Cómo conectar emocionalmente con una mujer

Desde tiempos inmemoriales los poetas tienen fama de ser capaces de ligarse a cualquier mujer debido a su fina sensibilidad y su capacidad para empatizar conectar emocionalmente con las mujeres. Hay que decir que esto es completamente falso: yo soy poeta y creo que como mucho sólo podría ligarme al 94% de las mujeres… Hay algunas que son imposibles, o por que les gustan los hombres más bruscos; o porque están demasiado borrachas; o porque están demasiado poco borrachas… Supongo que las conquistas de las que más satisfecho se siente todo hombre seductor son las conquistas de esas chicas que la primera vez que nos conocieron nos prometieron odio eterno… Quizás además no éramos “su tipo”. Pero las primeras impresiones siempre están dispuestas a ser barridas por segundas impresiones, que son las que de verdad valen y las que de verdad quedan. A mí de primeras impresiones me han enamorado muchas mujeres; pero de segundas impresiones, muy pocas. Antes creía que el amor era algo que sentías por alguien, que se reducía a una mezcla entre atracción física y psicológica hacia es alguien. Pero ahora creo algo un poco distinto el amor es algo que sentimos por alguien que, una vez que nos atrae físicamente un mínimo; sentimos una fascinación y un magnetismo inexplicable hacia su personalidad y hacia su forma de ser. Una vez que atraemos físicamente un mínimo (y no dudo que seamos más guapos o menos guapos, casi todos chicos y chicas atraemos más o menos al sexo contrario por nuestro físico), el atractivo psicológico se lleva todo el protagonismo. Enamoran las almas. Aunque no podríamos enamorarnos de un amigo del mismo sexo (si somos heterosexuales) que nosotros aunque este amigo nos atrajese mucho psicológicamente: hace falta al menos un mínimo de atracción física, atracción que se suele dar si nosotros pertenecemos al género contrario a la otra persona. Los hombre atraen a las mujeres; y las mueres a los hombres. No d igual manera ni en todos los casos con la misma intensidad, pero es una lección sencilla que ha veces olvidamos. De cualquier forma, la experiencia me dice que el físico más que enamorar, suele constituir un lastre para el enamoramiento: vamos, que si no tenemos un físico que llegue al menos a la media, quizás no podamos enamorar a nadie por muy poderosa que sea nuestra alma. Esta triste lección la prendí de un joven hombre recientemente fallecido, físico y filósofo, un alma profunda… pero sus graves anomalías genéticas le impidieron vivir el amor en sus treinta y pico años de vida. El físico no enamora; pero hace falta un físico mínimo para poder enamorar. Una vez que ya tenemos este físico mínimo, enamorar a una mujer es tan fácil como pasarse un videojuego. De hecho, enamorar es un juego, el juego de conectar emocionalmente con una mujer. En este artículo, cómo conectar emocionalmente con una mujer.

Metodología de la seducción y autoayuda

A veces la gente flipa con mis textos. Supongo que a mí también me pasó cuando descubrí el género de la autoayuda de la mano del maestro Dale Carnegie. Y supongo que yo flipé y la gente flipa con mis escritos de autoayuda, debido a esa peculiar perspectiva que adoptamos al animar a la gente a hacer las cosas de forma distinta a como las ha hecho siempre. A veces he tenido alguna crítica del estilo “es que eso es forzar las cosas, hay que ser uno mismo”. Y yo les digo “yo hace años era “yo mismo” y no ligaba hasta que empecé a hacer las cosas de forma distinta”. Otros me dicen “es que el camino de la vida te enseña a ligar, a tratar con mujeres… no hace falta teorizar”; y yo les contesto “el camino de la vida se anda mejor si ejercitas previamente las piernas en el gimnasio. Yo antes estaba en ese mismo camino y no ligaba”.

Por lo demás, supongo que mis profesores de filosofía se mostrarían sumamente decepcionados por el giro a la “autoayuda” que le he pegado al tema… Platón se preguntaba “qué es la verdad”; Descartes se preguntaba “qué es el ente”; Hegel se preguntaba “qué es la historia”… Y yo me pregunto “cómo me ligo a esta jamona”… Sí, estoy aplicando la filosofía a ligar más. Si eso es herejía pues yo debo de ser un pecador de la hostia…

Y para terminar este breve apartado metodológico, diré que sobre todo intento convertir a mis lectores en todos unos filósofos de la vida y unos poetas de lo cotidiano. Es ese hombre a medio camino entre el filósofo y el poeta el que más liga según mi experiencia. Por supuesto que también tiene que ser un hombre “de provecho” y tener una profesión que le de dinero… ese es el motivo por lo que yo me pasé a la autoayuda, comentar a Platón o escribir poesía por lo general, no da dinero salvo que apruebes previamente una oposición… Y por lo demás, uso el método de estudiar distintas maneras de hacer las cosas, distintas perspectivas… Cuando empezamos a hacer algo de forma distinta a como lo hemos hechos siempre, no traicionamos nuestra forma de ser, no hemos dejado de ser “nosotros mismos”. Simplemente nos hacemos mejor, levantamos en nuestra alma estructuras que antes no estaban; desterramos viejas estructuras; hacemos pilares, paredes, puertas que comuniquen las nuevas habitaciones de nuestra alma. Si yo hubiese seguido siendo “yo mismo”, jamás por ejemplo hubiese dejado de ser tímido y hubiese empezado a ser simpático (yo creía que yo era así, borde, inadaptable, insociable…). Cuando levanté en mí mismo las habitaciones de la sociabilidad, no me traicioné, pues al fin y al cabo mi “genio” y mi timidez siguen ahí; pero ahora se han mezclado con la sociabilidad, con la simpatía… y a surgido algo que OJO, lo ha notado una tía mía que me conoce desde siempre y que me llamaba “el monje”:

“está muy raro. Ahora parece otro…”

Somos síntesis. El que no aprende nuevas habilidades no es “él mismo”; es simplemente un hombre monótono, unidimensional, y que no conecta emocionalmente con las mujeres…

Cinco reglas fundamentales para conectar con una mujer

1. Ya hemos dicho que las primeras impresiones se las lleva el viento… pero aún así, hay que cuidar esas primeras impresiones, porque pueden ser la diferencia entre poder seguir conociendo a esa chica o que esta salga horrorizada ante la presencia de un hombre fúnebre enfrente. Cuando nos presentan a la mujer, tenemos que aparentar ser seguros, demostrando un saleroso lenguaje corporal, pero sin aparentar estar nerviosos (aunque estaremos nerviosos, pero eso no es malo). El lenguaje corporal es muy importante en estas primeras impresiones, también el vestuario, el peinado, y en general el aspecto físico es lo primero que entra por los ojos.

2. Después, estaremos en la posibilidad de iniciar una conversación con la chica. Se suele decir que al principio de conocer a una chica, para conectar con ella, hay que hablar mucho, por los codos casi… Y es verdad, pero no aconsejo pasar de 0 a 100 en pocos segundos: mejor que eso, una vez que hemos conocido a la chica, pues vamos poquito a poco, hablándola cada vez más. En 10 minutos ya sí podemos hablar por los codos. Y es que esta es una forma de que ella coja confianza con nosotros. Si no ella permanecería sin hablar apenas y ese silencio siempre es muy incómodo. Según va hablando ella más, nosotros vamos pasando de hablar el 90% al 80%, 70%, 60%,… Aunque eso sólo es una forma de hacerlo. Hay otra: simplemente aprovechando nuestra fuerte energía inicial sí empezamos a hablar por los codos después de la presentación, y luego vamos bajando 90%, 80%…

3. Al final terminamos nosotros escuchando lo que nos cuenta ella. Esto es muy importante: al principio, hablar con un desconocido es incómodo; es más cómodo que el desconocido te cuente cosas a ti. Pero según ese desconocido empieza a ser conocido, entonces la cosa cambia, y es más divertido hablar tú que el hecho de que te hablen a ti. A todos nos ha pasado en la consulta del médico ¿verdad que es divertido que el desconocido de al lado te diga algo, pero que nos cuesta mucho decirlo a nosotros? Pero cuando ese desconocido ya no es tan desconocido, en unos 10 minutos de conversación, ¿verdad que ahora os gusta a vosotros hablar y que el “desconocido” que ya no lo es tanto os escuche? Esto es lo que en el PNL se llama “anclaje”, que básicamente significa “condicionar” a la chica, o sea: nosotros = placer para ella. Por tanto, ella se tenderá a enamorar de nosotros.

4. La clave de conectar emocionalmente con una mujer es causarla placer a esta. Y no ha base de estimularla el clítoris mediante la masturbación femenina… El placer que tenemos que causar a una mujer para conectar emocionalmente con ella no es de este tipo, al menos de momento (también se puede conectar emocionalmente con una mujer más profundamente a base de conocer muy bien la forma de darle placer a la mujer por medio de la sexualidad… pero de eso no hablamos en este artículo). Y estos tipos de placer, se disparan si nosotros realizamos ciertas acciones o tenemos ciertas actitudes como:

-Tenemos buena conversación, somos razonables pero también sabemos hacer sentir sensaciones a la mujer.

-Somos interesantes, tenemos una vida interesante, que nosotros “desgranamos” un poquito para que no se pierda el misterio.

-Somos lo opuesto a aburridos, sabemos bien como divertirnos, conocemos bares mágicos en la ciudad, parques por los que nos encanta dar un paseo, cines con encanto, restaurantes con magia. Además nos gusta el senderismo, nos gusta el deporte, nos gustan los videojuegos (pero esto último muy poco, salvo que a ella también les gusten… el fútbol no nos gusta nada..:). Todo esto lo tenemos que “indicar” en estas primeras conversaciones con la mujer, pero sólo en forma de “chinitas” que vamos tirando aquí y allí, guardando el misterio para más adelante. Si nos pasamos y la soltamos a la chica todo lo que nos gusta del tirón, perdemos el juego porque eso es falta de inteligencia emocional, en las novelas (para mí modelo de la inteligencia emocional, para cultivar esta inteligencia escribí mi primera novela “La Reina de los Hielos“), lo interesante se desgrana poco a poco.

-A su vez somos hombres de provecho, no sólo tenemos un trabajo o un oficio interesante; si no que además tenemos mil proyectos intereses, que igual que antes, sólo se los hacemos intuir a la chica alguno que otro, guardamos el misterio, nos hacemos pasar por un pozo profundo del que sólo se ve la superficie cristalina pero no sus abismales grutas subterráneas llenas de agua (cosas interesantes).

-Y nuestro lenguaje corporal es divertido pero varonil. Cambiante, igual que nosotros mismos, pero siempre denota actividad, simpatía, interés, diversión, pero a su vez seriedad y varonilidad (varonilidad de color azul oscuro, es la mejor. Las mujeres son rosas las más atractivas, pero a mí también me atraen las verdes claro, las azules claro, las amarillas claro… Los hombres menos atractivos son de colores negros sin tener que ver con la raza, marrones, azules claro… para los que no entiendan esto, buscad la palabra “sinestesia” en la wikipedia, esto de los colores es muy importante y ya hablaremos más en otros artículos=.

-Hablamos de lo que a ella le gusta y a nosotros nos gusta lo que a ella le gusta; o bien hacemos fascinar a la mujer con lo que nos gusta a nosotros, pero siempre en plan “para dummies”, o sea, la podemos explicar eso que tanto nos gusta, pero haciéndola sentir la pasión que nosotros sentimos por eso que tanto nos gusta de forma sencilla e intuitiva.

5. Y además hay que saber controlar muy bien los ritmos para conectar con una mujer. No nos comportamos de la misma manera cuando acabamos de salir de fiesta el sábado, que cuando ya nos vamos a casa, que cuando nos encontramos al día siguiente con esa misma chica para seguir “conectando” mientras tomamos un café. Tenemos que hacer de nuestro cuerpo y de nuestra alma la “metáfora” de la situación. Eso quiere decir que en los momentos divertidos hay que saber ser divertidos; en los momentos serios hay que saber ser serios… Un hombre que cuando va a tomar un café de media tarde con una chica se sigue comportando un poco de cachondeo, como si aún estuviésemos de fiesta en la discoteca, es un hombre que no conecta, porque esa situación requiere más un estado del alma en plan sincero, íntimo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Indicadores de interés de las mujeres hacia los hombres (6)
  • El cortejo y el emparejamiento (6)
  • Dos clases de hombres seductores (5)
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (5)
  • El machismo de la sociedad (5)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>