Aprende a superar tus miedos, aprende a realizar eso que te parece imposible que llegues a hacer.

Todos hemos visto una corrida de toros, aunque sea por la tele. Lo primero de todo no puede ser sino rechazar esa práctica, ya no por amor a los animales, sino por amor a la humanidad. Las tradiciones no existen, sólo existen en las dictaduras. No existen tradiciones, repito, la cultura es un río que fluye  en donde todo cambia de un año para otro… no se puede decir “hay que respetar esto porque es una tradición”, pues no existen las tradiciones, todo cambia, todo se transforma, también los hábitos de la cultura. Cuando éramos pequeños íbamos el día de reyes al lado del belén a desenvolver nuestros regalos que le han aprende a superar tus miedostraído los reyes: nuestros hijos irán el día de navidad la lado del árbol de navidad a desenvolver los regalos que le han traído Papá Noel… Espero que sea suficiente para convencer a todos de que no existen las tradiciones, y si existen, cambian de una década para otra.

Bien, a lo que íbamos, todos hemos visto a esos toreros ponerse delante de un animal de casi 600 quilos, incluso a veces, algún torero especialmente valiente se pone delante de la salida del toril y hace un recibimiento al toro a portagayola. Cuando vemos a un valiente torero hacer esto todos nos decimos hacia nosotros: “yo no podría, no me atrevería, saldría corriendo…” Pero aunque no nos lo creamos, nosotros mismos podríamos llegar a vencer el miedo de ser empitonado por esa tremenda máquina de embestir que es un toro de lidia. ¿Cómo podríamos llegar a superar tan insoportable miedo?

No hay que acudir a un caso tan extremo. Podríamos tener, por ejemplo, miedo a las cucarachas. El miedo parece algo irracional, parece que te controla en vez de controlarlo tú, y sobre todo, parece que te va a acompañar siempre… Cuando estamos tranquilamente en nuestra cama y sentimos que algo nos andar por encima de nuestra boca… no podemos por menos de estremecernos cuando pensamos que tenemos una cucaracha andando por nuestra cara… Casi llegaríamos a entrar en sock. Pero se trataría en este caso de un miedo completamente irracional. Las cucarachas son completamente inofensivas: no es probable que se te metan, por ejemplo, por la nariz, como en un famoso capítulo de Expediente X que ha causado que cientos de miles de personas contraigan fobia a las cucarachas… Una cucaracha escaparía de tu nariz, pues sabe que ahí encontraría la muerte… y aunque se metiese… no causaría ningún estrago, quedaría atrapada y moriría, siendo luego fácilmente extraída con unas pinzas. En este caso, a diferencia de en el caso del toro, el miedo es completamente irracional. ¿Cómo superaríamos este miedo? Muy fácil. Coge una cucaracha, y métela en una caja de zapatos, que no pueda escapar de ahí. A partir de ahí, comenzaríamos con nuestra terapia de “exposición”: iríamos acercando lentamente nuestras manos a la cucaracha. Al principio, en cuanto rocemos la cucaracha con la mano, nos asustaríamos y casi saldríamos corriendo. Pero cuanto más juguemos con ella, nuestro raciocinio iría influyendo en nuestro sistema emotivo de forma que este primero convencería al último de que no hay por qué asustarse. Esto no funciona de la noche a la mañana, requiere algo de tiempo, requiere ir paso a paso, avanzar. Si un día sólo rozas la cuca con el dedo, a la semana ya podrás casi hasta cogerla…  Nuestro sistema emotivo nos controla, pero nosotros controlamos a nuestro sistema racional. Se trata de influir desde nuestra controlada razón sobe nuestra incontrolada emoción

Pues así se puede superar cualquier tipo de fobia. También es un buen método para alcanzar eso que nos parece tan difícil. Por ejemplo, queremos ser estrellas del toreo… pero vemos a un miura y batimos el record de los cien metros lisos… Este sí es un miedo real, este sí es un objetivo para cumplir en nuestra vida que se supone nos hará muy felices… La clave, la misma, ir poco a poco. No hay que tener prisa, trazaremos un plan que abarque varias semanas. Un día, saludamos al toro desde la otra parte de la plaza, cada día nos arriesgamos más, y llegará un día que nos preguntemos: “¿qué clase de cobarde era yo antes que no me atrevía a recibir a un toro a portagayola, con lo fácil que es…?” El sistema emotivo es tan ineficaz, que incluso lo podemos terminar engañando desde el sistema racional, y convenciéndole como en este caso, que un peligro muy muy real no es para tanto… Así funcionamos. Así funcionaba, por ejemplo, Malcom X, un negro americano que luchó por la liberación de los afroamericanos. Era un bueno hombre, pero terminó odiando a los blancos debido a las putadas que hacían a los negros… era un odio irracional. Pero un viaje cambió su vida: conoció y tubo trato casi obligado con muchos blancos, y eso le terminó trastocando completamente sus anteriores ideas… no puede odiar a una gente que le ha cautivado, si esa gente encantadora con la que estuvo en su viaje espiritual son agradables  y casi gentlemans… los blancos por lo general no pueden ser malos… La experiencia termina modificando al sistema sentimental humano. Por eso, es muy importante en nuestra vida aprender a modificar nuestro dominador sistema sentimental desde nuestro aparente dominado intelecto.

Por tanto ¿cómo puedo conseguir eso que me parece imposible que llegue a hacer? Lo más importante es trazar un plan, planificar cómo lo vamos a hacer, visualizarlo. Ya tendremos tiempo de rectificar ese plan sobre la marcha. Y lo segundo más importante es no querer, como se suele decir, llegar y besar el santo (o sea, tener resultados inmediatos) las cosas llevan su tiempo. Por ejemplo, no nos atrevemos a entrar en un restaurante a comer nosotros solos, somos tímidos… Queremos cambiar esto. Empezaríamos poco a poco: por ejemplo, empezaremos con algo más fácil, iremos a un bar solos a tomar un café. Esto lo haremos unas cuantas veces, cada vez nos saldrá mejor pues ir a un bar a tomar un café nosotros solos, es una habilidad humana como cualquier otra, hay que aprender a hacerlo, nadie nace sabiendo aunque haya gente que le parezca esto la cosa más tonta del mundo… Por ejemplo, hacemos eso todos los días durante una semana. A la siguiente semana, pedimos también un pincho… y empezamos a hablar con el camarero y con la gente del bar… Practicamos esto unas cuantas semanas. Y llega el momento de ir en un primer intento a hacer eso que no creíamos que podríamos hacer: ir solos a un restaurante a comer. Con la práctica que tendremos del bar, nos resultará mucho más fácil de lo que nos hubiésemos imaginado. No lo haremos una vez, repetidos intentos nos dará unas habilidades superiores, hasta el punto que nos preguntemos: “¿Cómo es posible que una vez creía que me sería imposible ir a un restaurante a comer solos…?”

Este método se puede aplicar para vencer todos nuestros miedos y conseguir todos nuestros aparentemente impensables deseos: encontrar novia; irnos solos de vacaciones; perder la timidez; superar cualquier tipo de fobia; reconciliarnos con ese amigo o familiar con quien creíamos imposible un reencuentro, aunque lo deseábamos; dejar de odiar a los negros y a los moros; atrevernos a pedir un aumento de sueldo al jefe; hacernos comercial a puerta fría;… Por encima de todo hay una clave: ir poco a poco, pero, sobre todo, avanzar, pues si por ejemplo, no pasamos en el caso de la fobia a la cucaracha de tocarla… una semana la tocamos, lo mismo a la otra… hay que avanzar, tienes que atreverte a cogerla, si no, te tirarás toda tu vida con fobia a las cucarachas… La vida es eso, los valientes que enfrentan sus miedos tienen éxito, los combaten poco a poco, y los cobardes perecen. Pues eso, traza un plan de exposición para enfrentarte a ese miedo o para cumplir ese deseo que te parece imposible, y vete dando cada día un paso que te terminará llevando al objetivo soñado.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Afrontar nuestros miedos para superar la timidez (2)
  • Si necesito pedir consejo ¿a quién pido consejo? (2)
  • Cosas buenas y malas de los hombres y de las mujeres (2)
  • Cómo usar la mente para conseguir cosas (2)
  • Cómo conseguir nuestros sueños (vídeo) (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>