Cómo escribir fantasía épica

Desde luego, a estas alturas los lectores ya ven que por “autoayuda” yo entiendo lo que me da la gana… Yo creo en crecer como personas, pero no creo que con esa mierda del “pensamiento positivo” podamos más que menguar como personas o como cucarachas. Por eso, sigo creyendo que una de las mejores formas de crecimiento personal es el arte. Y qué mejor para crecer por medio del arte que convertirnos a nosotros mismos en todos unos grandes escritores. Y entre los distintos géneros, la fantasía épica, perteneciente a la literatura fantástica, es uno de los géneros que más juego nos dan. A grandes rasgos, la literatura fantástica tiene dos grandes vertientes: una con ambientación en una especie de Edad Medía de fantasía; y otra con ambientación en una especie de futuro de el mundo, pero de fantasía también. En el primer caso tenemos al Señor de los Anillos; y en el segundo, a la Saga Star Wars (aunque no sea una novela). Estos mundos, como decimos, no son una mera recreación de la Edad Media, o del futurible mundo que nos aguarda. Son más bien mundos alternativos, llenos de lugares de ensueño, de situaciones imposibles y de criaturas no menos imposibles. Estas últimas, son tanto aliadas como enemigos que tenemos que superar para completar el largo viaje que suele estructurar la trama de este tipo de novelas, películas,… Y efectivamente, el viaje es uno de los ingredientes centrales, si no el ingrediente central por antonomasia, de la novela de fantasía épica. Viaje por lo general con un objetivo, consistente o bien en encontrar un objeto (Excalibur, en la saga del Rey Arturo); o bien encontrar “la tierra prometida”, o quizás a la persona prometida, un Mesías que salvará al mundo. Pero por encima de todo, ese viaje es también un camino de transformación espiritual de los personajes de la obra de fantasía épica, y a su vez, ese relato lo lee un lector, a la que la obra también termina por cambiarlo de alguna manera. Este viaje suele ser un reto para los protagonistas “buenos” de la obra, una prueba de valor como en las famosas pruebas de Hércules. En este artículo, enseñamos todo lo necesario para escribir fantasía épica.

Los personajes de la fantasía épica

La historia de la novela de fantasía épica suele estar sustentada por unos personajes. A través de ellos se construye la historia. Al menos en las buenas novelas: en las malas, la historia se vuelve tan farragosa que termina por hacer sombra hasta a los propios personajes.

cómo escribir fantasía épicaLos héroes son los personajes protagonistas de las novelas de la fantasía épica. Puede ser uno, dos, o un grupo, pero siempre hay alguno que destaca por encima de los demás: por ejemplo, en El señor de los anillos, hay varios héroes: un héroe de acción, Aragorn, pero también Légolas; un héroe intelectual, que suele ser un mago o un científico, en este caso Gandalf; y un puñado de héroes improvisados, comúnmente suelen ser personajillos en apariencia infantiles y poco duros… pero que guardaban mucha más valentía en su interior de lo que parecía, en este caso, los Hobbits con Frodo a la cabeza.

La casta de los personajes de este género varía: algunos de alta casta, ennoblecidos desde la cuna, se pervierten y se pasan al lado oscuro, convirtiéndose en villanos; en cambio, otros de aparente origen y de casta no noble, se ennoblecen con la fuerza de sus acciones. También varía la condición, humana, semidivina o divina de los personajes. Un ejemplo de personajes de condición humana es Aragorn, del Señor de los anillos; de esa misma obra, tenemos a Gandalf como personaje de condición semidivina (mitad hombre mitad Dios), una evolución del dios Ase Odin-Wotan. Y como personajes de condición divina, tenemos por ejemplo a los santos de la mitología cristiana, apareciéndose en la batalla desde el más allá para dar completamente la vuelta a las mismas.

Estos últimos personajes se sitúan en un mundo aparte. En El señor de los Anillos, los personajes de condición divina han desaparecido completamente de la tierra. Pero en otros tiempos Eru, el único, creó a las dioses, que fueron mandados a la Tierra Media. Con el tiempo, estos crearon el kaos, el cosmos, los hombres, los enanos… y desde entonces, con cantidad de guerras de por medio, los dioses fueron desapareciendo progresivamente de la Tierra Media, hasta que en tiempos de Frodo… ya no hay dioses sobre la tierra. Pero sí hay semidioses, como Gandalf, por el lado bueno; y también hay semidioses demoníacos, como el Balrog, un resquicio de otra época, cuando los dioses y los semidioses se enfrentaban en batallas legendarias, en donde los hombres podían poco menos que mirar con temor el terrible espectáculo de lucha de gigantes que se daba a su alrededor. Pero los dioses abandonaron la Tierra Media según maduró.

Por tanto, vemos que los protagonistas se insertan en una historia mitológica, en donde al principio hay un terrible caos de dioses enfrentados, hasta llegar a la maduración de esa historia y de ese kaos, y crear así un cosmos, un mundo histórico de hombres y otros seres que ya se parece más a nuestro mundo común, sin dioses.

A los héroes de las novelas de fantasía épica suelen ocurrirle una serie de acontecimientos fuera de lo normal: encuentros con seres sobrenaturales; posesión de objetos mágicos; y por supuesto, un proceso de transformación por medio de su misión, que como todo rito de paso tiene tres partes: entrada en ese proceso de transformación (Gandalf obliga a Bilbo a escapar de la Comarca con el Anillo); desarrollo; y fin del viaje y regreso. El héroe puede ser reticente a aceptar la llamada de su destino, como pasa con Frodo. Hasta traspasar el umbral de no retoro, situado en el Señor de los Anillos en ese momento en donde Sam se dirige a Frodo y le dice que si pasan de ahí, habrán estado lo más lejos de la Comarca que han estado nunca. Es común también que el héroe muera en el trancurso del viaje, para después resucitar y salir fortalecido. Un poco este es el sentido de los ritos de paso: morir para regresar convertido en otro ser más puro. Un poco es el destino de Gandalf: muere cuando cae junto con el Barlog por el abismo; y vuelve resucitado y convertido en un mago más puro y poderoso.

Por lo demás, los mundos de la fantasía épica están plagados de todo tipo de personajes sobrenaturales, tanto malignos como benignos: trasgos, orcos, dragones, cyborgs, zombies, elfos, enanos, hobbits,… además de otros personajes, menos fantásticos, pero que en la trama del mundo de fantasía adquieren una apariencia como de ser seres de otro mundo. Campesinos, orfebres, aldeanos, habitantes de ciudades maravillosas…

Tiempo de la novela de fantasía épica

A grandes rasgos, las dimensiones temporales de este género tiene una doble vertiente: por un lado, tenemos el tiempo normal de los personajes, antes de que estos entren en su aventura; y por otro, tenemos el tiempo de la aventura propiamente dicho. El héroe acepta traspasar el umbral que le lleva desde el tiempo normal hasta el tiempo de la aventura debido a una motivación: salvar al mundo; encontrar un tesoro (el Hobbit), rescatar a una princesa que está muy buena; destruir a un invasor maligno; escapar de un peligro que viene detrás; encontrar un objetivo muy poderoso,… Por tanto, el héroe busca una recompensa, pero comúnmente, la mayor recompensa que consigue el héroe es su propia transformación interior.

Este espacio de la aventura suele estar a su vez poblado de decenas de objetos mágicos, como cotas de malla super resistentes, anillos que nos protegen, varas mágicas que nos sirven para atacar a enemigos, etc. Estos objetos a veces adquieren personalidad propia, como el famoso Anillo Único de El señor de los anillos. Sin estos objetos-personajes, la misión de los héroes sería muy difícil.

En esta misión también nos ayudan los animales, que suelen tener un valor simbólico: por ejemplo, el caballo blanco es símbolo de pureza, hay detrás de ese aura del caballo blanco una especie de marca celestial, Dios hizo a ese caballo puro para poder ayudar al héroe. También nos ayudan los animales no civilizados, como las águilas, en esta caso, sigue habiendo en ellas algo de puro y celestial, pero es un algo no domado, salvaje, con voluntad propia.

Lo malo es que los malos también tienen sus animales sobrenaturales: caballos negros capaces de cabalgar sobre el fuego; pájaros espías que les dan información sobre los héroes a los que pretende vencer en la pugna,…

Las funciones de Propp

Vladimir Propp era un teórico de la literatura ruso que estudio los cuentos de fantasía, tan abundantes en Rusia (recomiendo los “Cuentos Rusos del abuelo pedro”, son varios tomos, yo tenía dos (no se si hay más)… que marcaron mucho mi infancia. Propp analizó la fantasía épica a través de una serie de funciones, que son una serie de acciones a través de las cuales gira la historia:

1. Alejamiento: el héroe emprende su aventura

2. Prohibición: los protagonistas tienen prohibido hacer algo (por ejemplo, usar un anillo de poder)

3. Trasgresión: se realiza lo prohibido

4. Interrogatorio: el malo intenta obtener información, por ejemplo, torturando a Gollum…

5. Información: el malo obtiene esa información

6. engaño: el malo intenta engañar a los héroes

7. Complicidad: la víctima cae en el engaño, fastidiando a sus aliados

8. Fechoría: el agresor daña a un héroe

9. Carencia: alguno de los héroes tiene necesidad de algo

10. Mediación: los héroes parten para intentar conseguir lo que necesitan

11. Principio de la acción contraria: el héroe decide actuar y empezar la búsqueda

12. Partida: el héroe atraviesa el umbral, y parte a la aventura

13. Primera función del donante: el héroe recibe un bautismo simbólico que lo prepara para portar un objeto mágico muy poderoso

14. Reacción del héroe: el héroe interactúa con el donante de ese objeto

15. Recepción del objeto mágico: al fin, el objeto mágico está en manos del héroe

16. Desplazamiento: el héroe está cerca del objeto u objetivo por el que ha partido (andan el camino)

17. Combate: el héroe y un agresor se enfrentan en un combate, suele ser herido ganando así una marca que lo transforma

18. Victoria: la agresión es vencida

19. Reparación: los héroes consiguen su objetivo inicial al partir, derrotar a un enemigo, conseguir un objeto poderoso,…

20. La vuelta: regreso del héroe a su lugar de origen.

21. Persecución: el héroe es perseguido por aliados del malo

22. Socorro: el héroe es auxiliado por sus aliados.

23. Llegada de incógnito: el héroe llega disfrazado a su zona de origen (Frodo en El señor de los Anillos)

24. Pretensiones engañosas: un falso héroe intenta arrebatarle los méritos al verdadero héroe.

25. Tarea difícil: se propone al héroe un reto difícil de conseguir

26. Tarea cumplida: se realiza la tarea difícil.

27. Reconocimiento: al fin, el héroe es reconocido como tal (El Cid)

28. Descubrimiento: el falso héroe queda desenmascarado: (Lengua de Serpiente, en el Señor de los Anillos)

29. Transfiguración: el héroe recibe una nueva apariencia (Frodo, que se embarca en Los Puertos Grises, hacia las Tierras Imperecederas, donde será un dios)

30. Castigo: el falso héroe, o el malo es castigado.

31. Matrimonio: el héroe se casa y accede al trono (Aragorn con Arwen, en…)

De cualquier forma, en una novela de fantasía épica no se tiene que dar todos estos elementos. Son simplemente los elementos fundamentales en los que se puede descomponer una de estas tramas… Pero aun así, todos estos elementos son reductibles a 3. Mi propia investigación a logrado descubrir tres grandes elementos en la fantasía épica. Conocerlos en profanidad, aprender a captar sus matices, entenderlos a fondo, es fundamental para poder llegar a ser un escritor de fantasía épica a la altura de Tolkien. Para todos los interesados, les remito mi próximo curso-coach de escritura creativa, en donde te convertirás de la mano de Erik360, en uno de los mejores escritores de fantasía épica, o de otro género (género gótico, ciencia ficción, género reflexivo…). Interesados en tener éxito en el mundo de la literatura fantástica, deben de estar atentos ante la aparición de este curso-coach clave para dejar de ser un escritor aficionado, y convertirse en un escritor profesional, con todos los beneficios que ello conlleva. Más datos en torno a este curso-coach próximamente.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo ser escritor y la Teoría de la Evolución (6)
  • Cómo ser novelista (6)
  • Reseña de El Hobbit, un viaje inesperado (la película) (6)
  • Mi mundo de fantasía (5)
  • Cómo valorar una novela u otra obra narrativa y literaria (5)
  • Comments

    • Esteban dice:

      Creo que una buena forma de forma de escribir fantasía épica es asimilar como si lo que escribieras es algo real. Se que suena difícil en especial las personas escépticas tendrían muchos problemas en hacer esto. Pero simplemente piénsalo si escribes sobre fantasmas y eres del tipo de persona que no cree en fantasmas o piensas que son cuentos idiotas para asustar a niños malcriados, entonces no sería extraño que tu historia de fantasmas sea bastante mediocre. Tolkien por ejemplo era un católico fundamentalista y sus obras si bien no eran alegóricas tenían mucho de aquello y Tolkien lo escribía asimilando que lo sucedido en la Tierra Media fue real. Aparte que partes importantes de su vida estan representadas en sus obras

      En Starwars sucede algo parecido George Lucas es una especie de deista que cree firmemente en algo muy similar a la fuerza ocurre en verdad como si fuera una religión vigente.

      En fin de alguna forma ya sea alegórica o conceptual debes creer en lo que escribes o sino serás un escritor de fantasía mediocre. Tan sólo piénsalo, la historia del monstruo del armario era mucho más interesante de contarla cuando la creías que cuando descubriste que era mentira.

      Saludos

      • Erik360 Erik360 dice:

        Buen añadido, conocía el caso de Tolkien bien, pero no el de Lucas (yo más o menos también soy “deista”). De echo ese es el secreto de los grandes novelistas: creen mucho en lo que escriben. Eso es genético por eso no hablo mucho de eso. Este artículo lo escribí hace tiempo, me hace gracia leerlo ahora que terminé hace tres días mi primera novela de fantasía… (agotado pero satisfecho).

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>