Cómo aprender a escribir novela

Lo primero de todo: del arte no se vive, para el arte se vive. Sólo 1 de cada 1.000.000 de personas que quieren introducirse en el mundo del arte para intentar ganar dinero, lo consigue. En la nómina de estos tipos “afortunados”, podemos citar a gente como Dan Brawn, el escritor del “Código Da Vinci”, quien reconoce abiertamente que lo que más le interesa del arte y de la novela, es la posibilidad de forrarse… Pero por lo general, las personas de más talento literario, les importa muy poco el dinero. Por supuesto, tienen una serie de necesidades que se cubren con dinero, pero lo que realmente les importa del arte es las sensaciones tan potentes que le produce. De paso, a veces les llega el éxito, pero ellos no buscaban el éxito, simplemente buscaban gustarse a sí mismo con sus producciones artísticas. Hay más mujeres que hombres aficionadas a la novela y al arte en general. Pero ya advertimos en otro artículo anterior, que introducirse en el mundo del arte (y la literatura es una excelente puerta para esta introducción) tiene una serie de ventajas muy interesantes para los hombres (también para las mujeres). Desarrollar la capacidad de escribir, es el otro lado de desarrollar la capacidad de conversar, de fascinar… Y un hombre con una buena capacidad para conversar y para fascinar… secuestrará el corazón de muchas hermosas doncellas… Por eso, una de las mejores formas que tienen esos hombres que quieren mejorar su trato con el sexo femenino… es refinar su espíritu. Y para ello, nada mejor que hacernos novelistas y escritores aficionados. No hace falta tener decenas de años de estudios para conseguir ser escritor aficionado. Hace falta ganas, y constancia a partir de ahora. En este artículo, te explicamos cómo aprender a escribir novela.

La clave para poder ser artistas: entender el símbolo

El mundo tiene como ya hemos dicho, dos grandes compuestos: la materia y el espíritu. La materia es el mundo que vemos, el mundo en que vivimos, el mundo formado por nuestras experiencias reales del día a día. Y el espíritu, es el mundo teórico, compuesto por teoremas, axiomas, pensamientos, emociones… En definitiva, todo lo que no es material, todo lo que se puede pensar o sentir, o escribir en un libro. Pero a su vez, estos dos grandes mundos en los que se divide el Ente (o sea, el Ente es la totalidad de todo lo que existe), tienen subdivisiones. En el caso del mundo del espíritu tiene tres grandes subdivisiones:

El espíritu 1, estaría compuesto por pensamientos que tienen su correspondiente exacto en el mundo real. Por ejemplo, si yo pienso “el niño ríe”, y es verdad que hay un niño riendo, yo tengo un pensamiento que corresponde exactamente con algo que existe en el mundo de la materia. Este es el espacio de los enunciados científicos, que describen con el pensamiento el mundo material.

El espíritu 2, es el mundo del error, el pecado, siguiendo la interpretación cristiana de Platón. En este mundo espiritual, pensamos enunciados que son completamente falsos. Por ejemplo, si yo pienso “España es un país muy justo, y que tiene unos gobernantes muy inteligentes y nobles”, yo estoy mintiendo completamente. Este es el mundo espiritual contrario al mundo de la ciencia. Es el mundo de la mentira, de la hipocresía, del “pecado”.

Pero hay un tercer mundo espiritual, a medio camino entre el mundo del Espíritu 1 y del Espíritu 2. Este mundo es controvertido. Es el espacio del símbolo, y el símbolo es el espacio del arte.

El Espíritu 3. Es difícil entender el mundo del Espíritu 3. Es como decimos, el mundo del arte. En el arte, por ejemplo, cuando leemos una novela, leemos una historia que es ficticia. Por eso mismo, podría parecer que esta historia es mentira, y por tanto, el arte y la novela correspondería al mundo del Espíritu 2. Platón creyó esto, y por eso, expulsó a los “poetas” de su ciudad ideal. La famosa expulsión de los artistas de su ciudad de Platón. Platón creía que el arte representaba una falsedad como si fuese real. O sea, representaba pensamientos del mundo Espíritu 2 haciéndolos pasar por pensamientos del mundo Espíritu 1. Pero Platón se equivocaba, porque no pudo entender la existencia de un tercer mundo, entre el mundo Espíritu 1 y el mundo Espíritu 2. Este mundo es el espacio del símbolo. Para entenderlo, pongamos un ejemplo.

La novela “Drácula” de Bram Stoker, nos cuenta la historia de un vampiro que pretende conquistar el mundo  y extender el reino de Las Sombras sobre la Tierra. Para evitar esto, los héroes deben de parar los pies a Drácula, intentando encontrarlo, y acabar con su vida a base de estacazos… Podría parecer que esta historia es pura ilusión, algo imposible que pueda pasar, pues no existen los vampiros, ni el bien ni el mal… Pero si miramos la historia del libro de Drácula desde la perspectiva del símbolo, nos damos cuenta que la historia de Drácula no es mentira. Simplemente es una metáfora. El símbolo es en el fondo una metáfora. Por ejemplo, puede ser mentira que existan los vampiros. Pero los vampiros pueden ser la metáfora, el representante simbólico de algo que sí existe. En el caso de la novela de Drácula, el propio Drácula es la representación del mal. Drácula es un antiguo noble medieval. La Edad Media era una época en donde unos hombres controlaban la vida de otros. Y Drácula podría ser simplemente la representación del tirano, de esos hombres que, saliendo de la Edad Media han llegado a nuestros tiempos (en la novela “Drácula”, Londres es la metáfora de los tiempos modernos). Y desde nuestros tiempo, los tiranos, representados por Drácula, pretenden esclavizar a la humanidad, chuparles la sangre, ponerlos a trabajar 12 horas al día, humillarlos, apropiarse de sus vidas, controlar sus sueños, hacerlos, en definitiva, los nuevos vasallos, sometidos a los nuevos nobles, ahora en los tiempos modernos, pero viniendo y empalmando con ideologías medievales.

Por tanto, la novela drácula no es mentira: su historia es simplemente simbólica. El símbolo es ese mundo del espíritu 3, que no es mentira, pero tampoco es verdad: es simplemente una metáfora: cuenta algo que siendo mentira, representa metafóricamente algo que es verdad. Y con todo, una obra de arte no tienen una representación única: pude tener varias. La que propongo yo de Drácula, de echo, sólo sería una entre otras posibles interpretaciones.

Y para empezar a escribir novela

Una vez que hemos entendido qué es el arte, qué es el símbolo, qué es la metáfora, estaremos en concisiones de empezar nuestros primeros escritos. Para empezar, nada mejor que empezar con un cuento, o sea, una novela en miniatura… Sería muy interesante abrir un blog, para que los demás nos digan lo que piensan de nuestros primeros escritos… esta es una buena forma de animarnos a seguir escribiendo. Saber que alguien lee lo que escribimos, es un buen aliciente para continuar con nuestro progreso hasta llegar a ser escritores, y de paso, unos extraordinarios conversadores, y hombres y mujeres más seductores

Y para escribir nuestro primer cuento, debemos de pensar una historia. Y luego, debemos de darle una representación simbólica a esta historia, que subyace bajo la carcasa de aparente ficción de nuestra historia.cómo aprender a escribir novela Por ejemplo, puedo escribir la historia de un padre, que perdió a su mujer. Y desde entonces, este padre está hundido, con depresión. Tiene dos hijos, uno de ellos drogadicto. El padre no es capaz  de ayudar a su hijo drogadicto. El otro hijo, es un hijo menor que tiene los típicos problemas de la adolescencia… a su vez que es la mayor víctima del desmoronamiento de su familia desde que su madre murió: su padre cayó en depresión; su hermano se metió en la heroína; y él, el único superviviente del naufragio, amenaza con hundirse también, sin referencias, con una familia que ha saltado por los aires… con una edad muy conflictiva, y con un futuro incierto, para él, para su drogadicto hermano (hermano al que adoraba) y para su destrozado padre. Después, le daremos un significado simbólico a esta historia. Por ejemplo, en la historia realmente subyacería la denuncia de la sociedad española, en donde unas estructuras económicas injustas, han hecho que el padre no sea capaz de levantar la familia cuando murió su mujer, pues trabajaba de sol a sol, sin tiempo para nada. Y el hermano drogadicto, no podía encontrar un trabajo, lo que le hizo caer en las drogas. El hermano protagonista, el menor, sería la esperanza: ¿se perdería en el abismo de la sociedad injusta, como le pasó a su hermano drogadicto? ¿O en cambio, la esperanza quedaría consolidada, el hermano menor saldría a delante, y sacaría del infierno a su depresivo padre y a su drogadicto hermano?

En fin, es sólo un ejemplo. Esto es el arte. Y el arte es mucho más que sacar dinero: es poder, porque las personas fascinantes, son poderosas. El arte nos hace fascinantes. Y eso es mucho más importante que tener dinero. Pues el dinero, si somos buenos, puede llegar pos sí mismo con el tiempo… aunque no nos hagamos novelistas profesionales, hacernos novelistas aficionados nos hará desarrollar una neurona que nos facilitará poder tener éxito en la vida.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo ser escritor y la Teoría de la Evolución (6)
  • Cómo aprender a escribir usando un blog (6)
  • Escribir como forma de expresión (5)
  • Cómo valorar una novela u otra obra narrativa y literaria (5)
  • Cómo escribir fantasía épica (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>