Cómo hacer buenos amigos

Cómo hacer buenos amigosYa hace algo más de un año desde que salgo de vez en cuando a la calle de nuevo, quedo con los amigos para tomar algo, para ir al cine,… Los 10 años anteriores, casi desde los 18, apenas había salido de casa… ¿Qué me pasó? ¿Decidí meterme a “fraile sabadico” por casi 10 años? No exactamente. No quiero poner mucho en este blog, mis rencores para las personas que me ayudaron a entrar en el infierno de la soledad y de la juventud echada a perder (o al menos parte de ella) me los guardo para mis adentros (y ahí se quedarán hasta el día que muera). Pero lo cierto es que casi he ejercido 10 años de fraile sabadico… La fobia social tuvo la culpa; pero también la sociedad, con su dificultad para encontrar trabajo y destino laboral, algo que para un tímido o fóbico social es aún mucho más difícil que para una persona normal. Y total que hace algo más de un año decidí intentar conocer a gente, para salir por ahí a dar una vuelta… Yo por supuesto que hasta los 18 años tuve amigos, pero siempre fueron amigos ligados al colegio o instituto. Estas amistades de la infancia y de la adolescencia son muy especiales, entre otras cosas porque ha veces son amigos desde que somos pequeños; y otras no tanto, pero son amigos importantes sobre todo porque la adolescencia es la “edad de los amigos”. O sea, esa edad en donde nuestra familia son casi nuestros amigos, pues no nos sentimos comprendidos en el entorno familiar debido a nuestros altos niveles de energía y de libido, que intentan ser “reformados” dentro del normalmente estricto orden patriarcal de las típicas familias españolas. Pero a partir de los 25 años o antes un cambio empieza a producirse en nosotros: el ya viejo adolescente empieza a morir, y en su lugar parece que empieza a nacer el adulto; pragmático, sin energías, desleal, egoísta, y sobre todo para el artículo que nos traemos entre manos, sin amigos… Entonces la preocupación por la familia (en donde entran sobre todo novia o mujer, y quizás, algún hijo), desbanca a la antigua preocupación por estar de fiesta por ahí, desfasando con nuestros amigos… Supongo que cuando empecé a salir de casa y a conocer gente hace un año… estaba desadvertido sobre esto. Y es triste: aunque seas una absoluta máquina de socializar apenas podrás mantener una decena de amigos leales a tu lado. Los demás te usarán durante un tiempo hasta que salgas de sus planes; luego se irán a cuidar a su mujer y a sus hijos, pues, ¿para qué quieren los adultos la amistad? En este artículo, cómo hacer buenos amigos.

El amor y los amigos

De alguna manera una persona que tiene pareja no necesita tanto a los amigos como un single: la pareja ya cumple las funciones típicas de la amistad: da compañía, podemos salir a la calle con alguien, está ahí para consolarnos cuando tengamos problemas,… Aunque nuestra pareja sólo sea una, al tener ese “pacto de exclusividad” tan especial, hace que ese uno valga por muchos. Por eso, ¿quién quiere amigos teniendo una buena pareja?

Esta pregunta se la hacen mucho los enamorados al poco de estar juntos… El problema es que esa sensación de empezar una relación suele durar como mucho un par de años. Luego la rutina parece que se instala en nuestra vida… Y entonces sí, volveremos a querer salir con alguien por ahí, desconectar de nuestra pareja, o incluso salir con nuestra pareja con amigos comunes. La química del amor se acabó, y ahora volvemos a echar de menos la química de la amistad… Esta es una visión muy egoísta, pero mucho me temo que la humanidad no de para más… O si.

Agraciadamente esto no es así siempre: yo soy una persona leal y que gusta de la buena amistad, independientemente de que tenga pareja o no. Y es que… ¿por qué comer sólo de un plato cuando podemos comer de dos? ¿Por qué quedarnos solo con el amor cuando podemos quedarnos con el amor y con la amistad? Tener amigos le da a la vida un aliciente más que el sólo tener pareja. Cuando quedamos con los amigos desconectamos un rato de nuestra relación de pareja, además depender en exceso de nuestra pareja nos hace terminar por aparentar ser unos calzonazos que empezarán contentos de poder estar ahí cada vez que nuestra pareja exija nuestra presencia; pero con el tipo terminaremos por ser un zombie propiedad de nuestra pareja, sin voluntad propia y atada a nuestro novio-a como si fuésemos los Nazgul atados a la voluntad del Anillo Único. Tener amigos le da a la vida un aliciente mayor que sólo tener pareja. No deberíamos de usar a los amigos como un “entremés” para abandonarlos cuando llegue nuestra pareja. Así nuestra vida será menos plena, más monótona, más zombificada,…

Distintos tipos de amigos

Por eso yo distingo los amigos de los buenos amigos: los primeros te abandonarán en cuanto enganchen chocho o nabo,… de hecho, te contactaron por la red de amistad para conocer gente con el fin de encontrar novio-a. Incluso tú mismo si eres del sexo contrario, podías ser un candidato a su corazón y a su alcoba… Pero los buenos amigos son esos que aprecian la amistad, que ni se les ocurriría abandonar a sus amigos por su pareja, que aún conservan amigos incluso desde que estuvieron en el colegio y se ven de vez en cuando, al menos una o dos veces al mes. Quizás hallan quedado y alguno de los amigos no tenga muchas ganas de ir a la cita, por que esté enfermo, o con mucho trabajo,… pero sabe que la verdadera amistad requiere ir, tengamos más o menos ganas.

En este más de un año conociendo gente (cientos, incluso un día conocí a cien personas más o menos) he podido comprobar que la lealtad de la humanidad cojea demasiado. Pero agraciadamente, en la inmensa criba que ha sido el conocer a cientos de personas en este año largo, han ido apareciendo sobre el alambre de la criba un puñado de personas que son un poco como yo: leales, simpáticos, que no tienen ninguna intención de abandonar a sus amigos cuando encuentren pareja, y que aún creen en la verdadera amistad. Hay que distinguir:

-Los verdaderos amigos, que ayudarías en los momentos difíciles y que los harías un favor si la vida te va mejor a ti que a ellos. Y ellos claro, harían lo mismo contigo.

-Y los amigos de “fin de semana”, que te abandonarían a la mínima, que no te harían un favor ni de coña, que no tienen más que un concepto práctico e interesado de la amistad,… y por supuesto por los que tú mismo tampoco darías un duro, los usarías como un clinex, porque sabes que no merecen mas pues son personas egoístas e interesadas en extremo.

Detectar mediante esta “criba” los buenos amigos de los amigos de “fin de semana” es fundamental… Y es que, después de 10 años sin salir de casa, he vuelto a tener amigos (de los dos tipos). Para tener buenos amigos no hay más claves que conocer mucha gente, y la criba de la verdadera amistad hará su trabajo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo hacer amigos (6)
  • Cómo aprender habilidades sociales (6)
  • Cómo funcionan los grupos de amigos (5)
  • Cómo hacer amigos por Internet (5)
  • Aprender a ir a sitios solos y a hacer cosas solos (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>