Cómo seducir

He estado viendo un vídeo en el blog de Kheldar (la vida es fluir, que está en wordpress), me ha gustado mucho algo que ha dicho, y me ha hecho reflexionar sobre la vacuidad tradicional del mundo de la seducción. Y es que por lo general, salvo nobles excepciones, los supuestos maestros de seducir se limitan a que tú intentes perder el miedo a las aproximaciones, a que te abras más a la gente, a que pierdas la timidez con las mujeres, a que pierdas el miedo al rechazo… ¿Y eso, nos hace seductores no ser tímidos? De ninguna manera, exactamente igual que ser tímidos no impide ni de coña ser seductores.

El planteamiento de las escuelas tradicionales de seducción se agota en cuatro días contado, porque es el tiempo que tardamos en conseguir lo único que ellos proponen de normal: perderle el miedo a las aproximaciones. Me ha hecho mucha gracia algo que ha dicho Kheldar en su vídeo. Tiene que ver con los “abordajes en frío”. Yo hace sólo un par de años era la persona más insociable del mundo, con un pánico horroroso a la gente… por eso cuando encontré esos blogs de seducción, a mi me parecían una maravilla… ellos me animarían a dejarme mis miedos en casa y me ayudarían a hacer abordajes… pero claro, yo era un tímido fóbico social de más de 14 años de experiencia… Lo que me hace gracia de lo que ha dicho Kheldar es que cuando le han propuesto a él realizar esta terapia de “aproximaciones” enfrío con el objetivo de mejorar como personas, Kheldar ha respondido que para qué le va a servir a él eso, si él ni es tímido, ni es fóbico social, ni tiene problema por el estilo… Según sus propias palabras él lo que quiere es conectar más con las personas que ya conoce (o que conocerá); por que él ni es tímido y ni tiene problemas de acercamiento a los demás.

Alguien le debería de decir a esos supuestos maestros de seducir que se han metido a dar lecciones de seducción cuando a mí, por lo general, me producen un vómito bastante inestable que no se me hace nada seductor, que el hecho de que una persona no le tenga miedo a que se le caiga un edificio encima no le hace ser un buen arquitecto. Aunque sigue siendo evidente que para ser arquitecto hay que empezar por perderle el miedo a que los edificios se nos caigan encima… Ese puede ser un buen comienzo, pero no puede ser todo, hay que trabajar más cosas como estrategias de conversación, lenguaje corporal, sentido del humor, estética y estilo, inteligencia emocional y racional… En este artículo, cómo seducir.

Más allá de la seducción tradicional

Siguiendo con estos gurús (hay buenos gurús de la seducción en español, pero son contadísimos) es bastante alucinante que entre los miles de artículos que tiene uno de los blogs más veteranos e importantes de seducción en español, no haya leído nunca absolutamente nada sobe, por ejemplo, estilos de vestir; o aún mas grave, sobre técnicas de conversación. Sí, nos dicen en ese blog (no lo voy a dar publicidad, no soy tonto) que es muy importante la conversación para seducir. Pero no enseña ni una sola técnica de conversación que merezca la pena. Por ejemplo, la sencilla técnica de empezar hablando mucho al principio, nada más abordar a una chica; y poco a poco ir reduciendo lo que hablamos nosotros, 90%, 80%, 70%,… hasta que al final escuchamos a la chica y nos ganamos así la confianza…Cómo seducir con sólo esa sencilla técnica podemos hartarnos a ligar. Pero nada de eso saben los gurús tradicionales de la seducción.

Como decimos, hay muchas cosas que son necesarias aprender para seducir al sexo contrario. No nos vale con perderle el miedo al rechazo, a las chicas, a la gente… Ese es un primer paso; pero nadie se hace seductor por perder el sentido del ridículo. Por supuesto, es muy interesante perder el miedo al ridículo, en mi caso era fundamental: ahora que apenas tengo miedo al ridículo (me costó mucho tiempo perder este gran miedo), resulta que ahora soy muy sociable, muy carismático, muy popular… Pero ¿me hizo sociable el perder el miedo al ridículo ? Nada más lejos, simplemente yo tenia grandes posibilidades sociales, y cuando saltó por los aires el candado que le ponía la fobia social a mis grandes posibilidades sociales, pues las fuerzas salieron desbocadas de mí como un gigante que llevaba mucho tiempo encadenado en una profunda mazmorra y sale rugiendo de su cuchitril cuando a alguien se le ocurre romper el candado con un buen hachazo (eso pasa en mi novela, “La Reina de los Hielos”…).

Y para terminar el artículo, damos unas ideas generales de esas cosas que tenemos que trabajar si queremos ser verdaderamente seductores, y no hay tanta diferencia de si somos hombres o mujeres… La mujer seductora tiene muchas cosas en común con los hombres seductores. Ya hemos hablado de algunas cosas, como la conversación, el vestir bien, el perder la vergüenza social…

Ideas para seducir

1. Perder el miedo a las aproximaciones. Ya hemos hablado de esto, se trataría de que el hecho de que empecemos con total “naturalidad” conversaciones con personas desconocidas en distintas circunstancias, se nos haga algo más fácil, más cotidiano, más habitual… Las personas extrovertidas hacen esto todo el rato, hablan con todo el mundo sin miedo al ridículo y sin miedo al rechazo. Precisamente es esta interacción tan frecuente con personas, lo que termina haciendo que la persona extrovertida y sociable tenga unas grandes habilidades sociales: practica mucho el arte de la sociabilidad y de las interacciones con personas, y así termina siendo un maestro en esto.

2. Practicar la conversación. Esto es uno de los puntos más importantes. Tanto en algún artículo; como en mi libro “de Poco Sociable a Seductor” he desarrollado alguna técnica de conversación que nos puede dar grandes réditos a la hora de seducir. Arriba hemos esbozado una técnica de conversación, así que no decimos mucho más. No es lo mismo conversar con una amiga, que conversar con una chica a la que acabamos de abordar, que conversar con un jefe, que conversar estando de fiesta, que conversar con un vecino… La conversación es como un mar, cambiante, a veces rápida, a veces fluida; pero a veces delicada, a veces encrespada, a veces taciturna; otras iluminadora; otras nostálgica… Hay que practicar todas estas formas de conversación, tenemos que ser todos unos grandes conversadores para que lo de ligar sea algo muy fácil…

3. Estilo de vestir. Tengo artículos enteros dedicados a los estilos de vestir en el apartado “estética y estilo”. Los grandes artistas ligan mucho, no porque creen grandes obras: si no porque hacen de ellos mismos la mejor obra de arte posible: cuidando su peinado, su vestuario, haciendo que su estilo y su forma de vestir impresione siempre a los demás, a veces con elegancia; a veces con naturalidad; otras veces con misterio; otras con claridad cristalina…

4. Lenguaje corporal. Dentro de mi libro “de Poco Sociable a Seductor” desarrollo una técnica para aprender a cuidar nuestro lenguaje corporal al máximo. Se trata de ser más consciente de nuestros movimientos, y aprender a moldearlos de forma más fina en las mujeres; y más varonil en los hombres. Hay que cuidar los gestos de la cara, las sonrisas, la posición del cuerpo, la postura de las manos, de los brazos, de los hombros, la forma de andar, la forma de estar quietos, la forma de sentarnos… El lenguaje corporal da mucha información sobre nosotros, dicen que más que el lenguaje hablado. Por eso, hay que aprender también a conversar con el lenguaje corporal.

5. Vida atractiva. Y en general, nuestra vida y nosotros mismos tenemos que ser atractivos ante los ojos de los demás. ¿Tenemos cosas interesantes en nosotros mismos? ¿Somos apasionados de algo? ¿Tenemos un físico cuidado y atractivo? ¿Somos comprometidos, luchadores; o conformistas y pelotas? ¿Tenemos un hogar interesante, un ambiente seductor, unas aficiones fascinantes…?

Conclusión sobre cómo seducir

A veces nos pasa que tenemos un coche, que es un buen coche, que es fiable, que gasta poco… Pero resulta que cuando lo metemos por un camino, el coche se atasca, no está preparado para andar por caminos. Pero con unas pequeñas modificaciones, como poniéndole mejores ruedas, bajando los ejes, poniéndole un cuadro de marchas nuevo… el coche queda completamente preparado y ahora es perfecto para los terrenos arenosos de los caminos. Creo que esto nos pasa a muchos: nosotros somos de por sí mismos interesantes, y tenemos muchas cosas buenas en nosotros; pero no estamos preparados para los arenales de los caminos de la seducción amorosa. Y es que tenemos que aprender a seducir, nadie nace sabiendo sobre el trato con los demás, sobre el estilo de vestir, sobre las formas seductoras de conversar, o sobre las formas seductoras de convivir (si la convivencia mata la pasión, es que nosotros o nuestra pareja no somos en absoluto seductores…). Es cuestión de reconvertirnos un poco, de aprender a seducir. En este artículo hemos dado las ideas generales, es un camino de aprendizaje diario que nos traerá grandes beneficios a nuestra vida social, sentimental… 

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo aprender dos grandes formas de comunicarse (6)
  • La estrategia definitiva para encontrar pareja (5)
  • Cómo hablar con una chica (5)
  • Un secreto de mi madre para ligar y conocer gente (5)
  • Ligar es difícil o no (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>