Arquetipos de personalidad

Los arquetipos son una especie de modelos muy plásticos y visuales que representan los distintos tipos de temperamentos humanos que tenemos. Y es que no somos todos iguales: hay gente más intelectual, gente más espontánea, gente más cortada, gente más pasional, gente más sosa y pragmática… Cada persona es un mundo, pero el conocimiento pretende reducir la bastedad infinita del mundo y del Universo a una serie de “leyes” con las que se pueda explicar todo o casi todo. Loa arquetipos no son exactamente leyes, pero son parecidas: con pocos arquetipos podemos tener un modelo plástico de todas las distintas personalidades que tienen los hombres a lo largo y ancho de todo el mundo. Estos arquetipos están mediados culturalmente, pero debido a la absoluta preeminencia de la civilización occidental, la visión de occidente de los mismos es la que ha prevalecido. De echo, nuestra actual sociedad no es una ruptura con la Edad Media, como se ha creído: más bien es una evolución de ciertas ideas que fueron madurando lentamente desde que surgieron en la Grecia Clásica. Alucinaríais si supieseis que sólo un puñado de personas, han tenido verdadera influencia en la historia de occidente: Platón, Aristóteles, Euclides, Arquímedes (de él viene mi “apellido”, 360 en honor a sus círculos)… Pero también los sofistas, que pretendían “aparentar” en vez de hallar el verdadero conocimiento. Esa disputa entre Platón y el sofista sigue muy encendida a día de hoy: unos, normalmente políticos y demás, intentan “aparentar” que saben; y otros, científicos, filósofos, politólogos,… intentan hacer valer el verdadero conocimiento por encima del engaño y de la retórica de la “excelencia”, discurso típico de los pijos ignorantes, que intentan ponerse una débil carcasa por fuera para que la gente no vea que están vacíos por dentro. Y esta pugna, como digo, nos viene desde la época clásica, y a día de hoy, con la corrupción y el mal gobierno sobre el horizonte, está más viva que nunca…¡Una discusión que empezó hace 2.500 años no ha cambiado a penas…! Estos también son arquetipos, pero como decimos, nuestra sociedad es en gran parte una evolución de la de la Edad Media… que tenía por supuesto sus arquetipos: el mago, el guerrero, la sensual princesa, el buen rey o el mal rey. Estos arquetipos no han muerto en los tiempos modernos: han evolucionado. Y para que veamos hasta qué punto siguen muy vivos, en este artículo hacemos una lista de los principales arquetipos y su personalidad asociada.

Los principales arquetipos y su personalidad

1. El guerrero: es un hombre que aprecia por encima de todo el valor. Son pasionales, valientes, decididos, activos, tienen unos fuertes ideales por los que morirían. En el lado malo está en que no suelen ser muy intelectuales, y esto es siempre peligroso, si eres muy buen guerrero pero no sabes por qué causas luchar, entonces nos puede pasar lo que a Napoleón, que después de destrozar a base de genialidad militar y de agallas el Antiguo Régimen casi levanta un modelo exacto y calcado a lo que había antes, pero con una diferencia: ahora él era el rey, y su familia los nobles.

arquetipos de personalidad
Imágen por Chatsam (wikipedia)

Por eso cada arquetipo tiene su lado bueno y su lado malo. Todos admiramos las agallas de Rambo… pero nadie querría que fuese presidente de ningún país…

2. El mago: este sí es un buen candidato para presidente. El mago es el intelectual por encima de todo. A día de hoy, la ciencia hace realidad lo que antes era magia; pero también las ciencias sociales y las humanidades, ayudan a la gobernación y a evitar guerras y crisis. Por eso la neurona siempre es necesaria… En el lado malo tiene que a veces es un poco cortado, puede que reprima mucho sus deseos sexuales (nadie se imagina a Gandalf con una erección…), y es poco valiente y decidido (pero no siempre).

3. El buen rey: es una mezcla entre guerrero y mago. En El Señor de los Anillos, hay cierta ambivalencia con respecto al mando de las fuerzas que luchan contra Mordor: el guerrero Aragorn es el líder militar; pero Gandalf es el líder intelectual. El buen rey está a medio camino entre ellos: tiene buena inteligencia además de la voluntad necesaria para llevar a cabo medidas que requieren valor.

4. El mal rey: En este caso es común que también sea una mezcla entre el mago y el guerrero. Pero en este caso se queda con lo malo de los dos: la falta de agallas de uno; junto con la violencia y la falta de inteligencia del otro. Así el mal rey es un déspota que razona, y que tiene valor. Pero razona con sofismas y mentiras; y tiene valor estando escoltados con ejércitos, delante de los ejércitos son muy valientes, pero en el cara a cara con la espada, son muy cobardes. Matan y aniquilan en el nombre de muchas cosas como dioses o patrias, pero ellos nunca se matarían a sí mismo en el nombre de ninguna de esas cosas.

5. La ninfa de río: Esta es una mujer de gran belleza, de gran sensualidad, con unas formas muy voluptuosas y con una voz y unos modales que te dejan cachondo perdido… Pero desgraciadamente esto es lo bueno… lo malo es que cuando hablas con ellas ves que no tienen mucha conversación, son sosas de carácter y no tienen nada en la cabeza más que la necesidad de cazar un caballero desesperado que es atraído hasta la rivera del río en donde las ninfas lo seducen con su voluptuosidad y lo ahogan con su conversación repetitiva y sin sentido…

6. La princesa: Todo el mundo quiere enamorarse de una princesa. Las princesas nos ponen de verdad, ellas son voluptuosas, hermosas, serviles,… ellas nos saben amar, nos saben hacer sentir hombres… pero tienen también una cosa mala: no se van con cualquiera, rechazan demasiado y no son fáciles de alcanzar… Por eso no es raro que antes de que te de el sí, esta princesa te pida que vallas a matar un dragón que está situado donde Cristo perdió los clavos, normalmente un dragón que echa fuego hasta por el culo, y a la mínima que te descuides te mete un zarpazo que lamentes no haberte ido con una ninfa de río, al menos no estarías echo trizas y estampado contra la pared del castillo… Eso sí, al caballero que le halla tocado poder estar con una princesa, será un caballero afortunado por muchos años de su vida.

7. La bruja. A veces es la mujer del mal rey, y es posible que con su lengua viperina intente influir en la alta política, aunque no es nadie sólo es la mujer de un mal rey. Su falta de inteligencia y de compasión, además de sus ambiciones completamente sucias y de su carácter desagradable, hacen que sean buenas como presidentas de comunidades autónomas o alcaldesas de ciudades importantes. No tienen nada bueno, y es difícil delatarlas porque la gente a veces es políticamente ciega (quizás mucha gente sea víctima de un encantamiento que le hace ver princesas allí donde sólo hay brujas…). Si te coge una de estas desearías que la historia esa del “hombre del saco” que nos contaban de pequeños hubiese sido verdad, y al menos ya estaríamos muertos y no tendríamos que aguantar las torturas siempre muy crueles de una bruja.

Conclusión sobre arquetipos de personalidad

Sólo es una pequeña lista de siete arquetipos, hay más, está el enano, el elfo, el nomo, el hada,… hay tantos como pueda desarrollar nuestra imaginación. Pero todos ellos tienen su carácter particular, un carácter que se refleja en su físico: si en la bruja su maldad de carácter se refleja en su fea cara, en sus verrugas y en su gesto simiesco; así en la belleza de las princesa se refleja su bondad, su ternura, su amor a los demás. También hay arquetipos más generales, por ejemplo, el sucio dragón que estando en su madriguera se enrosca sobre sí mismo tumbado a su vez sobre un montón de joyas y de oro sin dejar que nadie se acerque hasta esa capacidad financiera, puede representar muy bien los intereses de la alta banca, que son los que impiden que salgamos de esta crisis económica ya mismo, simplemente porque a ellos les sale rentable otra cosa distinta. Más nos vale que el caballero valiente esté por ahí al acecho de la cabeza del dragón…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco cosas que dificultan ligar (3)
  • Diferencias de carácter (3)
  • La negatividad de los prejuicios (3)
  • Distintas formas de ser (3)
  • Cómo evitar que la timidez te paralice (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>