Cómo no vivir estresado

Tengo que reconocerlo: yo vivo estresado. Entre los trabajos, los estudios, los proyectos,… llevo casi 10 años sin parar, con estrés constante. Antes las cosas eran distintas: hasta el instituto incluido, yo iba por un sendero tranquilo y calmado, preparado a posta por los “mayores” para que, avanzase y no parase de andar; aunque a la vez, para que no tuviese que correr, para que no tuviese que estresarme en ese caminar… Uno más o menos va aprobando cursos del colegio y del instituto, con ese ritmo tranquilo, día tras día, año tras año, mes tras mes… pero cuando uno termina de estudiar (y yo dejé los estudios con 18…), se encuentra en un país muy propicio para el estrés: trabajos infernales con horarios infernales (si encuentras trabajo…); muy pocas oportunidades de compatibilizar los estudios con el trabajo; lo que hace que uno tenga darle vueltas, y sacar tiempo de donde sea para poder cumplir algún proyecto, y no dejarse arrastrar por el torrente de mediocridad que nos intentan imponer desde los altos poderes y desde los medios de comunicación, que siempre tienen excelentes soluciones para niños pijos e hijos de papá; pero nunca han podido ver ni les ha interesado ver, que a la gran mayoría de españoles de a pie no le sirven sus pijas y elitistas soluciones… Y si a todo esto le añadimos la tremenda presión social que he tenido que soportar siempre por ser distinto, por ser diferente, en definitiva, por ser inteligente… las dosis de estrés que ha alcanzado mi vida han sido contundentemente brutales.

En fin… cerca de 10 años de estrés, dedicándole a la actividad productiva demasiados horas a la semana; y al ocio y a simplemente disfrutar de la vida demasiada pocas… Y lo peor del estrés no es el estrés mismo. El estrés es la principal causa de la enfermedad de la depresión… Por eso es fundamental combatir este estrés… aunque no siempre será fácil.

El estrés, ese gran aliado de la infelicidad humana. En este artículo, cómo no vivir estresado.

Cosas que nos causan estrés

La sociedad española es infernal: malos trabajos, horarios demenciales, y siempre con esa “filosofía” que dice: si trabajas mucho, si te matas a trabajar, serás un hombre de éxito, y podrás mirar a los demás por encima del hombro…cómo no vivir estresado Pero a mí siempre me la ha pelado considerablemente lo que pensasen los demás. Aun así, el camino de la persona disidente es también muy difícil: ser una persona crítica y comprometida no te exime precisamente de vivir en un país con un sistema socioeconómico del antes llamado segundo mundo (sobre todo en los medios rurales, donde la gente tiene menos oportunidades, pero eso a los amables periodistas de Antena 3 no les ha venido en ganas denunciarlo…).

Así las cosas, uno lo tiene muy difícil para cumplir sus sueños, para luchar por eso que siempre ha querido ser. Y con todo, a veces cuando miramos para atrás nos damos cuenta que ya ha pasado casi 10 años y nosotros no hemos vivido casi nada: el estudio, el trabajo, o simplemente la mera frustración de no tener trabajo, o de no tener un lugar en la sociedad… han ocupado todo ese tiempo.

España sigue siendo en buena parte un país de esclavos y negreros que controla a esos esclavos, con vino dulce, como dice una canción de HDS… Si quieres escapar de este destino, sólo te queda una solución: trabajar aún más. Además, a los demás esclavos no les hará mucha gracia que tu intentes huir: ellos no tienen fuerza para hacerlo, y se pondrán de parte de los negreros, te intentarán echar la zancadilla, te criticarán, dirán que te dejes de bobadas y te pongas a trabajar… o algo por el estilo.

Y por supuesto, todo esto es estrés, demasiados años de un estrés sostenido y doloroso… Una vez que ya hemos conseguido escapar de nuestro cruel destino… el trabajo, los proyectos,… siguen exigiéndonos unas altas dosis de dedicación. Total, que parece que hemos salido de la sartén para caer en la brasas…

Por eso mismo, este puede ser un buen momento para aprender a relajarnos, y para evitar esas actividades, o ese trabajo excesivo que nos causan estrés. Pues como decimos, hay dos cosas que podemos hacer para combatir el estrés: o bien evitar ciertas actividades y situaciones que nos estresan; o bien realizar actividades relajantes, en donde “matamos” el estrés.

Combatir el estrés evitando actividades estresantes

1. Tómate un respiro en tu trabajo. No te exijas tanto, ponte un límite de trabajo a la semana, y cúmplelo a rajatabla. Piensa que la vida no es para trabajar: el trabajar es para vivir…

2. Estar en el paro también causa estrés. Ni se te ocurra estar parado, aunque estés en el paro. Estar sin hacer nada también puede desencadenar dosis brutales de estrés. Los parados deben de aprovechar el tiempo diario haciendo algo, por ejemplo, estudiando, a la vez que siguen buscando trabajo.

3. Ten una rutina predecible. Esto ayuda muchísimo a combatir el estrés: no es lo mismo no saber cuando vamos a salir del trabajo; que saber que a las 5 de la tarde suena el reloj, y nos podemos ir a nuestra casa a descansar y a disfrutar…

4. No seas sádico contigo mismo, no te exijas tanto, no te culpes tanto. Si llevas años culpándote y exigiéndote, eso significa que ya te has redimido de todas tus culpas.

5. En lo posible, evita las actividades que no te gustan, que te causan estrés. Mira con lupa lo que haces en el día a día, y si algo te causa estrés y ese algo es una actividad evitable, o transformable en otra actividad similar que ahora no cause estrés, hazlo sin duda.

Combatir el estrés con actividades agradables

1. Las relaciones amorosas y sexuales son el mejor medicamento jamás inventado contra el estrés… Eso sí, no valláis al médico a que os las recete… pero sí os aconsejo que leáis algunos artículos de este blog de los catalogados en “seducción, amor, psicología sexual…”

2. Distingue bien el trabajo del placer, intenta encontrar tu lista de actividades puramente placenteras: ver una película mientras disfrutamos de un buen café; dar un paseo al atardecer con nuestra novia y con nuestro perro; leer un buen libro todas las noches, después de cenar; salir con los amigos de pinchos por los locales de la ciudad; jugar todos los sábados un partido de fútbol, con nuestros amigos;… Dedícale un tiempo al día a estas actividades placenteras, son el contrapeso perfecto al trabajo y a las actividades estresantes del día a día.

3. Busca nuevas actividades que te relajen, esas cosas que antes no hacías, pero que te apetecen y que te ayudarán a relajarte: el bricolaje; la observación de pájaros; colaborar con ONGs; ir a talleres de escritura; empezar con alguna nueva afición (ojo con esto último: nueva afición = nuevas metas; y nuevas metas = nuevas fuentes de estrés…)

4. Por todos los medios intenta distraerte, intenta desconectar. Sólo un par de horas de desconexión de las preocupaciones, del trabajo, de los problemas… sólo un par de horas de diversión pura y dura, pueden tener un beneficio brutal a la hora de combatir el estrés. A veces, estamos tan estresados que no somos capaces ni de desconectar por sólo unos minutos durante años incluso… a mí me ha pasado esto; el resultado: depresión.

5. Y lo más importante: comparte tus momentos de ocio con tu familia, con tus amigos, con tus amantes… Mantén una relación muy cuidada con ellos. Ellos son la principal fuente de tu felicidad, y la principal fuente de tu placer, y por tanto, la principal medicina contra el estrés. Cuida tus relaciones, tanto con tu familia, como con tus amigos, como con tus amantes… aunque también con tus compañeros de trabajo, y con tus conocidos del día a día. Estos son 5 grupos de gente. Familia; amigos, compañeros; amantes; conocidos. Cada uno de estos grupos merece cuidado especial, por supuesto, no es lo mismo tratar con nuestra amante que con nuestra abuela… Pero en cualquier caso, es fundamental poner un gran empeño en cuidar por separado (aunque a veces se junten) nuestras relaciones con estos 5 grupos.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Aprovechar el tiempo cuando no tenemos ganas de hacer nada (5)
  • Cosas que nos hacen sentir bien (5)
  • Cómo salir del aburrimiento (5)
  • El estrés como causa de la depresión (4)
  • Los beneficios de tener una buena pareja (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>