Cómo superarse

He estado leyendo por ahí distintos artículos sobre temática de superación. Se ha puesto muy de moda últimamente el genero de la autoayuda y la superación personal. Libros como “siete hábitos de la gente altamente efectiva” han colapsado las listas de los más vendidos. De echo, he analizado un par de artículos en el blog del libro citado… pero no tengo nada claro si seguir analizando el resto de capítulos. Entre otras cosas, porque para mí la autoayuda tiene que tener ese algo de estético, ese algo de artístico, como única forma de que la autoayuda no se vuelva un conjunto de verdades de cajón (o sea, de lógica…), y como única forma de que las recomendaciones de la autoayuda tengan una coherencia común. Y es que el arte unifica, por ejemplo, en una catedral gótica hay una infinidad de elementos distintos; esculturas, paredes, naves, columnas, capiteles,… Pero todo parece que está unificado por ese algo, por ese estilo, por ese arte. En este caso, el estilo gótico es lo que unifica todos esos elementos individuales. Y ese es precisamente el gran problema de la autoayuda: no tiene coherencia, no tiene ese algo que termine por hacernos a nosotros mismo como una obra si fuésemos una obra de arte. Por eso, este blog es muy distinto a los demás blogs de autoayuda que circulan por ahí. Lo de “autoayuda” del título debe de entenderse de forma un tanto provocativo… Porque en el fondo, creo que el secreto de la vida está en “autoayudarnos”, pero que nadie se crea que podrá hacer de sí mismo algo más elevado, si no imita un tanto la forma de funcionamiento de eso que es quizás lo más elevado que ha creado el hombre: el arte. Este es un blog demasiado grande para ser un burdo blog de autoayuda más…

Los blogs de autoayuda

Reconozco que creo que cerca del 95 % de los blogs que circulan por la red que dicen ser de autoayuda… me parecen pura estafa, entre otras cosas, porque la relación entre los servicios que prestan, y los precios que tiene esos servicios, es escandalosa.

Por eso, este no es un blog de autoayuda más… ni siquiera es un blog de autoayuda al uso. Lo del nombre y la URL, no es un error… es más una provocación. Me sigue gustando el nombre, pero defino lo de “autoayuda” de forma muy distinta. En el fondo, eso de ayudarnos a nosotros mismos es algo muy viejo… Viene de tiempos en donde hombres  como nosotros tendían que ver unas crueldades que espantarían al mismísimo diablo. Eran hombres que habían visto campos enteros llenos de hombres destripados, aún gimiendo de dolor y suplicando por que los remataran… Y esos hombres tuvieron que hallar estrategias mentales que les permitieran explicar como es posible que los dioses hubiesen creado un mundo en donde había tanto sufrimiento, a la vez que les permitieran adaptarse a aquellas terribles situaciones, y les ofrecieran una especie de “guía de actuación”, una forma de comportarse en la vida, para que la vida pudiese ser lo más placenteras posible.

HeraclitoEstos hombres eran en buena parte los primeros pensadores occidentales. Heráclito es uno de nuestros verdaderos apóstoles… El creía que la guerra, la muerte, la destrucción… en definitiva, el cambio, era inherente a la existencia del mundo. De echo, reprochaba a algún poeta de la época el que se lamentase de que existiese la guerra. Según él, este poeta no se daba cuenta de que, queriendo eliminar la guerra de la vida de los hombres, el universo entero desaparecería, pues como dijo después Platón “la vida es una guerra”, y por tanto, pedir el fin de la guerra es pedir el fin del Universo, en constante cambio, en constante conflicto de energías que fluyen de un lado a otro….

Los estoicos se inspiraron muy ampliamente en Héráclito, y son ellos precisamente, especialmente en su variante romana, los que más popularizaron esa especie de género de autoayuda de la época, que era la filosofía estoica. Es quizás el propio estoicismo la filosofía de vida con más éxito en toda la historia de la humanidad. Es tanto su éxito, que casi todos los grandes hombres que han existido en occidente hasta el día de hoy, se puede decir que eran “sabios estoicos”.

Una parte del secreto del éxito de la filosofía estoica, viene debido a sus sólidos principios disciplinarios, que se juntan con una profunda conciencia del propio actuar, insertado a su vez este actuar propio en una dinámica más amplia, en un cosmos que se crea unas veces, para destruirse otras, y con todo ello, nosotros estamos ahí, en mitad de este drama histórico de creaciones y destrucciones, afrontando la vida desde una situación que combina un conocimiento amplio de nuestras obligaciones como hombres nobles, y cierto fatalismo para los casos en donde se pierde la esperanza y ya nada nos queda por hacer, sólo aceptar nuestra derrota. En resumidas cuentas: que hay que echarle un par de cojones a la vida…

El secreto del éxito

Y esa es la clave del éxito. Déjate de hostias de pensamiento positivo y mamarrachadas varias… toda esa gente del pensamiento positivo son unos embusteros… siempre con la mierda esa de que “la vida es como una  rosa, hay que oler su bella fragancia mientras evitamos picarnos con las espinas…” (por cierto, eso es mío… ellos no tienen tanta creatividad como para ocurrírseles algo así…) toda esta gente del pensamiento positivo son por lo general unos hipócritas. No nos debe de extrañar que sea un pensamiento Made in USA, o sea, un país donde todo es bonito y positivo… pero luego un día, se les nubla la positividad, y deciden atacar al país más miserable de la tierra, Irak, y matar en ello de momento a un millón y medio de personas.

En definitiva, ese es el secreto del éxito en la vida: un par de pelotas como los planetas Artorius y Pólux… Y las mujeres un par de ovarios casi tan grandes como las pelotas de Evaristo García… Ya lo decía Plinio el Viejo: “échale cojones….”. Y toda la demás mierda de que “piensa bien”… no vale para nada, todo el pensamiento de autoayuda que contradiga la gran máxima de Plinio, es pura mierda, para mariconas sin valor ninguno (lo de maricona entiéndase que ofende a los débiles, no a los gays…)

Y con esto, podemos conseguir en nuestra vida todos los propósitos que queramos. En otro tiempo, las cosas eran distintas, no nos dejaban mas que trabajar y adorar a Dioses muertos. Pero en este mundo, el contrapeso de la decadencia de los hombres que adoran sepulturas, son las grandes pelotas de los hombres y mueres valientes. “Pueden porque creen que pueden”, otra vez cito esta frase, la dijo Virgilio, un gigante que podía con todo. A partir de ahora, nos queda seguir durante el resto de nuestra vida la gran máxima de Plinio el Viejo, se acabó el no puedo, se acabó el estoy cansado… No es todo posible, pero aquello que es posible, se merece ser conseguido sin ese jodido “me duele”, sin ese jodido “no puedo…”

Recuerdo una escena de la serie de manga “los caballeros del zodiaco”. Uno de los pupilos que quería conseguir su armadura de caballero, estaba colgado sobre una barra fija haciendo flexiones sobre un abismo.. Y decía “súbanme, no puedo más”. Pero los de arriba le dijeron: “o llegas a las 400, o caerás al abismo, no subirás hasta que llegues a las 400”. Ahí tenemos otra buena aplicación práctica de la máxima de Plinio…

Recuerdo una vez que me encontré con una chica por Internet que estaba con una fuerte depresión… Siempre decía “no se puede, no da tiempo…” Por ejemplo, ella quería ser una gran guitarrista… y se quejaba que para tocar como Jimmi Hendrix, le habían dicho que necesitaría dedicarle diez años enteros varias horas al día practicando con la guitarra… pero Kurt Cobain consiguió aprender a tocar la guitarra en sólo una semana (casi sin dormir…) Otra aplicación práctica de la máxima de Plinio.

A partir de ahora, se acabó el no puedo, se acabó el esto cansado, se acabó esa hostia del pensamiento positivo… Cuando estemos en un aprieto, recordaremos la máxima de Plinio el Viejo, y con eso, llegaremos muy alto, llegaremos a ser hombres libres, libres de nuestras propias debilidades.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Tres historias para crecer espiritualmente (4)
  • El coach como guía de nuestra vida (4)
  • Hablar con nosotros mismos para superarnos (4)
  • Propósitos y proyectos para el nuevo año (4)
  • Cómo usar la mente para conseguir cosas (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>