Cómo ser una persona carismática

El carisma es esa extraña virtud que tienen algunas personas que hacen que los demás se sientan irremediablemente atraídos por una forma de ser con un magnetismo tan poderoso. El carisma es esa magia, esa chispa, ese encanto… que tienen no sólo personas: si no también lugares, edificios, ciudades, paisajes… El carisma es esa fuerza que parece emanar de ciertos objetos, momentos, lugares, personas… y que invade con su poder de atracción a toda persona que contempla alguna de estas cosas. Las personas carismáticas tienen esta especial fuerza de atracción, y como nos gusta sobre todo aquello que nos parece misterioso, con encanto, con “fuerza”, pues no es raro que se halla hablado tanto de personas carismáticas, pues al fin y al cabo ellas son siempre las deseadas por todos los demás, o bien como amigo, o como hijo, o como empleado, o como pareja… Teniendo en cuanta la cantidad de cosas buenas que tiene el ser una persona carismática, no nos debe de extrañar que todo el mundo quiera averiguar los secretos para ser una persona carismática. En este artículo, cómo ser una persona carismática.

El atractivo y el carisma

Antes de dar las claves que yo considero fundamentales para ser una persona carismática, podemos analizar un poco el fenómeno del carisma. Quizás todo el mundo, chicos y chicas, nos hemos sentido alguna vez irremediablemente atraídos por alguien cuando lo conocimos, sobre todo alguien del sexo contrario. Quizás fue el primer día de clase, y vimos sentada en el medio de la clase a una chica que nos cautivó con su belleza, con sus movimientos, con su delicada forma de hablar… Desde luego que era una chica atractiva. Pero ¿era una chica carismática?

No hay que confundir el atractivo con el carisma. Si bien el carisma es más que la personalidad y entra de lleno en lo que podemos llamar nuestra apariencia o aspecto, el atractivo es sobre todo la parte más superficial de la persona, su físico, sus movimientos, el timbre de su voz… El atractivo actúa sobre todo en los primeros momentos cuando conocemos a una persona. Nos fijamos en lo superficial de la persona, su forma de hablar, su vestuario, su rostro, sus modales… Pero a veces personas muy atractivas en el fondo son personas muy poco carismáticas. Sí, nos atraen mucho en los primeros momentos. Pero a la hora de la verdad ese poder de atracción se queda ahí, y cuando conocemos un poco más a esas personas, nos damos cuenta que, aunque la podamos considerar una persona atractiva, por su carácter, por su forma de ser, por sus movimientos… no es al final una persona carismática.

Y es que el carisma es una fuerza que parece provenir de las propias entrañas de las personas dotadas de esta peculiar virtud. Por esto mismo, no podemos juzgar a una persona como carismática hasta que no la conocemos un poco más en profundidad. Esto es debido a que las primeras impresiones engañan más que un político en elecciones, y necesitamos conocer a una persona con cierta profundidad para ver si esta persona causa en nosotros ese elenco de emociones que es llamado el carisma.

Distintos tipos de carisma

También hay que tener en cuenta que no todos los tipos de carisma que hay son positivos. Yo he hablado en otro sitios de “carisma friki” para hacer mención a ese extraño carisma que parecen desprender las personas un poco raras o un poco tontas, esa especie de fuerza especial que emanan estas personas como de misterio. No nos debe de extrañar que en la Edad Media, fuesen usadas personas con deficiencias mentales (suelen ir acompañadas de muecas extrañas en las caras y de posturas extrañas en los cuerpos) para iniciar las satánicas cabalgatas en las que la iglesia católica llevaba en mitad de la noche, de las hoguera, de la multitud, a los reos condenados por herejía a la hoguera o al patíbulo en general.

Tampoco es positivo el carisma que generan personas como Hitler. No hay duda de que Hitler era carismático, y no por ser malo necesariamente, pues también era malo Stalin y su personalidad no desprendía el inigualable pero negativo carisma de Hitler. Nosotros creemos que sólo el carisma positivo es beneficioso, es esa sensación que generan en nosotros algunas personas que son populares, que son simpáticas, que son activas, decididas, que siempre parecen esconder alguna sorpresa y su vida parece estar inserta en cierto halo de misterio (otra vez insistamos, un halo positivo, no me refiero a que tengamos un amigo “carismático” que vista de negro, que se peine para atrás, que use capa en su vestimenta, que tenga unos colmillos de los que le caen unas gotitas de sangre, y que viva en un castillo abandonado atendido por una criada muda con grandes deformaciones físicas en su silueta… el “halo” de misterio que generaría este tipo de persona y su entorno no es positivo tampoco). Por eso, para terminar el artículo damos las principales claves de eso que podemos llamar “carisma positivo”, y las principales características que suelen tener las personas que generan alrededor de ellos este carisma positivo.

Las características de las personas con carisma positivo

1. Son personas comprensivas, grandes psicólogos naturales, no van por ahí diciéndoles a los demás lo que tienen o no tiene que hacer. Pero a cambio son buenos consejeros que apoyan a esas personas que lo pasan mal en determinados momentos. Los apoyan no condenando ni adoctrinando: si no comprendiéndolos y ayudándolos a pasar por el mal momento.

2. Cuidan su estética. La estética de nuestra vida es más que nuestro vestuario, que nuestro peinado o que el aspecto de nuestro coche: la estética es todo aquello que nos rodea y que se puede captar por los sentidos. Así, las personas carismáticas suelen estar envueltas en una carga estética muy densa, parece que todo lo sensible que rodea a la persona carismática tiene una atmósfera única y positiva a la vez: su casa, la casa de campo de sus padres, el entorno urbano que rodea a la casa, y el entorno rural que rodea a la casa de sus padres, su vestuario, cambiante pero a su vez con un estilo inconfundible, su habitación, a la que la persona carismática le da también un estilo inconfundible… La persona carismática tiende a simbolizar su personalidad en el mundo sensible que lo rodea.Los góticos intentan simbolizar su tristeza en el color negro que rodea a todas las posesiones materiales del gótico… pero ya hemos dicho que este tipo de carisma es más que nada negativo. Así que no es buen ejemplo. Un ejemplo de mi vida: en mi estética roquera (a veces) tiendo a intentar simbolizar mi personalidad decidida, activa, luchadora, democrática…

3. Son amables y simpáticos. Lo cierto es que en nuestra sociedad abundan por un lado, las personas bordes esquivas, insociables, antipatías; y por otro lado, las personas humoristas, bufones, payasos, cachondonas…. Los segundos tienen más carisma, pero es más que nada “carisma friki”. Yo apuesto por algo más intermedio: saber ser amables, divertidos, simpáticos; pero sin perder nuestra nobleza y nuestra elegancia. Esa son las personas, para mí gusto, más carismáticas (y las que más ligan dicho sea de paso…).

4. Son personas optimistas, pero practican un optimismo inteligente, a la vez que se suelen guardar su pesimismo interno para sí mismos, no van por ahí diciendo eso de

“la cosa está ‘mu’ mala”…

Siempre muestran su optimismo inteligente por fuera. Por dentro a veces tienen problemas y son más pesimistas, pero son de esas personas que se guardan lo malo para sí mismo; y comparten lo bueno con los demás. Acabo de escribir un delicioso artículo titulado optimistas contra pesimistas así que me remito a él para los que estén más interesados en este aspecto de las personas carismáticas.

5. Son personas tranquilas pero activas. ¿Quien puede apreciar la forma de ser de esas personas “locas” que no se están quietas y hacen todo el rato cosas sin sentido? Y además, ¿quién puede apreciar a esa gente vaga que nunca hace nada, que no tiene proyectos, que no tiene actividad…? Por “tranquilidad” no me refiero a moverse poco, a estar muy quieto… más que nada me refiero a esas personas que se mueven mucho, que son activas y decididas; pero que a su vez no se mueven como esas personas alocadas que parece que las han enganchado a la corriente y que no dejan de hacer cosas… pero ponen a todo el mundo de los nervios con sus movimientos espasmódicos y nada nobles. Hay que moverse para ser carismático: pero con movimientos alegres pero nobles; decididos pero inteligentes.

Como ayuda para llevar nuestra personalidad a sus cotas más carismáticas y seductores, nada mejor que nuestro e-book “Los Pilares de la Seducción”, de próxima aparición en nuestra Tienda SyA.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La estructura de nuestra mente (5)
  • Distintos tipos de hombres desde la perspectiva de las mujeres (5)
  • Cómo cautivar con nuestra personalidad (5)
  • Secretos para atraer a las mujeres (5)
  • La negatividad de los prejuicios (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>