Cómo conseguir un sueño

“Todo llega” se suele decir a alguien que anhela y suplica por poder conseguir un sueño. Pero el caso es que las cosas no llegan sin buscarlas. El irracionalismo que inunda nuestra sociedad nos intenta convencer de algo así como

si quieres algo no lo busques o no llegará…

Estupidez magnífica donde las halla. Pero si realmente queremos algo, el mejor camino de conseguirlo, es buscarlo. En la tarea de conseguir un sueño ha habido como vamos diciendo dos grandes estrategias:

1. Suplicar a “Dios” y esperar que este nos conceda eso que nosotros mismos no podemos conseguir.

2. Aplicar el método racionalista de uso de medios para conseguir fines.

Por supuesto que nosotros no creemos en el método 1. Quien algo quiere algo le cuesta, y sobre todo, nadie ha conseguido nunca nada a base de “no buscarlo” o de suplicar a Dios. Si ese alguien al final tuvo eso que quería, lo tuvo por mejor azar, pero no por suplicar a Dios, pues Dios no escucha los rezos de los hombres mediocres. Así, descartadas intercesiones de las divinidades, lo que nos queda para conseguir nuestros sueños es el método racionalista de aplicación de medios a fines. Este método aunque se llame racionalista, tiene dentro de sí la esencia de nuestros propios deseos. En otras palabras: la razón nos marca el camino, pero no el destino. La forma que tenemos de conseguir lo que queremos es el método de la razón; pero lo que queremos es algo irracional, sea tener una carrera, sea tener un trabajo, sea tener una novia, sea vender un aspirador… Cada persona quiere algo distinto en función de su biología. Por supuesto que alguien que tiene hambre lo que quiere en primer lugar es comer…Como conseguir un sueño Pero una vez pasadas las necesidades básicas, lo que quedan son mundos muy distintos, según la biología y el temperamento de cada persona. Por eso hay todo tipo de sueños según el soñador: tener mucho dinero, tener un chalet, tener una buena esposa, tener éxito científico, ser muy culto e intelectual, ser muy seductor con la gente, tener una buena familia, superar la depresión o la fobia social, tener el último modelo de videoconsola… Comúnmente todos evolucionamos y vamos deseando cosas distintas. Lo que no cambia es que en ese “querer” cosas hay un componente que es emotivo: queremos algo no porque sea racional, simplemente algo dentro de nosotros nos empuja a querer ese algo. Pero lo que sí debe de ser racional es el propio proceso de alcanzar eso que queremos. Por supuesto que hay objetivos más racionales que otros: por ejemplo, querer tener una buena profesión nos parece más racional que querer tener un buen coche. Pero aun así, las emociones nos pesan demasiado y buscamos lo que queremos, aunque la razón a veces ayuda a cambiar nuestros objetivos. En este artículo, cómo conseguir un sueño.

Modelos racionalistas de planificación y acción.

Dentro de los distintos modelos racionalistas para cumplir un sueño, propondremos en este artículo el nuestro propio: la matriz estratégica. Una matriz es una rejilla de filas y columnas, en donde se relaciona el eje x con el eje y. Por ejemplo, podemos relacionar las provincias españolas con la altura media de sus ciudadanos. Pero nuestra matriz estratégica es mucho más compleja, es una rejilla multidimensional. Es autosuficiente, y se configura de cara a la práctica como una metodología de trabajo. Trabajo, esa es la palabra mágica, y ese es el concepto con el que vamos a conseguir nuestro sueño, desde encontrar un trabajo, hasta encontrar novia, hasta mejorar nuestras habilidades sociales,… todo ello se hace con trabajo, y no con “pensamiento positivo” ni suplicando al altísimo…

Ejemplo de matriz estratégica

Como la mejor forma de exponer el modelo que proponemos para cumplir nuestros sueños es un ejemplo, pues vamos con un ejemplo. Iba a poner el ejemplo de vender un aspirador de 3.000 euros… pero al final voy a poner el ejemplo de encontrar pareja. Aunque ya digo que este ejemplo se puede aplicar a cualquier tipo de sueño que tengamos: desde sacar un curso de mecánica; hasta encontrar trabajo o superar nuestra depresión o nuestra fobia social. En todos los casos hay que trabajar en un trabajo guiado por nuestra matriz estratégica.

Características de la matriz estratégica:

1. Es lo suficientemente flexible como para que se adapta e las circunstancias; y lo suficientemente inflexible como para que las circunstancias se adapten nosotros. Así, la matriz estratégica será como un jefe que nos exige trabajar tantas horas según lo planificado; pero como un jefe bondadoso, que nos permite hace algunos cambios de última hora si eso nos beneficia para conseguir mejorar la eficiencia y la comodidez en nuestro trabajo.

2. Es déspota pues te exige ajustarte a ella a rajatabla; pero es beneficiosa porque te motiva a hacer cosas que te benefician aunque sean duras.

3. Es pluridimensional pues te guía la acción a lo largo de varios ámbitos, que se relacionan con un objetivo común, en nuestro caso, encontrar pareja.

4. Es unificada, pues el objetivo común unifica las varias acciones.

5. Es planificada, pues la dirección de nuestras acciones se planifica previamente, o al menos sobre la marcha.

6. Es permanente a lo largo del tiempo, al menos hasta que consigamos nuestro sueño. Pero se modifica para adaptarse a las circunstancias imprevistas, pero aun así mantiene un horario relativamente estricto.

7. Requiere voluntad para no abandonar el trabajo que nos marca la matriz estratégica.

Conseguir pareja con nuestra matriz estratégica

Por tanto, ahora aplicaríamos el modelo de nuestra matriz estrategia a conseguir pareja. La matriz tiene una serie de “vectores” o zonas, que son distintas, pues ya hemos dicho que es pluridimensional, y de la distinta combinación de nuestras dimensiones, surgen varias zonas. Esas son zonas de trabajo, son programas para trabajar. Lo fundamental de la matriz estratégica es que es un plan para trabajar, y así conseguir nuestros objetivos, en nuestro caso, conseguir pareja… Para ello, desglosando nuestra matriz estratégica, tendríamos que realizar una serie de actividades que incluye tanto actividad teórica como actividad práctica, ambas relacionadas:

1. AT: (actividad teórica): averiguar donde podemos conocer gente que pueda encajar con nosotros como posible parejas. 1 hora al día.

2. AP: (actividad práctica): ir allí donde podemos conocer gente del sexo contrario que pueda encajar con nosotros. 1 hora cada tres días.

3. AT: mejorar nuestras habilidades con el sexo contrario, por ejemplo leyendo blogs de parejas y seducción… (1 hora al día).

4. AP: practicar nuestras habilidades sociales en bares, en sitios públicos (media hora al día).

5. AP: usar redes sociales de ligue y de amistad para intentar contactar con chicas, para “cibersargear”. (media hora al día).

6. AP: quedar con las chicas cibercontactadas para conocerlas (1 hora a la semana).

7. AT: rastrear redes sociales y postear en foros para intentar conseguir nuevas amistades del sexo contrario. (2 horas a la semana).

8. AT: pensar los lugares de nuestra ciudad en donde podemos conocer gente del sexo contrario, pensar las maneras. Internet es ahora una herramienta fundamental para esta actividad teórica (1 hora al día).

9. AP: actuar sobre lo pensado en el punto anterior, ir a conferencias, ir a charlas, ir a clases de baile, salir de fiesta y sargear, ir al cine y hablar con alguna chica desprevenida…

10. AT: pensar nuestra manera de mejorar todo lo anterior, nuestra manera de tener más éxito, pensar nuestros fallos, y trazar planes para luego cumpliros. Obligarnos a trabajar (1 hora al día).

Conclusión sobre cómo conseguir un sueño

La matriz estratégica puede parecer una frikada: pero es brutalmente efectiva. Nos obliga a trabajar, nos obliga a trazar planes, conecta nuestro mundo teórico (sobre todo Internet y nuestro propio pensamiento) con nuestro mundo práctico (el mundo real). Nos enseña a usar el método racionalista de aplicación de medios a fines (quiero algo y tengo que hacer algo para conseguirlo). Y lo que es más importante: nos empuja a trabajar. Si mañana obtuviésemos como trabajo el “encontrar pareja”, y tuviésemos un jefe que nos empujase a cumplir bien nuestro trabajo y que nos pagase por ello… nos sería mucho más fácil hacerlo. La matriz estratégica es ese “jefe” que nos exige movernos, que nos exige acción para conseguir lo que queremos. Se planifica, y al cabo de la semana hay que haberle dedicado tantas horas (en nuestro caso, unas 10 horas a la semana). Y vale para todo: desde encontrar trabajo, hasta encontrar novia, hasta superar la depresión, hasta superar la fobia social,…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Alcanzar el éxito en el ámbito laboral y amoroso (4)
  • Métodos de seducción (3)
  • La estrategia de la seducción y del éxito (3)
  • Marketing personal y saber venderse uno mismo (3)
  • El secreto del éxito en la vida (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>