Arquetipos de hombres seductores

Nos han metido en la cabeza que para ser seductor tenemos que ser de una única manera: el típico gallito “macho-alfa” que con una seguridad pasmosa se pavonea delante de las tías y muestra tal grado de extroversión que al final se gana el favor de casi cualquier chica con su simpatía, con su seguridad, con su extroversión… Este prototipo de hombre seductor puede ser perfectamente válido. Pero si el típico extrovertido simpático liga tanto no es necesariamente porque sea seductor; si no por que lo intenta más. De alguna manera este prototipo-arquetipo de seductor es el más común, pero porque es el que más da el “cante”, el que más se pavonea, el más decidido, activo, el que más se arriesgaArquetipos de hombres seductores a entrar a chicas en cualquier circunstancia… Y esa es su fuerza. Tiene también su debilidad, que no tiene poco que ver con su poca profundidad, con su vanidad, con el hecho de que a veces es sólo “cáscara”, y por dentro no suelen tener mucho. Como decimos, no existe una sola manera de ser seductor: más bien hay una serie de arquetipos y prototipos de hombres (y mujeres) que seducen. Y cada uno de estos arquetipos tiene su lado malo y su lado bueno. Hemos empezado hablado del típico arquetipo de hombre seductor a lo “macho-alfa”, y hemos visto que tiene sus cosas buenas; pero también sus cosas malas. Para llevar nuestro temperamento y nuestra personalidad de hombres seductores a su límite y explotarnos a nosotros mismos al máximo de cara a poder atraer al sexo contrario, no hay nada mejor que repasar a estos distintos arquetipos de hombres seductores. Luego nosotros mismos nos situaremos en uno de estos tipos, arquetipos, y repasaremos nuestras cosas buenas y nuestras cosas malas. Es fundamental pulir nuestras cosas malas y potenciar nuestras cosas buenas. Así entraremos en un seguro que largo camino de conquistas amorosas. Comúnmente los hombres se aprovechan a sí mismos solo un pequeño porcentaje de su capacidad seductora respecto a las mujeres. Precisamente, el típico “macho alfa” tiene un gran punto a su favor: aunque no tenga mucho lo aprovecha de forma fantásticamente bien, porque es extrovertido, porque es simpático, porque es decidido, porque se “enfoca” hacia los demás… aunque por dentro pueda estar vacío. En este artículo, repasamos en modo lista los arquetipos de hombres seductores.

Tres tipos de hombres seductores y no seductores

1. El “macho alfa”. Ya hemos hablado de él: es una persona extrovertida, decidida, simpática. Tiene agresividad pero sólo la suele “sacar” en contadísimos momentos. Así nos queda una persona siempre simpática, siempre popular…

-Su lado bueno: aprovecha su simpatía y su facilidad social para ligar un montón. Es muy popular, todo el mundo dice de él que es popular, simpático… Los ojos de las mujeres se fijan en alguien tan decidido, y además, como siempre está buscando a la gente en cualquier situación, eso hace que tenga mucho trato con chicas y de esta forma tiene una situación inmejorable para ligar.

-Su lado malo: es superficial, vano, causa muy buenas primeras impresores; pero las segundas impresiones pueden destrozarlo y hacerle perder eso que ganaron al principio. Una mujer se fija en él en un primer momento, pero a lo mejor cambia de opinión en un segundo momento porque ella detecta que a pesar de su simpatía, es repetitivo y no tiene profundidad. Por eso serán las mujeres más superficiales y menos inteligentes las que terminen por aceptar a este tipo de hombre.

2. El poeta introvertido y tímido. Seguro que muchos lectores del blog pertenecen a este tipo. Yo mismo pertenezco a este tipo. Chicos (y chicas) normalmente tímidos, introvertidos, callados, algo asustadizos… Suelen tener aficiones de tipo intelectual, incluyendo aquí los videojuegos, cómics, libros, Internet… Son personas tranquilas que a veces parecen algo “paradas” y demasiado lentas. A pesar de los tópicos, este tipo de hombre puede atraer mucho porque a muchas mujeres les gustan los hombres tranquilos (pero activos, a diferencia de nuestro siguiente prototipo), intelectuales, buenos para la convivencia diaria aunque malos para socializar en fiestas y demás… Pero como ellos no saben esto pues se terminan creyendo que no tienen nada que hacer al lado de los “machos alfa”…

-Su lado bueno: lo cierto es que en un primer momento pueden parecer muy poco atractivos al lado de los vivarachos machos alfa. Pero los segundos momentos son los momentos de los poetas introvertidos. En una presentación quizás el poeta se muestra tímido, con falta de confianza… Pero cuando coge confianza, es entonces cuando se empieza a animar y a sacar a flote su alma profunda, delicada, llena de secretos, de proyectos, de intereses… En estos segundos momentos es común que las chicas quiten sus ojos de los “machos alfas”, y empiecen a fijarlos en los poetas introvertidos.

-Su lado malo: tiene que ver con su excesivo miedo social. Aunque un poeta introvertido puede ser muy ligón, siempre lo gana el típico “macho alfa” en cuanto a conquistas, no porque este segundo sea más seductor; si no porque simplemente lo intenta más, sale más de casa, está más en interacciones sociales… No se puede ligar si no sales a penas de casa. Pero como el poeta introvertido piensa de sí mismo que no es interesante, pues eso le lleva a limitar sus interacciones sociales. Y cuando al fin sale por ahí de fiesta… su falta de autoestima lo lleva a no atreverse a iniciar demasiadas interacción con chicas, él que le tiene un pánico horrible al rechazo… Lo bueno de esta parte mala del poeta introvertido es que a base de trabajar puede pulir un poco su insociabilidad, y luego entrará en una nueva dimensión y por momentos en ambientes sociales incluso recordará al “macho alfa”, pero eso sí, con una profundidad de alma mucho mayor, que hará que estos antiguos tímidos puedan convertirse en no mucho tiempo en todo unos ligones… (pero todo esto requiere esfuerzo, trabajo… sufrir un poquito y perseverar). El poeta introvertido tiene que eliminar su pesimismo cósmico y sustituirlo por esa simpatía tan típica del macho alfa. Con sólo que el poeta introvertido empiece a salir de casa y a frecuentar sitios que le “llaman” como museos, conferencias, tertulias literarias, manifestaciones… se va a hartar a ligar…

3. El hombre tranquilo. Pues suelen ser hombre (y mujeres) de tipo introvertido, pero no tienen ese halo pasional que tienen los poetas introvertidos. Son personas calmadas, tranquilas, que no se comen tanto la cabeza como los poetas introvertidos. Pero aun así son inteligentes, a veces son ingenieros, científicos, economistas… y es que suelen ser inteligentes. Pero tienen una inteligencia más pragmática que los poetas introvertidos. Esto les da una sensación de ser algo sosos, demasiado tranquilos, poco escindidos… Pero esto mismo se le puede hacer muy atractivo a muchas mujeres, porque aunque no sean el alma de ninguna fiesta, ni tengan demasiadas aficiones ni intereses (mas allá de algún interés por lo general muy concreto), son agradables en la convivencia diaria, no son agresivos, se dejan “llevar” y no dan problemas. Todos estos rasgos se les pueden hacer muy atractivos a las mujeres.

-Su lado bueno: Son personas encantadoras, finas, no se meten en líos y suelen tener una profesión que ellos realizan con gran maestría, lo que les suele dar una gran seguridad económica y profesional. En la convivencia diaria no son violentos ni chantajistas. Son racionales, razonables, se guían por principios lógicos y de la razón (pueden los lectores pensar en Juan Cuesta de “Aquí no hay quien viva…”). Su carácter agradable los hace atractivos ante el sexo contrario. Para ligar requieren un ambiente propicio, como ligar con una compañera de trabajo o con mujeres que le están muy próximas. Pero a veces estos hombres tan tranquilos las “matan callando”, y tienen un trato social tan delicado y bueno que son capaces de ligar “como que no quiere la cosa” con esa chica a la que ellos han parado para preguntarla donde está tal calle de la ciudad… Ligan en circunstancias normales del día a día y lo hacen a veces de una forma magistral. No son tan espectaculares como los machos alfa ligando, ellos son más sutiles. Pero quizás más efectivo que los “machos alfas” debido a que eligen ambientes más diurnos.

-Su lado malo: son un poco sosos, un poco aburridos. En el día a día les gusta la rutina, lo predecible. No les gusta los líos ni los problemas. Son por eso mismo algo egoístas, no son comprometidos como los poetas introvertidos. Todo esto puede hacer que su particular “buen trato” termine por hacerse algo soporífero, aburrido… Una mujer que se enamoró de la tranquilidad de un “hombre tranquilo”, se puede desenamorar de un hombre que al final era demasiado tranquilo, demasiado predecible, demasiado aburrido… Por eso, estas personas pueden intentar ampliar sus intereses, sus límites… En esto son un poco contrarios a los poetas introvertidos, que por lo general tienen una sarta de intereses descomunales, que van desde la programación de videojuegos en JAVA; hasta el excursionismo; pasando por la lucha política… El poeta introvertido se pasa de intereses y de interesante; el hombre tranquilo se queda corto. Este último puede aprender a “imitar” un poco al poeta introvertido en sus amplios intereses, y se hará a buen seguro más seductor.

Conclusión sobre arquetipos de hombres seductores

Es interesante saber en cual de estos tres arquetipos de hombre seductores nos situamos (no hay tantas diferencias si somos mujeres). Cada uno de estos tres arquetipos tiene su lado bueno y su lado malo a la hora de seducir: el lado bueno del macho alfa es su “buen rollo” y simpatía; su lado malo es su vanidad y su vaciedad; el lado bueno del poeta introvertido es su profundidad de alma, sus muchos intereses; su lado malo es que es muy cortado y llega al ridículo de lo vergonzoso que es (no se suele atrever ni a ir al kiosco de la esquina a comprar una bolsa de pipas, y sin salir de casa y cortándose por todo no se puede ligar…); el lado bueno del “hombre tranquilo” es su carácter agradable, su facilidad de trato social con los demás en situaciones cotidianas (lo que hace que un hombre tranquilo pueda ligar cuando simplemente bajó a comprar el pan…); su lado malo es que es muy aburrido y apenas tiene intereses, simplemente él aspira a “vivir tranquilo”. Sabiendo en cual de estos temperamentos de hombres nos situamos (podemos estar a medio camino dentro dos incluso los tres), será más fácil encontrar nuestros puntos fuertes para potenciarlos; a la vez que “lijamos” y pulimos nuestros puntos débiles. Por ejemplo, podemos aprender de los puntos fuertes de los demás arquetipos en ese punto que es nuestro debilidad (el poeta es el rey de las aficiones y de los intereses; el macho alfa es el rey de la simpatía; y el hombre tranquilo es el rey del buen trato en situaciones cotidianas). Luego nadie nos podrá parar como hombres seductores…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Dos clases de hombres seductores (8)
  • Hombres y mujeres extrovertidos versus introvertidos (6)
  • Personalidades de hombres y mujeres (6)
  • Cómo enamorar a un hombre (6)
  • Seducir con nuestra forma de ser (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>