Cómo gustar a una mujer

Se dice eso de que “sobre gustos no hay nada escrito”. A cada mujer la puede gustar un tipo de hombre distinto: algunas buscan un hombre sencillo y “normal”; otras buscan a alguien más intelectual; a unas las gustan altos; otras no le dan importancia al físico; a otras las gustan hombres con cara “angulada” y de modelo; pero a otras mujeres las gustan los hombres con cara más fuerte y rasgos más redondeados… Parece que simplemente la forma de gustar a una mujer es ir una detrás de otra hasta que encajemos en los gustos de alguna… Pero a pesar de esta aparente subjetividad sobre lo que las gusta a las mujeres, hay una serie de rasgos que suelen gustar a todas o a casi todas las mujeres. Incluso teniendo el 100% de esos rasgos, seguiremos sin ser infalibles como hombres ante las mujeres… y es posible llevarse a pesar de todo algún rechazo. Pero si no infalibles, tener estos rasgos que suelen gustar por igual a todas las mujeres, nos pueden hacer casi casi infalible ante el sexo contrario y ante el sexo bello. En este artículo repasamos la complicada temática de cómo gustar a una mujer, y lo hacemos en tres grandes apartados de importancia clave cada uno de los tres, que a falta de la conclusión, completan nuestro artículo.

A. Cosas que le gustan  una mujer de un hombre

Ya hemos empezado hablando sobre que el gusto es a veces muy subjetivo, y que lo que le gusta a una mujer a lo mejor no le gusta a otra. Por ejemplo, hay mujeres que las gustan mucho los hombres intelectuales, pensativos, cultos… En cambio, otras prefieren hombres más normales y que se coman menos la cabeza. A algunas las gustan los hombres muy en forma, con buenos cuerposComo gustar a una mujer, fuertes y protectores; pero en cambio, a otras mujeres las gustan los hombres más asténicos, o simplemente no le dan demasiada importancia al cuerpo. A veces para que nosotros los hombres gustemos a una mujer, se trata simplemente de ir por ahí conociendo a muchas, y al final terminaremos encontrando a esa mujer que nosotros gustamos, que ella nos gusta, y con la que encajamos a las mil maravillas. No me extraña que al ligar a veces se le llame “meter ficha” o “tirar los dados”, porque nunca se sabe a qué mujer la vamos a caer en gracia simplemente porque nosotros, seamos como seamos, a lo mejor encajamos mucho en el tipo de chicos que suele gustar a esa mujer particular. Pero como hemos dicho en la introducción, hay una serie de rasgos de hombre que suelen encandilar a casi el 100% de las mujeres. El estudio de estas características de hombres que gustan a las mujeres ha sido avalado y certificado por investigaciones científicas, y aunque tener como hombres estos rasgos que presentamos a continuación no significa que tengamos que gustar siempre y por siempre al 100% de las mujeres; cerca de un 90% de las mismas sí se quedarán encandiladas con los hombres que tengan estos rasgos que ahora enumeramos y explicamos. Enumeramos los rasgos, no sin antes advertir que la única forma de no ser rechazado nunca por una mujer como hombre, es quedarse en casa y no intentar nada con ninguna mujer. Al fin y al cabo ¿qué mas da que nos rechace una mujer, si cuando al final una nos diga “si” eso será el inicio de una relación que seguramente dure años? El amor es como una diana y si te mueves por ambientes sociales, cualquier día te encontrarás con un dardo clavado en el medio de la diana. Solo es cuestión de paciencia y movimiento.

1. Tener sentido del humor. De esto hablaremos en el segundo apartado de este artículo. Gustan los hombres que tienen sentido del humor, pero sabiendo que el sentido del humor son “momentos”, o sea, no es cuestión de tirarse el día entero riéndose como un tonto; sino de reírse y recurrir a la ironía, al humor… en momentos que son propicios para ello. A las mujeres se las puede conquistar haciéndolas reír, el sentido del humor de calidad (hay muchos tipos de sentido del humor de calidad) está presente en hombres con cerebros muy desarrollados, y la mujer toma al sentido del humor como la bandera que dice que detrás de ese sentido del humor hay cerebro…

2. Ser generoso. No es cuestión de tener muchos millones, muchos coches (o carros…), muchas casas, o ganar mucho. Se trata de que como hombres las mujeres vean que estamos dispuestos a ser generosos con lo que tenemos. Por eso a ellas las gusta que las inviten, porque eso es señal de que somos hombres generosos. ¿A qué mujer la gustaría terminar al lado de un tío agarrado, avaro, que siempre está contando las pesetas y gastándose lo mínimo posible? Así estos hombres cuando viven en pareja se niegan a salir por ahí a cenar con su mujer, porque dicen que “qué mas da cenar fuera que en casa” y que así de paso se ahorran unas pesetas…

3. Ser tierno. Gustan los hombres que saben ser sentimentales, cariñosos, románticos… pero sin perder a su vez su esencia varonil de hombre duro. A las mujeres las gusta mucho esa mezcla entre por un lado ser un tío duro y varonil; y por otro lado ser un hombre sentimental y que se deja guiar por las emociones.

4. Ser descarado. Gustan los hombres con cierta picardía, que son juguetones, irónicos y divertidos, y que no se cortan a la hora de mostrarse decididos en ambientes sociales.

5. Tener buen cuerpo. Gustan los hombres que se cuidan, que se gustan a ellos mismos, y que no se “dejan”, y se quedan fuera de forma o con una higiene personal laxa…

6. Que retengan la mirada. Las mujeres entienden la capacidad de retener la mirada de una de ellas, como una muestra de seguridad y de coquetería que enamora a ellas.

7. Fuertes brazos y antebrazos. A ellas las gustan los brazos de los hombres, exactamente igual que nosotros nos quedamos flipados con sus delicados, finos y sensuales brazos.

8. Positividad. Gustan los hombres que, sin estar siempre de cachondeo, se les nota su buen rollo y su positividad de carácter.

9. Confianza. Gustan los hombres que no se amargan y que tienen siempre confianza en sus actos y en el futuro.

10. Vello corporal corto y fuerte. A las mujeres las suele gustar el vello del cuerpo masculino (en contra de los metrosexuales…), y las gusta especialmente si este es corto y “pica” un poco en el contacto.

11. Sonrisa. No gusta los hombres que sonríen todo el rato como tontos. La sonrisa es especialmente importante al principio del encuentro con una mujer y al final, además de en otros momentos intermedios.

12. Consideración. Si el padre de ella se ha puesto enfermo ¿no lo dejaríamos todo nosotros como hombres por poder ayudar a la chica en una situación tan difícil…? Así de paso nos la ligamos pues a ellas las encantan los hombres “considerados”.

13. Inteligencia. Los hombres con una inteligencia social, emocional, racional… una inteligencia equilibrada y no una sosa inteligencia matemática, hacen furor entre las mujeres. Para ser más inteligente nada mejor que leer a gente inteligente… y pensar lo que hemos leído. Eso nos pone la cabeza en su sitio.

14. Capacidad de reírse de uno mismo. Esa gente que siempre se toma a sí mismo muy “en serio”, suelen ser hombres muy rígidos y con una inteligencia emocional poco desarrollada.

15. Que le guste la familia. Es un síntoma de que estamos preparados para formar nuestra propia familia, y a una mujer se la puede enamorar con la idea de que nosotros somos su marido ideal, y el padre ideal de sus hijos.

16. Que sea atento. Gustan los hombres que se preocupan por ellas, pero sin pasarse y caer en el papel de “pagafantas” o de chico bueno.

17. Que sea apasionado. Gustan los hombres con emociones, pero emociones masculinas, más comedidas, contenidas  y cortadas que si se tratasen de las emociones de una mujer.

18. Que le gusten los niños. A una mujer se la puede enamorar si nos ve jugar con el hijo de nuestro amigo en el parque… y ella siente que nos gustan y se nos dan bien los niños.

19. Que nos siente bien un traje. ¿A qué hombre no le gusta ver a una mujer espléndida con un vestido? Al revés también pasa, y ellas se vuelven locas si nos queda bien un traje de gala (traje y corbata o similares).

20. Que tenga los hombros anchos. A las mujeres las encanta especialmente los hombros de los hombres, que sean anchos y fuertes. Los hombros del hombre parece a veces un poco el equivalente a las caderas anchas de las mujeres, que encandila a ellos.

B. Cómo gustar definitivamente a una mujer

Con todo lo dicho, a una mujer se la enamora sobre todo en el trato con ella, en la conversación, en las interacciones con una mujer. Es ahí cuando desplegamos nuestro atractivo, en forma de conversación interesante, y mediante una forma de ser interesante. Los 20 puntos de antes sólo son “chispazos” aislados. Lo que de verdad enamora es saber comportarse delante de una mujer. ¿Y cómo nos comportamos delante de una mujer? Digamos que exactamente igual que el teatro clásico se divide en tres grandes géneros, la tragedia, el drama, y la comedia, nosotros tenemos tres grandes formas de comportarnos:

-Ser poéticos, románticos, épicos, melancólicos, taciturnos, tristes… (tragedia)

-Ser normales, analíticos, narrativos, sinceros, correctos, sensatos… (drama)

-Ser divertidos, sonrientes, humorísticos, cachondos, irónicos, graciosos… (comedia)

En nuestra característica 1 de cosas que gustan a una mujer, dijimos que teníamos que tener sentido del humor, pero que no podíamos estar todo el rato de cachondeo si queremos gustar a una mujer. A ellas las gustan los hombres con sentido del humor. Y en la característica 17 de cosas que gustan a una mujer, dijimos que gustan los hombres apasionados, románticos… Pero es evidente que un hombre que está todo el rato así, roto, sesgado, romántico, melancólico, poético… es un hombre que nos terminará por cansar… Una mujer se cansará enseguida de nosotros si estamos todo el rato de broma (y caemos en el papel de bufón); como si estamos todo el rato en plan pasional, romántico, poeta… (y caemos en el papel de “poeta maldito”). Por eso gustan sobre todo esos hombres que la mayor pare del tiempo (más del 90% del tiempo) están en un terreno neutro de normalidad, de sinceridad, de sensatez… Es lo que hemos llamado el drama (o tragicomedia, término que hace referencia a que está entre medias de la tragedia y de la comedia), ese término medio, esa forma de ser cuando somos normales en el día a día, cuando hablamos de forma normal, cuando le contamos a una chica cómo nos ha ido el día, cuando hablamos de qué vamos a hacer el finde, de los planes, del trabajo, de qué película vamos a ver al cine y qué vamos a comprar en el supermercado…

Esta es la forma de ser “normal”, dramática, ni muy tristes ni muy cachondos, que tanto gusta a una mujer. Y sobre todo, a ellas las gustan los hombres que son así, normales y dramáticos, la mayor parte del tiempo; pero que a veces saben romper esta “normalidad” y el drama con momentos más trágicos, pasionales, románticos, por un lado; o momentos más divertidos, sonrientes, y humorísticos, por otro. Así que para resultare atractivo a una mujer tenemos que practicar estas 3 formas de ser: cómo somos cuando somos humorísticos; cómo somos cuando somos normales; y cómo somos cuando somos trágicos y románticos. Y luego se trata de saber ajustar nuestro tiempo a lo que gusta a ellas que estemos en estas tres formas de ser: normalidad la mayor parte del tiempo, más del 90%, normalidad rota aquí y allí por momentos más románticos o cómicos.

C. La cuestión no es que tú gustes a una mujer: si no que una mujer te guste a ti

Por la tele nos han inducido el mito de que a veces una chica gusta mucho a un chico, pero que esta no le da bola al chico y al final lo rechaza… Las cosas no son así: a veces no es cuestión de que nosotros gustemos a una mujer: si no de que ella nos guste a nosotros. Ellas no están echas tanto para ser objeto de deseo como sujeto del deseo. Por eso ellas son muy “movibles”, aunque de primeras no le guste un chico, si el chico demuestra que la quiere, que está loco por ella, que está dispuesto a comprometerse y que la gusta de verdad… ellas se empezarán a interesar cada vez más por el chico. Aunque una mujer tenga cierta inercia a decir que no cuando la proponen algo, este no se puede cambiar a base de hacer sentir deseada a esa mujer, a base de tocarla su fibra emocional, a base de insistir sin ser pesado… Muchas veces no es cuestión de que nosotros gustemos a ellas; si no de que ellas nos gusten a nosotros, y se lo demostremos con halagos, con interés, con demostraciones de que la queremos de verdad… eso sí, todo esto que sea comedido y equilibrado, no es cuestión de ir siempre detrás de ella tirándola flores por donde pasa y lanzándola piropos… Eso de hecho es una forma de actuar de frikis y de idiotas que no gusta. Pero dentro de cierto equilibrio, a una mujer se la puede conquistar a base de hacerla ver que ella a nosotros nos gusta mucho y de que queremos algo serio con ella. A veces, para gustar a una mujer no es cuestión de que a ella la gustemos mucho nosotros; si no de que a nosotros nos guste mucho ella. Ellas cambian de opinión, y se dejan arrastrar mucho por sus emociones, por eso podemos usar sus emociones para arrastrarlas hacia nuestros brazos.

Conclusión sobre cómo gustar a una mujer

Hemos repasado tres grandes puntos para gustar a una mujer: A. cosas que gustan a una mujer de un hombre; B. como gustar definitivamente a una mujer; y C. por qué ha veces es más importante que una mujer nos guste a nosotros que el hecho de que nosotros gustemos a una mujer. Con esta teoría es suficiente… y ahora es simplemente cuestión de salir a la calle a conocer chicas, y practicar con ellas un poco estos tres puntos tan importantes. Como hemos dicho antes, el amor es como un juego de diana y nunca sabes cuando le vas a dar en el blanco… Por eso a todo el mundo le llega tarde o temprano el amor, sólo es cuestión de moverse, de interactuar con chicas, de conocerlas… No podemos gustar a ninguna mujer si salimos poco de casa, si somos poco sociables… Y con eso terminamos: para gustar a una mujer es imprescindible moverse, salir de casa, interactuar con ellas sin miedo al rechazo o a que se rían de ti (algo muy común, ellas a veces se ríen de los hombres con esa risa refleja y nerviosa, pero eso no nos debe de dar miedo a la hora de interactuar con mujeres, de hablar con ellas allí donde estén, de intentar sacar de ellas una relación sentimental…).

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (8)
  • Distintas formas de gustar (7)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (7)
  • Cinco cosas que dificultan ligar (7)
  • Cinco cosas que gustan y cinco cosas que no gustan (7)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>