Cómo elegir pareja

cómo elegir parejaQuizás muchos de los lectores hallan comprado algún coche nuevo en algún momento de su vida. No es una cuestión trivial, un coche es un gasto importante, y por eso mismo nos informamos mucho antes de elegir uno. Elegir pareja es también una acción importante: es muy posible que terminemos pasando muchos años de nuestra vida junto a ese hombre-mujer que tanto nos costó encontrar. Por esto mismo, es interesante conocer el mecanismo que nos lleva a decidirnos por un hombre-mujer o por otro-a. Mario Luna ha fomentado la idea de que el sargeo sirve para llevarnos sistemáticamente a la cama a un montón de gachis. Desde esta perspectiva podría parecer que tener pareja perjudica seriamente nuestra vida sexual… Pero nada de eso: los hombres y mujeres con pareja tienen una vida sexual más plena que los que no tienen pareja. El mito del single ligón es eso, un mito. Sí, hay gente que consigue sexo por sexo, pero ya digo que sólo las mujeres más tontas o más “frescas” se prestan a eso. Las demás buscan pareja, y sí, podemos hacer eso de hacer creer a una mujer que nos interesa como novia, follárnosla y luego decirla eso de “creo que deberíamos ser sólo amigos”. Ella nos dirá “cabrón, tú lo que querías era follarme, pero no te interesaba para nada más”. Y tendrá razón. A eso se le llama engañar, no ligar ni ser seductor. Es MUY FÁCIL hacer eso, si eres medianamente inteligente lo podrás hacer decenas de veces… pero en lo particular no es lo que busco: las relaciones amorosas-sexuales me parecen más plenas que ese engaño sobre decenas de ingenuas. Para mí el sargeo no sirve para este engaño: sirve para encontrar pareja. En este artículo, cómo elegir pareja.

Elegir coche nuevo y elegir pareja…

Poníamos arriba el ejemplo de una persona que se va a comprar un coche nuevo… Esta persona en cuestión, sea hombre o mujer, tendrá un estado mental especial en esos días en los que tiene que elegir el coche que se va a comprar: caminará por la calle prestándole especial atención a los coches con los que se cruza, tanto los que están aparcados como los que están en circulación; prestará especial atención a los anuncios de la tele en donde muestran automóviles; leerá revistas al respecto; buscará información por Internet; irá descartando modelos en función de distintas circunstancias, que van desde que son feos estéticamente, hasta que tienen pocas prestaciones o se averían con facilidad… Y así, la persona compradora de autos irá estrechando el círculo. Al final puede que tenga un par de modelos elegidos de los cuales se quedará con uno sólo. Un acto medio de intuición medio de razón hará, al fin, decidirse a esta persona por el coche que al final, se comprará.

Es evidente que pretendo forzar una metáfora-comparación: elegir un coche nuevo es algo parecido a buscar pareja… Pero esta comparación tiene sus limitaciones: a un comprador de un coche que ha elegido al fin qué coche compra, el coche no puede decirle “lo siento, pero tú a mí no me interesas…”. De cualquier forma esta comparación es interesante, entre otras cosas porque nos puede ayudar mucho a vislumbrar qué coche busca comprador… O sea: con la experiencia yo mismo he ido adquiriendo un tremendo olfato con respecto a las mujeres que están en “busca de novio”. Simplemente me fijo en cómo sus ojos miran “coches”… O sea, se nota mucho la mujer que busca novio-pareja, de forma muy parecido a como se nota el hombre que busca novia-pareja. Normalmente tanto ellos como ellas niegan que necesiten pareja “se está bien sólo”. Se suele repetir. Pero sus actos dicen cosas contrarias a sus palabras. Al hombre-mujer que busca pareja lo delatan las miradas, las palabras, su interés en gente del sexo contrario, su interés por “conocer gente”… Ya haremos un artículo en donde explicaremos esto con más profundidad. Ahora seguimos con el tema de nuestro artículo. Como elegimos pareja.

Cómo elegimos pareja

Pues lo cierto es que elegimos pareja de forma parecida a como elegimos coche nuevo. Con la salvedad de que la pareja que nosotros “elegimos” como posible nos tiene que aceptar ella a nosotros también. Por lo demás, simplemente se trata de empezar a conocer gente del sexo contrario (o del mismo, a gustos…) en distintas circunstancias. Normalmente la propia inercia de nuestra vida nos va poniendo en esas circunstancias: en el trabajo, da fiesta, cuando vamos a la biblioteca, cuando vamos a un supermercado… En estas situaciones iremos conociendo cada vez más gente del sexo contrario que son candidatos a pareja. Y así, la lista de hombres o mujeres que están en nuestro entorno se va ampliando. Y esto quiere decir que se amplia la lista de hombres y mujeres que son candidatos a pareja.como elegir pareja A partir de esta ampliación, empieza una fase de análisis de estos candidatos a pareja: nuestro cerebro “escanea” a los candidatos, los somete a análisis y a prueba, y así vamos haciendo mentalmente una especie de matriz como la del dibujo que he creado, en donde en las filas están los nombres de los candidatos (ponemos nombres de hombres, para que no se crea que este es un blog de seducción unisex…), y en las columnas, sus características. Ni que decir tiene que esto lo hacemos automáticamente, no hace falta usar metodología ninguna ni coger boli y papel (aunque hay gente que lo hace…)

En la matriz que así se crea termina por adquirir con el tiempo cierto tamaño. Lo que pasa es que esta matriz de filas y columnas está llena de cruces rojas sobre algunos de los nombres de los candidatos. Estos son descartes. Por ejemplo, una chica que busca pareja conoce a un hombre que parecía interesante. La chica, mentalmente, lo añade a la matriz. Y lo empieza analizar: es alto, guapo de cara, tiene un pelo bonito, parece que tiene un buen carácter, tiene algo en la cabeza, o sea, no es tonto,… Pero al final, a pesar de que parecía que la chica se interesaba por este chico, al final lo descartó por que encontró un defecto que la parecía espantoso. Por ejemplo, descubrió que tenía un carácter amargado y con tendencia a la ira. Eso es una cruz en la matriz creada. Y eso significa que hay un candidato menos en la lista.

Así, al elegir pareja tanto ellos como ellas, lo que hacemos es ir cribando una lista de candidatos previos. Muchos se quedarán por el camino por mil causas distintas. Pero en un tiempo, ya tendremos en nuestra matriz de filas o columnas quizás dos o tres candidatos muy interesantes. A partir de ahí la criba debe de continuar hasta que quede sólo uno. Es entonces cuando viene el momento de “intentar comprar”… Normalmente suelen ser los chicos los que deben dar este paso, pero yo animo a las féminas a que sean más activas en el ligoteo. Aunque, insisto, los hombres parece que están más dispuestos para llevar la iniciativa, así que si eres hombre… ya sabes; y si eres mujer, puedes proponer tú también sin problemas. Se puede proponer, pero no olvidemos que es muy importante saber aceptar el rechazo. Tanto a los hombres como a las mujeres les gusta y se sienten alagados cuando alguien le propone algo; lo que no les gusta es que si estos dicen no, el proponedor no sea capaz de aguantar el rechazo y reaccione con ira, con miedo, con vergüenza… Hay que reaccionar con naturalidad y con sentido del humor.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El amor como juego (7)
  • La madurez como clave para atraer (6)
  • 10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres (6)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (5)
  • Distintas formas de hacerle saber a una mujer o a un hombre que nos gusta (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>