ellas. El miedo al rechazo suele estar muy relacionado con este error típico que cometen los chicos en sus relaciones con chicas. Por eso tenemos que aprender a aceptar el rechazo como algo bueno, pues cuando te rechazan te insensibilizas a futuros rechazos, lo que te abre la oportunidad a simplemente iniciar acercamientos a chicas sin ese pavor tan enorme a ser devorado por los monstruos que solo son miedos de nuestra propia alma.

5. Creernos que somos “poquita cosa” para poder ligarnos a esa chica que nos gusta tanto. ¿Y quién no ha pensado esto alguna vez? Vemos a una chica tan atractiva por la calle que automáticamente pensamos “yo no tendría nunca ninguna oportunidad con una chica así…”. Pero ese es un error muy relacionado con el error anterior. Creo que los tíos tenemos ese instinto de creernos siempre poca cosa para esa chica que nos gusta tanto y que nos hace vibrar… (pensamos que siempre habrá alguien mejor que se llevará a esa chica, pero este pensamiento puede ser muy irreal, es simplemente un espejismo). Es un espejismo que hay que combatir a riesgo de si no perder oportunidades con chicas con el que sí podríamos haber tenido algo que hacer si no nos hubiésemos dejado llevar por este espejismo. Normalmente esto lo pensamos cuando apenas acabamos de ver por primera vez a esa chica bonita… Luego, según nos vamos conociendo, nos solemos ir soltando más y ahora sí empezamos a ver a esa chica como más accesible… ¡pero a veces seguimos bajo el hechizo de su atractivo….! Y simplemente el espejismo sigue haciendo de las suyas y nos imposibilita el intentar algo con esa chica. Este error y este espejismo nos puede costar muchas oportunidades… ¿Y cuantas veces renunciamos a la oportunidad de intentar algo con una chica que nos gusta porque nos creemos poca cosa con ella, y al final ella termina con un tío peor que nosotros pero que tuvo las agallas de intentarlo…?

6. Precipitarnos a la hora de interesarnos amorosamente por una chica. Este es un error que yo heredé de los “gurús de la seducción“. Al fin y al cabo, esos tíos van por ahí subiendo vídeos a Youtube en los que entran a tías por la calle y se las intentan ligar en el acto, sin conocerlas, sin saber nada de ellas, sin saber si quiera si hay compatibilidad psicológica y atracción psicológica entre la chica y ellos… Una mujer por lo general rechaza de lleno a los tíos que se precipitan, porque ¿cómo va a saber nadie si le gusta una chica de verdad si apenas la conoce…? Lo ideal es ir conociendo a la chica, porque aunque nada más verla nos guste mucho, a lo mejor luego no somos nada compatibles con esa chica por carácter. Así que nadie debería de adelantarse con una declaración que terminará en un fracaso, si no conoce un mínimo a la chica, al menos haber quedado unas cuantas veces y haber estado juntos unas cuantas horas en las que se supone que habremos conectado mucho… Y luego sí, podemos intentar dar el salto y seducir a esa mujer que nos gusta.

7. Ser demasiado lento con las mujeres. Pues es el error opuesto al anterior. Hay veces que nos lo pensamos mucho, que no nos decidimos, que no estamos seguros de si esa chica es la ideal para nosotros; o simplemente, no nos atrevemos a dar el salto de intentar conquistarla. Comúnmente, cuando un hombre y una mujer empiezan una relación, ambos no se conocen al 100% en absoluto. No hace falta que nos conozcamos al 100%; y no hace falta que esa persona sea la “persona perfecta” porque no existe la persona perfecta. Con que nos guste y sintamos algo por la otra persona; y con que ya conozcamos más o menos el temperamento de la otra persona, eso ya suele ser suficiente para poder dar el salto e intentar seducir a esa chica. No hace falta pensarse tanto las cosas ni hace falta conocerse tanto… Muchas parejas aún se están conociendo décadas después de haberse emparejado. Entrar en una relación tiene algo de fe y de salto ciego al vacío. Esperar demasiado puede ser un error fatal.

8. Tener carencia de habilidades sociales y pretender ligar con mujeres. Este es un error típico de muchos chicos tímidos, que no tienen unas habilidades sociales para tratar con amigos, con familiares, con vecinos, con compañeros; pero que luego pretenden ser seductores con las mujeres, como si la seducción y la sociabilidad no tuviesen nada que ver… Yo me he dado cuenta que lo que a día de hoy me permite tener relaciones adultas con mujeres, es que he refinado y he cultivado tanto mis habilidades sociales, que eso de forma casi natural me ha dado también unas buenas habilidades para tener trato con mujeres. Ser social es algo muy atractivo, y además nos ayuda a aprender la forma adecuada de seducir a mujeres, pues no hay seductor verdadero que no sea además todo un especialista en su propia sociabilidad con amigos, con vecinos, con compañeros…

9. Creerse que no somos atractivos por que no somos perfectos. Otro de los grandes errores que yo cometí en la seducción con mujeres, era el que yo creía que hasta que no fuese perfecto en todos los ámbitos de la vida (tener unos estudios, tener un buen trabajo, tener un buen coche…) no me iba a querer de verdad una mujer que valiese la pena… Este es un error que me ha costado años de poder disfrutar de relaciones adultas de pareja y de amor, porque como yo me creía tan imperfecto, pues postergaba esas relaciones para más adelante, para cuando yo fuese más perfecto en todos los órdenes de mi vida, en mi personalidad… Craso error, perdí tiempo, y además, nuestras propias imperfecciones normalmente pueden gustar tanto como nuestras virtudes… Por ejemplo, yo sobre todo antes, me mostraba algo inseguro entre los demás, algo tímido y retraído… y yo creía que por eso no podría gustar a ninguna mujer. Pero con el tiempo me di cuenta que a muchas mujeres les daba morbo mi forma de ser… mi vulnerabilidad psicológica se hacía atractiva ante muchas mujeres. Esto demuestra que no tenemos que ser perfectos para poder disfrutar de las relaciones y para poder disfrutar de la vida. Eso sí, tenemos que intentar avanzar poco a poco en nuestro moldeo como hombres atractivos e interesantes (pues tampoco es seductor un hombre que no hace nada por mejorar y que no tiene ninguna virtud. Pero la actitud de querer mejorar desde nuestra imperfección originaria, de por sí es muy seductora). Pero con todo, tenemos que decir que ser imperfecto puede ser muy sexy (a lo que se añade que el 100% de la población de hombres y de mujeres tiene mínimo una buena decena de defectos y de imperfecciones de toda índole en su ser… pero claro, nosotros siempre nos creemos que los demás son más perfectos y nosotros una mierda al lado de los demás…).

10. Pretender que el amor de una mujer llegue a nosotros sin nosotros hacer nadas en absoluto por conocer chicas, por conocer gente, por interactuar y meter en nuestra vida a posibles candidatas para el amor… Todavía hay hoy en día alguno que discute eso de si “el amor se busca o se encuentra”… ¡y el amor se encuentra buscando! Si somos unos amargados que se tiran todo el día encerrados en casa, sin hacer nada, sin ir a sitios, sin conocer chicos y chicas y sin tener vida social… ¿Cómo podemos esperar que en esa circunstancias el amor de una mujer entre en nuestra vida? Hay que ser más decididos, más sociables, hay que iniciar contactos con gente, hay que hacer el esfuerzo de conocer chicas en distintas circunstancias y con distintos medios… Luego a lo mejor el amor surge, eso sí, si aprendemos de nuestros errores, los corregimos, y entonces sí adquiriremos unas habilidades y unas capacidades punteras que nos pondrán el tema de ligar con mujeres y de seducir a mujeres más fácil de lo que nunca hubiésemos podido soñar.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco cosas que dificultan ligar (11)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (9)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (9)
  • Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (primera parte del 1 al 5) (9)
  • Cómo conquistar a una mujer (9)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>