Apoyar a nuestros familiares y amigos

Ayer me desquité un montón con toda esa gente que no para de darme consejos tan buenos… Y es que, sigo insistiendo, en que dar consejos es un acto de muy poco estilo... Por lo general, los consejos suelen ser malintencionados… Yo siempre he tenido un radar a la hora de captar consejos malintencionados… Como hace ya unos años, cuando (censurado). La gente ya sabe lo que quiere hacer, y no le importa nada que nosotros creamos que tienen que hacer otra cosa… Y esa es una extraordinaria clave para mejorar nuestra relación con los demás, para aumentar nuestro carisma a los ojos de los demás, para poder, para aumentar nuestra valía como hombres o mujeres a los ojos de los demás. NO DES CONSEJOS, en vez de eso, es mejor apoyar a nuestros familiares y amigos.

La chica que me enamoró

apoyar a nuestros familiares y amigosRecuerdo una triste historia de ciberligue que me sucedió hace año y medio… en mis peores momentos, cuando la depresión había desembocado en síntomas psicóticos y esquizofrénicos… Agraciadamente pasó lo peor. Pero recuerdo esa historia con esa chica de Internet, que también tenía depresión. Hablemos tres días: el primero la contacté; y luego, el segundo hablemos un buen rato, 4 o 5 horas… Y es que, recuerdo que me enamoró, en medio de mi infierno, ella no me decía “haz esto” o “haz lo otro”… simplemente me decía “vete de ese pueblo de mierda y haz tu vida por tu cuenta… Necesitas a gente que esté a tu altura , necesitas empezar tu nueva vida, eres muy listo y te mereces estar con gente que valga casi tanto como tú. Vente a Madrid, aquí empezarás una nueva vida, aquí hay más gente… Yo te estaré esperando en Madrid…” Más o menos… Pero es que, estas palabras en los malos momentos que yo pasaba… me llegaron muy hondo. Son palabras de apoyo… que no dan conejos, porque ella lo único que hacía es repetirme lo que ya sabía que quería hacer… (que hasta el día de hoy, no he podido hacer… quien me lo iba a decir, mi sueño, vivir en Madrid…, con gente como yo…)

La historia con esta chica se torció al tercer día que hablemos, porque ella estaba con crisis depresiva… y entonces su actitud conmigo cambió drásticamente… En vez de apoyarme, en vez de animarme, se puso a darme consejos… “hay que trabajar, tienes que ponerte a trabajar y dejar de soñar”, o “no te eches novia, no vale la pena, la vida es una mierda, tienes que asumirlo…” Y así durante otras 4 o 5 horas… No tenemos más que ver, la diferencia entre la sensación que nos causan las palabras de arriba contra las de abajo… En las palabras de arriba, todo es positivo, son palabras de apoyo, que no me juzgaban ni me condenaban… Yo lloré leyendo esas palabras por el chat… Nunca me habían dicho palabras tan hermosas… por el mero echo de que, nunca antes nadie me había animado a conseguir lo que yo quería, en vez de recomendarme que hiciese lo que ellos querían que hiciese…

Regla fundamental para apoyar a nuestros familiares y amigos

Y la clave para poder apoyar a los demás, apoyarlos de corazón, poder ayudar a nuestros familiares y amigos en esos momentos en que lo pasan mal, o en que tiene dudas sobre qué hacer con su vida, es simplemente esa: NO LES DES CONSEJOS, NO LE INTERESAN: Lo que quieren es que los apoyes… ellos ya saben lo que quieren conseguir y no consiguen, no intentes tú decirles lo que tienen que querer hacer… Nos ganamos los corazones de la gente apoyándola y ayudándola a conseguir lo que quiere; no “aconsejándola” y condenando sus sueños, sus esperanza y sus anhelos…

Todo esto no está reñido con hacer de una especie de guía a la persona que pasa por malos momentos… pero recuerda que para eso, debes de tener mejor neurona que la persona que pretendes ayudar… si no, simplemente es mejor que te limites a intentar ayudar a conseguir aquello que ya sabes que tu amigo o tu familiar quiere conseguir… No hay nada que fastidie más que intentar convencer a alguien que haga algo que no quiere… La gene pude asumir equivocarse; pero no puede asumir que otro le controle su vida, le agobie con sus consejos malintencionados, ignore sus verdaderas necesidades, sus ambiciones… En el fondo, así nos sentimos despreciados, humillados… No hace falta que nadie nos de consejos sobre lo que queremos, nosotros ya sabemos qué cojones queremos… Simplemente necesitamos apoyo, no consejo.

Influir en los demás

A partir de ahora, si queremos influir en las personas, si queremos aumentar nuestro carisma, si queremos que los demás nos empiezan a tomar en serio, ha llegado el momento de dejar de criticar, de condenar, de “aconsejar”, y empezar a comprender y a apoyar… Unas palabras de ánimo y de comprensión valen más que todos los consejos del mundo juntos… La gente ya sabe lo que quiere, ayúdala a conseguir lo que quiere, y te habrás ganado su corazón  La clave para tener influencia en los demás, y para mejorar nuestras relaciones con los demás, no está en ser grandes sabios consejeros… sino en ser grandes apoyos en esos momentos en donde ese amigo o ese familiar lo pasa mal.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Si necesito pedir consejo ¿a quién pido consejo? (4)
  • Las relaciones con los amigos (3)
  • Cómo ser más sociable (3)
  • Diez consejos para ser sociables (vídeo) (3)
  • Ser interesantes teniendo aficiones dentro y fuera de casa (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>