Cómo aprender a sociabilizar y a tratar con los demás

¿Se puede aprender a sociabilizar y a tratar con los demás? ¿O hay que ser “natural”, ser nosotros mismos? Todos los que están en contra de este mundillo de la seducción y de la sociabilidad tienen un argumento muy fijo: no se puede aprender a ligar, a sociabilizar… eso te sale de forma “natural”. Ya para rematar la paranoia, estos críticos del mundo de la seducción y la sociabilidad, se hacen pasar por teóricos del conocimiento y por filósofos de la ciencia, aún sin haber puesto un solo título encima de la mesa, y se ponen a atacar a estos conocimientos de sociabilidad de pseudociencia, desde luego sin tener una mínima idea de la distinción entre conocimiento teórico y conocimiento práctico. La sociabilidad es un conocimiento práctico, nos enseña ha hacer ciertas cosas. Ciertas cosas que no sabemos hacer. Exactamente igual que un manual de mecánica de coches nos puede enseñar a crear, arreglar y fabricar coches; un libro de sociabilidad nos puede enseñar a mejorar y a crear habilidades sociales que luego usemos con los demás. En ambos casos son conocimientos prácticos: la mecánica de coches es un conocimiento práctico que deriva desde la física clásica (la física clásica le da aporte teórico, pero la mecánica como aplicación práctica al servicio de construir enseres es tan antigua como la humanidad); y la sociabilidad es un conocimiento práctico que deriva desde el aporte teórico que le da las ciencias humanas, el arte, la filosofía… Estos conocimientos prácticos (mecánica y sociabilidad) son medio ciencia medio arte: son medio ciencia porque se basan en ciencias como la física clásica, la psicología experimental, la antropología cultural… Y son medio arte por que se trata de construir algo “creativo” e imaginativo que podía haber sido construido de una forma un poco diferente (no todos los motores son iguales; ni todas las formas de sociabilidad son iguales, aunque compartan puntos en común). En este artículo, cómo aprender a sociabilizar y a tratar con los demás.

Cómo se aprende

Lo cierto es que yo cada vez comparo más el aprender a sociabilizar y a tratar con los demás; con el aprender a tocar el piano o teclado. En ambos casos podemos hacer algo de forma “innata”, sin aprender: podemos dirigirnos hacia alguien y hablar con ese alguien sin más y sin saber nada de sociabilidad; y podemos ver un piano o un teclado y ponernos a aporrear las teclas sin más. En un caso sociabilizamos y tratamos con los demás; y en otro tocamos el piano, o al menos hacemos ruido con él…

Lo cierto es que cualquier persona que sabe trocar un instrumento, sabe perfectamente el recorrido que va desde que apenas sabemos más que aporrear las notas; hasta que al fin salen canciones más o menos bien interpretadas con el instrumento. Yo aprendí a tocar el teclado hace un par de años más o menos. Y ya desde entonces yo comparaba el aprender sociabilidad y a tratar con los demás; con el aprender a tocar el teclado. E insisto: en ambos casos se aprende, nadie nace sabiendo, no se puede sociabilizar de forma “natural”, igual que no se puede saber tocar el teclado de forma natural. Todos podemos tener el instinto innato de sociabilizar; pero de igual forma, podemos tener el instinto innato de amor a la música y de querer crear música. Pero hace falta aprender para hacer estas cosas bien. Y todos aprendemos, tanto a sociabilizar y a tratar con los demás; como a tocar el teclado. En este “aprendizaje” hay dos momentos:

1. Cuando sociabilizamos o cuando aprendemos a tocar el teclado, lo primero de todo, vemos cómo lo hacen los demás. Yo aprendí a tocar el teclado con vídeos de Youtube, vi unas lecciones que le daba un profesor a un chaval, y yo simplemente veía cómo lo hacían ellos… lo intentaba entender, intentaban ponerme en su lugar… y luego…

2. Luego imitaba lo que veía. Para poco sirve ver cómo hacen los demás algo si luego nosotros mismos no lo hacemos. Se aprende imitando, haciendo lo que otros hacen. Si nos limitásemos a ver cómo otro toca el teclado y nosotros no practicásemos por nosotros mismos, sería imposible aprender, por muy bien que entendiésemos y memorizásemos cómo los demás hacen estas cosas. Mirar y memorizar es un primero paso, pero luego biene el segundo: hacer esas cosas por nosotros mismos. Así se aprende, primero viendo; y luego imitando.

A sociabilizar y a tratar con los demás se aprende, exactamente igual que se aprende a tocar el teclado. Todos nosotros aprendemos a sociabilizar por este sistema, estamos programados parea “imitar” a los demás en sus acciones, sobre todo cuando somos niños. Cualquier persona que conoce a un niño de unos 5, 6, 7, 8 años… sabe perfectamente que este niño tiene un instinto muy poderoso de imitar y de hacer todo lo que ve. Así aprendemos… pero si lo que aprendemos por esta imitación innata, no es suficiente, siempre podemos ampliar lo aprendido en esta fase de la infancia que ya dejamos atrás. Y aprendemos sociabilidad y a tratar con los demás de forma muy parecida a como aprendemos a tocar el teclado. Por eso, para terminar el artículo, damos unas claves para aprender con este método que hemos expuesto a sociabilizar y a tratar con los demás, y lo comparamos con las claves necesarias para aprender a tocar el teclado… aunque no tengamos intenciones de aprender a tocar el teclado, esta comparación nos demuestra claramente que todo se aprende, y que no es muy distinto aprender sociabilidad que aprender a tocar el teclado.

Los cinco puntos clave para aprender sociabilidad y para aprender a tocar el teclado

1. Como decimos, tanto para aprender sociabilidad y a tratar con los demás; como para aprender a tocar el teclado, hay que usar este método de doble núcleo, en el que en primer lugar, vemos como hacen los demás estas cosas, quizás leamos sobre ello, quizás veamos un vídeo, quizás leamos un artículo o un libro, o veamos un “vídeo-curso”. Después, una vez que más o menos lo hemos entendido, se trata de abandonar la teoría y de insertarnos en la práctica, en donde aprenderemos de verdad estas pericias prácticas de o aprender sociabilidad o aprender a tocar el teclado.

2. En ambos casos, este doble momento de la teoría y de la práctica, se intrincan y se mezclan de tal forma, que ha veces puede ser difícil separarlo: a lo mejor estamos tocando el teclado pero algo no nos cuadra, y vemos un vídeo mil veces hasta que al final vemos lo que fallaba y lo rehacemos bien; o a lo mejor estamos cansados de no lograr conectar con los demás mediante nuestra conversación, pero leemos unos artículos al respecto y al final logramos ver en qué fallamos, y luego probamos otra vez y cada vez nos va saliendo mejor.

3. En ambos casos, tanto para aprender a sociabilizar y a tratar con los demás; como para aprender a tocar el teclado, hay que ir poco a poco, día tras día, dedicándole un poco de tiempo todos los días. Yo en ambas cosas aconsejo dedicarle entre media hora y una hora diaria, todos los días durante algún mes, y aprenderemos. Pero es importante la perseverancia. Se trata de coger esa rutina de por ejemplo dedicarle todos los días media hora a mejorar nuestro trato con los demás, leer cosas, salir a practicar… y en general, usar este método de dos momentos, teórico y práctico, para ir avanzando todos los días, poco a poco. Estos conocimientos prácticos se asimilan de normal mejor si vamos poco a poco, entre otras cosas porque requieren ciertas modificaciones de nuestro entramado biológico y cerebral que llevan su tiempo, y para adaptarnos al ritmo de modificación de nuestra biología (sea nuestra mano que se adapta al teclado; sea nuestra mente que se adapta a las personas…) es necesario ir poco a poco durante un tiempo. Se trata de ir paso a paso, cada día un paso.

4. Al principio, tanto a la hora de aprender a tratar con los demás; como a la hora de aprender a tocar el teclado, todo nos parece muy farragoso, hay muchas teclas, hay mucha gente, no nos sale nada bien… Por eso es importante no dejarnos vencer por estas primeras impresiones de que la montaña que tenemos que escalar e muy alta: esta montaña se escala poco a poco, pero hace falta no rendirse y perseverar, hiendo avanzando un poco a todos los días, como ya hemos dicho. Lo que al principio nos pareció muy difícil, con el tiempo nos parecerá muy fácil. Un acorde que nos parecía imposible al principio con el tiempo nos parecerá la cosa más sencilla del mundo; y el tener conversaciones interesantes con un grupo de gente que tan difícil nos pareció al principio, con el tiempo nos saldrá de forma automática y ya sin pensar.

5. En ambos ámbitos, tanto el de la sociabilidad; como el de aprender a tocar un instrumento, iremos pasando de una fase en donde todo lo que teníamos que hacer requería pensar mucho, requería planificar mucho, requeriría un gran esfuerzo mental… a una fase en donde estas cosas las vamos automatizando, hasta que al final nos salen solas y parece que es tan “natural”, que es como si nosotros mismos al tocar el teclado o el piano con una soltura que ni Chopin, hubiésemos nacido con la habilidad innata de saber tocar el teclado, ya que damos una gran impresión de “naturalidad”. Pero hemos aprendido esta “naturalidad”. Y sí: todos pensamos lo mismo cuando vemos a alguien tocar un teclado o piano con gran maestría: yo nunca lograré tocar así. Pero si no nos dejamos destruir por estas impresiones iniciales de “dificultad”, y vamos avanzando poco a poco, en no mucho tiempo lograremos hacer cosas que nunca habíamos imaginado poder llega a hacer.

Para empezar este camino de aprender a sociabilizar mejor y a tratar con los demás, mejor, aconsejamos el Coach Mensual de Erik360.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo aprender habilidades sociales (4)
  • Cómo empezar y mantener relaciones sentimentales (4)
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (3)
  • La cultura del aprender (3)
  • Cinco cosas que nos dan carisma (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>