Afrontar nuestros miedos para superar la timidez

Todos tenemos miedos, apenas existen hombres que no tienen entre sus debilidades algún tipo de pánico a algo. No es malo ni bueno tener miedo, es algo inseparable de nuestra condición humana. Los miedos sirven para protegernos… por ejemplo, el miedo a la oscuridad nos incita a no salir en la noche y ser devorado por prehistóricos depredadores. Aunque ya no haya depredadores, el miedo a la noche sigue ahí porque forma parte de nuestros instintos genéricos. El problema es que a veces esos miedos son contraproducentes, y en vez de servirnos por ejemplo, para defendernos ante un peligro, los miedos nos fastidian y en vez de beneficiarnos nos perjudican. Precisamente la persona tímida, introvertida, con fobia social… es un buen ejemplo de que los miedos que se suponen que deben de servir para protegernos, son a veces contraproducentes. La persona tímida suele tener un gran miedo a todo tipo de situaciones sociales: salir a dar un paseo, ir a clases de universidad, apuntarse a un curso, o simplemente conversar con un vecino o con una vecina… la persona tímida se queda en estas situaciones como paralizada y sin saber qué hacer. El miedo se apodera de la persona tímida y lo impide reaccionar, mostrando la persona tímida en su comportamiento ese aspecto tan característico de la misma, como rígida, sin chispa, acongojada, y casi pareciendo que lo van a fusilar… Pero hay buenas noticias para la persona tímida con miedos sociales: muchas veces el miedo es algo muy superficial, y pasado los primeros momentos, el miedo se va… si has sabido aguantar y afrontar tus miedos. En este artículo hablamos de afrontar nuestros miedos para superar la timidez.

El miedo de los introvertidos tímidos

Como decimos, el miedo es un mecanismo instintivo que sirve para sobrevivir. Si yo por ejemplo he tenido malas experiencias con arañas en el pasado, pues entonces desarrollaréAfrontar nuestros miedos para vencer la timidez miedo a las arañas que, en ambientes en donde hay arañas peligrosas, me servirá este miedo a las arañas como un mecanismo de defensa y de protección ante este peligro. Pero ¿cómo es posible desarrollar miedo a la gente, a las interacciones sociales…? ¿De qué me va a proteger eso…?

A veces el propio hombre puede ser peligroso para el hombre… pero no es ese el motivo por el que las personas tímidas generan miedo hacia sus semejantes. Más bien, la timidez y los miedos sociales, se suelen desarrollar en personas de tipo introvertidas, delicadas, muy sensibles y susceptibles a ser heridas por los comentarios o por las actitudes de los demás. A todos nos pueden hacer un desprecio; pero no todos elaboraremos ese deprecio por igual. Las personas extrovertidas y decididas simplemente lo olvidarán tan pronto como se lo han hecho; pero a las personas más delicadas e introvertidas, ese desprecio se le clavará más hondo. Como ese dolor de ese desprecio o mala experiencia social, pues eso, como ese dolor duele, es desagradable, molesto, dañino… pues la persona sensible tiende a irle cogiendo de forma instintiva miedo a esas circunstancias en donde se puede quedar expuesto a situaciones sociales en donde se puede llevar más experiencias dolorosas y traumáticas. Por tanto, vemos que las personas introvertidas tienen especial capacidad para sentirse dañadas por los demás, a diferencia de los más indiferentes extrovertidos. ¿Significa eso que los introvertidos lo tendrán siempre peor a la hora de tener relaciones sociales?

Superar los miedos para vencer la timidez

Pues eso depende. Se ha dicho que hay dos tipos de tímidos a la hora de afrontar sus miedos:

-Los tímidos que se encierran en su mundo y no salen para evitar así verse dañado por malas experiencias sociales.

-Y los tímidos que, aunque lo pasen mal, aunque sufran, salen y se internan en experiencias sociales que los pueden dañar y a las que ellos temen, pero ellos las afrontan con una buena dosis de gallardía y de valor.

A veces los propios introvertidos son personas muy dadas a los miedos. No tenemos más que recordar los dibujos de Scooby Doo, y lo cobardes que son los dos introvertidos del grupo (el perro; y ese chico alto flaco y rubio que no sé como se llama…). Pero a pesar de eso, los introvertidos también pueden venir con una buena dosis dentro de ellos de valor y de capacidad para afrontar sus miedos. Por lo que el introvertido parece que viene de serie con una buena capacidad de tener miedos; pero a su vez con una buena capacidad para afrontar sus miedos, y de este modo hacerlos desaparecer.

Y es que, hay introvertidos y personas tímidas que han desarrollado tan alta capacidad de afrontar sus elevados miedos, que al final, terminan pasando en circunstancias sociales por personas valientes, decididas, arriesgadas… Yo más o menos soy uno de esos introvertidos con muchos miedos superados y que ahora la gente me toma por un tío extrovertido, decidido, ligón… sociable, con confianza… ¿Y cómo hice yo eso, cómo pasé de ser un cobarde social a alguien socialmente decidido? Simplemente yo fui afrontando mis miedos. Me iba poniendo retos que se me hacían difíciles pero que yo cumplía estoicamente: hablaba con personas desconocidas solo porque sabía que eso me iría quitando el miedo a la gente; me iba por ahí yo solo, a bares solos, porque algo dentro de mí me decía que si seguía sin afrontar mis miedos, mi vida social, mi vida amorosa, familiar, de amistad… iba a ser un asco. Eso me motivó para afrontar mis miedos.

Con el tiempo, yo descubrí que mis miedos eran muy superficiales. Al final esos monstruos que tanto me atormentaban no eran tan terroríficos de cerca. Eso me animó para seguir afrontando mis miedos, con el trascurso de los días, de las semanas, de los meses… y al final esas cosas sociales que tanto me fastidiaban hacer, me empezaron a gustar porque descubrí que al final era divertido por ejemplo parar a una persona por la calle para preguntarla por tal dirección… sobre todo si esa persona era chica interesante… pero también si era cualquier otra persona, pues el tener interrelaciones sociales te da un chute en tu cerebro que es superior a casi cualquier droga. Pero todo empezó porque yo tuve el valor de afrontar mis miedos. Al final los miedos desaparecieron, y la timidez desapareció… Pero los tímidos tienen que ir dando pasos poco a poco, tienen que aprender a afrontar sus miedos. Aunque por supuesto a nadie le hace al principio especial ilusión caminar hacia un sitio en donde uno espera que haya un dragón peligrosísimo… que luego al final no era para tanto. Pero muchos tímidos se quedan años enteros encerrados en casa, sin dar un paso hacia ese dragón tan terrible que al final era mucho menos terrible de lo que parecía… (aunque se sufre y se pasa mal como tímidos mientras nos vamos acercando, paso a paso, hacia ese dragón…).

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La paradoja de las personas con timidez 2 (símbolos del miedo) (7)
  • Los chicos tímidos e inmaduros (6)
  • Cinco símbolos que te ayudarán a mejorar tu vida social (6)
  • Cinco leyes para ser sociables (vídeo) (5)
  • La paradoja de las personas con timidez (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>