Cómo superar los complejos físicos

Cómo superar los complejos físicosCreo que el 100% de la población tenemos algún tipo se complejo físico. Personas que son feas, personas que son gordas, hombres con poco pelo, personas con los dientes en mal estado, personas muy altas, personas muy bajas, mujeres con curvas, mujeres sin curvas… Como vemos, a cada uno nos puede acomplejar una parte concreta de nuestro físico, incluso algunas personas se acomplejan por cosas que para otra persona serían buenas, como pasa con esas mujeres con cuerpos llenos de curvas que los hombres ven como muy atractivas, pero ellas se ven espantosas con ese culo y con esas caderas tan voluptuosas… Pero por supuesto, la mayoría de las veces los complejos físicos corresponden a partes de nuestro cuerpo que no son tan atractivas como debieran. Muchas veces son los demás los que nos dicen “tú eres gordito” o “tú tienes los dientes muy feos” o “tú tienes las piernas muy largas”… La crueldad de los demás se ceba a veces con nuestros “defectos”, especialmente en la infancia y en la adolescencia. Así, nosotros terminamos por interiorizar esos defectos en formas de complejos sobre nuestro físico. Y he dicho: creo que todos tenemos algún tipo de complejo físico. Lo cierto es que a poco que repasemos los cánones de belleza, todos deberíamos de tener complejos porque no hay dios que pueda encajar con los cánones oficiales de lo que se supone que es ser guapo, guapa, atractivo o atractiva. En este artículo, hablamos de cómo superar los complejos físicos.

Los prejuicios a la hora de juzgarnos

Con la palabra “racionalización” se hace referencia en psicología y filosofía a ciertas creencias que tiene el individuo, pero que están alteradas respecto a la realidad objetiva. Por ejemplo, alguien puede creer cosas inciertas, como que la valía de un hombre se mide por la calidad del coche que tiene. ¡Jurado que hay gente que cree esto! Hay un montón de creencias irracionales dentro de la población: gente que cree que los gitanos roban más; gente que creen que los famosos de la tele son las personas más guapas que existen; gente que cree en la astrología, en la homeopatía, en los curanderos… le gente tiende a creer cosas estúpidas y creer teorías absurdas. Esto es parte de la forma de ser humana, los humanos, a pesar de lo de “homo sapiens”, normalmente no somos tan sabios, y en vez de sabiduría lo que hay en nuestra cabeza son un amasijo de prejuicios y de juicios de valores absurdos.

Tanto es así que todos nosotros tendemos y tenemos la manía de “prejuzgar”, o sea, de juzgar a alguien cuando a penas lo conocemos. A mí por ejemplo muchos capullos me veían callado, delicado, tranquilo, pensativo… y me prejuzgaban como “raro” o como friki, pero yo ni era tan raro ni era tan friki… Y ellos en poco tiempo se daban cuenta, que yo era incluso ligón, sociable, me hacía enseguida con las simpatías de la gente… pero a los tipos que me prejuzgaban por ser callado y algo retraído, eso no les interesaba: yo para ellos era como ellos creía que yo era. Aunque por supuesto yo era muy distinto por dentro. Pero ellos, los tipos estos que me decían de “raro”, me prejuzgaban porque les interesaba creerse ellos mejor que yo, aunque ellos fuesen objetivamente una mierda y yo fuese objetivamente mejor que ellos. Pero claro ¿cómo iban ellos a creerse la verdad, cómo iban ellos a aceptar que ellos eran peor que yo, menos ligones, menos simpáticos, más capullos…? Y claro, como no podían aceptar la verdad, pues ellos prejuzgaban, porque al fin y al cabo los capullos viven de sus prejuicios, te juzgan sin conocerte, te ponen etiquetas cuando apenas ni te conocen, de raro, de callado, de antipático… o por supuesto: se fijan en tus defectos físicos y te hacen creer que tú eres tus defectos físicos.

Yo como no andaba sobrado de defectos físicos, pues la gente que me acusaba de “raro”, pues se los inventaban: era rubio, tenía la cabeza rara, tenía la cara rara… Pero aún así, yo tenía y tengo algún defecto físico, y por supuesto, los prejuzgadores los aprovechan. Ellos te hacían creer que tú eras tus defectos físicos. Pero me he dado cuenta que la gente tiende a sobrevalorar los defectos, a hacerlos más grandes de lo que en realidad son. Y además, la gente tiende a sobrevalorar el físico, por la tele nos dicen que si eres guapo o guapa, aunque seas un absoluto mamón, ya eres la hostia y todo el mundo te querrá… ¡Mentira! El físico gusta; pero lo que enamora es el carácter. Saber esta verdad es un primer paso para superar nuestros complejos físicos.

La superficialidad de los medios

Es muy importante entender que por la tele salen sobre todo “cáscaras”, cosas vacías, lo hemos visto estos días por Youtube (España) con el anuncio de la lotería de navidad, parodiado de forma genial en el vídeo “Terrorífica lotería de navidad”. Este vídeo es ultraviral ya, y es que ya saben todos los españoles la mogigatería y la vacuidad que nos suelen inducir en la típica publicidad de lotería española. Este año, lo han hecho tan mal, ha quedado el anuncio de lotería tan vacío, que de por sí, sin la parodia, el anuncio de lotería, donde sale la Caballet, Bustamente, etc., es completamente grotesco y da una sensación de vacío y de superficialidad que asombra, asombra que lo hayan hecho tan mal y el anuncio original casi parece una grotesca parodia.

Esto es porque desde los medios de comunicación nos inoculan eso, la cáscara, lo de fuera, la cara bonita, el culo bonito. Tú no te preocupes por tener un carácter agradable, simpático, decidido, varonil, femenino… tu ponte botox en la cara, estírate el culo en una arriesgada operación de cirugía, luego ponte pelo, y quítate la papada. Desde la tele nos dirán que así estamos divinos de la muerte, luego todo es cuestión de tener un buen coche, un buen chalet, y de salir por ahí a la calle a dar u paseo con nuestro marido y con nuestros hijos, para presumir y que todos vean lo superiores que somos a los demás por ir por ahí con los labios de una mona y con la cara que parece que ha salido de un museo de cera.

Estamos tan manipulados que no nos damos cuenta que lo que de verdad importa es lo de dentro. ¿Para qué quiere nadie ser guapo si luego no tiene conversación? Lo he visto mil veces: los guapos no ligan. Los que ligan son las personas que son encantadoras, que tienen un buen carácter, que tienen buena conversación… Nadie quiere a un guapo o a una guapa si luego está más vacío que las reservas financieras de Bankia

Superar los complejos físicos aceptando la vacuidad de lo físico

Y así, si tenemos un buen coche, con buen rendimiento, con buen consumo y con buenas prestaciones… ¿De verdad es tan importante que tenga unos rallajos o un “bollo” en la chapa? Parece que eso es lo de menos. Todos tenemos defectos físicos, y el que no los tiene le saldrán con la edad. Pero la edad a su vez te va dando más sabiduría, te va dando más carisma, más carácter… y eso compensa con mucho el peor chasis de nuestra persona.

Y es que… hemos empezado hablando de “racionalizar”, o sea, de creer algo distinto de lo que es verdad por mero interés. Yo me he dado cuenta que en nuestra sociedad, los complejos físicos son la “racionalización” de otras cosas. Por ejemplo, yo me he dado cuenta que muchos chicos y chicas que no ligan y ellos dicen que es porque no son demasiado guapos, en realidad eso es una racionalización de problemas de carácter que ellos mismos tienen (son aburridos, toscos, pesados, cargantes, poco interesantes…).O sea, es más cómodo pensar que no ligamos porque no somos guapos; que pensar que no ligamos porque no tenemos un carácter “guapo” y atractivo.

Tenemos que aprender a aceptarnos como somos… y eso se hace atacando estas “racionalizaciones”, viendo que lo que de verdad nos pasa es otra cosa, que tenemos complicaciones en nuestra vida social, que tenemos mal trato con la gente y eso se nos calva, que no logramos conectar emocionalmente con los demás, o que no tenemos buena conversación… Esas cosas sí son importantes, mucho más que el físico. Pero siempre es mejor pensar que lo que falla es el físico… y aunque tengamos defectos y complejos, eso es lo de menos. Estoy cansado de ver que los grandes ligones son sobre todo personas dotadas de un gran carácter. Los “guapos”, como no tengan algo más, no se comen una rosca. Pero ¿significa esto que tenemos que descuidarnos, que dejar de ir al gimnasio, que dejar de tener una dieta equilibrada, que dejar de vestirnos bien? En parte sí…

Conclusión sobre como superar los complejos físicos

Un hombre que a veces fue lúcido como José Saramago, flipaba cuando no dejaba de oír por la tele eso de que nos tenemos que cuidar, que nos tenemos que ver guapos, que tenemos que hacer deporte, que tenemos que tener una dieta sana… Pero Saramago se preguntaba:

“Oigan, ¿y no será mejor que nos pongamos a leer y a pensar un poco, aunque a cambio no hagamos tanto ejercicio físico? ¿No será mejor que estemos más guapos por dentro aunque a cambio no estemos tan guapos por fuera?”

Por supuesto desde los medios de comunicación se dice que no hay nada mejor que el botox… ¡Pero no…! Lo he visto mil veces: los que más ligan son las personas con grandes espíritus; no son esos guapos que muchas veces tienen un carácter muy pobre y un carisma muy ligero. Pero claro, si nos quedamos en casa llorando y diciendo

“pero qué feo soy, es que no ligo porque soy feo”

No, no ligas porque eres tonto.

¿Y entonces, nos olvidamos que tenemos físico? Pues yo creo que así estaríamos más cerca de hacer algo de provecho… Está bien ser monos, ser atractivos físicamente. Pero en lo físico hagamos lo que hagamos, nunca podremos gustar a todo el mundo. El gusto es subjetivo, por tanto ¿para qué darle tanta importancia? En cambio, el carácter, lo que nos hace encantadores, buenas personas, buenas para convivir y para enamorar… eso siempre es más objetivo.

Yo mismo tengo dos grandes tipos de fases por las que yo paso respecto a la percepción de mi físico:

1. Me empiezo a cuidar, a hacer deporte, a comprarme ropa nueva

2. Me desintereso de esas cosas, me enorgullezco de mi barriga cervecera, me enorgullezco de ir por ahí sin peinar y con unos pantalones rotos…

Estas dos fases son complementarias. Creo que todos debemos de hacer estas dos fases: cuidarnos, ponernos buena ropa, tener una dieta que moldee el físico hasta su máxima potencia… pero una vez hecho esto, debemos dejarnos de tanta paja mental y simplemente disfrutar de la vida, disfrutar de nuestra personalidad, disfrutar de la compañía de los demás, disfrutar de las chicas y de los coqueteos… y dejar de estar tanto tiempo pensando en que si somos guapos, en que si somos feos, en que si tenemos una pata de palo o el cutis de la Duquesa de Alba… ¿Y qué más da? Cuidaros e intentar estar lo mejor físicamente posible. Y luego olvidar que tenéis físico, consideraros un alma dotada de vida independiente del cuerpo. Como yo dije en un reciente vídeo que acabo de colgar en Youtube:

“el físico es muy importante para ligar. Y es muy importante, porque si nos estamos todo el rato pensando que si somos guapos, que si no somos guapos… al final no ligaremos porque en vez de estar por ahí cortejando a mozas pues estamos comiéndonos el coco con chorradas que no importan tanto como nosotros nos creemos. Por eso el físico es tan importante para ligar: es importante olvidar que tenemos físico, porque si no en vez de estar ligando estamos preocupándonos por el físico”.

Má o meno…

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La negatividad de los prejuicios (9)
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (9)
  • Mitos sobre el atractivo (8)
  • Cómo ser atractivos (cinco lecciones claves) (7)
  • Atractivo físico contra atractivo de carácter (7)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>