Cómo educar a los niños

Los niños pasan por una serie de fases antes de llegar a su etapa adulta. Rechazo categóricamente la clasificación ligada al psicoanálisis (fase oral, fase anal, fase fálica,…) por parecerme manifiestamente estúpida e inestética… A lo largo de estas fases se va desarrollando el futuro hombre adulto, al que se llega al final de la adolescencia. Normalmente a día de hoy se considera que un hombre o una mujer debe de ser ya un hombre echo y derecho con 25 años. Antes la edad de madurar se adelantaba muchísimo, y eso es debido a que en el siglo XIX la esperanza de vida era de sólo 40 años. Pero a día de hoy es más o menos la edad de 25 años la que marca el final definitivo de la infancia, con esa especie de “transición” entre la infancia y la edad adulta que es la adolescencia. Con 25 años ya cambiamos el chip: ya no queremos tanto ir con los amigos a desfasar a la discoteca…; a cambio nos empezamos a preocupar más por el futuro, por tener un trabajo, por tener una hipoteca y por cuidar a los hijos que nazcan de la que ahora es nuestra mujer (u hombre). Pero entre el nacimiento y los 25 años pasarán cosas tan importantes que son las que decidirán si somos hombres y mujeres de provecho o no… En este artículo, cómo educar a los niños.

La educación según las fases del niño

La psicología evolutiva estudia las fases del desarrollo de nuestra mente a lo largo de nuestra vida. Así, en los niños podemos encontrar una serie de fases bien diferenciadas:

1. Fase incorporativa: Va desde el nacimiento hasta los 2 años. Esta etapa es fundamental: si el niño recibe estímulos, cuidados, mimos, atenciones,… será una adulto más confiado, con más autoestima, menos violento, más dialogante y más inteligente. Por supuesto la alimentación es fundamental: la causa del subdesarrollo crónico y a perpetuidad de muchos países africanos, es la falta de inteligencia de las gentes de estos países debido a que sus cerebro les faltó alimento en esta etapa por culpa de la pobreza que pasan muchos países africanos. Así la pobreza alimenta la falta de inteligencia; y esta repercute en mayor pobreza generando un círculo vicioso que los países africanos han intentado atajar encontrando a las personas más brillantes de las tribus y llevándolas a estudiar carreras universitarias gratuitas a las ciudades. Por supuesto no es cuestión de cebar a nadie, vasta con una buena alimentación que empieza en el útero, pues el niño tendrá una predilección por los sabores de la comida que ingiera la madre antes de nacer.cómo educar a los niños O sea, que si la madre ingiere hamburguesas, patatas fritas y coca cola… pues mal vamos. En cambio, si la madre ingiere una dieta mediterránea, equilibrada, rica en nutrientes pero sin pasarse, pues entonces daremos en el clavo. Ya se educa hasta antes de nacer, y se educa en todos los niveles.

2. Fase niñez temprana: Es la fase que va entre los 1 o 2 años y el preescolar (con 3 años). El niño toma la autonomía de su cuerpo, por ejemplo empieza a ir al baño, aprende a alimentarse por sí mismo, empiezan las primeras experiencias sociales con otros niños. Esta es la fase más grosera de la educación del niño, pues haya que aplaudirlo cuando mea bien, cuando va al baño bien, cuando come bien; y hay que intentar animarlo cuando hace estas cosas mal. Es importante que el niño no se sienta reprimido si no hace alguna de estas cosas bien, a riesgo de que si no pasa esta fase con éxito, pueda resentirse su autoestima de mayor.

3. Fase de preescolar: ente los 3 y los 5 años. El cerebro se ha desarrollado ya lo suficientemente, y eso tiene una gran consecuencia directa: todos nosotros tenemos recuerdos del parvulario; pero casi nadie recuerda nada que le pasase antes del parvulario. El cerebro adquiere la capacidad de retener recuerdos, empezamos a tener una autoconciencia más pronunciada. El niño empieza a tener conciencia de género, ve que las niñas son distintas y acepta papeles de género, provenientes sobre todo de su padre de su mismo sexo. A su vez, forja su identidad de género por oposición al padre de su sexo contrario, por lo que unos buenos modelos son fundamentales para alcanzar un desarrollo psicológico sano y completo.

4. Fase escolar: entre los 6 y los 13 años. El niño es presentado en sociedad, empieza el colegio, empiezan las relaciones sociales más auténticas, se hace amigos, enemigos, busca modelos de comportamiento, y sobre todo, el profesor los aborrega con una educación típica de la época isabelina, en donde en vez de desarrollar un interés por el conocimiento, se consigue lo contrario, y se consigue ver en el conocimiento un enemigo de la diversión, un enemigo de la autorrealización y algo que se asemeja más a una tortura que a un trabajo que nos guste. Para remediar esto se ha de implicar más al niño en el ámbito del conocimiento, sobre todo con mapas conceptuales que expliquen al niño, en primer lugar, que hay una cosa que se llama conocimiento; y en segundo lugar, se le explicarán sus distintas partes: hay asignaturas de ciencias y de letras y hay puentes tendidas entre ambas. Luego hay disciplinas que tienen relación entre ellas, por ejemplo nosotros estamos compuestos de átomos, que los estudia la física; pero a su vez estos átomos componen nuestros órganos, que los estudia la biología.

5. Fase de la adolescencia: entre los 13 y los 25. Empieza la época de la rebeldía, el adolescente busca su identidad, no sólo sexual si no también política, cultural, religiosa, de sentido de la vida,… Los conflictos internos se encienden, y además se superponen con los conflictos externos. Esta época por lo general es un desastre que se produce por la falta de modelos de los adolescentes, modelos positivos. A cambio de eso, es normal la proliferación de los modelos negativos, de estrellitas de media tinta, de famosos de pacotilla, de futbolistas sin inteligencia,… Para ello el adolescente tiene que encontrar, tanto en sus padres como en otros modelos, un camino a seguir que sea el que le indique su futuro de adulto preparado. En esta fase, los padres deben de aprender el arte de negociar más que en ninguna: ni se le debe de consentir todo ni se le debe de negar todo: que aprenda a razonar, y en función de los razonamientos, tendrá eso que quiere o no. Por ejemplo, si quiera un pendiente tendrá que argumentar que hay buenos motivos para que le permitan tener un pendiente. Por ejemplo, que exponga qué impacto estético tendría ese pendiente en función de la estética kantiana…

Conclusión sobre cómo educar a los niños

Tenemos un modelo de educación aún regresivo. Los padres que educan ellos mismos a sus hijos consiguen resultados enormemente mejores que aquellos que encargan la educación de sus hijos a una fábrica llamada “escuela”. Esto nos tiene que hacer reflexionar sobre nuestro modelo de educación. Los padres en última instancia son siempre fundamentales, tanto es así que la diferencia entre un triunfador y un fracasado puede ser sobre todo tener unos padres democráticos, que animan al niño y que lo guían sabiendo este que tendrá que trabajar por sí mismo y que no por ser guiado es un rey tiránico que tiene el mundo a sus pies. Hacer creer cosas de estas al niño es contraproducente, sobre todo debido a que no aprenderá a entablar relaciones sociales en calidad de igual a igual, y eso le destrozará completamente su vida de adulto y será un desastre en sus relaciones de pareja y demás relaciones sociales.

Y aún así hay un factor que no nos ha entrado en el artículo: la personalidad del niño, todos los niños vienen con un carácter típico “de serie” que es independiente de la ecuación. No es lo mismo educar a un niño melancólico que a un niño colérico. Pero de eso hablaremos en otro artículo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La sexualidad en hombres y mujeres (2)
  • La vida en pareja (2)
  • Cómo atraer al sexo contrario (2)
  • Cómo entender el amor y la sexualidad humana (2)
  • Como pasé de tímido a sociable (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>