Cómo aprender a bailar

Imagen de previsualización de YouTube

Aprender a bailar puede ser una de las mejores formas de enamorar a esas chicas y a esos chicos que nos gustan (cada cual a su gusto…). En esa ceremonia ancestral que es el baile y la danza, el cuerpo humano con sus movimientos, entra en contacto con el Todo, con su ser originario desde donde surgió nuestro yo cuando nacimos. Abrazar el Todo, abrazar a la mismísima esencia de Dios, es una magnífica forma de quitarnos un montón de complejos de encima. Porque bailar y danzar es algo muy importante… No puedo por menos de quitarme de la cabeza la fiesta de la ciudad de Salamanca: los tíos no bailan, ni siquiera se mueven a veces… Y las tías bailan borrachas y de forma completamente inestética… Recuerdo una anécdota en un local de Salamanca: estaban unos cuantos en el local, todo hombres y mujeres jóvenes y blancos… y de repente, entran a la discoteca (El Cubic de Salamanca, antiguo Morgana) siete u ocho chicos negros… Si hubiesen sido chicos blancos, hubiesen ido directamente a la barra para seguir bebiendo… Pero fueron directamente a la pista, y se pusieron a bailar… y como que no quiere la cosa, empezaron bailando ellos solos, y poco a poco se fueron arrimando a las chicas que había en el Cubic… Ellos sólo bailaban, y poco a poco, se acercaron hasta las chicas… y de un segundo a otro, hicieron un leve giro de caderas, y se encontraron encima de las chicas bailando con ellas… La reacción de ellas fue de algo así como “¡al fin…! Hombres que saben bailar…” Estaban encantadas… Los chicos negros y las chicas no intercambiaron ni una sola palabra… quizás porque los chicos negros siquiera conocían el idioma español. Pero se entendían en un idioma mucho más profundo que todos los idiomas de código que existen… Es hora de que todos comencemos a aprender a bailar…

Importancia del baile y de la danza en las relaciones humanas

Los hombres que fuimos tímidos sabemos bien lo importante que es aprender a bailar… Y es que, cuando uno es tímido, camina medio agachado, con las manos en los bolsos… A alguien así ni se le ocurriría bailar estando sólo: pasaría vergüenza aunque nadie lo viese bailar…

Pero precisamente, ya expliqué en otro artículo, que uno de los mejores métodos para vencer definitivamente la timidez, es modificar nuestra postura corporal: si nuestra timidez nos hace andar con las manos en los bolsos y agachados, pues entonces saquemos las manos de los bolsos y pongámonos rectos… Y si con nuestra timidez nos pareceríamos a nosotros mismos ridículos bailando con todo nuestro ser… pues es cuestión de vencer esa timidez mediante el baile, poniendo la música fuerte en nuestra casa, y empezarnos a mover de forma casi acrobática… con todas nuestras fuerzas, sintiendo la música muy dentro de nosotros. Y luego, simplemente, cuando vayamos a las discotecas, ya no nos dará tanta vergüenza, después de haber practicado en casa hasta casi caer exhaustos… Además, esa práctica se nota mucho, y dejarás a toda la discoteca impresionada… en una sociedad que no saben bailar… Quizá tenga algo que ver que esta sociedad no sabe lo que es la política: En España no hay políticos: hay un puñado de hijos de puta que simplemente se han metido a políticos, pero no son políticos, porque no saben bailar ni saben de nada en general.

Y por lo demás, cuando bailamos demostramos ante los demás, ante los amigos o ante las chicas…, un montón de cosas. Al bailar damos a los demás un montón de información sobre nosotros mismos. Ponemos una breve lista, antes de explicar cómo se aprende a bailar:

1. Demostramos a los demás con nuestros movimientos casi acrobáticos, que tenemos una salud de hierro… Las chicas se quedan inconscientemente enamoradas de un hombre que tiene unos genes tan potentes… y la chica ve en ese hombre que baila tan bien, un posible candidato para padre de sus hijos. Pues, ¿Quién mejor para engendrar que aquellos que parecen tener un cuerpo con una coordinación casi perfecta, con una fuerza muy profunda, con una agilidad digna de una ardilla y con una potencia digna de un felino…?

2. demostramos a los demás que somos machos seguros de sí mismos, que somos decididos, y que no somos tímidos, y que no nos importa demasiado lo que los demás piensen de nosotros. De echo, los hombres con movimientos más potentes, seguros y provocadores al bailar, son vistos con unos ojos muy golosos por las hembras humanas… Ellos son hombres con mucho carácter… Y si nosotros no nos atrevemos a bailar como ellos… ya hemos dicho que tenemos que empezar a demostrar, que detrás de nuestra aparente timidez, hay el carácter de todo un superhombre, y de todo un macho dominante…

3. Demostramos a los demás que poseemos una gran inteligencia emocional… Y es que, no hay una técnica para casi perder el control, que nos hace lanzarnos a un remolino de movimientos casi acrobáticos, que nos hace querer fundirnos con el mundo entero por medio de la danza y el baile. Y eso, esa capacidad de derretirnos en un torbellino de pura excitación sensual, enamora a más no poder, seamos chicos o seamos chicas… Los hombres mas grandes saben fundirse con el Todo por medio del baile, por medio del dejarse llevar por esa sensación que se apropia de nosotros. Aprende a dejarte llevar, aprende a fundirte con el Todo mediante el baile… y romperás muchos corazones…

Aprender a bailar y a danzar

Ya hemos dicho que no hay una técnica para aprender a bailar… Pero lo cierto es que en parte es mentira… Si, hay que saber llevarse por las sensaciones de la música, pero también tenemos que crear con nuestro baile unos movimientos muy estéticos, variados, y sensuales. Y para esto segundo, hay que aprender a bailar, hay que aprender una técnica. Después, es cuestión de saber fundir nuestro impulso primitivo, con esa técnica… Y el resultado, será sobrecogedor…

No puedo por menos de ver lo mal que bailan los gogós y las gogós en las discotecas… No saben bailar, no saben ni dejarse llevar por la música, ni tampoco tienen técnicas sensuales que paralicen a los que observan la danza… Y uno de los problemas de esto, está en que en las discotecas, actualmente, se pone una música horrible… La música mákina, es junto con el Rock and Roll, la cima de la música occidental… Y es la mejor música que se ha hecho nunca para aprender a bailar… ya quisieran incluso los negros de esas tribus africanas con tanto ritmo, poder haber tenido un radiocasete y unos discos de “Chasis”…

cómo aprender a bailarPues vamos a aprender a bailar… Se tarda media hora en aprender a bailar la canción que hemos puesto en el vídeo arriba. Una vez que ya sabemos bailar “mákina”, si queremos, podemos probar con otros géneros… Pero no hay nada como la Mákina… Además, no hay una forma exacta, no hay unos pasos exactos para bailar esta canción: la podríamos bailar 10 veces, y bailarla estupendamente las diez veces… pero de forma un tanto distinta cada vez. Lo más importante, es dejarse llevar, dejarse llevar por la música, a la vez que vamos modulando la técnica y los movimientos de nuestros cuerpos al bailar… Es curiosa la letra de esta canción: “es como la cocaína”… Y se refiere, a que la música mákina nos transmite sensaciones de euforia, de excitación extrema… pero eso sí, sin arruinarnos a  cambio la cartera y el cerebro… de echo, nos mejora el cerebro: bailar es uno de los mejores antidepresivos que existen. La música y la danza pueden salvar vidas.

Es ideal practicar esto en nuestra habitación… Si tenemos vergüenza bailando solos… pues ni me imagino la vergüenza que tendremos bailando en una discoteca… Y lo primero de todo: fuera complejos. Al principio la canción empieza lenta. Y nosotros empezamos lentos también. Luego se va animando, con subes y bajas. Debemos ajustar los movimientos de nuestro cuerpo al bailar Ya hemos dicho, que se baila desde las caderas: el primer movimiento que debemos de sentir es el de las caderas. Y luego se mueve todo el cuerpo. Empieza lenta, y nosotros nos movemos lentos… Nos movemos haciendo una especie de bucles, por ejemplo, vamos girando la cadera al ritmo de la música: uno, dos, tres, cuatro, y uno,… y nosotros vamos en esos cuatro tiempos, moviendo las caderas hacia un lado: y en los cuatro tiempos siguientes, moviendo las caderas hacia el lado distinto. Esta sensación de “bucle” es muy estética y agradable… Pero también rompemos el bucle. Por ejemplo, cuando se anima la canción, podemos empezar un bucle distinto, por ejemplo, podemos hacer ese movimiento (difícil…) de subir y bajar con un serpenteo de piernas, al ritmo de la música. Y luego, volvemos a cambiar, por ejemplo, cuando llega el subidón fuerte, podemos abrir los brazos, y a saltitos, ir girando círculos completos, y uno detrás de otro, al ritmo de la música… La sensación es indescriptible…

Es muy importante también los movimientos de las piernas y de los pies. Los pies se mueven o sobre toda la planta, o sobre sólo la punta; o uno sobre la planta y otro sobre la punta. Las piernas es la segunda parte del cuerpo a la que las caderas les transmite su movimiento. Por eso, es muy importante aprender a sentir nuestras piernas. El pecho, es la tercera parte del cuerpo a la que las caderas le trasmite su fuerza. A veces lo meneamos con ese movimientos que inmortalizó para siempre Rita Hayworth, en la película Gilda… tanto si somos hombres como si somos mujeres. Y la cara y la cabeza… Hay que tener cuidado y calentar antes el cuello… (mejor, calentar en general, porque bailar música mákina bien bailada, es una actividad de riesgo, nos podemos romper algo…) porque es una zona muy sensible, por lo demás, el cuello va “enfocando” la cara hacia donde requiere la música que enfoque.. quizás hacia arriba, y nos quedemos con un semblante como ensimismados, como sintiendo el profundo todo con el que nos estamos fundiendo… Y el rostro, fundamental, un poco debemos de poner ese rostro como que estamos gozando, como cuando tenemos un orgasmo… Y para terminar, es fundamental la posición de los brazos. Se mueven también al ritmo, nada de tenerlos pegados al cuerpo, salvo que sintamos que debe de ser así. Las palmas de las manos, abiertas por lo general. Las mostramos a veces, y otras veces las echamos hacia atrás y mostramos las muñecas… Por lo demás, los brazos se mueven en todas las direcciones, pero siempre al ritmo. Podemos subirlos arriba, podemos tenerlos a media altura, o casi pegados a nosotros… Y por supuesto, ambos brazos pueden ir cada uno por a su bola, pero eso sí, coordinados… Importante subirlos arriba, o los dos o uno, en esos momentos de mayor “subidón”…Por lo demás, sólo es dejarse llevar, e ir practicando hasta que sintamos que ya somos capaces de fundirnos con el Todo mediante la danza y el baile

La Danza de la muerte

Una tradición muy famosa de la edad media, se llamaba así, la “danza de la muerte”… Pero danzar y baliar es justo lo contrario que estar muertos: es vida, es sentir el cosmos en nuestro ser, es gozar de la música como si estuviésemos haciendo el amor con los acordes; es sentirse vivo, es estar vivo, es salud mental; es gozar, es gemir de placer casi; es sentir el universo entero, los matemáticos movimientos de todo el universo newtoniano en nuestros huesos; es amar al Todo, es amar a las mujeres; es demostrar nuestra valía, demostrar que no tenemos complejos, demostrar que aún estamos vivos, que no nos ha vencido las sombras; demostrar que con nuestra apoteosis sensualidad, que nos queda mucho por vivir. Bailar es celebrar el acontecimiento de la vida, bailar es lo más lejos que hay en el mundo a estar muertos. Y bailar, también, es lo más cercano que hay en el mundo a la sexualidad, a las mujeres, a las relaciones amorosas, a los placeres carnales… Bailar en el fondo, es demostrar que nos hierven las entrañas… y sólo el sexo nos puede apagar nuestro incendio…

 

Yo no creería en un Dios que no supiese bailar

Friedrich Nietzsche

 

P.D: si al terminar de bailar la canción que he puesto en el vídeo, no termináis casi muertos, como si no tuvieseis aire… es que aún no la estáis bailando bien…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El amor como juego (4)
  • Indicadores de interés de las mujeres hacia los hombres (4)
  • Una técnica infalible para mejorar nuestro éxito social (4)
  • Dos formas de sociabilizar (4)
  • Distintas formas de gustar (3)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>