Aprender a cuidarse para ser felices.

El hombre es un tipo de animal. Aunque algunos creen que los animales nunca podrían haber llegado hasta donde han llegado los hombres: ellos no podrían haber cometido genocidios por diversión casi; no podrían matar por placer, no podrían vender a sus crías por dinero, no podrían hipotecar a un país entero a cambio de beneficios durante décadas para un sistema bancario descontrolado… Pero con todo lo malo de ser hombre, estos también han alcanzado unas cuotas en el conocimiento de la verdadera realidad, mediante la física y las ciencias biológicas, que compensa un poco la extrema crueldad de muchos humanos. Y este conocimientos nos ha podido hacer ver que todo el universo se compone de energía vibrando.

10 años fumando

10 años fumando (antes y después)

Desde la Teoría de la Relatividad parece que la materia y la energía se confunden. El hombre es un ser que necesita estar haciendo cosas, que necesita moverse mediante motivaciones constantes, que necesitar ponerse nuevos retos, necesita explorar nuevos mundos, necesita encontrarse con nueva gente. Todo esto hace que la energía de nuestra alma (alma que surge desde el cerebro humano) esté en constante movimiento. El movimiento de nuestro cuerpo hace que se mueva la energía que transita por nuestro cerebro; y esto a su vez consigue darle un gran dinamismo a nuestro cuerpo. Por eso es muy importante conocer eso que aún podemos llamar “naturaleza humana”, que consiste en nuestra natural actividad física que es impulsada e impulsa a nuestra natural actividad mental. Estamos hechos para vivir de una determinada forma: si vivimos un tanto a contra natura, de forma tóxica, nuestro propio cuerpo y nuestra propia alma se revela contra nosotros. Por eso, en este artículo, damos unos consejos para recuperar nuestra esencia como seres humanos. En este artículo, aprendemos a cuidarnos para ser felices.

Estilo de vida sano y saludable

Y una de las primeras cosas que podemos destacar en este recordar la naturaleza humana, es que hay una gran diferencia entre un hombre que tiene una vida saludable, y uno que se descuida, que simplemente no piensa en cuidarse, que se abandona, que es un velero incontrolable en medio de la tempestad. Una buena alimentación es fundamental para tener un cuerpo sano. Y ya hemos dicho que el cuerpo impulsa la mente, y esta a su vez vuelve a impulsar el cuerpo. Si no tenemos una dieta equilibrada, con la cantidad adecuada de hidratos, de grasas y de proteínas, nuestro cuerpo empieza a sentirse más cansado, nuestros sistemas biológicos empiezan a sentirse peor, y todo nuestro organismo parece que empieza a sufrir los descuidos de una alimentación incorrecta. Y para solucionar estos perjuicios, nada mejor que hacer entre 3 y 5 comidas al día, equilibradas y organizadas (o sea, conviene comer siempre a la misma hora, nada de “comer a deshoras”)

Por supuesto, la salud de nuestro sistema biológico más elemental se ve también aumentada por la realización de ejercicio físico. No es necesario dedicarle demasiado tiempo al día, pero es muy recomendable coger la costumbre sistemática de dedicarle, por ejemplo, media hora de ejercicio cuatro días a la semana. No hace falta ir al gimnasio, pues ha veces es caro: podemos correr, ir en bici, hacer flexione en el suelo…

10 años comiendo bollos...

10 años comiendo bollos... (antes y después)

Y para terminar, nuestro cerebro, que aloja nuestra alma, tiene unas necesidades específicas, entre otras tiene una gran necesidad de descanso. Es fundamental dormir bien, especialmente en los casos de personas con algún tipo de problema psicológico (depresión, ansiedad,…) Un buen y largo sueño puede reparar partes agotadas de nuestro cerebro. También por supuesto es recomendable tener unos horarios de sueño estrictos, nada de irnos a la cama cuando nos parezca.

Por lo demás, las fotos que he insertado a lo largo de todo el artículo demuestran muy bien lo fundamental que es aprender a cuidarse para poder mantenernos sanos y felices durante los 80 u 90 años de vida que tendremos la suerte o la desgracia de “disfrutar”…

Cuidar nuestra alma

Ya hemos dicho que el cuerpo y el alma se impulsan recíprocamente. Un cuerpo sano ya hará que tengamos más posibilidades de tener un alma sana; y viceversa. Y para cuidar el alma, nada mejor que tener un gran sueño en nuestra vida, una gran meta en nuestra vida, un proyecto que se convertirá en el eje fundamental que guiará nuestra vida. No nos debemos de extrañar de la importancia que le dan los estudiantes de 18 años cuando van ha hacer la selectividad, y las vueltas que le dan a la profesión que elegirán para desarrollar durante toda su vida. Y por supuesto, no todo es trabajar: son fundamentales también las aficiones: hacer un grupo de rock, hacernos novelistas aficionados, hacernos naturalistas… también son proyectos que nos guiarán en la vida y que nos ayudarán a sacarle a la vida todo su partido y su jugo.

Además, está demostrado que las personas altruistas y solidarias son más felices que las personas egoístas y usureras. En la actual situación de España, uno piensa que esos tíos que han robado al estado decenas de miles de millones, se deben de sentir muy felices con sus actos… pero en el fondo por dentro saben que son unos miserables, y si midiésemos sus niveles de felicidad, veremos que no tienen motivos para sentirse muy afortunados, a parte de que deberían de tener motivos para sentirse preocupados y amenazados…

Una regla de oro para nuestra vida

Todos a veces tenemos prisa, todos sentimos muchas veces la urgente necesidad de hacer algo rápido… Nos entra incluso una terrible sensación de estrés, sentimos que tenemos que hace eso, o incluso, que queremos eso, y que lo queremos ya…

10 años dándole a la bota de vino

10 años dándole a la bota de vino (antes y después)

En una sociedad en donde de normal la gente exige soluciones rápidas e inmediatas, es importante aprender es esos geniales personajes que creó Tolkien en El Señor de los Anillos, los Ents. Los Ents son árboles, pero tienen boca, piernas, andan,… Y son seres que siempre se quejan de lo rápido que quieren todo los hombres. Ellos tienen mucha más paciencia, son árboles, aunque tengan ojos y hablen, y los árboles crecen lento, pero seguro.

Por eso es importante que sepamos que, una vez que nos hemos puesto una serie de metas para cumplir en nuestra vida, tenemos que tener paciencia mientras, día a día, vamos avanzando en esas mentas. Debemos de quitarnos esa absurda presión mental de querer las cosas rápidas. Los granes hombres son especialistas en esperar, incluso años, hasta alcanzar esos objetivos que se habían puesto en su vida.

En este aspecto, las escuelas, instituto, universidades, son un modelo perfecto. Hace 10.000 años, si a un hombre del neolítico le hubiesen dicho que le iban a enseñar una profesión, hubiese estado encantado… Cuando este hombre del neolítico hubiese preguntado que cuantos días iban a tardar en enseñarle esa profesión, se hubiese meado encima cuando oyese que 4 o 5 años… El modelo de la escuela, sea elemental, o universitaria, es perfecto: vamos todos los días a clase, para que al cabo de 5 años haciendo esto diariamente con mucha paciencia, tengamos al fin ese gran objetivo cumplido en nuestra vida. Y esa es una gran enseñanza: aprende a tener paciencia, incluso durante años. Por supuesto, la paciencia no está reñida con desconectar de vez en cuando de nuestros proyectos, y relajarnos.

Cosas que nos harán la vida más fácil y más feliz

Y para terminar, doy una serie de mandamientos que toda persona debe de incluir en su vida, si quiere tener una vida plena, humana, feliz, y digna. Si hay alguna de las siguientes cosas que algún lector por alguna circunstancia no puede realizar, debe de saber que su vida no será plena y completamente feliz hasta que consiga realizar esa cosa que falla de nuestra lista, por tanto, no estará teniendo una vida digna y completamente humana, después de las guerras, después de milenios de hambre, de dolor… hasta que no consiga poder tener realizados todos los puntos de nuestra lista.

1. Poder salir todos los días a dar un paseo bajo un cielo azul e inmenso.

2. Poder ir todos los días a charlar un rato con alguno de nuestros amigos, familiares, o conocidos.

3. Poder realizar una actividad que nos organice el día a día: estudiar, trabajar… Esto es un punto que actualmente mucha gente no puede hacer, por la “crisis” (yo lo llamaría más bien suicidio colectivo…)

4. Poder realizar alguna actividad altruista y para ayudar a los demás al menos una vez a la semana.

5. Realizar actividad física al menos 4 días a la semana.

6. Poder comer todos los días al menos una vez al día acompañados de alguien al quien apreciemos.

7. Tener una afición que podamos dedicarle un tiempo a la semana al menos.

8. estar a gusto en tu casa, sentirte querido y apreciado, y esto por supuesto, TODOS LOS DÍAS.

9. Tener un entorno familiar y laboral organizado, en donde se te tenga en estima y se te aprecie.

10. Poder tener unos horarios predecibles todos los días (el trabajo a veces no nos deja cumplir con esto…)

11. Poder salir a tomar algo con los amigos al menos una o dos veces por semana

12. Poder abrazar y besar a tu pareja, y poder tener relaciones sexuales con ella

13. Poder sentirse seguro, pero también ser valientes y afrontar riesgos para demostrar nuestro valor

14. Poder tener pensamientos positivos, aunque también son necesarios algunos “malos pensamientos” en determinados momentos difíciles (por supuesto, sólo en esos determinados momentos)

15. Poder elegir tu futuro y tu destino, aunque por supuesto, dentro de los límites de la inteligencia y de unas sensatas y necesarias limitaciones económicas.

dentro de 10 años

dentro de 10 años (con una vida sana)

Y es que, si nos gusta algo, y no nos gusta sacrificarnos… sacrifiquémonos por lo que nos gusta. El quien algo quiere algo le cuesta, y poder vivir bien, en una vida plenamente humana, no está reñido con sufrir el dolor del esfuerzo en determinados momentos, y sufrir la agonía del estrés que nos causa la consecución de ciertos objetivos de nuestra vida en determinados momentos. Y con esto termino: no se trata en convertirnos en nenas mariconas que siempre estemos exigiendo que “queremos nuestros derechos” Podemos sufrir, eso también forma parte de la vida humana. Pero aun así, nuestros consejos para ser feliz por medio del cuidado de nuestra alma y de nuestro cuerpo, son de necesaria aplicación. En definitiva, que debemos demostrar con nuestro sufrimiento en determinadas ocasiones que merecemos que se nos aplique nuestra lista de 15 derechos básicos como hombres y mujeres del siglo XXI. Pero mucho me temo, que la espantosa gestión de este país durante casi toda su historia, hará a muchas personas que nuestra lista de 15 cosas para ser completamente hombres… les pille muy lejos. Una vez que hemos demostrado que somos valiosos, debería de ser todo un escándalo que no se respetasen nuestros 15 derechos para ser feliz… Mucho me temo, que actualmente, en España se esté produciendo un escándalo mayúsculo.

Fotos extraídas de http://www.cookingideas.es/fumar-cara-20111021.html

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Diez consejos para ser feliz en la vida (5)
  • Superar la depresión (5)
  • El final de la depresión (4)
  • Modos de vida para la felicidad (4)
  • Cómo combatir el estrés y la ansiedad (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>