Cómo funcionan los grupos de amigos

Ya llevo algo más de un años teniendo amigos desde que decidí salir de casa después de mi fobia social. En este algo más de un año he conocido a mucha gente, de hecho, he conocido a cientos de personas, hombres y mujeres, en distintos sitios y en distintas circunstancias. Pero siempre son un puñado de personas los que más o menos puedes llamar tus amigos, con los que sales más a menudo, y con los que quedas pare realizar distintas actividades. De las primeras personas que conocí sólo una de ellas la puedo seguir considerando mi amiga. En los demás casos fueron “amigos temporales”, o sea, a esos “amigos” les surgió algo mejor que hacer y dejaron el grupo. Lo cierto es que ha veces uno quiere estar sólo, supongo que va por temporadas; otras uno quiere estar con su pareja,… Y en definitiva, por lo general la gente “usa” a los amigos y los “desecha” cuando ya no les interesa. Pero no todo es malo: siempre van quedando unas pocas personas que tienen una concepción más leal de la amistad. Pero no es de esto de lo que quiero hablar en este artículo; quiero hablar de los “grupos de amigos”, sobre todo después de la experiencia de haber intentado realizar un super-grupo de amigos para salir por Salamanca. El experimento no fue un experimento… yo digo lo mismo siempre: yo vivo mi vida, y a veces escribo de ella. No intento vivir con el objetivo de escribir; simplemente yo vivo mi vida, y a posteriori, creo que es bueno que yo cuente parte de mis vivencias para que eso ilumine la experiencia de los demás. Pues como digo, creemos en Salamanca un mega-grupo de salir… éramos cerca de 30 personas, nos conocimos por mediación de Internet y demás… El grupo ha sido un fracaso, entre otras cosas porque hemos intentado ir contra corriente. Los grupos no funcionan así, nosotros como seres sociales no funcionamos así. Por lo general esos “mega grupos” a veces existen. Pero el hecho de que cuando estos grupos son muy grandes, halla tendencias secesionistas dentro del grupo, con intentos de partir un retazo de grupo para formar un grupo propio, ya nos ilumina sobre nuestra naturaleza humana no tan sociable. Como digo, el grupo fue un fracaso, y ahora mismo sólo mantengo amistad con un puñado de esos 30 personas originales. En este artículo, cómo funcionan los grupos de amigos.

La compatibilidad en los grupos de amigos

Y es que yo tenía muchísimas ganas de estar con gente después de más de una década sin amigos. Antes no era así: yo incluso me pude deshacer de mi anterior grupo de amigos en mi pueblo. La razón: necesitaba estar sólo. Pero también tuvo la culpa ciertas “redecillas”, esos desprecios que se van acumulando y llega un momento en donde uno dice “basta”. Hasta los matrimonios funcionan así. Cuando una relación, sea de amistad o de amor, ya está demasiada llena de mierda, esta cae por su propio peso.

Desde luego, las dificultades sociales que experimenta el hombre tiene que ver con ser un ser social… pero una sociabilidad muy insociable. Somos muy territoriales, somos muy parecidos a los chimpancé como raza. Vamos, que los hombres somos sociables, pero es una sociabilidad muy agresiva. Por eso estos mega grupos no funcionan nunca: en un grupo grande hay temperamentos que no son compatibles (por ejemplo, a mi me enfadó mucho que alguien me recriminase por cosas que leyó en este blog que “lo que hace falta en España es más trabajo, y no criticar tanto…” estuve a punto de ponerme muy agresivo”); hay gustos que no son compatibles; en un grupo grande las tensiones enseguida rompen el grupo; y además, nos creamos una identidad en contraposición contra los demás grupos, como se puede ver en los jóvenes, en donde hay grupos de frikis, grupos de roqueros, grupos de skin (también hay skin de izquierdas, de hecho son más comunes), grupos de pijos, grupos de ecologistas,… Yo que encajo muy bien en grupos de frikies algo roqueros, no tolero nada bien a alguien que por ejemplo valla de guay, quiera mandar y tener más razón que tu, normalmente pijos dándonos lecciones de política,… Normalmente los frikis roqueros como yo somos muy democráticos, y estamos encantados de hablar las cosas, de razonar, y al fin, de ceder todos un poco para llegar a acuerdos comunes.

Y como digo, por estos motivos que hemos analizado el mega-grupo casi no pudo funcionar ni dos días… Las tensiones en su seno eran muy fuertes. Pero de él he encontrado gente más compatible, quizás gente “friki roquera”, que son leales, que juegan al rol, que les gusta la música, son intelectuales y a su vez tienen un temperamento sociable y democrático. Pero, ¿esto quiere decir que los que llevamos mucho tiempo sin estar con gente y queremos tener muchos amigos, no podemos tener muchos amigos teniéndonos que conformar con nuestro “grupo de amigos” de siempre?

Estudio de campo del mega-grupo de amigos que era mi colegio

Respuesta corta: no. Respuesta larga…

Podemos tener muchos amigos, pero no en el mismo grupo. Los grupos humanos son pequeños siempre Yo recuerdo por ejemplo el funcionamiento de los grupos del colegio: nuestro colegio funcionaba de una forma muy “natural” debido a que era un colegio enclavado en un área rural, en donde todos nos conocíamos.Cómo funcionan los grupos de amigos El colegio tenía unos 200 o 300 alumnos. Nos dividíamos por cursos: dos cursos en el parvulario; y 8 en la E.G.B. Total, 10 cursos. Esto, los cursos, ya era la primera división que se establecía. Uno podía tener trato con casi cualquiera, pero ese trato se reducía como mucho a jugar al fútbol juntos en el recreo. El mega grupo del colegio ya se ha dividido por cursos. Dentro de un curso todos nos hablamos, más o menos. Pero si nos damos cuenta, nuestros amigos dentro del curso son sobre todo unos pocos, que son con los que más nos tratamos. Así, se produce en el colegio la segunda gran división: pandillas dentro de un mismo curso. Pero a veces estas mini pandillas (a veces formadas sólo por dos miembros) se juntan unas con otras; o bien un miembro de una pandilla pasa a otra. Pero por lo general, esto es por poco tiempo, y las aguas suelen volver a su cauce en no mucho tiempo. Y además, cuando salíamos del colegio nos juntábamos, pero ahora en otra pandilla: nuestra pandilla estaba formada por una, dos, tres personas,… con las que compartíamos camino a casa, hablábamos y disfrutábamos del camino. Yo tenía incluso dos pandillas distintas para volver a casa, dependiendo del itinerario que tomase. Más o menos cada una de estas dos pandillas estaba formada por tres personas y yo, que me dividía, unas veces volvía por un sitio; y otra por el otro.

El ejemplo de mi colegio es un magnífico ejemplo de dinámicas de grupos. Podemos ver por él que podemos tener muchos amigos: pero los mega grupos están condenados a la división. Por tanto, conviene delimitar: quizás tengamos un grupo para ir de excursión; otro para ir a clases de idiomas, otro para salir de fiesta, otro para ir de cena, otro para hacer viajes,… Y no es conveniente intentar “juntar” todos estos grupos, por lo que hemos dicho. Pero sí se puede hacer de “Cicerón” e introducir a gente de un grupo en otro grupo. Pero esto será una excepción: el grupo es territorial, no se puede pedir pertenecer a él así como así. Hay que tener algún mérito o alguna característica: por ejemplo, los roqueros no dejan entrar en el grupo a gente que no sea roquera.

Y saber movernos bien entre los distintos grupos tienen muchas ventajas. No sólo la de encontrar pareja más fácilmente; si no también el encontrar desde oportunidades laborales; hasta encontrar apoyo moral para esos momentos difíciles de la vida.

Por eso mismo yo aconsejo tener distintos grupos de amigos, según para qué sean esos amigos. Además, eso nos da un aire de misterio muy potente, por ejemplo, cuando tengamos que dejar a unos amigos porque hemos sido invitados a la fiesta que dan otros amigos… cuando nos vallamos quedaremos como seres carismáticos y algo misteriosos. Por supuesto esto no es incompatible con tener “buenos amigos” que son a los que le haríamos un favor especial, quizás intentar meterlos en esa fiesta tan molona a la que nos han invitado…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Dos formas de sociabilizar (6)
  • Cómo quedar con una chica (6)
  • Tener amigos (6)
  • Aprender a ir a sitios solos y a hacer cosas solos (6)
  • Intentarlo y fracasar para aprender sociabilidad (5)
  • Comments

    • Mario dice:

      Un tema interesante, sin embargo no comparto tu opinión, cualquier persona puede pertenecer a un grupo sin tener que estar catalogada con alguna etiqueta, las personas simplemente se adhieren unas a otras no solo por gustos concretos, sino también por mentalidad y principios en los que compartan aspectos, es por eso que un “rockero friki” podría llevarse genial con un “pijo” sin necesariamente escuchar el mismo tipo de música ni ver anime.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>