Cómo salir del aburrimiento

Con tanto paro (sobre todo entre los más jóvenes) muchos se preguntan con qué llenar el abundante tiempo libre. Podemos resumir la secuencia lógica que hace que una persona se suma en una profunda sensación de aburrimiento:

1. Me despiden del trabajo, o termino los estudios.

2. Por tanto, ya no tengo nada que hacer ¡bieeen…! Vacaciones durante largo tiempo.

3. Al día siguiente de haber terminado de trabajar o de estudiar, me levanto tarde, y me pongo a ver la tele.

4. Siento que tengo mucho tiempo libre, y que tener tanto tiempo libre me hace feliz.

5. Paso ese primer día libre muy contento, pues ahora puedo disfrutar de la vida, viendo la tele durante todo el día, saliendo a dar una vuelta, y pensando mientras miro a la gente que va atareada para acá y para allá “qué suerte tengo, yo no tengo que hacer nada más que disfrutar de la vida…”

6. Pero a los dos o tres días estando así, algo empieza a cambiar en nuestro cerebro. Sigo haciendo esas cosas tontas que me divertían los días antes: ver la tele, salir a tomar una cerveza al bar, jugar a la consola,… pero siento que estas cosas me empiezan a aburrir.

7. Al cabo de un mes así, suplicamos por tener que realizar algún tipo de actividad que no sea de “ocio”, pues el ocio que el primer día de inactividad tanto nos gustó, ahora nos aburre y nos sume en un estado de profundo aburrimiento.

8 Ahora ya no pensamos que los que van por la calle tan atareados tengan mala suerte y nosotros buena por no tener que hacer anda: ahora envidiamos a esa gente que tiene algo con lo que llenar su tiempo. A llegado el aburrimiento.

En este artículo, cómo salir del aburrimiento.

El aburrimiento y la evolución

Durante los millones de años que duró nuestro desarrollo evolutivo, nuestra biología se acostumbró a ser activa: teníamos que perseguir bisontes, coser la ropa, caminar hasta un nuevo lugar, o simplemente realizar ritos mágicos en días festivos. Pero siempre estábamos activos. De esta manera, somos por naturaleza seres activos, muy distintos por ejemplo, a los leones, que se pasan buena parte del día durmiendo.

El pensamiento del taoísmo nos dice que la clave de la felicidad es que todos los animales tengan una forma de vida de acuerdo con su naturaleza. A veces los sabios taoístas ponían el ejemplo de un gran rey que un día recibió la visita inesperada de un pájaro. A este rey le cayó muy bien el pájaro, tanto que dio órdenes de que se le tratase como un invitado ilustre: se le pusiese abundante comida en abundantes cenas en el que el pájaro era un invitado más a la mesa del rey; se le dio abundante baños y se le trató con todo tipo de lisonjas. Al cabo de poco tiempo, el pájaro murió. La moraleja era que esa forma de vida era muy adecuada para alinsojar a un hombre; pero no era una forma de vida que pudiese hacer a un pájaro feliz.

Por eso mismo, es muy importante conocer nuestra naturaleza biológica y psicológica. Y en el caso que nos ocupa del aburrimiento, es fundamental conocer que estamos programados para ser activos durante un puñado de horas al día, y durante varios días a la semana. Esto en la imaginería del trabajo asalariado de occidente a tomado la forma de trabajar 8 horas al día 5 días a la semana. Comúnmente la gente se toma esto como “es el tiempo que hay que perder para poder pagar las facturas”. Pero no es tiempo perdido: si nos tirásemos todo el día divirtiéndonos, con fiestas, mujeres,… todo eso nos terminaría aburriendo, como en la secuencia lógica del principio. Por eso es necesario volver a nuestro estado natural.

Aburrimiento y depresión

Si carecemos de un trabajo o de una ocupación que llene nuestro día a día, somos nosotros los que debemos de encontrar esa ocupación. De no hacer esto, el aburrimiento se adueñará de nosotros. Es esa terrible sensación de no tener ganas de hacer nada, incluso no tenemos ganas de hacer cosas con las que antes disfrutábamos. No es una casualidad que la sensación de aburrimiento se parezca un poco a una depresión pasajera. El enfermo de depresión tiene esa sensación de aburrimiento, de no disfrutar con nada, de salir a dar un paseo y no ser capaz de disfrutar el paseo; de salir de fiesta y seguir aburrido igual,… A veces la inactividad causa aburrimiento; y con el tiempo, este aburrimiento puede desencadenar una depresión. Por eso es fundamental estar activo.

Consejos para acabar con el aburrimiento

cómo salir del aburimientoPues decimos, si no tenemos algo que hacer, nosotros nos pondremos algo que hacer. Y como decimos, se trataría de encontrar actividades que nos llenen x horas al día, x días a la semana. El sistema de trabajo asalariado nos exige, como hemos dicho, 8 horas al día 5 días a la semana. No viene a cuento (o quizás sí), pero en España el trabajo está mal repartido: unos trabajan de más; y otros no trabajan. De cualquier forma, podemos partir de aquí para intentar acabar con nuestro aburrimiento.

Pues decimos, es cuestión de obligarnos a realizar actividades que nos llene x hora al día. ¿Cuántas son estas x horas? ¿8, como en el trabajo asalariado?. Pues esto depende de las energías de cada uno. Pero creo que con 5 o 6 horas productivas al día es suficiente (normalmente trabajamos de más, pues en estado natural tenemos unas 20 horas de actividad laboral a la semana, cuando la sociedad nos exige 40). Pongamos que le dedicaremos a actividades productivas 5 horas al día.

Ahora se trataría de adivinar cuantos días vamos a descansar a la semana de “trabajar” estas 5 horas. La primera idea al respecto que nos viene a la cabeza es seguir el modelo de descansar los sábados, domingos y festivos. A mi este modelo me parece perfecto, así que así lo haremos.

Total, tenemos que “trabajaremos” para salir del aburrimiento 5 días a la semana durante 5 horas. Total, 25 horas a la semana. Eso es más o menos lo que nos exige nuestra biología para ser felices (más trabajo, nos quita tiempo de disfrutar de la vida; y menos trabajo, hace que tengamos mucho tiempo, pero pocas ganas de disfrutar de la vida…).

Por supuesto, este “trabajo” no debe de ser algo que realicemos al “buen tum tum”; o sea, no puedo pensar “voy a trabajar una hora para sumar una hora de esas 5 que tengo que trabajar para no estar aburrido”. Tenemos que realizar estas 5 horas de trabajo al día de forma sistemática, rutinaria, y estandarizada. Vamos, que como si tuviésemos jefe y este jefe nos obligase a trabajar esas 25 horas a la semana para poder así salir del aburrimiento. Sin control externo esto puede costar. Es cuestión de ser duros con nosotros mismo y auto exigirnos realizar esta labor.

Y ahora, la pregunta del millón ¿Con qué actividad voy a ocupar estas 25 horas a la semana? Aquí no puedo más que dar ideas. Cada uno sabe bien lo que le gustaría hacer para aprovechar ese tiempo. El número de actividades a realizar es enorme, y podemos realizar varias actividades distintas al día (por ejemplo, aprender un idioma, aprender a tocar el teclado, ir a un curso de fontanería y dedicarle parte de esas 5 horas al día también a buscar trabajo, todo eso hecho a la vez). Es conveniente que las cuatro actividades que usamos en este ejemplo para llenar esas 25 horas a la semana las realicemos de forma sistemática. Por ejemplo, una hora por la mañana a aprender ese nuevo idioma; luego una hora para practicar con el teclado; luego una hora para el curso de fontanería; y luego, una hora para buscar trabajo. Vemos que son 4 horas… pero puede que queramos también aprender algo de informática, o ponernos en forma con una hora de ejercicio al día… De cualquier forma, lo importante es persistir con esta rutina que nos habremos creado. Así cortaremos ese aburrimiento de raíz.

Desde luego, hay gente que se tira años enteros aburrido, delante de la tele sin decidirse a dar el paso que proponemos en este artículo: decir basta, levantar el culo del sillón y ponernos a planificar en qué vamos a usar esas 25 horas que hemos decidido estar activos a la semana.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cosas que nos hacen subir el ánimo (8)
  • Cosas que nos hacen sentir bien (7)
  • La depresión como enfermedad que impide disfrutar de la vida (6)
  • El estrés como causa de la depresión (6)
  • Cinco consejos para tener un ánimo elevado (vídeo) (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>