Cómo aprovechar y disfrutar la vida

Trasteando por Internet me he encontrado un programa alojado en una página de Internet que tenía una interesante finalidad: convencer a los jóvenes de que renuncie al tabaco. Decía algo así como “si no quieren renunciar por salud, que lo hagan por vanidad”. Y el programa básicamente consiste en introducir una foto actual nuestra; y después podemos aplicar unos filtros que nos permitirán saber el aspecto que tendremos dentro de unos años (10 o 20). La finalidad de todo es convencer a los jóvenes de que no fumen, mediante su visionado de sus propias fotografías 10 o 20 años después habiendo fumado. Pero también es posible aplicar un filtro “sin cigarrillos”, y entonces tendremos nuestras imágenes de dentro de 10 o 20 años sin haber fumado. Yo he subido una foto mía para hacer la prueba… He pensado en colgarla en el artículo, pero sería demasiado morboso y ahora me tomo este blog muy en serio. Pero sí puedo escribir sobre las reflexiones que me ha causado este “envejecimiento virtual” tanto fumando como sin fumar. En este artículo, aprendemos a aprovechar y disfrutar la vida.

Nosotros dentro de unos años

Como digo, he subido a este programa una foto mía y la he aplicado distintos filtros:

-El filtro 10 años después sin haber fumado: pues lo cierto es que no se nota tanto la diferencia. Sí, 10 años son 10 años, pero apenas tengo unas arrugas en la frente y una piel un poco menos brillante.

-El filtro 20 años después sin haber fumado: aquí ya tengo algunas arrugas más, sobre todo en la frente. La piel sigue perdiendo algo de luminosidad y de color. Aún así, sigo teniendo una cara interesante…

-El filtro 10 años después habiendo fumando: es tremendo, pero tengo peor cara aquí que en la foto de “20 años después sin haber fumado”, con lo que ya vemos el brutal efecto negativo que tiene el tabaco (alguna vez pidiendo fuego me han dicho eso de “pero chaval, que fumar es muy malo”… Y yo las he contestado “pero si yo no fumo, lo que pasa es que no ligar también es muy malo…”).

-El filtro 20 años después habiendo fumado: pues aquí tengo la cara de una persona de 70 u 80 años. Es algo demoledor ver esto. Desde luego a mi no me hacía falta que me convenciesen de que no fumase: yo ya no fumo, pero a la vez, esto me ha hecho reflexionar sobre la cantidad de tiempo que desaprovechamos…

El tiempo que se va por el váter

Y es que este programa me hace ver la cantidad de tiempo de nuestras vidas que desaprovechamos. Como en la película “El Club de los Poetas Muertos”, cuando el profe lleva a sus alumnos hasta una galería en donde hay un montón de cuadros con fotos en blanco y negro de chavalitos.Cómo aprovechar y disfrutar de la vida Les dice a sus alumnos que miren bien los rostros de esas fotos… para al final decirles que todos los retratados en los cuadros están ya muertos. Murieron de viejos, y claro, mucho después de haberse hecho esas fotos que adornaban la pared de la galería.

A veces por trabajo o por obligaciones el tiempo de nuestra vida hecha a volar, y cuando nos damos cuenta se ha pasado un montón de años. Pero otras veces somos nosotros mismo y nuestra dejadez la que dice algo así como “bueno, pues eso ya lo haré otro día”, y el tiempo va pasando, y no disfrutamos de la vida, dejamos esa salida del sábado para otro día; o dejamos esa reunión con amigos para otro día.

Cultiva la vida y disfruta la fiesta

Por eso es imprescindible aprender a aprovechar casi cada semana de nuestra vida como si fuese la última. Pero esto tiene un lado malo, el “vive la vida” (que no carpe diem, que no significa lo mismo) te hace olvidar que existe un futuro, y que debemos de prepararnos para él con trabajo, con estudios… Es el equilibrio entre el “vive la vida” y el cultívate el que nos debe de marcar el ritmo de nuestra vida (SPOILER DE El Club de los Poetas muertos: de hecho, la enseñanza que le quería transmitir el profe de esta peli a sus alumnos no era que se fuesen por ahí de fiesta y de putas; más bien les quería decir que hiciesen algo con su vida, algo de provecho, productivo).

Un truco para vivir la vida

Ya hemos diferenciado entre “cultivarnos para la vida” y “vivir la vida”. Hay que hacer ambas cosas, hay que trabajar, estudiar,… por un lado; pero también hay que disfrutar de la fiesta, del amor, del sexo, de las aficiones… Ambas cosas nos pueden llenar y ambas cosas son imprescindibles de realizar. Pero yo en este artículo prefiero centrarme en lo de “vivir la vida”, quizás porque muchos tímidos, fóbicos sociales, depresivos… que entran en mi blog, les falta ese impulso y ese resorte necesario para disfrutar más de los momentos de ocio, de fiesta, de los momentos con chicos y chicas…

Muchos tímidos por ejemplo van dejando para más adelante lo de salir con chicos y chicas, lo de salir de fiesta, lo de estar con gente… Muchos depresivos dejan para más adelante el intentar solucionar sus problemas; y así en otros muchos casos. Por eso quizás sería interesante aplicar durante una semana un truco que nos permitiese disfrutar de esas fiestas, de esas relaciones amorosas, de esos revolcones debajo de las sábanas: ¿y si nos pusiésemos en el caso de que el mundo acaba dentro de una semana y tenemos sólo una semana para disfrutar, para ir por ahí de fiesta, para estar con amigos, para disfrutar de relaciones amorosa y sexuales…?

Por supuesto esto es una hipótesis que nos puede servir de guía, y que nos puede ayudar a vivir más rápido. Pero no hay que tomársela muy en serio, sobre todo por que esta hipótesis no nos debe de hacer perder de vista el horizonte de que la vida continuará después de esta semana… y por tanto lo que hagamos en esta semana traerá consecuencias después. Pero sí creo que es un buen experimento mental para todos esos introvertidos, tímidos, depresivos… para que sientan durante un tiempo la forma en que ven la vida el resto de los mortales, que no se comen tanto la cabeza, y que simplemente piensan en disfrutar su vida como si realmente esta fuese la última semana de su vida.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La vida como sucesión de ciclos (3)
  • La muerte (3)
  • Cosas que nos quedan por hacer (vídeo) (3)
  • Cómo evitar que la timidez te paralice (3)
  • Aprender a vivir valientemente (3)
  • Comments

    • sofy dice:

      Hola :3 hoy encontré tu pagina y me la he pasado leyendo mucho tiempo pero ya debo irme a dormir pero antes te quería decir que aunque por casualidad llegue a uno de tus artículos, me motivaste a no rendirme porque yo tengo fobia social y se ha empeorado, mis inseguridades han crecido y lloro casi todos los días. Pero…solo tengo 15 años! Jajaja gracias me caíste bien y te deseo todaa la suerte y espero que sigas creciendo y siendo fuerte.
      Yo volveré a empezar y con más fuerza que antes :D

      • Erik360 Erik360 dice:

        Me alegro de que me hayas encontrado, aunque sea por casualidad (hasta hace poco por casualidad era la única forma de encontrarme…). La fobia social es típico de gente jovencita como tú. Gente que no se da cuenta que sus inseguridades son típicas de todos los chicos y chicas de tan escasa edad. Aunque hay personas a las que estas inseguridades los afecta más, y son los candidatos a la fobia social y a la timidez. El tiempo nos hará madurar y entonces descubriremos que esas inseguridades eran falsas y sólo estaban en nuestra cabeza. Pero desde luego cuanto antes maduremos, más tiempo de felicidad le ganaremos a la vida, pues madurar y encontrarnos a nosotros como sujetos sociales, es la clave segura hacia la felicidad. ¡Vuelve por aquí, Sofy!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>