Cómo hacer excitante y estimulante nuestro día a día

En las tribus salvajes que aún quedan en el mundo (dejaremos la discusión antropológica aparte, sobre todo eso de “salvaje”…) la vida diaria puede ser una experiencia de lo más excitante: ritos de paso; comités de guerreros que van a explorar otros territorios; conflictos con otras tribus; trabajos menos monótonos, basados en la caza y la recolección; más tiempo libre (estas tribus trabajan unas 20 horas a la semana de media), que dejan más espacio para las relaciones personales y para el ocio Casi no quedan tribus que pudiésemos decir que están en el estado salvaje, o sea, antes de la invención de la agricultura y de la ganadería. Pero lo cierto es que esta forma de vivir se puede llamar la más “natural” entre los hombres: recorrer inmensas distancias mientras buscamos un nuevo lugar en donde poder instalar el campamento; salir a la excitante aventura de la caza y de la recolección de alimentos vegetales; participar en llamativas ceremonias festivas y en ritos de paso, con la consiguiente búsqueda espiritual que se da en esos ritos. Nosotros hemos evolucionado en gran parte dentro de este estilo de vida, lleno de aventuras, de festejos, de ritos, de conflictos,… Pero la vida moderna parece que ha acabado en gran parte con esta forma de vida “natural”. Los individuos de occidente muchas veces manifiestan descontento con sus vidas, ya que sienten a estas como aburridas, vacías, poco excitantes,… La modernidad y el avance del credo neoliberal (con sus megaciudades; con su división tajante entre lo rural y lo urbano, por no decir su intento de genocidio de lo rural; su desdén por la naturaleza y por unas relaciones humanas cuidadas, más allá de la típica “familia tradicional”, o sea, egoísta, usurera, individualista, que ellos predican…) hace que la vida de muchos hombres de hoy en día se torne poco excitante. En este articulo, cómo hacer excitante y estimulante nuestro día a día.

La infelicidad y la falta de estimulación

cómo hacer excitante y estimulante nuestro día a díaLa depresión es uno de los principales males que afecta a los ciudadanos occidentales. Se calcula que esta enfermedad es la que más años de vida feliz resta a los ciudadanos de Europa y América, por encima de enfermedades como el cáncer, o las enfermedades cardiovasculares. Y precisamente, una de las causa de depresión es el aburrimiento… el estar atascados en una vida poco motivadora, poco excitante. La depresión se termina pareciendo a una especie de aburrimiento crónico.

Y precisamente ya hemos hablado sobre la ineficiencia para la felicidad humana de la vida moderna y del credo neoliberal: trabajar mucho, vivir para trabajar; tener una “familia tradicional”, con una vida aburrida y tradicional; vivir en ciudades enormes, muy poco a medida de los hombres, y muy a medida del tráfico; no tener conexiones con nuestro lado salvaje, dejando la naturaleza, fuente inagotable de excitación y de diversión, de lado, algo mas como un conjunto de materias primas para transformar en la industria; que como un mundo lleno de diversión y de excitación, en donde los hombres podamos encontrar nuestro lado salvaje.

Y precisamente, es tan difícil superar la depresión, porque los ciudadanos occidentales nos encontramos, dentro de este mundo de cemento y de “familias tradicionales”, presos en una cárcel con fuertes barrotes. La depresión tiene mucho de enfermedad social: sociedades enfermas como la nuestra son magníficos criaderos de enfermos de depresión (hasta el 30% de la población de occidente sufrirá depresión a lo largo de su vida). Y para superar la depresión; o simplemente para ser más felices, nada mejor que escapar de esta cárcel hecha de hierro y cemento neoliberal…

Cómo salir de la cárcel de la infelicidad y tener una vida excitante

Para ser más felices en la vida necesitamos que esta esté sometida a unas buenas dosis de estímulos. A grandes rasgos, hay dos grandes fuentes de estímulos:

-Estímulos externos. Fiestas, novias, familias, gente, viajes,… Son los estímulos preferidos por los extrovertidos. Ellos parece que se divierten mucho con estas cosas… pero…

-Estímulos internos. Los introvertidos no son tan aburridos como parecen. Lo que pasa es que les divierte mucho estar solos, estimulándose a sí mismos con el arte, una película, un videojuego, dibujando un cómic, pensando, fantaseando, reflexionando en medio de un bosque solitario,… El introvertido también se divierte mucho, su cerebro también necesita estímulo para ser feliz. Lo que pasa es que al introvertido le estimulan más actividades solitarias, a diferencia del extrovertido.

Una buena forma de estimular más nuestra vida para ser lo más felices posible, es empezar en internarnos en los estímulos que no pertenecen a nuestro tipo de temperamento. O sea, si somos introvertidos, podemos empezar a salir de fiesta, a estar con chicas,… a estar con gente, a salir a bares; y si somos extrovertido, podemos empezar a leer novela, a jugar a videojuegos, a practicar el arte de pensar y de disfrutar de nuestra propia compañía… Y es que, los estímulos se terminan gastando, por eso, aunque no nos guste tanto salir de fiesta como leer una novela, es interesante variar un poco nuestras actividades, para que así los estímulo se desgasten lo menos posible, aunque sintamos que nos gusta mucho más leer una novela que estar por ahí en una aburrida y estresante fiesta…

Y terminamos con una serie de ideas que nos ayudarán a estimular nuestra vida a tope…

1. Cambia de vez en cuando tu lugar de residencia. Lo ideal es tener un entorno rural para vivir; y tener a su vez un entorno urbano. Así, el mero cambio entre ambos ambientes, será una fuente muy fuerte de excitación.

2. Ten un trato muy vivo con tus vecinos. Como en la serie “aquí no hay quien viva”… deberíamos de tener un trato frecuente y vivo con nuestros vecinos. Esto es poco habitual… así que tenemos que dejar de ser tan insociables, y hacer el esfuerzo de hacer de nuestro vecindario todo un mundo lleno de experiencias estimulantes…

3. Cuida mucho tus relaciones con la familia y con los amigos. Se dice eso de “quien tiene una amigo tiene un tesoro”. Y quien tiene una buena familia y unos buenos amigos, tiene una dosis de estimulación diaria inagotables…

4. Aficionarse tanto a los ya analizados estímulos externos; como a los internos, seas introvertido o extrovertido.

5. Ten un afición creativa que te estimule. Escribir novela; concursar en concursos de cuentos; componer música; dibujar; crear jardines con encanto; decoración; moldear esculturas en barro,…

6. Ponte retos en la vida, haz que tu vida sea un constante perseguir retos y ambiciones que tú mismo vas planificando. Así, la incertidumbre por ver si conseguimos realizar nuestros retos, será una fuente de excitación muy fuerte, y por tanto, una fuente de felicidad diaria muy fuerte.

7. Y por supuesto, disfruta de la naturaleza, de su magia, de sus posibilidades para practicar un montón de deportes en ella, de su capacidad de evocación. También de la propia naturaleza urbana, de la ciudad, que ya hemos dicho que no está hecha a la medida del hombre; y a cambio, está echa a la medida del vehículo de explosión… pero aun así, hay toda una excitante naturaleza urbana ahí fuera por descubrir.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Terapia de grupo (6)
  • Cómo organizar y ordenar nuestra vida (5)
  • Autoayuda para superar la depresión y ser feliz (5)
  • Cómo salir del aburrimiento (5)
  • Cómo estimular nuestra vida (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>