Cómo pasar de fóbico social a sociable

Mi propia transición personal desde una persona asustadiza e insociable; a una persona sociable y aceptada por los demás, me ha hecho entender muchas cuestiones relacionadas con el tema. Quizás una de las más importantes es la cuestión de por qué somos insociables, por qué somos tímidos, asustadizos, por qué carecemos de un mínimo de habilidades sociales. A esta pregunta hay dos grandes tipos de respuestas:

1. Nosotros somos biológicamente proclives a caer en timidez e insociabilidad debido a la especial constitución de nuestros cerebros.

2. El entorno en el que crecimos, sobre todo en la infancia, y a veces en la primera adolescencia, nos causó algún trauma por el que al final le cogimos miedo a la gente, exactamente igual que hay personas que han tenido alguna mala experiencia con cucarachas y así sus cerebros generan fobia a las cucarachas que dura años.

En mi caso es difícil decir cual de estas dos grandes respuestas explica mi insociabilidad propia. Sí confesaré al lector que durante unos dos años o más yo sufrí ataques y persecuciones de mis “amigos” del barrio porque yo era muy rubio y ellos veían a eso como de ser un mal español… con lo que ellos me perseguían y se reían de mí por mi condición étnica (algo muy tonto teniendo en cuenta que la mitad de los 4 que me atacaban también era más bien tirando a rubio; y la otra mitad simplemente eran idiotas, alguno de ellos hasta con certificado de discapacidad mental, de hecho de los 4 que me atacaban 1 es el tonto del pueblo, otro es el tonto del pueblo de reserva, otro es uno de esos eternos putivírgenes en paro que no querría ninguna mujer ni en sus pesadillas; y otro es el típico tío extrovertido que se ríe de ti por cualquier cosa y él no ve lo idiota que es él mismo). Dejando a un lado la gravedad que tiene que a la mente de los niños hayan llegado teorías racistas de este tipo (inculcadas, o mejor dicho, inoculadas por los medios de comunicación, en los que yo he llegado a oír decir que “para ser buen español hay que ser moreno”), confieso al lector que mi fobia social llegó casi a continuación de estos dos años de ataques… ¿Fue esto lo que desencadenó en mí mi insociabilidad y mi fobia social? Sospecho que al menos esto puede ser la mitad de todo, porque esa edad entre los 11 y 14 años es muy complicada y un trauma en esa época puede fastidiarte tu vida adulta que empieza ahí. ¿Cual es la otra mitad de todo? No puedo decirlo… ya he contado demasiado. Pero es cierto que yo también era sensible, delicado, introvertido… Pero a su vez luchador, valiente, activo… con lo que efectivamente sospecho que al igual que una persona puede terminar generando fobia a las cucarachas si por ejemplo un día está comiendo sopa y descubre que lo que parecía una aceituna negra era en realidad una cucaracha muerta flotando en la sopa, yo sospecho que una mala experiencia con la gente te puede llevar a generar fobia a la gente, temes a los demás porque simplemente has tenido malas experiencias con gente y eso te termina haciendo generalizar: la gente es peligrosa porque a lo mejor me ataca. Y así, te empiezas a encerrar en tu concha más y más. Como no sales por ahí, como no estás con gente, tú no vas desarrollando esas habilidades sociales que te deben de permitir tener una vida de adulto plena, pudiendo hacer todo eso que los demás pueden hacer: salir con amigos, salir de fiesta, ir a conciertos, tener novia, ir a la universidad… Te encierras en casa y apenas te atreves a asomarte a la puerta de la calle porque sabes que ahí está el peligro. Al final los demás empiezan a cree de ti que eres raro, porque no sales de casa, porque las pocas veces que te ven te ven como asustado y esquivo… Y en vez de pensar que estás enfermo pues piensan lo que les interesa: que eres raro, o que eres tonto, o que eres extraño… Pero nada de eso es verdad. Simplemente estás enfermo, llegar a ser una persona normal es algo al alcance de casi cualquiera visto lo bajo que está el nivel de lo “normal”. Esa es una de las grandes lecciones que yo he aprendido en estos dos años de mi vuelta a la gente. No me extraña que esos 4 subnormales que me atacaban se considerasen a sí mismos “muy normales”, visto el bajo nivel de la normalidad que impera en nuestra sociedad. En este artículo, cómo pasar de fóbico social a sociable.

Personas insociables sin amigos

Lo primero que tenemos que hacer para pasar de fóbico social a sociable es intentar indagar cual a podido ser la causa de nuestra fobia social y de nuestra insociabilidad, un poco como he hecho yo en la introducción. A partir de ahí, nos daremos cuenta de algo que es esencial: somos insociables porque no tenemos habilidades sociales. Y no tenemos habilidades sociales porque le tenemos cierto miedo a la gente por el motivo que sea. Si le tenemos miedo a la bicicleta y por ese motivo no montamos en ella, es evidente que nunca podremos aprender a montar en bici. Por eso, lo primero que tenemos que hacer es ir desensibilizándonos del miedo a los demás, con acercamientos al mundo social, un día vamos a dar un paseo y miramos a la gente a la cara; otro día vamos a un bar; otro día vamos a un concierto… Al principio yo hacía estas cosas solo, yo solo me armaba de valor e iba a un bar, al cine, a un curso del INEM… Hay personas incluso sin fobia social que no saben ir siquiera ni al bar de la esquina a tomar un café solos. Pero ya digo que las personas más extrovertidas no necesitan a nadie para ir al cine, para ir al bar, para ir a patinar, para ir a un concierto, para ir a “dar una vuelta” por ahí… Así que como al principio seguro que no tenemos amigos, podemos empezar por nuestra cuenta nuestra cura anti-fobia social y en pro de la sociabilidad. Aprender a hacer cosas solos significa dejar de estar solos, porque en esos sitios, en museos, en cursos, en quedadas por Internet… aunque vallamos a esos sitios solos, enseguida seguro que empezaremos a hacer nuestros primeros amigos. Yo he conocido a cientos de personas desde que empecé mi tratamiento anti-fobia social y anti-timidez. Y los primeros amigos que hice los hice en una quedada de Internet, de esas en las que un grupo de gente queda a través de una red social para ir por ahí de fiesta. También conocí gente en conferencias, mediante intereses comunes, mediante asistencia a cursos… En todo esto Internet fue clave porque la red me ponía sobre la pista de donde había algo interesante en donde yo podría ir a hacer amigos y a empezar a practicar mis habilidades sociales. Pero no hay que depender del tener amigos para hacer cosas de estas, porque si no aprendemos a ir a los sitios solos, eso puede significar que siempre estaremos solos. Y una vez que ya estamos en, por ejemplo, un curso de idiomas, pues ahí empezaremos a ir perdiéndole el miedo a la gente, a ir practicando nuestras habilidades sociales, y de paso podemos ir haciendo amigos.

Perder la fobia social y ganar sociabilidad

Y al final, sea como sea, tendremos algún amigo con el que poder quedar de vez en cuando. Todas estas habilidades, el hacer amigos, el saber cómo dirigirnos a la gente desconocida para empezar a hablar con ellos, el saber ir a un bar, el saber apuntarnos a un curso de idiomas… son cosas que las vamos aprendiendo. Nadie nace sabiendo, y el fóbico social suele tener carencia de este tipo de habilidades sociales porque no las ha aprendido, a diferencia de esas personas normales que aprendieron estas habilidades sociales sin ningún tipo de problemas. Por eso, y aunque sí, da miedo montar en bici las primeras veces cuando crees que te la vas a pegar, hay que ir perdiéndole el miedo a hacer estas cosas. Según vamos aprendiendo a hacer todo esto, el miedo se va yendo, e incluso nos empieza a gustar hacer cosas como ir a una conferencia solos; como ir a un museo solos; como proponer a los amigos que vamos teniendo que queden con nosotros para tomar un café; como ir a una tienda a comprarnos ropa nueva nosotros solos…

Curiosamente, las personas que son capaces de hacer estas cosas ellos solos, luego tienen una gran facilidad para hacer amigos, porque al salir de casa, al ir a sitios, al conocer gente, enseguida se hacen amigos, personas a las que terminamos metiendo en nuestra vida. Así empieza la amistad. Yo aconsejo amistades de personas de más o menos nuestra edad, y de los dos géneros, tanto hombres como mujeres. Así iremos incluso empezando a tener algún grupo de amigos con el que quedamos de vez en cuando para tomar algo. También tenemos amigos particulares, con los que también quedamos. De este modo los lazos sentimentales entre nuestros amigos y nosotros se van estrechando, si la amistad se cultiva se fortalece y se hace mejor. Esta no es mala terapia para perderle definitivamente el miedo a la gente y terminar al fin con la fobia social. La confianza que, poco a poco y sin querer correr demasiado, nos van proporcionando estos encuentros, nos darán esa autoestima y esa capacidad de confiar en los demás que nos arrebataron los traumas que nos generaron la fobia social.

Y además, vamos practicando nuestras habilidades sociales. Cosas como saber conversar, saber pedir algo en el bar cuando somos diez y el bar está lleno y nosotros estamos como asustados y no vemos cómo podemos hacer eso…, saber tratar con amigos, saber tratar con amigas… todo eso se aprende, y se aprende practicando. Por supuesto que está muy bien contar con algo de material teórico de apoyo, y por eso yo aconsejo mis libros “De Poco Sociable a Seductor en dos meses” y “Los Pilares de la Seducción“, este último disponible en breve en nuestra Tienda SyA.

Conclusión sobre cómo pasar de fóbico social a sociable

Con la práctica nuestras habilidades sociales empezarán a despuntar, y entonces cuando pase el tiempo y miremos para atrás, nos daremos cuenta del gran recorrido que ya hemos hecho. Y es que es normal que después de toda una vida teniendo miedo a la bicicleta, nuestras habilidades para montar en la misma sean muy malas. Con la gente y con la sociedad nos pasa lo mismo: cuando empecemos a salir por ahí, poco a poco y sin querer avanzar demasiado en poco tiempo, iremos superando el miedo a las interacciones sociales; a la vez que iremos adquiriendo unas habilidades sociales que nos permitirán tener a partir de la maduración de estas habilidades, una vida social plena y ahora sí satisfactoria. Yo me he dado cuenta de que las habilidades sociales que he adquirido en las interacciones con los demás, con amigos sobre todo, son las que a día de hoy, por ejemplo, me permiten también tener relaciones de pareja plenas y adultas, algo que yo antes no podía hacer porque carecía de habilidades sociales. Y es que las habilidades sociales que adquirimos estando con amigos y con gente, luego nos serán fundamentales a la hora de saber tratar con mujeres o con posibles parejas, de saber tratar con personas con las que quizás empecemos relaciones que van más allá de la amistad. Por eso yo no entiendo esos gurús que no ligan para nada las habilidades de seducción a las de sociabilidad. Creo que no se han dado cuenta de qué va el tema. Para ellos es como si el ligar no tuviese nada que ver con nuestra vida social. Pero yo me he dado cuenta que todos los que fuimos fóbicos sociales tuvimos dentro de nosotros el tremendo impulso de volver a la sociedad debido a que echábamos de menos sobre todo lo más esencial: el amor. La amistad es un primer paso hacia el amor. La sociabilidad es la antesala de la seducción. Por supuesto que a mí me encanta poder tener también amigos aparte de pareja. Pero yo sé que he podido aspirar a empezar relaciones de pareja de adultos, a pesar de mi fobia social y demás, debido a que yo poco a poco fui puliendo mis habilidades sociales sobre todo con los amigos que he hecho a lo largo de estos ya dos años. Como vemos, este camino de la fobia social a la sociabilidad no se recorre de un día para otro. Hay que ir dando pequeños pasos, todos los días uno. Si intentamos ir muy rápido, enseguida nos frustraremos y lo dejamos por imposible.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cinco símbolos que te ayudarán a mejorar tu vida social (6)
  • Cómo quedar con una chica (5)
  • Cinco leyes para ser sociables (vídeo) (5)
  • Donde se liga más (5)
  • Combatir el pesimismo de los tímidos y los introvertidos (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>