Cómo superar la depresión (primera parte)

superar la depresionLa depresión es un mal endémico de nuestro tiempo. A mucha gente le ha arrebatado un trozo considerable de su vida. No hay que confundir ser depresivo con no ser feliz o con estar triste. Una persona que trabaja 12 horas al día y tiene una vida sentimental miserable, será una persona infeliz, pero no será una persona depresiva, pues la actividad impide que caigamos en el cuadro clínico denominado depresión. La depresión es una enfermedad de personas que son por lo general inactivas: parados, jubilados, mujeres…

Lo más importante es saber que a la depresión no se entra de un día para otro: es gradual, cada vez vamos a peor “hemos cambiado, creemos que a peor”… Las causas de la depresión suelen se ambientales, algo falla en nuestra vida. Y por su puesto, la terapia no podría ser otra que adivinar qué es ese algo que falla y ponerle remedio. De normal suele ser una combinación de factores, por lo que la terapia depresiva debe de afectar a varios ámbitos de nuestra vida. Para adivinar qué es ese algo que falla sería adecuado la ayuda de un profesional: el nos guiará y nos trazará el camino de vuelta a la cordura. De todas formas, hay una serie de consejos generales que, si los seguimos a rajatabla, nos ayudarán a superar la depresión.

Consejos generales para superar la depresión

1. Haz ejercicio físico. Esto es muy importante, hay que hacer ejercicio físico TODOS los días. Para ello elegiremos una actividad física que nos guste, puede ser un montón de cosas: aprende a patinar, aficiónate a la bici de montaña o a la de carretera, ve al gimnasio, o cómprate alguna máquina que te permita hacer ejercicio en casa, apúntate a un equipo de fútbol en donde entrenen TODOS los días. El ejercicio diario se debería realizar al menos durante una hora al día, si es más mejor. Si no tienes costumbre de hacer ejercicio físico, debes de visitar previamente a tu medico para que te evalúe, de esta forma evitaremos infartos innecesarios…, que si nos da un infarto, sea haciendo el amor… moriremos haciendo lo que más nos gusta… que no es deporte precisamente… Además, empieza poco a poco, el primer día pueden ser sólo diez minutos, a partir de ahí sube hasta llegar a una hora diaria al menos. Con esto activamos el cerebro, los neurotransmisores como la serotonina nos pondrán de nuevo en marcha.

2. Piensa, piensa y piensa. Los problemas se solucionan primero en el pensamiento. Aprende a pensar. El pensamiento guía la acción. Además, pensar también reactiva el cerebro, como cuando hacemos un masaje cardiaco, que al imitar los movimientos del corazón, parece que hacemos recordar a este su forma de funcionar antes, con el pensamiento podemos reactivar nuestro cerebro, recordemos a nuestro cerebro cómo eran aquellos felices años en los que nuestra vida no era un tormento. Como digo, fundamental, aprender a pensar. Aquí un sencillo esquema de cómo era aquella vieja actividad, ahora denostada por ser “cosa del pasado”: pensar: busca un sitio ideal, un sitio donde estés relajado (puede ser tanto dentro de casa, como fuera, por ejemplo, en un parque). Ponte un tiempo mínimo para pensar, una hora, dos horas, y piensa, no tanto en lo que te viene a la cabeza, si no en esas cosas que sabes que tienes que pensar y las vas dejando para pensarlas más adelante. Andar también es una actividad excelente, pues facilita el pensamiento. Da largos paseos. No es mentira eso de que “el camino de santiago de transforma”. Pero lo que de verdad te transforma es el pensamiento.

3. Sal de casa. No te quedes encerrado como si fueses un geranio de interior. Sal TODOS los días de casa, incluso es preferible hacerlo tanto por la mañana como por la tarde. Esto es un muy buen consejo, pero el que escribe, no lo cumple… porque es más fácil de hacer que de decir. ¿porqué es tan difícil para un depresivo salir de casa? Vamos por partes (me parece que este artículo va a tener una segunda parte, pues son, no muchas cosas, si no, exactamente 10) Se hizo un experimento psicológico sobre el aguante del cerebro humano al encierro y a la soledad. El experimento consistía en encerrar a una serie de voluntarios en una habitación iluminada con luz artificial exclusivamente, en donde se le pasa la comida por una rendija. La habitación tiene también acceso a un baño, con lo que el voluntario no necesita salir para nada de la habitación. Bien, así pasaban los voluntarios, por supuesto cada uno encerrado en su correspondiente habitáculo, una serie de días. A cada voluntario se le fue evaluando psicológicamente al cabo de x días: al primero al cabo de uno, al segundo al cabo de dos… etcétera. Total, que a partir del voluntario que llevaba encerrado siete días, se empezaron a encontrar alarmantes señales de inestabilidad mental y signos de depresión. Y esto le pasa a un tipo que lleva encerrado sólo siete días. ¿Te imaginas lo que será llevar así años, encerrado y completamente solo? Algunos no lo tienen que imaginar… Ya dijo Víctor Hugo “la soledad es el camino directo al infierno”. Decíamos ¿por qué es tan difícil para un depresivo salir de casa? Tiene que ver con el hecho de que en estado depresivo nuestro cerebro es más vulnerable a las situaciones estresantes… por ejemplo, no salimos de casa por no encontrarnos con ese vecino que tenemos forzosamente que saludar… y esto a su vez hace que estemos más depresivos, por lo que tendremos el cerebro aún más estresado para encarar a ese odioso vecino… Si este es tu caso, es preferible salir de casa con todo el dolor que te provoque, que quedare encerrado hasta llegar a los límites de la locura.

4. Empieza nuevos proyectos. Unos de los motivos fundamentales que causan la depresión es que en muchas ocasiones a lo largo de nuestra vida, sentimos que nuestra vida está vacía. Es el momento de empezar un nuevo proyecto, o a nivel profesional, o a nivel de aficionado. La lista de actividades de estos nuevos proyectos es interminable: formar una banda de rock; empezar a escribir una novela; montar un bar con chiringuito; aficionarse a practicar el arte de la seducción; aficionarse a los videojuegos de rol; empezar a escribir un blog en Internet; leerse las “grandes obras de la literatura universal”; cambiar de trabajo, de amigos, de país; mandar a la mierda a todos los que te han jodido, que les den por el culo, miserables ratas que sois lo más envidioso que he visto en mi vida, siempre criticando, siempre quejándoos de todo, siempre intentando joderme la vida para que así vuestra miseria no parezca tan grande; aficionarse al senderismo; montar cualquier tipo de negocio propio; aprender a programar; aprender un idioma nuevo… Creo que se entiende.

Cómo superar la depresión (segunda parte)

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cuidar los ritmos circadianos para salir de la depresión (5)
  • Salir de la depresión (4)
  • Cómo superar la depresión (vídeo) (4)
  • Tres historias para crecer espiritualmente (4)
  • Cómo usar la creatividad para mejorar nuestra vida social (4)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>