Cómo hacer amigos

Hace tiempo oí una noticia por la tele que me dejó estupefacto. El titular decía algo así como que “el 60 por ciento de los españoles declara no tener ni un solo amigo”. Habría que analizar los porqués de este desolador panorama social. Desde luego, uno de los fundamentales motivos de esta desolación tiene que ver en la manía que tenemos los de este lado del mar de abandonar a los amigos cuando encontramos pareja… Pero entre los jóvenes, la fobia social, la timidez y el no saber cómo hacer para encontrar amigos, suele ser la causa fundamental de esta soledad.

No tengo un solo amigo ¿qué hago?hacer amigos

Si alguien viene ahora mismo y me dice esto, lo primero que pienso es que no es preocupante que no tenga un solo amigo. Lo preocupante es el qué cojones le pasa a este para que no tenga un solo amigo”. Y eso es lo primero que tenemos que saber: si no tienes un solo amigo, no es culpa de los demás, es tu jodida culpa, los demás están ahí, y abrirán su puerta si te acercas a ellos de la forma correcta.

Lo primero de todo: hay que perder el miedo a interactuar con los demás. Se suele decir que a la vergüenza se la lleva el tiempo: cuando somos jóvenes nos importa en exceso el “qué dirán”, siempre haciendo lo que creemos que quieren los demás que hagamos. Pero según vamos envejeciendo, parece que nos vamos dejando la timidez por el camino, hacemos lo que nos gusta: nadie hubiese pensado en declararse con 15 años a esa chica que nos gustaba, quizás por miedo al rechazo: pero según pasa el tiempo uno se va desensibilizando, le da igual el que dirán, teme menos al rechazo

Pero no tenemos que esperar tanto para perder esa vergüenza, y esa excesiva sensibilidad hacia las opiniones ajenas. Hay un método genial que nos ayuda a ir perdiendo la timidez poco a poco, pero no tan poco a poco como tener que esperar a ser viejos… El método consiste simple y llanamente en la “exposición” Cuando un hombre tiene fobia a, por ejemplo, las farolas (jurado que existe esta fobia…) el mejor método para librarse de tan absurdo y molesta fobia es exponerse a ellas, irse acercando poco a poco, en la medida en que nos lo permita el miedo, y tras hacer esto un tiempo, el miedo desaparecerá, pues era un miedo irracional. Lo mismo pasa con el miedo al “qué dirán”. Prefiero hablar de cómo superar la fobia social en otro artículo, me centro en los amigos…

Bien, pues como decimos, hay que desensibilizarse… Piensa en la cantidad de oportunidades perdidas que hemos tenido por ese exceso de timidez… Si hubieses hablado con esos chicos en el pub que parecían agradables, quizás hubiese sido el comienzo de una duradera amistad con algunos de ellos…

Mi primer día haciendo amigos.

Pongamos un breve ejemplo, en buena parte, real. Un chico normal, joven y tímido, sin amigos. Está sólo en casa, y se ha propuesto salir a la calle a buscar amigos. ¿Qué tiene que hacer? Lo primero de todo, tiene que quererse a sí mismo. Para ello nada mejor que lavarse bien, ponerse sus ropas de gala creando un estilo propio, ponerse colonia, peinarse esmeradamente… Todo esto casi me parece hasta a mí una capullada… pero… ¡ojo…! Sólo haciendo esto, ya nos animamos… nos lo creemos, creemos que valemos, que somos originales, nos queremos, y nuestro ánimo sube. Cuando estemos guapos, llegará el crucial momento de abandonar nuestra casa, en donde nos sentimos a salvo… y dirigirnos a un sitio en donde podamos interactuar con gente. Lo ideal es hacer esto en sitios en donde no nos conozcan, pues si no nos traeremos con nosotros nuestro viejo yo… el pasado te perseguirá… Por ejemplo, podemos ir a un pub, entramos muy nerviosamente, y nos dirigimos a la barra. Hay gente en las mesas y en la barra, cuando estás sólo, lo ideal es la barra (la mejor amiga de los borrachos de taberna solitarios…) El camarero nos mirará, y pediremos lo que queramos tomar (dejaré al libre albedrío de cada uno, si queremos tomar alcohol o no…)  A partir de ahí, podemos echar un vistazo a la gente del bar, y a partir de ahí, elegiremos a alguien con quien pretendamos interactuar, en esta primera vez, alguien de la barra (es más fácil ser aceptado por alguien de la barra que de las mesas.. eso lo dejamos para una próxima salida…) Normalmente, sólo es cuestión de empezar a hablar con el que tenemos al lado, sea grupo o una sola persona, aunque es mejor ir poco a poco, para empezar es mejor elegir una persona solitaria, o un grupo de dos o tres personas máximo. Empezaremos preguntando sobre alguna chorrada, le puedes echar incluso sentido del humor. Por ejemplo: entramos al bar y vemos que no hay mujeres, y le decimos al de al lado “¿A qué hora llegan las mujeres?” A partir de ahí, sólo es dejarse llevar por la conversación. Se podría, por ejemplo, reír y contestar “tú tampoco bienes mucho por aquí, ¿no?” Y seguir la conversación hasta donde llegue. Lo ideal es dedicarle unos 20 minutos a personas que no conozcamos, pues si le dedicamos más tiempo, pareceremos poco interesantes… un tipo que no tiene otra cosa que hacer… pero si al cabo de esos 20 minutos, nos despedimos con cualquier excusa, pareceremos una persona interesante y con una fuerte demanda social. En esos 20 minutos nos debe de haber dado tiempo de encontrar intereses similares, lo que justifica, por ejemplo, que le pidamos el Messenger o el numero de móvil. Por ejemplo: conocemos una persona que le gusta los conciertos de rock, y resulta que, de repente… nosotros nos acordamos que queremos ir al concierto de “Marea” pero no tenemos nadie con quien ir (no olvidéis, no porque no tengamos amigos… si no porque, los que tenemos, no les gusta el rock) Pues podemos decir: “oye, ¿no te gustaría ir a algún concierto? Yo no tengo a nadie con quien ir, pues a nadie le gusta el rock… Si te parece, me das tu Messenger y cuando tengamos ganas vamos a un concierto juntos”.

Bien, todo esto no suele salir a la primera, pero no debe de importarnos esto, no es cuestión de encontrar o no amigos, como dijimos al principio, si no de perder el miedo a los demás, a la vez que aprendemos a interactuar con ellos. De esta forma, empezaremos nuestro seguro que largo y productivo camino en el más importante arte, ciencia, o conocimiento en general que puede aprender un hombre: el arte de la seducción.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Reflexiones sobre el éxito social y el fin de la fobia social (4)
  • Diez consejos para ser más sociables (3)
  • Cómo funcionan los grupos de amigos (3)
  • Cómo hacer amigos (3)
  • Educación para ser sociable (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>