Cómo lanzar piropos

Estoy viendo unos “videos” de Youtube con consejos para lanzar y echar piropos a las mujeres. Me hacen gracia estos vídeos, y me recuerdan cuan distintos somos los hombres entre nosotros. Supongo que cada uno tiene su forma peculiar de hacer las cosas. La “normalización” sólo ha sido una extraña invención de los media, que nos ha terminado por convencer de cosas extravagantes. Quizás ningún español ha presenciado en directo una actuación de flamenco nunca; pero los media nos han convencido de que el flamenco es algo muy español y que todos los españoles vamos por ahí con la peineta en el pelo dando palmadas de pura alegría… (los roqueros no solemos tragar el “flamenquito”…).Cómo lanzar piropos Los media nos podrían terminar por convencer de cualquier payasada, por muy grande que fuese esta. Sólo es cuestión de que se harten a repetirla y a machacarnos hasta que nos convenzan… (las sectas usan también este sistema). Pues eso, cada uno puede encontrar dentro de sí una forma determinada de afrontar la vida, sin que le hagamos caso a la “machacada” de los media. Por eso mismo como digo, a la hora de lanzar piropos cada uno puede tener su propia estrategia. Pero esta estrategia se puede “trabajar”, podemos aprender a lanzar piropos también. No vale eso de “yo soy yo mismo”. Yo no soy yo mismo ahora que hace unos años, ahora soy la mejor versión de mi mismo. Hace unos años yo mismo no hubiese podido ligar con casi nadie por muy fácil que me lo pusiesen; ahora las cosas han cambiado, y supongo que ser seductor significa no ligar con muchas, si no poder elegir la chica con la que empezar (o intentar empezar) una relación. Cada uno puede tener unos gustos y una forma de hacer las cosas. Pero en el fondo podemos aprender de los demás, usamos la experiencia de los demás como una forma de poder encontrar nuestro peculiar modo de hacer las cosas. En este artículo cómo lanzar piropos.

Distintas formas de piropear

Pues lo cierto es que, como decimos, cada hombre tiene su peculiar manera de afrontar el impacto que nos producen la visión de una mujer hermosa. Podemos imaginar una rubia despampanante, con el vestido ajustado que deja al descubierto unas piernas de escándalo y un escote de impresión. Ahora supongamos que esta rubia pasa por delante de distintos hombres, que desde luego cada uno de ellos tiene su propia forma de lanzar piropos:

1. La rubia va caminando y pasa por delante de un obrero que está trabajando en el andamio. Por supuesto ya se sabe que en estos sitios hay hasta una alarma de avisador de “tía buena”, y claro, el obrero que estaba trabajando con la paleta y los ladrillos, deja todo durante un segundo para decir:

“¡Entre esas piernas quisiera trabajar yo…!”.

La rubia sigue su camino, medio indiferente ante un piropo tan soez y tan poco original…

2. Luego la rubia sigue andando, y justo pasa por delante de una terraza en donde hay unos jóvenes tomando algo. Ellos que tienen la testosterona por las nubes no podrían desaprovechar la ocasión de calmar un poco su lujuria, aunque sea sólo con la mirada… y con sus palabras:

“¡Guapa, esos son andares…!; ¡Qué preciosidad… quédate con nosotros a tomar algo, te invitamos…!; ¡Tía buena, que no me entere yo que ese culito pasa hambre…!”.

La rubia sigue su camino. No se ha impresionado por estos piropos, ella está acostumbrada a mucho más…

Esta despampanante mujer rubia llega al fin hasta su destino: un tranquilo bar en donde la espera una amiga, que la va a presentar a unos amigos nuevos.

3. Uno de estos amigos es un tímido y educado chico, que se siente poderosamente atraído por una mujer con un cuerpo tan espectacular:

-Hola, ¿qué tal estás Lucía?

-Hola Juan, yo encantada de conocerte, ¿y tú?

-Estoy vislumbrado ante una mujer tan hermosa. Eres la mujer más bonita que he visto nunca. Tus ojos son como de carmesí y tu boca parece fresas recién recogidas del huerto celeste.

La rubia despampanante tampoco se deja impresionar por estos piropos tan educados de un chico bueno. Ella sabe que gusta a muchos chicos buenos y que siempre los tendrá a sus pies.

4. Las presentaciones siguen, y ahora le presentan al bombón rubio a tres chicos que tienen fama de ser malos con las mujeres:

-¿Qué tal estáis chicos?

-¡Hala…! ¡Mirad que tía…!

-Jo, pues está buena, ¡Mira Kike, mira qué tia…!

-Pues encantado señorita. Si quieres te invitamos a algo.

-Está bien, haber… un cubalibre por ejemplo

-¡Camarero…! Ponle a esta belleza un cubalibre…

-Decidme chicos, ¿venís mucho por aquí?

-Pues no mucho porque hay pocas tías…

-Pues es raro, les diré a mis amigas que vengan más, al fin y al cabo les van a salir gratis las copas si os encuentran…

5. La chica no se siente impresionada con las demostraciones de “generosidad” de nuestros tres chicos-patanes. Sigue su camino en las presentaciones, con tan mala suerte que se encuentra con Erik360…

-Hola, ¿qué tal, cómo te llamas?

-Me llamo Erik, oye, ¿le puedes decir a tus amigos que me inviten a una copa a mí también…? Se me ha acabado el dinero y ya no tengo ni para alcohol ni para sexo…

-Pero bueno… ¿pagas por sexo…? ¿No es mejor que intentes ligar con alguna chica…? Ya sabes, la entras, la sueltas algún piropo…

-Demasiado cansado, a partir de ahora mi relación con las mujeres será puramente comercial… ejem… (obsérvese como en este momento se cambia el matiz de gamberro a “conversación normal”). Espero que no te hallamos asustado, tantos chicos salidos en un sólo bar…

-No, jaja… bueno, es siempre incómodo presentarse ante tanta gente que no conoces, pero a mi amiga la hacía ilusión presentarme a sus amigos, y en eso ando…

-Siempre es emocionante conocer nueva gente interesante. A veces hasta nos da pereza salir de casa, pero en cuanto empezamos a hablar con gente, y en cuanto empezamos a conocer gente nueva y agradable, de alguna manera uno piensa en la cantidad de oportunidades que dejamos pasar por quedarnos en la comodidad del hogar…

-Si, además creo que todos hemos perdido amigos, nos hemos sentido defraudados… a veces hay que darle una nueva oportunidad a gente nueva, a gente que te comprenda, a gente interesante, como tus amigos…

En este momento la rubia despampanante mira a los tres chicos que la invitaron al cubalibre, que cuchicheaban y se reían entre ellos, mientras señalaban a la chica…

>>Oye, tus amigos son algo raros, pero al menos me han dicho cosas bonitas… (obsérvese el cambio de matiz que acaba con la conversación normal, ella nos intenta “picar”). Dime Erik, ¿tú no sabes piropear? ¿No me vas a lanzar ningún piropo?

-Bueno -dice Erik mientras la mira fijamente a los ojos. Al poco, la coge las manos a la chica, ella se deja, los juegos de sinceras miradas y de sonrisas suben de tono mientras los tres chicos que la han invitado al cubalibre se siguen riendo ante la inédita escena. Erik360, ante la impaciencia de la chica que espera su piropo, al final dice:

>>Lo cierto es que tienes unos pechos preciosos…

Reglas básicas para ligar con piropos

1. Hay que distinguir el piropo irónico de Erik en nuestro relato; de el piropo sincero y real. A las mujeres las encantan los hombres con sentido de la ironía y del humor, porque eso denota mentes de hombres más evolucionadas.

2. Por lo general, a ellas no les gustan los hombres que se arrastran ante una mujer bonita. Y eso es precisamente lo que hacen buena parte de los hombres de nuestro relato. Pero aun así, las encantan los piropos…

3. Pero hay que saber lanzarlos. No suele ser buena idea empezar a lanzar piropos apenas hemos conocido a una mujer. La hora de los piropos es un poco después de haber conocido a esa chica, no justo al conocerla. De alguna manera, por muy buena que esté la chica, tenemos que “disimular” que nos gusta, y tratarla al principio con una mezcla entre cierta picardía; y sobre todo (muy importante) una gran sensación de “naturalidad”, comportarnos normal, como si nos hubiesen presentado a un tío (es lo que hace Erik en la parte del relato en donde se pone serio y empieza a hablar con la chica de forma sincera normal…).

4. Si ella nada más conocernos intenta hacer que la invitemos a una copa; o que la lancemos un piropo… hay que responder con ironía, como Erik en el relato. La ironía es sentido del humor. Cada uno tiene su peculiar forma de ser gamberro y de ser pícaro con las mujeres.

5. Pero después de la ironía, casi inmediatamente, tenemos que recuperar esa pose de sinceridad en nuestro alma. La ironía y el humor en pequeñas dosis funcionan muy bien. El resto del tiempo tenemos que ser sinceros. Podemos cambiar un poco entre el sentido del humor pícaro, como Erik en el relato; y esa noción de sinceridad, de hablar de cosas serias… Al final pasamos a una mayor sinceridad…

6. Y entonces sí, puede ser el momento de los piropos. Cuando una mujer nos gusta mucho, los piropos salen de forma muy fácil. Nunca hay que abusar, es como el buen perfume que viene en pequeños frascos. Empezamos poniéndonos cada vez más tiernos y sinceros con la chica. Nos acercamos a ella, la cogemos las manos y quedamos los dos enfrente. Entonces muy suavemente, mientras la miramos con ojos trémulos a sus ojos, a su boca, a su pecho (esto último muy delicadamente)… con voz baja, con una velocidad de habla normal, podemos decir cosas como:

-”Tienes unos ojos preciosos”, al terminar de decir esto, retiramos nuestra mirada de sus ojos de forma algo trémula. Ella se pondrá roja. A alguna la da por reírse… (pero eso no es necesariamente malo).

-”Eres una mujer impresionante, eres preciosa”.

-”Además, estás muy buena, tienes un cuerpazo impresionante…”. Se puede decir sinceramente cosas como “estás muy buena”, yo lo he hecho alguna vez, y suelen ruborizase mientras se ríen… pero en el fondo las encanta que se lo digamos (una vez oí que para enamorar a una mujer tienes que lanzarla piropos hacia su trasero…:o) A veces, cuando ocurre esto yo añado: “¿te escandalizo, hermosa Lucía?”, mientras la miro con una sonrisa algo pilla en mi rostro. Ella entonces se calma un poco, me mira sinceramente con esa risa especial, y al fin dice algo como “no Erik… gracias, muy amable, a las mujeres nos gustan que nos hagan sentir deseadas”.

7. Por supuesto, tras este breve momento en donde la hemos piropeado… tenemos que dejarlo, no insistir en seguir piropeando sólo porque ella ha reaccionado muy bien. Si hacemos eso la cagamos. Un piropo es un pequeño ataque relámpago, que acaba muy poco después de empezar. Luego volvemos al “estado normal”. A veces volvemos al “estado de coña o de sentido del humor”, pero si hacemos esto segundo, estaremos ahí sólo unos segundos para ahora sí volver al “estado normal”, en donde nos comportamos de forma normal, hablamos de forma normal, sobre asuntos cotidianos. Podemos también pasar al “estado de sinceridad”, en donde nos contamos pequeños secretos con voz trémula, hablamos sobre nuestras inquietudes, sobre el futuro, sobre los miedos… Es importante ser muy receptivo con las emociones y experiencias de ella, entenderla mucho. Si continuamos en este “estado de sinceridad”, es importante no olvidarnos de retornar al fin al “estado normal”. El estado de sinceridad se puede mantener mucho más tiempo que “el estado de piropos”, pero si nos mantenemos demasiado tiempo ahí nos volveremos cargante y pesados, como un perfume con el que nos hemos apestado las ropas por abusar de él.

8. Y luego, en ese estado normal podemos pasar un par de horas más hablando con la chica… luego podemos volver a lanzar algún piropo, entramos luego en el “estado de sinceridad” durante cinco minutos… al final de esos cinco minutos la besamos, y ya nos liguemos a esta rubia que iba de inaccesible…

Sí, yo la he soltado a una tía que me pedía que la piropease eso de “tienes unos pechos preciosos”…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • 10 errores típicos que cometemos los hombres con las mujeres (5)
  • Distintas formas de gustar (5)
  • Cómo hablar para enamorar a una mujer (5)
  • Cómo seducir (5)
  • Las claves de la atracción (5)
  • Comments

    • Porco dice:

      Excelentes consejos Erik, me ha sacado una sonrisa aunque en efecto, esta es por así decirlo “la fórmula secreta” para ligar), cada vez descubro algo nuevo en tu blog, te felicito.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>