Cinco cosas que gustan y cinco cosas que no gustan

El atractivo de hombres y mujeres es un tema complejo, que depende de cuestiones culturales, de personalidad, de gustos, de educación… pero incluso con eso, hay cosas que suelen gustar de nosotros a los demás, y cosas que no suelen gustar. Como decimos, la cultura nos moldea. Por ejemplo, en los países en vías de desarrollo se suele apreciar de un hombre el que tenga un buen coche, el que tenga dinero, el que sea un hombre con un buen trabajo y con un buen futuro… Por supuesto en el occidente desarrollado también gustan esas cosas de un hombre. Pero en cambio, y a diferencia de lo que pasa en los países en vías de desarrollo, nosotros sabemos que si alguien nos gusta o no es porque él o ella, y no su coche, o su trabajo, es atractivo o atractiva. De hecho yo me he dado cuenta que las mujeres (u hombres, que también hay) que se dedican a la “caza de fortunas” de gente con pasta, en el fondo son mujeres con muy poca capacidad de amar a un hombre. Y como no pueden amar a un hombre, pues aman a su coche, a su  futuro, a su dinero, a sus castillos…Cinco cosas que gustan y cinco cosas que no gustan Por supuesto, la mayoría de las mujeres, al menos las occidentales, quieren un hombre que las guste, tenga el coche que tenga, tenga más dinero o menos dinero. Se han hecho experimentos que demuestran eso, que las mujeres simplemente eligen a un hombre que las guste en perjuicio de ese otro hombre que las gusta menos pero que tiene más dinero… (aunque por supuesto alguna vez pasa lo que nos cuenta Melendi en su videoclip “cheque al portamor”…). Como decimos esto depende de cuestiones culturales, porque en los países en vías de desarrollo no es tanto así, y allí sí es normal que las mujeres se inclinen más por irse con los hombres con dinero. Incluso en España, las mujeres tipo “choni” tienen cierta tendencia a elegir más a hombres basándose en el interés que en el amor o en que le guste un tío en concreto (quizás porque la choni es una mujer con una mentalidad más típica de mujeres de países en desarrollo que de mujeres de occidente). Pero la mayoría de las mujeres españolas (o de los hombres, no es tan distinto como dicen algunos, ya que depende de cuestiones culturales) elegirán como pareja a un tío que las gusta, y por supuesto, nosotros los tíos sabemos muy bien que no nos iríamos con ciertas mujeres ni por todo el dinero del mundo… Pero todo esto está referido a cuestiones amorosas y sexuales. En realidad el gustar va más allá de lo amoroso y de lo sexual. Por eso, en este artículo vamos a hacer dos listas: una de cosas que suelen gustar a los demás de la gente; y otras de cosas que no suelen gustar a los demás de la gente. No hay tanta diferencia entre gustar como persona o gustar como posible pareja, y normalmente los hombres y mujeres que más gustan como personas, más suelen gustar a su vez como posibles parejas entre el sexo contrario.

Cinco cosas que gustan

1. Tener un buen sentido del humor. Y digo “un buen sentido del humor”, porque hay personas que tienen un sentido del humor desagradable, humor demasiado irónico, demasiado, ácido, demasiado negro y oscuro… Por supuesto puede haber muchas formas distintas de tener un buen sentido del humor, y muchas formas distintas de tener un mal sentido del humor. En cambio, solo hay una forma de no tener sentido del humor: ser un amargado fanático y pordiosero que al final no gusta ni a su madre. ¿Por qué gusta la gente con un buen sentido del humor? ¿Por que nos divertimos con gente así? También, pero hay un motivo más importante: que el sentido del humor puede ser un indicador de que esa persona concreta tiene un cerebro muy evolucionado y es una persona inteligente y buena para la convivencia con otros.

2. Tener un ánimo y un humor elevado. No confundir el “estar de buen humor” con el “tener sentido del humor”. Cuando decimos que alguien está de buen humor, nos referimos a que está alegre, que está animado, que está activo y nos transmite esa sensación de energía y de buen rollo que tanto se pega y que tanto enamora a todo el mundo. Este tipo de personas nos trasmiten sus energías y su buen humor, nos contagiamos y nos hacemos adictos a ellos, como nos hacemos adictos a la cerveza por la cantidad de buenas emociones positivas que transmite ese amargo licor.

3. Ser sociable. Es evidente que cuando llegamos a una reunión social y nos encontramos con alguien que está encerado en sí mismo, que no habla con nosotros, que parece ausente, que no nos hace caso… pues nos entra una sensación de mal rollo y de malestar muy grande. En cambio, cuando llegamos a una reunión social y nos encontramos con una persona que habla con nosotros, que toma la iniciativa social, que hace preguntas y que nos cuenta algo y nos intenta animar a socializar con él, pues estamos encantados y enseguida nos gusta esa persona. No hace falta ser una cotorra ni una loca maruja para ser sociable. De hecho, esos tipos de “sociables” no suelen gustar mucho. Se puede (y se debe) ser sociable siendo delicado, siendo tranquilo, hablando lo que hay que hablar pero sin necesidad de estar todo el rato hablando…

4. Ser generoso. No os podéis ni imaginar lo avaros que son muchos ricos. Desgraciadamente la avaricia y la codicia también suelen afectar a muchos pobres… Hay muchas anécdotas sobre personas avaras y tan agarradas que seguían ahorrando aunque ya tenían 90 años y no les quedaba mucho para poder gastarse todo lo ahorrado… Podría contar la anécdota de la que fue una de las mujeres más ricas del mundo, que a pesar de eso, cuando su hijo cayó enfermo, en vez de pagar a un hospital privado para que lo atendiesen debidamente, lo llevó en un carretillo y lo puso a la cola de los vagabundos y de todos los pobres que esperaban una mínima asistencia de caridad de un médico con poca preparación (la mujer ya era por entonces una anciana y la escena se nos antoja un tanto cómica). En cambio suelen gustar mucho las personas que son más generosas, que no miran tanto las cuentas, que no reparan tanto en gastos… pero atentos al punto 4 de las cosas que no gustan de las que hablaremos a continuación…

5. Ser agradable ante los demás. La mayoría de las personas son muy temperamentales, egoístas, bordes, sólo piensan en ellos. Por esto, quizás no nos damos cuenta de que las personas agradables, que también miran por los demás, que intentan caer bien, que intentan ser algo más serviciales, dándole importancia a sus relaciones con los amigos, con los vecinos, con los compañeros… suelen caer muy bien y además, suelen resultar también más atractivos de cara al sexo contrario. Esto lo suelen conseguir las personas más empáticas, que son capaces de ponerse en el lugar del otro y actuar en consecuencia. Ser agradable no significa dejarse pegar o no tener carácter, es esa mezcla entre el ser agradable pero tener carácter cuando alguien se nos intenta subir a las barbas o intenta cachondearse de nosotros lo que se nos hace muy agradable y harto seductor.

Cinco cosas que no gustan.

1. Tomarse las cosas demasiado en serio. Hay un tipo de persona dramática, moribunda, quejona, amargada… que siempre parece que está a punto de dar el último aliento… ¡Pero no! Los tipos estos pueden pasarse toda la vida agonizando pero no se mueren los cabrones… Sí, ellos son los que siempre se enfadan por todo, los que siempre hacen de todo un drama, si se les acaba la gasolina en mitad de la carretera, en vez de buscar el burdel más próximo para entretenerse mientras llega la grúa, se ponen a gritar a su mujer y a sus hijos y les hecha a ellos la culpa de que se acabase la gasolina… ¡Como si el que se te acabe la gasolina fuese un dramón equiparable a que te manden una carta para irte a la guerra…! Tampoco gustan las persona que no se toman nada nunca en serio, hay que ser más equilibrado que estos dos estemos y darle a las cosas la importancia que tienen, con una actitud estoica, algo resignatoria, pero alegre y con una actitud de preparación para lo que venga, intentando quietarle hierro a los problemas, pero sin quietarle importancia.

2. Ser un aburrido. Imaginémonos a la típica persona que llega a casa del trabajo, se tumba delante del sofá y hace maratón de tele tragándose lo que le echen. No quiere hacer otra cosa, llega el fin de semana y no quiere hacer nada más que ver la tele y estar en casa mirando la tele como con cara de hastío por la vida… Están como cansados, no quieren experimentar con la vida, no quieren vivir la vida, sólo quieren ver la tele, trabajar, comer… Y lo peor de ser un aburrido es que eso se lo contagias a los demás, a todos se nos pone el ánimo por los suelos cuando nos toca convivir con una de esas personas cansadas y aburridas.

3. Ser un borden mandón y ególatra. No hay nada que guste menos que esas personas que se creen muy buenas y siempre te están diciendo lo buenos que son ellos, y por contra, lo malo que eres tú. Y claro, ellos son tan buenos y tú tan malo que tienen todo el derecho a mandar sobre ti y tu a obedecer sin rechistar… Yo tuve que romper la amistad con el que fue el mejor amigo de mi infancia porque tenía este defecto que a mí se me hacía ya insoportable… Por lo demás, ese tío era inteligente, amable, sociable, buena persona… ¡pero este casi único defecto que tenía destrozaba por completo a un tío que hubiese sido de otra forma increíble! Ese defecto se hacía para mí insoportable, querer mandar, creerse mejor que tú porque no sé quién le había dicho que él era muy superior a ti porque sacaba mejores notas que tú, o porque tenía más dinero… ¡y yo que sé por qué…!

4.  Ser un derrochador. Hemos dicho en el punto 4 del anterior apartado (cosas que gustan) que no perdiésemos de vista el punto 4 de este apartado… No gusta la gente agarrada; pero la gente que derrocha puede gustar muy poco también. Muchos conocen a ese personaje de la serie “La que se avecina“, a “la Cuqui”, que es una mujer que siempre está comprando, que siempre está haciendo reformas en casa, que siempre está gastando para “aparentar” ante los demás vecinos la categoría y la clase que tiene ella y su familia… El hombre o mujer derrochador no suele ser muy atractivo para los demás, quizás porque gustan esas personas más equilibradas, que ni son unos agarrados que cuentan hasta el último céntimo; ni unos despilfarradores que no tienen cabeza y que se gastan todo y que se endeudan y cuya suma de millones de ignorantes derrochadores lleva a un país entero a la ruina y luego es que son los políticos (que también) y los recortes los culpables de la situación económica y de la crisis…

5. Ser un egoísta. Esta es quizás la peor cosa y la que menos suele gustar de la gente. A los egoístas se les ve tanto el plumero, que a los primeros que perjudica su propio egoísmo es a ellos mismos. Está demostrado que las personas más generosas y altruistas son más felices. Y sobre todo, gustan más a los demás. ¿Y quién no se enamora de esa mujer u hombre que se preocupa por nosotros, que nos llama para ver si estamos bien al día siguiente de ese mal día que pasemos, que siempre es justo tratando con nosotros, que siempre es equilibrado y está dispuesto a dar en una relación (de cualquier tipo) un poquito más de lo que recibe? Al final los egoístas se perjudican más a sí mismos que a los demás, porque nadie los quiere, y porque a nosotros nos pueden engañar una vez, pero cuando vemos de que va la gente, ya no nos volverán a engañar y ya sabremos que en esa persona no se puede confiar. Así, el egoísta termina sólo o al lado de una persona tan egoísta y poco seductora como él mismo. Aunque si nos pasa lo contrario (cuando de buenos casi nos pasamos a tontos….) también tenemos que aprender a decir que no, aunque a nosotros nos cueste. Pero es necesario también aprender a decir que no, porque al fin y al cabo es un buen mecanismo para defenderse de los egoístas.

Para saberlo todo sobre cómo gustar a los demás, aconsejamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Seducir con nuestra forma de ser (9)
  • Los tipos de personas que más gustan (8)
  • Cinco cosas que dificultan ligar (8)
  • Secretos para atraer a las mujeres (7)
  • Cómo gustar a una mujer (7)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>