Cómo ser atractivos (cinco lecciones claves)

En mis dos años que llevo ya fuera de mi encierro monástico, después de más de una década de fobia social, me he dado cuenta de muchas cosas sobre el atractivo de hombres y mujeres. Antes de nada tengo que decir que mi propio atractivo como persona, más allá de posible interés amoroso de mujeres por mí, simplemente atractivo en el sentido de caer bien a los demás, se ha refinado en estos dos años, es como si yo hubiese estado aprendiendo muchas cosas sobre sociabilidad, sobre relaciones, sobre cortejo, sobre amistad, sobre familia incluso… por el hecho de haber aparcado mis miedos a un lado, y haber empezado a “practicar” mis interacciones sociales con los demás. Así he ido “calibrando” mi atractivo ante los demás, he aprendido a conversar mejor, a moverme mejor, a saber saludar, a saber cortejar, a saber qué mujeres me gustan y a las que gusto yo, a saber qué piensan los demás de mí, a saber qué se espera de mí, a saber de qué amigos uno se puede fiar y de qué amigos uno no se puede fiar. Son muchas cosas las que he aprendido con práctica, el atractivo no se puede desarrollar en la teoría. Hace falta salir a la calle a practicar. Yo no he salido mucho aún aunque hayan pasado ya dos años desde que empecé a practicar mis engarrotadas habilidades sociales. Poco a poco mi sociabilidad se va “desoxidando”, voy cogiendo tono, voy mejorando mi trato… pero todavía tengo que practicar más, yo me doy cuenta de que al principio cometía muchos errores y no tantos aciertos en mis interacciones sociales. Pero  con el tiempo los errores disminuyen y voy encontrando los secretos del atractivo ante los demás. Por eso, en este artículo quiero hacer unas reflexiones de carácter general sobre mi experiencia y sobre lo que voy aprendiendo en estos ya dos largos años. A pesar de mis complejos, yo me he ido dando cuenta que contaba dentro de mí con una poderosa capacidad de atraer a los demás, no sólo a mujeres, si no a amigos, a conocidos… El atractivo funciona más allá de la vida amorosa y sexual, es algo que lo sienten los demás de nosotros, tengan estos interés amoroso y sexual en nosotros o no lo tengan. Las mujeres más atractivas lo son también ante sus amigas como amigas con la que conviene mantener la amistad; y los hombres más atractivos lo son también ante sus amigos con los que conviene mantener la amistad. Las personas más carismáticas y atractivas ante sus amigos también suelen ser las más demandadas para posibles relaciones amorosas con otras personas. Esta es quizás la principal lección que he aprendido sobre el atractivo: cuando somos atractivos atraemos a todo el mundo, aunque sean personas heterosexuales de nuestro mismo sexo. En este artículo, indico las principales lecciones que yo he aprendido sobre le atractivo en una serie de apartados. Cómo ser atractivos (cinco lecciones claves).

Lección número 1. Se es atractivo ante todo el mundo

Ya hemos hablado de esto en la introducción, por eso no diremos aquí mucho más. Esos chicos que son unos cabrones con sus amigos; y que luego pretenden que cuando hay chicas delante ellos sean vistos ante ellas como atractivos, lo tienen crudo, porque se es o no se es atractivo ante todo el mundo. Por eso yo aconsejo practicar nuestras habilidades para atraer ante nuestros amigos, ante nuestra familia, ante nuestros compañeros, ante nuestros conocidos… para luego cuando lleguen las chicas, nos sea muy fácil que ellas se sientan atraídas por un hombre que tiene unas habilidades de seducir a los demás tan pulidas mediante la práctica y el trabajo. ¿Y cómo practicamos las habilidades de atraer a los demás? Se trata de encontrar nuestras formas más seductoras, aconsejo para ello mi libro “Los Pilares de la Seducción“.

Lección número 2. El carácter atrae mucho más que el físico

Esta es una lección que he ido aprendiendo también en estos dos años. Está muy bien que nuestra chica tenga un buen cuerpo, que tenga un buen culo, que tenga una piel tersa y una cara bonita… Pero yo me he dado cuenta que muchas mujeres que tienen todo esto, a la hora de la verdad tienen unos caracteres poco atractivos, son poco carismáticas, poco inteligentes, poco pasionales, son las típicas chicas que te cansas de ellas después de un par de polvos… Y luego a lo mejor hay otras chicas, que no tienen tanto “chasis”, que no son tan guapas, tan jóvenes, tan atractivas… pero que tienen un carácter más curtido, más carismático, son más comprometidas, más inteligentes, más encantadoras… y ellas enamoran y atraen muchísimo más que esos bombones sin nada en la cabeza. Siempre tendrá mejores parejas una mujer normalita físicamente con un carácter atractivo; que una mujer de cuerpo explosivo, con un carácter de loca, de sosa, de tonta, de neurótica… El carácter atrae mucho más que el físico. Nos enamoramos de un carácter. Pero siempre tiene que haber un atractivo físico mínimo (lo tenemos el 90% de las personas este atractivo mínimo, basta con no ser obeso, deforme, flaco…), a partir de ahí, el atractivo está fundamentalmente en el carácter.

Lección número 3. La conversación es la parte del carácter que más atrae.

He visto en mis deambulares por aquí y por allá entre gente, que hay dos grandes tipos de personas que no seducen nada, y es porque tienen dos grandes tipos de problemas en su conversación:

-Las personas que hablan mucho pero tontamente

-Y las personas que hablan poco y que parecen tontas en lo poco que hablan

En otra época de mi vida yo hablaba poco, y la gente me ponía la etiqueta de “un poco bobo” por eso. Pero cuando una chica se acercaba a mí, se daba cuenta de que lo poco que hablaba era muy interesante… y me intentaba tirar de la lengua, y yo cada vez hablaba más… y a ella yo le empezaba a gustar… y así he tenido a clases enteras de compañeras a las que yo gustaba y ellas al final me pusieron la etiqueta del atractivo de la clase… algo que yo nuca pretendí ser porque yo siempre me creí una mierda y más feo que un grajo… Pero yo las enamoraba con la conversación, aunque fuese escasa. Ellas me pedían que hablase más porque lo que contaba era interesante. Pero yo no me atrevía, y ese hablar tan poco me quitaba atractivo por lo que mi etiqueta de “atractivo” se desmoronó en el abismo de mi timidez. Por eso hay que aprender a hablar más. Y a su vez, a hablar interesante. Si alguien os pregunta cómo es la casa en la que vivís, ¿qué diríais? Quizás algo así como…

1. Pues bueno, es una casa normal… sin más, una casa normal [esto es hablar poco y poco seductor]

2. Pues es una casa muy guay, que tiene una piscina y yo me baño junto con mis amigas en los veranos. Ellas vienen a mi casa porque no tienen novio, y ahí hablamos de nuestras cosas. Nos contamos las intimidades… Y es que … ¿Sabes? Los hombres sois muy cabrones, nos usáis un tiempo y luego nos dejáis. Es que mirad que sois malos los hombres… ¿Sabes? Mis amigas y yo lo cometamos cuando nos bañamos en la piscina de mi casa… Por lo demás, mi casa es muy guay, yo paso muchas horas allí, ahora vivo con mis padres pero ellos no están en casa casi nunca, por eso me aburro, como estoy sola porque los hombres sois unos cabrones… [conversación abundante, pero insustancial y poco seductora...].

3. Pues yo vivo por mi cuenta de alquiler. Vivo en un piso con mis dos compañeros… que bueno, más que compañeros ya son como hermanos para mí. El lugar es tranquilo, el barrio tiene cierto encanto algo decimonónico que uno a veces, cuando regresa del trabajo al atardecer, tiene la sensación de que está en otra época… Mis compis y yo nos lo pasamos de muerte, y aunque tenemos todos pareja y demás… de vez en cuando nos tomamos una tarde para nosotros, vemos primero una peli en el salón, y luego nos sacamos unas cervezas, ponemos música en la minicadena y nos empezamos a reír contando cosas sobre mujeres, sobre el amor, sobre la vida… Desconectamos de todo durante un par de hora de risas entre cervezas… [conversación medio abundante y muy seductora].

Seducen las personas con este tipo de conversación 3, conversación medio abundante y muy seductora (cuando hablamos hablamos, pero también sabemos disfrutar del silencio, por eso lo de “medio abundante”).

Lección número 4. Atraen más las personas con alta energía, pero pueden ser tranquilas a su vez.

A las mujeres las encantan esos hombres que son seguros de sí mismos, que son activos, que tienen iniciativas, que llevan las riendas de la relación… A alguna mujer, las marimacho, las gustan los hombres sumisos para domarlos ellas… pero a mi no me atrae nada ese tipo de mujer. Sí me atraen las mujeres que también son activas, que son líderes, que proponen ellas… siempre y cuando su feminidad se quede intacta por adquirir estos hábitos más masculinos. Nos encantan las personas divertidas, vivas, simpáticas… Y no nos gustan las personas sosas, que no se mueven, que no hacen ni dicen nada, que parecen abúlicos y que parece que no tienen energía. Pero no hace falta estar todo el rato de guasa, simpático, hablando, activo… Vasta con que transitemos entre el estar normal, pero simpático y tranquilo; con momentos en donde nos sube la energía, nos convertimos casi en el alma de la fiesta, y empezamos con nuestro ánimo simpático a tirar del grupo y a subir la moral a todo el mundo con nuestra simpatía. A 1 de cada 10 mujeres sí las gustan los soso, porque las gusta dominarlos y las gusta tener a un calzonazos a sus pies todo el día… Pero la común de las mujeres… las gustan los hombres con iniciativa, activos, vivos, alegres…

Lección número 5. Atraen las personas con intereses interesantes (valga la redundancia)

Pues siempre a la hora de ligar uno saca su artillería: a mí me gusta la astronomía; a mi me gusta hacer deporte; yo leo mucha literatura clásica; yo colecciono libros sobre ciencia; yo tengo el proyecto de hacer una banda de rock; yo tengo el proyecto de hacerme controlador aéreo; a mí me gusta ayudar a salvar a las ballenas (las persona altruistas atraen un montón); a mí me gusta viajar, ver nuevos lugares; a mi me gusta salir por ahí, a tomar unas cervezas, a un concierto de rock… Todas estas cosas atraen mucho. No hay que presumir, simplemente que la conversación nos lleve al lugar de poder poner encima de la mesa estas cosas que tenemos en nuestra vida y que nos hacen más atractivos. Yo aconsejo siempre mantener un poquito de misterio, que parezca que siempre hay mucho más de lo que mostramos. Atraen las persona que son claras, que son lucidas, que son coherentes… Pero un toquecito de misterio también atrae.

Conclusión sobre cómo ser atractivos (cinco lecciones claves)

Me he dado cuenta de que la mayoría de las personas son muy lentas y un poco lerdas. Es supongo que también culpa de la tele y demás… Por eso, la mayoría de las personas tardan un poco en reaccionar ante tu atractivo. Por ejemplo, pasas un día con ellos y tú estás espléndido, divertido, animado… Pero ellos siguen con cara de matasellos, aburridos, te miran como diciendo “pero, ¿por qué se ríe este bobo… si no es día de reírse?”. Pero a lo mejor al día siguiente, cuando vuelves a quedar con ellos después de tu gran actuación del día anterior, ellos te reciben de otra forma muy distinta: con sonrisas, con alegría, como diciendo “¡Mirad quien ha venido!”. Digamos que plantemos en ellos una semilla, condicionemos a estas personas, y la semilla en no mucho tiempo dio fruto y ahora sí mostró el gran resultado que tiene sobre los demás el ser atractivos: gustas a todo el mundo, a amigos, a familiares… Todo el mundo te adora… y lo que es quizás más importante: tu único problema a la hora de encontrar pareja, será que tienes que elegir entre un montón de mujeres (u hombres) a las que tú gustas.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (8)
  • Distintas formas de gustar (7)
  • Cómo superar los complejos físicos (7)
  • Cómo gustar a una mujer (7)
  • Mitos sobre el atractivo (7)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>