Cómo buscamos pareja

Hay distintos métodos y distintas forma de buscar pareja. Antes, las cosas eran bien sencillas: en la verbena del pueblo le tirabas los cejos a una moza que ya conocías de antes, esta se reía, te decía que sí y tras un breve noviazgo pues terminábamos en el altar para casarnos y permanecer el resto de nuestra vida juntos, trabajando juntos, cuidando a los hijos juntos… Este viejo sistema ha pasado un poco al olvido, aunque se sigue manteniendo y en los pueblos sigue siendo habitual. De cualquier forma, los métodos para buscar pareja actualmente han experimentado una expansión: a día de hoy la variedad de métodos para buscar pareja asusta. Hay en la calle un montón de gente disponible, chicos y chicas de todas las edades que buscan un hombre o una mujer para una relación seria. Para más colmo, Internet a aumentado aún más la variedad de formas de buscar pareja, con las páginas de ligar, con las páginas de amistad o de actividades… A día de hoy hay un mundo de posibilidades para buscar pareja. Sería difícil dar unas estadísticas sobre los métodos más habituales a día de hoy para buscar pareja en España, pero quizás fuese algo así como (estadísticas ACME…) 30% encuentran pareja por Internet; 30% encuentran pareja mediante los amigos comunes; 30% encuentran pareja mediante actividades, como el trabajo, las clases de baile, la universidad… y 10% encuentran pareja de otra forma, ha veces formas de lo más raras. El escritor de Ulises, James Joyce, por ejemplo, encontró a su pareja medio tirada en la mitad de la calle por la que transitaba porque era vagabunda y estaba descansando en mitad de la vía… En este artículo analizamos la temática de cómo buscamos pareja.

Ligar por la calle

Y he dicho eso de “hay en la calle un montón de gente disponible”. ¿Significa eso que si vamos por la calle y vemos a alguna chica (o chico) que nos guste la podemos parar, empezar a hablar con ella y al final proponerla que nos volvamos a ver para que quizás pueda salir de ahí una relación…? Bueno, lo cierto es que ese es un método legítimo… Pero es difícil ligar así, es un método para valientes, para personas con mucha confianza… Digamos que dirigirnos hacia una chica que vemos por la calle con la intención de ligárnosla está en el límite de lo que permite la censura social y la vergüenza. Pero ya digo que hay gente que lo hace, que liga así. Son gente muy extrovertida, que habla con quien sea donde sea, que no tienen vergüenza ni miedo al ridículo… De cualquier forma las mujeres son complicadas y por eso mismo es mejor “abordarlas” en ambientes más fáciles. Al fin y al cabo, cuanto más “fácil” sea la situación de abordaje; más fácil es poder sacar algo con una chica, que debe de empezar por una amistad (a veces breve, a veces en dos horas nos lanzamos a los morros, pero no podemos saber si alguien nos gusta si sólo conocemos su físico y apenas hemos intercambiado un breve saludo. Para saber si alguien nos gusta hay que conocerlo al menos en una conversación de dos o tres horas. Por supuesto los primeros minutos de hablar con alguien hay “indicios” de que encajamos…)

Los métodos más comunes para buscar pareja

Y para terminar el artículo, damos una lista de los métodos más habituales que tenemos hoy en día para conocer a esos chicos o chicas que terminarán siendo pareja nuestra. No todos tienen por qué ser igual de recomendables. Nos podemos quedar con el que más nos guste, y luego no nos olvidemos de ser activos en la búsqueda de pareja, porque si nos quedamos en casa sin hacer nada no nos podemos esperar que el amor de nuestra vida valla a llamar a nuestra puerta…

1. Internet. Es un método a día de hoy de gran importancia. Tanto es así, y hay tanta demanda sobre información de cómo usar Internet para buscar pareja y para ligar, que estoy ya trabajando en mi nuevo libro, después de mi primer libro de autoayuda “de Poco Sociable a Seductor en dos meses”, que se titulará algo así como (título provisional) “Cómo usar Internet para ligar y para hacer amigos”. Espero que en un mes esté terminado y disponible en Amazon (costará unos euros, pero que no olvide el lector que escribir un blog como este sería completamente imposible sin las ventas que proporcionan estos productos de pago. Si mi anterior libro no hubiese sido un éxito relativo, este blog ya no existiría y no estaría “en línea”). En Internet hay un mundo inmenso. Yo propongo (y así lo explicaré en mi libro) usar a Internet como un mapa con el que nos movamos por el mundo real. Por ejemplo, podemos ver que hay una quedada en una página de amistad; y simplemente nos armamos de valor (cuesta) y nos presentamos en la quedada. Quizás no encontremos en esa quedada a gente interesante como pareja… Pero ¿y sí hacemos una amiga que a su vez tiene muchas amigas, y así al tirar de ese hilo terminamos por conocer a un montón de candidatas para pareja? Internet en este sentido se convierte en una bendición para la sociabilidad. Pero usar a Internet como un sustituto del mundo real es una maldición.

2. Amigos comunes. Los grupos de amigos no son algo estático, que no se mueven: se van moviendo, unos amigos nos llevan a otros… y al final podemos llegar a conocer a más de 200 mujeres en un año (u hombres) que fue el número de mujeres que más o menos conocí yo en mi primer año de renovada sociabilidad… Muchos más detalles en mi próximo libro… Pero se trata de darle importancia a los amigos, quedar con ellos de vez en cuando. Es cierto que si siempre estás con los mismos amigos y no hay ninguna chica (o chico) que nos interese en el grupo, pues así es difícil encontrar pareja. Para ello es fundamental darle dinamismo a este grupo, meter nueva gente que quizás podamos conocer por Internet, pedirle a los demás amigos que nos presenten a sus otros amigos…

3. Cursos y aficiones. Los cursos, charlas, conferencias, convenciones… que se imparten actualmente en España para parados, mucho me temo que por lo general no nos servirán para encontrar trabajo. Pero hay una buena noticia: se liga un montón. Aconsejo cursos de más de un día, pues las mujeres suelen desconfiar de un hombre las primeras veces que lo ven (o a lo mejor sólo me pasa a mí… =). Por eso, en ese curso, nos podemos ir “arrimando” a esa chica que nos gusta, y al final nos hacemos su amigo… y así quizás podamos terminar por ligárnosla. Además, hay todo tipo de aficiones que nos pueden permitir conocer gente: desde el cine (quizás en la taquilla nos encontremos a una chica solitaria o con amigos, o con su hermano; o simplemente nos terminamos por sentar al lado de una chica libre y mientas empieza la película, nos ponemos a hablar, y quedamos al terminar la película para tomar algo en el bar del cine mientras intercambiamos impresiones sobre lo que nos ha parecido…); hasta ir a las manifestaciones del 15 M para intentar “pillar cacho”, eso sí, a la vez que intentemos que no nos acierten con la porra en los riñones, algo que según dicen duele bastante y te quita todo el calentón… hay que echarle imaginación y sobre todo, mucho morro. Echarle morro no es faltar al respeto: son sus límites, pero aún estamos dentro de los límites del respeto y del decoro.

4. Salir de fiesta. La fama de la fiesta es que en ella se liga un montón… Pero, aunque sí se liga si sargeamos un poco… no es uno de los métodos que más recomiendo. El sargeo nocturno, entre borrachas, entre alcohol, entre música muy alta… es difícil, y a veces las chicas que vemos en estos ambientes no son el tipo de chicas (o chicos) con las que uno se emparejaría en una relación a largo plazo. Sí, un pinchito está bien, pero si volvemos la vista al título del artículo veremos que pone “cómo buscamos pareja”, no “cómo buscamos pinchitos”… En lo personal, y aunque se puede conocer gente estando de fiesta, creo que otras actividades más “sobrias” (y nunca mejor dicho…) son más recomendables que la fiesta para buscar pareja.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El cortejo y el emparejamiento (7)
  • Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (segunda parte del 6 al 10) (7)
  • Cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación (6)
  • ¿Ligan más las personas inteligentes? (6)
  • Cómo empezar una relación amorosa (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>