Cómo ser el mejor en algo

¿Cómo ser el mejor en algo? Ni que decir tiene que yo ya he dejado claro que no creo en los milagros. Pero sí creo en la eficiencia, y en el principio de límites, por llamarlo de alguna manera. Hace unas cuantas décadas el Leeds United, un equipo de fútbol inglés, atravesaba por uno de los peores momentos de juego de su historia. A alguien del club se le ocurrió la idea de que, a partir de ahora, las equipaciones de este equipo serían ahora completamente blancas, emulando un poco al Real Madrid, que acababa de ganar varias copas de Europa consecutivas. ¿En qué quieres ser el mejor? De cualquier forma, para ser el mejor en algo todos y siempre han empezado imitando a esos que ya habían llegado a grandes metas en el terreno en el que se pretende ser el mejor. En este artículo cómo ser el mejor en algo.

Llevarnos al límite

Por supuesto, lo se: hay que ser originales, no imitar a nadie. Pero si nos damos cuenta, si no imitásemos a nadie nunca, si no aprendiésemos de los demás, tendríamos que empezar desde el conocimiento que existía en la Edad de Piedra. Es evidente que no podemos vivir 50.000 años hasta que descubramos por nosotros mismos los trucos de los grandes maestros. Por eso digo siempre lo mismo: todo el mundo empieza imitando a otros que ya tuvieron éxito en eso en donde nosotros queremos ser los mejores. Con el tiempo abandonaremos la mano de ese que nos ha ayudado en nuestro camino, y caminaremos solos.

como ser el mejor en algoHemos hablado arriba del “principio de límites”, que básicamente consiste en intentar forzarnos en esa actividad en la que queremos ser el mejor, como una forma de no conformarnos con alcanzar en eso en donde queremos ser el mejor un nivel intermedio; si no forzarnos para intentar superar nuestras marcas constantemente. Este principio lo adoptó Japón después de la Segunda Guerra Mundial: no contentarse nunca con la eficiencia de su industria ni de su economía, e intentar mejorar constantemente, sobre todo en lo que a tecnología se refiere, buscando siempre un artefacto tecnológico nuevo, incluso antes de que el viejo al que sustituye hubiese agotado su ciclo de vida comercial.

Yo no creo en los milagros. Pero me hace mucha gracia la gente que cree en los milagros. Por eso me leí el libro “El Secreto”, por que pienso “qué cantidad de fracasados pueden llegar a creerse esta milonga. Si quieren algo deberían de adaptar el principio de límites, y no tragarse esta sandez para consolar a los mediocres”. Los libros malos me hacen reír. Por eso mismo los leo. Y para terminar, ponemos unos ejemplos de metas que quiere alcanzar la gente, y unas ideas de cómo poder llegar a ser el mejor en eso.

Distintas formas de llegar a ser los mejores en distintas cosas

1. Llegar a ser bueno con las mujeres. ¿Quieres ser seductor? Pues empieza por seducirte a ti mismo, y a los que te rodean en el ámbito más cotidiano. Cultiva tu personalidad hasta que seas verdaderamente seductor. No hay mucha diferencia entre seducir mujeres y seducir a los demás con nuestra personalidad cautivadora. Y ¿Qué hago para que mi personalidad sea cautivadora? Por ejemplo, descubrir las claves que hacían a los hombres más fascinantes de todos los tiempos verdaderamente fascinantes. Casi todos ellos eran poetas, artistas, músicos,… Observa el ejemplo de sus vidas e imítalos. También puedes imitar un poco a esos ligones que tú bien conoces… no sabrán mucho de poesía, pero no hay duda de que son muy efectivos con mujeres. Hay sobre todo dos personas que yo imité cuando intenté pasar de hombre “poco sociable a seductor”. Uno es un vecino mío; y otro es alguien de mi propia familia… El éxito no se hizo esperar incluso fue bastante increíble… Lo cierto es que por cuestiones biológicas me resultó muy fácil imitar al de mi propia familia, pues compartimos genes que en él estaban muy presentes y en mí estaban ahí latentes, esperando a resurgir con un poco de esfuerzo (los genes de la sociabilidad, de la simpatía, del buen trato con mujeres… genes que no creo que se hallan catalogado como tales, más bien son un conjunto de otros factores y de otros genes).

2. Llegar a ser un gran escritor. Y yo he imitado a los demás hasta llegar a ser lo que hoy soy (un cabronazo de cuidado…): desde hace diez años, en mi intento de convertirme en escritor, empecé leyendo y analizando las obras de los más grandes escritores que ha dado la humanidad. Como muchos de los grandes escritores de la historia de la humanidad son del siglo XIX, en buena parte yo mismo a veces parezco salido directamente del propio siglo XIX. La imitación es el camino para convertirnos en un tipo concreto de hombres.

3. Llegar a ser un gran músico. Ahora que me he cansao de la escritura… estoy intentando prosperar en el mundo de la música. Pero ahora ya no estoy dispuesto a dedicarle 10 años como los que le he dedicado a la literatura, filosofía, ciencia, y al mundo intelectual en general. ¿Qué hago si quiero ser ahora un gran músico sin dedicarle tanto tiempo? Pues por ejemplo imitar a Kurt Cobain, que aprendió a tocar la guitarra en poco más de una semana (intensivamente), y en un poco más de tiempo ya estaba componiendo canciones que romperían moldes. ¿Cómo pudo hacer esto Cobain? Fácil, aprovechó como impulso la fuerza de su enorme pasión. Tenía muy poca formación musical, pero una pasión y un espíritu de artista como pocos.

4. Llegar a ser un gran político. Un dato es falso: en España faltan políticos. Lo que sobran son tíos geta metidos a política porque no valen para nada. Y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas: menos de un 1% de los políticos españoles han tenido éxitos profesionales fuera de la política, con lo que podemos ver fácilmente que si han terminado en política es por que no valían para nada. ¿Quieres ser un gran político? Ahí tienes a Nietzsche, sigue su ejemplo: apréndetelo todo, aprende música, aprende idiomas, aprende física, aprende biología, aprende matemáticas. Se tan bueno en todo eso como Einstein en física, como Gauss en matemáticas, como Victor Hugo en novela, como Enrique Bunbury en música, como Darwin en biología,… y serás un gran político. La política es la disciplina más difícil que existe, porque abarca todas y cada una de las restantes disciplinas.

Conclusión sobre cómo ser el mejor en algo

En nuestro mundo hay mucha competencia. Que nadie espere dormirse en los laureles. Yo en mi blog imito a los mejores, los mejores psicólogos que han existido en occidente, los mejores pensadores, los hombres más seductores que saben guiar a los demás con ánimos, pero también con realismo. Podemos mejorar, pero hay que trabajar un poquito. Las fórmulas mágicas no existen, la única fórmula mágica es el trabajo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El coach como guía de nuestra vida (4)
  • Cómo expandir nuestras posibilidades vitales (3)
  • Hablar con nosotros mismos para superarnos (3)
  • La constancia como clave del éxito (3)
  • La clave del éxito en nuestras ambiciones (3)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>