Autoayuda para superar la depresión y ser feliz

Autoayuda para superar la depresión y ser felizNo me interesan las discusiones estériles sobre qué significa la palabra “autoayuda” y si su significado es o no contradictorio. Por “autoayuda” yo entiendo simplemente una serie de indicaciones que nos ayudan a superar ciertos problemas; o a mejorar como personas. Y por depresión entiendo una enfermedad del estado de ánimo, que hace que estés abúlico, sin ganas de hacer nada, cansado, sin ganas de vivir. Por tanto, por “autoayuda para superar la depresión” entiendo una serie de indicaciones de alguien que sabe de que habla, que ayudará al enfermo de depresión a superar esta horrible enfermedad que lo impide ser feliz. En la categoría de nuestro blog “depresión y felicidad”, hemos hecho desde hace ya más de un año una especie de guía que tiene como objetivo darle al enfermo de depresión toda la información teórica que necesita para dejar atrás al fin esa espantosa enfermedad (aunque también sirve para la gente que pretende aumentar la felicidad en su día a día). Y es que, cuando yo buscaba información en Internet para intentar “autoayudarme” en mi propia depresión, no encontraba lo que buscaba: encontraba artículos dispersos de cierta calidad, pero eran poco frecuentes y muy aislados entre sí. Y además, encontraba un montón de panfletos de charlatanees que encima invocaban desacreditadas terapias con “flores de bach” y demás pseudociencias de eficacia nula. Por eso, en la categoría de “depresión y felicidad” de nuestro blog, hemos recopilado toda la información fundamental que nos ayudará a dejar atrás al final esa odiosa enfermedad de la depresión. En este artículo, autoayuda para superar la depresión y ser feliz.

La estructura de la felicidad de nuestra vida

La distinción entre el arte y la ciencia es fundamental desde una perspectiva epistemológica (la epistemología estudia el conocimiento, o sea, es un conocimiento sobre el conocimiento, sus procesos,…). Nuestras vidas no son ciencia: son arte. Y eso quiere decir que podemos elegir cómo vivir y qué vida tener. Pero también hay una parte de ciencia en nuestra vida. Para que lo entendamos: en un edificio hay una estructura que lo sustenta, y esta estructura se somete a las leyes de la física. Eso es ciencia. Pero la fachada, los adornos, las pinturas, la decoración,… que hace bonito el edificio, eso no es ciencia: eso es arte. Nuestra vida es como un edificio, y por tanto está compuesta de dos partes fundamentales:

-Una parte que es ciencia: necesitamos tener cubiertas unas necesidades básicas que hacen de estructura de nuestra vida. Sin estas necesidades nuestra vida se desploman como un edificio sin armazón interno. Maslow estudió estas necesidades, que son: necesitamos una casa que nos sirva de refugio; comida y vestido; una familia que nos quiera; una parea que nos de amor y sexo; algo de estatus social; una actividad a la que dedicar nuestro día a día;…

-Una parte de nuestra vida es arte: elegimos nuestros gustos musicales, nuestra forma de vestir, nuestra forma de vivir, nuestra forma de tratar con los demás, nuestra forma de amar en relaciones de parejas, nuestra forma de tener sexo, nuestra manera de comer, cómo comemos, qué comemos, nuestra actividad deportiva diaria,…

Para que se sustente el edificio de nuestra vida necesitamos, igual que si se tratase de un edificio físico, que nuestro armazón interno sea muy fuerte y resistente. Esto de hecho es lo más importante, el armazón, o sea, la parte de nuestra vida que es ciencia. Pero tampoco hay que descuidar la parte de nuestra vida que es arte, porque si nos damos cuenta, si viviésemos en un edificio tan básico que apenas estuviese compuesto por una estructura en la que se sustenta el edificio, pues en seguida podríamos cansarnos de una vida que no nos llena.

Autoayudarnos para salir de la depresión o para ser felices

Con lo dicho, una buena terapia contra la depresión y en post de la felicidad puede consistir en “rehabilitar” nuestro edificio, el edificio de nuestra vida. Y como nuestro edificio ya hemos dicho que tiene dos partes, pues nada mejor que hacer “reformas” en cada una de nuestras dos partes, por ejemplo:

Fortalecer el armazón de nuestra vida

1. Estrecha las relaciones con tus familiares. Si en una familia reina el amor, la comprensión, el respeto mutuo, la negociación, la crítica constructiva, el cariño, el aprecio… en esa familia seguro que la felicidad de sus miembros aumentará de forma espectacular.

2. Ten un hogar en donde te sientas a gusto. Ordena tu casa, rehabilita las zonas que están en peor estado. Ordena también el ámbito externo: conoce tu barrio, conoce las tiendas, conoce a ciertas personas con las que te encuentras frecuentemente por tu barrio… Conoce los sitios de ocio, los parques. Aprecia todo eso como la extensión de tu hogar, en donde te tienes que sentir como en el mismísimo seno materno.

3. Cuida tu cuerpo. No hay excusa, y podemos llegar hasta los 90 años estando en forma. Hay que hacer ejercicio diario, tener una buena alimentación equilibrada. Además hay que vestir bien siempre, sin necesidad de ir siempre con traje y corbata… Vestir bien es adaptarnos a las circunstancias. Hay que cuidarse, estar aseado, estar a gusto en nuestro cuerpo en definitiva.

4. Cuida tus rutinas. Ten unas rutinas preestablecidas, que debes de cumplir. cuida los horarios de comidas y del sueño. Ten libertad aun así para hacer algunos cambios en función de la actividad. Siéntenle libre pero a su vez atado a tus rutinas, pues las rutinas defienden nuestra libertad.

5. Ten una buena relación de pareja. Aprende a disfrutar de tu pareja a la vez que aprendes a disfrutar de su ausencia y tu posterior encuentro con ella. No hay ni que atarse a una pareja (rompe el encanto de las primeras citas); ni poco menos que olvidarla: los recuerdos más profundos son los que vienen y van como las olas sobre la playa.

Fortalecer la belleza de nuestra vida

1. Ten una profesión que te llene. Esto suele ser difícil, pero hay que intentar que lo que hacemos a diario nos llene y sintamos que hacemos algo positivo.

2. Ten alguna afición de tipo artístico. Puede ser desde pintar cuadros, tocar el teclado, escribir relatos, cantar en un coro,… Además, debes de pensar qué tiene que ver esa afición con tu vida. Por ejemplo, ¿qué significa para ti ir a cantar todos los viernes al coro de la iglesia? Tenemos que aprender a intentar explicar nuestras emociones. Eso es para mí la inteligencia emocional, saber explicar con un lenguaje analítico por qué sentimos lo que sentimos, por qué hacemos lo que hacemos, hasta por qué amamos, sea a una persona, o sea a una actividad artística.

3. Haz de tu día a día una obra de arte. Imagínate que vives con tus padres en una vida aburrida… Y ahora imagínate que te pones a escribir una novela sobre un chico que vive con sus padres y que tiene una vida aburrida… pero de repente, de un día para otro, le empiezan a pasar cosas tan interesantes, que son dignas de que alguien escriba una novela con esas cosas… Intenta representar esa novela en tu vida.

4. Haz de tus rutinas una obra de arte. Ayer mismo yo recordaba la película de “Amelie”. Amelie dice en una de las escenas eso de que “como no había encontrado el amor, pues cultivaba los pequeños placeres de la vida”, como partir el caramelo de la crema catalana, y otras cosas sencillas… yo ayer disfrutando al mojar magdalenas en el café para comérmelas luego claro está… recordaba que yo estoy un poco como Amelie: como el amor se me ha escapado de momento, pues me toca conformarme con esos pequeños placeres de la vida… Aprende a ver el arte que hay detrás de todas esas pequeñas rutinas diarias. Yo he terminado por convertir en un arte hasta el ir al baño, y la felicidad se dispara como cuando veo mi película preferida: “Amelie”.

5. Y claro está… un poco de lectura hará de nuestra vida algo aún más bello, artístico y armonioso… Y desde luego, aconsejo a los enfermos de depresión o a los que simplemente quieran ser más felices, que se lean y memoricen nuestros artículos de la categoría “depresión y felicidad”. Por supuesto también les aconsejo los artículos de las demás categorías que les puedan interesar. Leer es algo que nos ilumina nuestro actuar en el día a día. Para eso existe este blog: para poder disfrutar de nuestra vida tanto como disfrutamos de una buena obra de arte.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La vida y sus cosas buenas y sus cosas malas (5)
  • Cómo salir de la depresión (vídeo) (5)
  • Cómo hacer excitante y estimulante nuestro día a día (5)
  • Dos normas para una vida feliz (4)
  • Pensar positivamente para ser felices (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>