Cómo solucionar nuestros problemas

A lo largo de la historia de la humanidad todo tipo de problemas han atormentado a hombres, a mujeres, y a demás seres que han ollado alguna vez La Tierra. Con los siglos, los hombres ideemos soluciones para esos problemas: solucionemos el hambre periódico con la agricultura y la ganadería; las enfermedades con las vacunas; el cansancio del excesivo trabajo con las máquinas; la escasez con el mercado y los trasportes…. Pero parece que los hombres tenemos una capacidad poco admirable para crearnos nuevos problemas que necesitan nuevas soluciones. Probablemente muchos de los problemas a los que se enfrenta actualmente la humanidad, no hubiesen existido con un poco más de inteligencia. Para ilustrar esto siempre está nuestra poco querida crisis económica, producida porque en España nos hemos endeudado para comprar casas, para pagar coches, para hacer largos viajes… A veces la falta de conocimiento respecto a las circunstancias futuras nos hace tomar decisiones erróneas. Si los arquitectos de España hubiesen sabido lo de la crisis del ladrillo, pues a lo mejor se hubiesen decidido por otra profesión, como camarero, político, funcionario, policía… ¿es que hay algo más en España…? Es imposible prever el futuro, con lo que los problemas llegarán. Pero los problemas tienen solución. No hay una solución común para todos los problemas, salvo la muerte, que más que una solución es una falta de opciones. Todos tenemos problemas. No hay remedio para todos los problemas; pero la lucha contra los problemas puede hacer que terminemos por vencer a esos demonios que nos acechan en la noche. En este artículo, cómo solucionar nuestros problemas.

La estética de la lucha

Siempre me ha gustado todo lo relacionado con la estética de la “botica de la abuela”. Hay incluso un programa por ahí de TVE que me encantaba… Mediante esta particular botica, las antiguas mujeres de España pretendían solucionar un sinfín de problemas de salud, mediante hierbas, mediante remedios naturales: tomillo para las infecciones; te para curar el dolor de estómago; todo tipo de setas, de plantas medicinales, de remedios caseros para curar todo tipo de dolencias y de enfermedades.

Quizás un científico pudiese alegar que los remedios tradicionales son poco efectivos, y la moderna ciencia es mucho más efectiva que esta botica de la abuela. Y tiene razón: yo he dicho que me fascina la estética de la botica de la abuela; no sus resultados, que no son fascinantes. Es esa estética de poner en armonía de nuevo nuestro yo interior, nuestro cuerpo, y nuestra alma, mediante recetas preparadas en un hogar impregnado de esa esencia maternal y de ese aura de ancestralidad como queriendo conectar con el entorno natural del que extraemos las hiervas medicinales, las setas y demás.

Y digo  que me encanta la estética de la botica de la abuela… La estética nos motiva, lo inunda todo, nos sube el ánimo o nos lo baja… Yo siempre empiezo a solucionar mis problemas con la estética: por ejemplo, cuando tengo algún problema, lo primero que empiezo haciendo es ordenar mi mundo: ordeno mi habitación, la casa, pongo el coche a punto, me pongo yo a punto, me visto bien, me peino bien… Y una vez que he hecho esto, me digo: “ahora estoy preparado para empezar a solucionar mis problemas”. El primer paso para solucionar los problemas es ordenar nuestro mundo, ordenar esta estética vital en donde estamos en nuestro día a día. Luego parece que las cosas se ven un poco más claras, y nos decimos:;

-Tengo este problema, tengo estos remedios para solucionar este problema, así que voy a trazar un plan para solucionar mis problemas y a ponerlo en práctica

¿Recordáis lo primero que hizo Rambo en la película “Acorralado” antes de enfrentarse a sus enemigos? Prepararse, “velar sus armas”, ponerse la bandana en el pelo, pintarse con pinturas de guerra…

Problemas de las personas a día de hoy

Por supuesto, el siguiente y definitivo paso es ponerse a luchar para solucionar los problemas. A veces nos falta motivación, por eso lo de la estética, hay que cuidar la estética, la estética nos motiva, nos sube el ánimo. Es como una droga natural que nos hace modificar nuestros estados de ánimo. Nuestra sociedad siempre pretende mantenernos en la ignorancia estética, al fin y al cabo la estética como disciplina de conocimiento tiene una fuerte manía de terminar por desembocar en la política, y los que tienen el poder se empiezan a poner nerviosos, a lo mejor si nos enseñan lo que es la estética aprendemos lo que es la política, y luego ya no será tan fácil manipularnos, extorsionarnos, engañarnos, arruinarnos…

Decimos que una vez que hemos puesto en armonía nuestro mundo con la estética, es hora de luchar, es hora de enfrentar los problemas. Hay muchos problemas que suele tener ahora mismo la gente. Pero podemos resumir el 90% de estos problemas en una breve lista:

1. Problemas económicos, por deudas o falta de trabajo

2. Problemas de salud o física o mental

3. Problemas en las relaciones de pareja

4. Problemas familiares, no nos entendemos con nuestra familia y no nos podemos ir a otro sitio

5. Problemas de sociabilidad, no tenemos amigos, no tenemos novia o novio…

6. Problemas de autoestima, no nos creemos suficientemente listos o suficientemente guapos o suficientemente triunfadores.

7. Problemas de vacuidad, sentimos que nuestra vida no nos llena, que está vacía…

8. Problemas en el trabajo

El remedio para todos nuestros problemas

La estética de Rambo en la película “Acorralado” me encanta: es un hombre que se prepara para luchar, para combatir a sus demonios, para derrotar a sus adversarios. Es una estética como diciendo “lo voy a dar todo, voy a dar hasta la última gota de mi sangre por vencer esta batalla”.

Y esa estética se debe de materializar en acciones, pues para poco le hubiese servido a Rambo una pose tan varonil y guerrera si luego cuando se pica con una ortiga se pone a llorar como una mariquita y decide que ya no puede seguir luchando más y aguantando tanto dolor… La clave de la victoria a la hora de solucionar nuestros problemas está en luchar, en luchar fuerte, en luchar duro… Algo increíble he descubierto en los últimos tiempos: los grandes triunfadores del mundo no son a veces hombres especialmente brillantes, especialmente listos, especialmente virtuosos: a veces son simplemente hombres que lo intentaron mucho, que no desfallecían, que no se rendían, que no se dejaban vencer por derrotas parciales, porque sabían que hasta que no estuviesen muertos la victoria total era posible.

Todos tenemos problemas y la gente se queja de sus problemas. Pero ¿realmente luchamos con todas nuestras fuerzas contra nuestros problemas? En absoluto, muchas veces nos quedamos sentados mirando la tele, simplemente nos evadimos de los mismos, pero no los hacemos frente. Por supuesto que hay personas que sí hacen frente a sus problemas, pero son los menos: los más podrían hacer mucho más para ponerle remedio a sus problemas: desde el parado que no busca con la suficiente intensidad trabajo; hasta el fóbico social que evita las interacciones sociales durante años. Por lo general todos cometen el mismo error: no luchar contra sus problemas con la suficiente fuerza, con la suficiente intensidad. Este es el remedio común para todos los problemas: luchar fuerte, luchar sin parar, no rendirse, darle mil vueltas a las cosas, abrir un frente, si no obtenemos victoria, abrimos otro y lo intentamos por otro lado; hacemos cosas distintas intentando buscar la solución, si no se puede por un lado, vamos por otro, lo sabían bien “La Comunidad del Anillo” con Gandalf al frente, que al ver cortado su paso por Caradhras, tuvieron que buscar otro camino por las Minas de Moria. Al final pasaron, pero a un alto precio. Luchar es luchar bien, sin parar, abrir frentes, organizadamente. Hay una cosa que llevaba mucho tiempo queriendo decir: España ha perdido mucho desde que quitaron la “mili”. El ejército es un sistema de educación superior a la universidad. En él ganamos autocontrol, todo lo demás que tenemos es dinero. Ahora ya no tenemos dinero, porque el descontrol nacional ha subido la deuda privada a niveles de escándalo. Y es que luchar es la clave para solucionar nuestros problemas. No hay rival grande si nosotros somos grandes guerreros. Deja esa mariconada del “pensamiento positivo”. En cambio piensa una estrategia y luego ponte a luchar.

Recomendamos el Coach mensual de Erik360 como guía para solucionar los problemas que nos afligen.

La libertad de un hombre se mide en la cantidad de dolor que es capaz de soportar.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Si necesito pedir consejo ¿a quién pido consejo? (6)
  • Las personas tóxicas (3)
  • La clave de la superación personal: la fuerza de voluntad (2)
  • El coach como guía de nuestra vida (2)
  • Los gurús de la autoayuda (2)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>