Cómo aprender habilidades sociales

Quizás yo que pasé por muchos años de fobia social y timidez, no me había dado cuenta de una cosa: los problemas de sociabilidad no son en absoluto exclusiva de los tímidos y fóbicos sociales, como yo creía… De hecho ¡casi todo el mundo tiene serias carencias de habilidades sociales y de trato con los demás! Para mí eso ha sido un sock, porque yo me he dado cuenta que incluso, desde mi anterior incapacidad con la gente, yo no destacaba apenas por abajo más que dentro de mi imaginación… Por que sí, yo antes era un patán entre personas… pero los demás tampoco andaban sobrados. Pero ¿es cierto esto que digo de que “los problemas de sociabilidad están generalizados entre la mayoría de las personas?

Personas normales y personas con fobia social y con falta de habilidades sociales

No tengo dudas de que sí, muchas personas que pasan por ser completamente “normales” tienen carencias en su trato con los demás: hay hombres que son muy bordes y egoístas; mujeres muy locas y que no hablan nada con sentido; hombres muy agresivos e insensibles; mujeres que no tienen una conversación inteligente; hombres que se comportan como unos capullos en situaciones sociales; mujeres que no tienen unas nociones mínimas de sensibilidad… Desde mi observación creo que muchas personas, por no decir que todas absolutamente, tienen o tenemos alguna laguna en cuanto a nuestras habilidades sociales se refiere. Y entonces ¿qué es lo que diferencia al tímido y al fóbico social; de las “personas normales”? Pues me he dado cuenta que la diferencia es fundamentalmente una: el tímido y el fóbico social tienen conciencia de que ellos son raros; una persona “normal” no tiene conciencia de que él es raro. Y claro, si yo me creo “raro” actuaré de forma rara. Pero a parte de eso, cada día estoy más convencido de que la frontera entre la fobia social y la timidez por un lado; y la “normalidad”, por otro, es difusa y confusa a más no poder.

Lo que pasa es que las personas “normales” son capaces de salir adelante socialmente incluso con esas lagunas sociales que tienen; y en cambio, las personas con timidez y con fobia social, no son capaces de salir adelante socialmente hablando debido a la paranoia y a su conciencia de “ser raros”.

La importancia de la sociabilidad para prosperar como personas

De cualqueir forma, tanto la persona “normal” con algunas lagunas en su sociabilidad; como la persona tímida y fóbica social, ambos, pueden aprender nuevas habilidades sociales que mejoren sus carencias y que les den un trato con los demás más puntero. Por supuesto, antes de nada ni que decir tiene que la sociabilidad, el saber desenvolverse en el entorno social, en el ámbito del trabajo, de los amigos, de la universidad, de la familia… aporta a los individuos unos beneficios de tipo económico, social, amorosos, laboral, de éxito y de oportunidades, que son enormes. Las personas que tienen escasas habilidades sociales ven lastradas sus oportunidades vitales debido a su falta de habilidades en lo social. Tanto es así que la fobia social, la timidez… y las malas habilidades sociales en general, causan problemas a los individuos, del tipo de que tienen peores perspectivas económicas y laborales, tienen menos posibilidades de encontrar pareja, tienen peores relaciones familiares, lo que les causa una mayor infelicidad… Por todo ello, vemos la importancia de este tema de las habilidades sociales, debido a que nuestras oportunidades vitales incrementarán enormemente si tenemos la suerte de haber nacido en una sociedad desarrollada y a su vez, sabemos desenvolvernos bien socialmente dentro de esa sociedad.

Cómo mejorar nuestras habilidades sociales

Pero ¿y cómo se aprenden las habilidades sociales? Muchas veces las personas que más lejos llegan en un ámbito determinado, son esas personas que simplemente fuerzan constantemente sus fronteras. Así, una persona que haya alcanzado unas buenas habilidades sociales, seguramente haya forzado constantemente las fronteras de su propia sociabilidad. O sea: en vez que quedarse siempre haciendo lo mismo, hiendo con los mismos amigos, a los mismos sitios, por los mismos recorridos… una personas socialmente exitosa seguramente haya “experimentado” mucho con su sociabilidad: habrá acudido a conferencias para ver si esa es una buena forma de conocer gente; se apuntará a excursiones programadas como una forma de coger pericia en el trato con los demás; irá a los bares y hablará con la gente y así irá desarrollando unas habilidades sociales que destaquen por encima de las habilidades sociales de los demás…

Cómo aprender habilidades sociales

En cambio, la persona socialmente fracasada hará lo contrario, irá siempre a los mismos sitios, siempre tendrá miedo de probar cosas nuevas, no se forjará en nuevas y exigentes experiencias sociales que lo curtan y hagan de él una persona socialmente experta.

Por eso, las personas que tienen carencias de habilidades sociales, tendrán que aprender a forzar también sus fronteras sociales, y de este modo aprender nuevas habilidades sociales. Por supuesto que hacer esto tiene un gran enemigo: la comodidez. Y es que, es más fácil hacer lo de siempre que plantar la batalla a nuestra timidez y empezar a hacer cosas socialmente valientes, del tipo de irnos solos a los bares de nuestra ciudad para empezar a aprender a hacer amigos en cualquier parte y a conocer gente que antes no conocíamos.

Y por supuesto, un buen reto para plantarle la cara a esta falta de habilidades sociales; y para plantarle cara a esta “inercia” que nos hace hacer lo mismo que siempre simplemente por que es lo más cómodo, es ponernos el reto de, en esta semana que empieza hoy, intentar hacer cosas sociales que antes no habíamos hecho, por ejemplo: apuntarnos a cursos, ir a conferencias, ir a bares solos y hablar con la gente que tenemos al lado en la barra, ir a una tienda e intentar ligarnos a la dependienta, ir al supermercado y hablar con esa chica solitaria que hacía las compras sola… Y se trata de ir mejorando nuestra “actuación social” por medio de práctica, de análisis, y de esa metodología teórico-práctica que tan buenos resultados da, y que no es tan distinta de la metodología que usamos cuando aprendemos a sacarnos el carnet de conducir (aprendemos primero una teoría, luego vamos a la práctica, nos tragamos una farola, y volvemos al manual de conducir para ver qué pasó y por qué fallemos, lo analizamos, y volvemos a coger el coche para ver si ahora, a base de pensamiento y práctica, se nos da mejor lo de conducir…).

Para saberlo todo de la sociabilidad, aconsejamos nuestro e-book de Poco Sociable a Seductor en dos meses

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco símbolos que te ayudarán a mejorar tu vida social (8)
  • Cómo empezar y mantener relaciones sentimentales (8)
  • La paradoja de las personas con timidez (7)
  • Cómo ser más decidido (7)
  • Reflexiones sobre el éxito social y el fin de la fobia social (7)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>