Cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación

El porcentaje de personas sin pareja en nuestra sociedad ha alcanzado cuotas nunca vistas antes. Desde luego, la causa de esto no tiene poco que ver con los cambios de modelos vitales, pasando de una sociedad tradicional, en donde el matrimonio y la formación de la familia era algo casi obligatorio; a una sociedad industrial y de servicios, en donde ya no existe la antigua presión para casarse joven y tener hijos. De esta forma, muchos hombres y mujeres deciden permanecer solteros y solos a pesar de que ya han pasado la barrera de los 25-30 años, edades en las que en otros tiempos se consideraba casi obligatorio haberse casado o estar a punto de hacerlo. Pero a día de hoy, personas, hombres y mujeres de todas las edades permanecen singles más allá de los 30, de los 40, de los 50… Entre los motivos de por qué la gente decide permanecer sola en vez de unirse mediante una relación a otra persona, hay razones de lo más diverso como:

-Algunas mujeres sienten que perderían su libertad si se ligan a un hombre

-A algunos hombres les cuesta encontrar mujeres y son comúnmente rechazados por estas

-Mucha gente prefiere seguir viviendo ligado a sus padres antes que cambiar este cómodo hogar por una relación de pareja que modificará sustancialmente su vida y sus comodidades…

A pesar de esto, el 95% de los hombres que no tienen pareja desearían tenerla; y el 80% de las mujeres que no tienen pareja desearían tenerla. Ellas necesitan un poco menos a ellos que ellos a ellas, por eso la diferencia en los porcentajes. Con lo dicho, podemos ver que el gran motivo por el que mucha gente, chicos y chicas, deciden permanecer solos en vez de iniciar una relación de pareja, tiene que ver con las dificultades de encontrar un canidito-candidata ideal para empezar una relación. Y es que empezar una relación puede ser una de las decisiones más importantes de nuestra vida, pues quizás dure años, y si no elegimos bien, puede que estemos encerrados en una vida que es como una cárcel; junto a una persona que es como si fuese nuestro carcelero. De todas formas en este blog apostamos por el amor… por eso, en este artículo, cómo saber qué hombre o mujer nos conviene para una relación.

¿Podemos elegir pareja?

Quizás con un artículo titulado como el presente, nos invite a reflexionar sobre una cuestión previa: ¿realmente podemos elegir? ¿O simplemente al final nos quedamos con lo que podemos? Por lo que he visto se puede decir que hay tres grandes tipos de hombres y de mujeres:

1-Hombres y mujeres seductores (10%)

2-Hombres y mujeres del montón (50%)

3-Hombres y mujeres un poco capullos… (40%)

Con trabajo, los del tipo 2 pueden pasar al tipo 1; y los del tipo 3 pueden pasar al tipo 2. Pero sé por experiencia que los del tipo 3, por mucho que trabajen, nunca podrán llegar al tipo 1. Sí al tipo 2.

El tipo número 1 (hombres y mujeres seductores), por lo general sí puede elegir. De hecho, ser seductor o seductora no es ligarse a muchos hombres o mujeres; si no poder elegir aquél, aquella con el que iniciar una relación. No he conocido a un solo hombre o mujer seductor que tenga problemas para encontrar pareja. Por eso este blog pretende enseñarnos, no al ligar; si no a ser seductores, atractivos, interesantes… luego ligar es muy fácil. ¿Puede un hombre seductor elegir a cualquier chica como posible pareja? Pues es evidente que si vamos por la calle y “entramos” a una chica que nos gusta… a lo mejor nos manda a la mierda por muy seductores que seamos. Antes de “elegir”, es recomendable que la chica que elijamos esté en nuestra vida, sea nuestra amiga, nuestra vecina… o quizás sea una chica que conocimos cuando bajemos a comprar el pan… nos pusimos a hablar con ella y… Y es que nadie es seductor por el físico: a las mujeres (y a los hombres) las seduce el carácter, y por eso mismo para poder ser seductores con alguien tenemos que tener la oportunidad de que ese alguien nos conozca previamente. Las mujeres están especialmente inmunizadas respecto a primeras impresiones, sí, a veces por ejemplo me encuentro alguna mujer que se me queda con los ojos clavados mirándome… Pero al revés pasa mucho más: yo me quedo muchas más veces mirando a mujeres que quitan el hipo… Y es que no hay simetría entre hombres y mujeres: a los hombres nos impresiona el físico más: sin embargo, a ellas de normal se las seduce en segunda instancia, con el carácter (lo que no quita que les importe el físico también mucho). Desde luego, ser seductor no es ser infalible, y si por ejemplo nosotros le tiramos los cejos a una chica que en ese momento no quiere pareja (un 20% de las chicas no están muy interesadas en iniciar relaciones con chicos) por muy seductores que seamos pues es normal recibir un no.

Sobre los tipos número 2 y número 3… bueno, para estos últimos se dice eso de

“siempre hay un roto para un descosido”

Así que hasta ellos podrán elegir con qué roto quedarse.

Y sobre el tipo 2… pues quizás tenga que trabajar para hacerse un poco más seductor, así no es que valla a ligar más: es que va a poder elegir una pareja mejor.

Cuatro puntos clave para elegir pareja

Y resulta que al final ya tenemos un montón de chicas (o chicos) a nuestro alcance a las que poder proponer que empiecen una relación con nosotros… ¿con cual nos quedaríamos? Por supuesto, no todas nos convienen… hay una serie de elementos a tener en cuenta antes de decidirnos por una o por otra. Con una lista de estos elementos y su análisis terminamos el artículo:

1. Atractivo físico. Ellas los prefieren más altos, con cuerpo atlético y cuidado; y ellos las prefieren medianamente altas y más bajas que ellos, y con curvas. El atractivo físico es un elemento importante, pero si una mujer o un hombre nos atrae mucho físicamente y poco mentalmente, pues es evidente que no es una buena elección. Tenemos que encontrar el equilibro entre un hombre o mujer que nos atraiga tanto físicamente como mentalmente.

2. Edad. Un elemento muy complicado. En esta caso la complicación viene de la distinta evolución ontogenética del hombre y de la mujer. Y es que ellas tienen un parón casi brutal en su sexualidad a la llegada de la menopausia, sobre los 50 años. Por eso ellos las suelen preferir como mucho de su edad, o mejor, más jóvenes; en cambio a ellas no las importa tanto salir con un hombre mayor, debido a que los hombres no pasan por la menopausia (aunque esto es relativo, y se habla de “andropausia” para referirse a un cuadro que se da en la salud del hombre a partir de los 50, en donde disminuye el deseo sexual, la actividad, la salud… pero con todo, aunque exista la andropausia, no afectaría a todos los hombre por igual, a diferencia de la menopausia que sí afectaría a todas las mujeres). Aun así esto no debe de ser un impedimento para empezar una relación si la chica nos gusta, al menos hasta un límite de 4, 5, 6 años… Por supuesto al revés no hay un límite tan estrecho, y un hombre puede empezar una relación con mujeres mucho más jóvenes que él. Pero no todo lo que reluce es oro, y mi experiencia me dice que cuando una mujer inicia una relación con un hombre que es más de 10 años mayor que ella, él suele ser un tío con pasta o con una buena profesión; y ella suele ser una mujer físicamente atractiva; pero mentalmente algo “choni”, sin muchas luces, que se ha “iluminado” ante la comodidad que le proporciona un hombre desahogado… (Di-Estéfano nos ilumina…). Vamos, que el límite puede estar en, si somos hombres, 6 años si ella es mayor; y 10 años si ella es menor (aproximadamente). El amor no tiene edad… dentro de unos límites.

3. Psicología. Comúnmente nos tendemos a enamorar de personas de nuestra misma inteligencia. Esto no es raro, porque nos enamoramos cuando nos identificamos con alguien, y nos identificamos con aquellos que tienen nuestra misma visión del mundo y nuestros mismos intereses. Y suele ser la inteligencia la que decide nuestra visión del mundo y nuestros intereses. Por esto mismo, para ligar no hay nada mejor que movernos por aquellos lugares en los que hay algo que nos interesa. desde tertulias literarias si nos gusta la cultura; hasta acampadas si nos gusta la naturaleza… Además, nos conviene para pareja a personas que son parecidos a nosotros en algunos aspectos; y distintos en otros aspectos. Si somos tímidos quizás queramos una persona extrovertida para que tire de nosotros. Si somos muy relajados a lo mejor queremos una persona enérgica para que nos active. En cambio, si somos inteligentes pues querremos invariablemente a una persona inteligente con la que poder hablar de esos temas con los que no podríamos hablar con una persona con pocas luces; y si somos muy deportistas pues a lo mejor también nos gusta a una persona muy activa que nos pueda acompañar a la hora de ir por ahí con la bici, a la hora de ir de acampada… que tenga nuestra energías y no se queje de que “está cansada”.

4. Intereses comunes y aficiones. Por lo general, emparejarnos con una persona que tiene nuestros mismos intereses y nuestras mismas aficiones, es un seguro de que esa relación tiene muy buen futuro. Ya conocemos el caso de Carlos de Inglaterra y Lady Di: no se querían, él no quería a ella… En cambio, Carlos de Inglaterra quería a esa extraña (y fea) mujer llamada Camila Parkers… ¿Por qué, si era mucho más bonita Lady Di que Camila Parkers? Pues porque Carlos y Camila (jo, esto empieza a parecerse al “Hola”…) compartían muchos intereses comunes: la hípica, la cultura, tomar el té rodeados de sirvientes… Vamos, que este caso ilustra bien que Carlos y Camila se enamoraron porque simplemente “estaban en la misma onda”, los gustaba lo mismo, y es algo fascinante tener a alguien a tu lado siempre con tus mismos gustos, con tus mismas aficiones… Si ya es divertido hacer algo que te gusta ¿os imagináis lo que debe de ser vivir y estar emparejado con alguien que tiene nuestros mismos gustos, nuestras mismas aficiones…?

En fin, cuatro elementos que debemos de analizar antes de decidir si un hombre o una mujer nos conviene para empezar una relación con él-ella.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Consejos para enamorar (8)
  • Empezar una relación con alguien o no (8)
  • Cómo nos gustan las mujeres a los hombres (8)
  • Puntos fuertes y puntos débiles para seducir (7)
  • Reflexiones sobre el amor (7)
  • Comments

    • Javier dice:

      Se las cuento, fue una historia de cambio de país, al encontrarme con una chica que se considera muy buena amiga de la familia y llevaba un contacto con mi sobrina el cual me sedujo aunque sin ningún contacto físico yo no quería nada en ese país porque me iba de alli, aun cuando descubrí que ella también se mudaron a este otro país la cosa fue tomando sentido y pensé que podía ser una pareja, la verdad quería enamorarla y yo lo hice después de tanta ilusión y tanto hablado llegue a considerar la chica ideal para comenzar una nueva vida con todos los cambios que significa dejar tu zona de confort por hacer todo desde cero, pues son contacto físico probamos y nos seducimos, la fantasía llego al límite yo bastante iluso me enamore cuando pensé que era el mejor momento de mi vida y ella despues de razonar según sus palabras se ladillo, fastidio canso etc, pasaron dos semanas quizás triste y sabía qie no resultaría porque la actitud la forma de hablar y todo había cambiado, incluso empezaron celos ira y ridículas situaciones de relaciones a distancia no superadas, nos encontramos en otro país el cual habíamos planeado vernos allí ella por trabajo y yo por buscar nuevos proyectos y una fiesta, yo le fui presentado mis amigos los cuales me fueron ayudando pero empezaron celos con el soltero del grupo ya que el le ha quitado las novias a dos grandes amigos también y bueno sucediron coincidencias que aunque las aclare com el cómo mi gran amigo y hermano la verdad el sabe que paso algo y no lo pudo evitar porque ella sintió algo por el ya que estaba allí y yo no, porque quería construir un fururo com unas bases sólidas de confianza para poder lograrlo, el hecho es que ella me dijo en Miami que no sentía nada por mi y que se había cansado de estos meses intensos yo le falte el respeto por arrechera ya que habíamos planeado mucho y todo se desvaneció de la noche a la mañana no quizás fueron esas dos semanas donde ella me dijo que no me alejará pero ella lo hizo, yo no pude presionar porque al estar lejos y saber lo que quería ella era la chica que pensé ideal. Todo se desvaneció y ella no quiso hablar más conmigo yo salí de Miami a Barcelona mi nueva residencia y ella volvió a Venezuela y no nos volvimos hablar ya van aprox dos meses y yo la podre extrañar de vez en cuando y quiero olvidarla para iniciar una nueva relación la cual se me hace fácil hablar con las chicas pero me da arrechera que no sea la que había elegido porque sinceramente la chica tenia eso intelectual, seguridad, valores, y el destino me dabauna posible historia que contar ya que era muy agradable, entre más tiempo si saber de ella me gustaría saber que paso porque nunca me dijo que sintió por mi incluso deseando sexo y planeado futuro yo no me quería casar pero si vivir cerca de ella, tenia que descargame disculpen lo largo faltaron muchos detalles pero yo pienso que fue demasiado intenso y ella le dio miedo porque no habíamos sentido aunque en le corazón lo deseábamos no funcionaria si la empatia por esa persona a tu lado no fuese correspondida, la verdad yo fui un poeta un monstruo enamorado y lo di todo y no fui correspondido me da mucha tristeza y quiero empezar con alguien para eso quiero olvidar esta historia ya elimine culaquier regalo foto y contacto de ellax aun sueño que me va a contactar así duela yo no puedo aceptarla porque en realidad perdí mi autoestima confianza, seguridad incluso mis amigas y amigos saben que no soy el mismo después de esta experiencia. Ella es Liliana ojalá nadie le pase algo así

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>