Cómo tener carisma siendo audaces e intrépidos

Este artículo puede resultar muy interesante para la gente algo cortada y poco decidida. Y es que yo mismo no podía por menos de ver cómo personillas que no me llegaban a la altura de los zapatos, siempre terminaban por ser más populares que yo. Ellos eran cortitos intelectualmente y a veces poco agraciados físicamente, pero siempre me ganaban la partida con las chicas, que además me decían que yo era más guapo… pero que me faltaba esa fuerza, esa audacia, esa incluso temeridad… Estas personas intrépidas y decididas eran siempre tremendamente populares, tremendamente aceptados por los demás… Y eso a pesar de que comúnmente actuaban de forma temeraria, impulsiva, incluso era normal que tuviesen una buena colección de accidentes de tráfico a sus espaldas… Pero su modo de actuar, decidido, sin miedo, arriesgando, los ganaban muchos adeptos. Las personas que como yo somos tímidas y hemos pasado por fobia social, podemos aumentar mucho nuestro carisma y nuestra popularidad aprendiendo, aprendiendo a ser más audaces, aprendiendo a ser más intrépidos, aprendiendo a arriesgar más… A veces se gana y a veces se pierda. Las persona extrovertidas y populares también pierden de vez en cuando. Lo que pasa es que sus fracasos casi pasan inadvertidos… Por ejemplo, cuando la persona extrovertida popular entra a ese grupo de chicas, y el grupo se ríe de él, la persona extrovertida popular se repliega después de su fracaso, y a pesar de que su grupo de amigos se descojonan vivos de él, a este ni le importa y olvida el rechazo a los pocos segundos. Y curiosamente, la persona extrovertida popular se hace más popular con estos lances, con estos fracasos, y con estos rechazos cómicos. Le echan humor y los demás admiran a esta persona extrovertida popular por el valor que le hecha, y por el sentido del humor unido a cierto desdén con el que afronta los rechazos. Y nos preguntamos ¿puede el tímido aprender a ser más audaz, más intrépido, y aumentar de esta forma su carisma? En este artículo, cómo tener carisma siendo audaces e intrépidos.

El peligro de arriesgar y de ser audaz

Me acuerdo algo que me pasó una vez con el coche… Me acababa de sacar el carnet, y yo siempre iba tan modosito con el coche… siempre teniendo muchísimo cuidado, aparcando muy suave, como si fuese una nena… Al fin y al cabo yo pensaba:

“hay que conducir como si llevase un vaso de agua en el salpicadero, y no se pudiese derramar ni una gota”…

Cómo tener carisma siendo audaz e intrépidoY claro, yo creía que eso era lo correcto, que conducir seguro, eficiente, con cuidado,… era lo correcto. Entonces, ¿por qué los macarras de mi pueblo, con los derrapes, con su velocidad vertiginosa, con su modo agresivo de conducir,… causaban mucha más admiración al volante con su conducción, y mucha más admiración también entre las mujeres, que yo con mi modo seguro, tranquilo, delicado,.. de conducir?

Lo cierto es que me di cuenta de que los hombres arriesgados, intrépidos, audaces,… atraían mucho más que los “modositos”. Total, que ni corto ni perezoso me puse a poner en práctica lo que había aprendido en juegos como el Gran Turismo, o Colin MacRae Rally… Total, estrellé el coche contra la pared del garaje… dejándolo a medio metro de la puerta de la entrada, por la que pretendía entra a 50 kilómetros por hora… Aun recuerdo el recochineo:

“te ha faltao poco pa acertar… por medio metro y entras” “así se conduce machote, con dos cojones…”

Y lo cierto es que a pesar del (pequeño) estropicio que preparé, a la gente parecía encantarle que yo fuese un tío arriesgado, que fuese un tío decidido, agresivo conduciendo,… y que hubiese dejado el coche estampado contra la pared, a medio metro del portón del garaje…

Vamos, que yo estoy seguro de que siendo decididos, agresivos, arriesgados… se es más popular. Pero también estoy seguro de que el riesgo existe, y está ahí. La testosterona nos hace comportarnos a los hombres a veces de forma alocada… Y los hombres con demasiada testosterona viven menos que los que la tienen más controlada… Pero a su vez los que tienen muy “controlada” la testosterona atraen menos a las mujeres, son menos populares,… Por tanto, aunque nos la pela las champañas de Antena 3 para la conducción segura (manipulación informativa donde las hallan no nos advirtieron de que era peligroso engordar la burbuja inmobiliaria porque no les interesaba, solo advierten de lo que les interesa a ellos), yo no me hago responsable de posibles usos inadecuados de las ideas (potentísimas y con capacidad para cambiarte la vida) que expongo en mis artículos.

Ser más popular siendo más decidido

Sin estampar más coches contra la pared… ni tener más accidentes de tráfico, yo he aprendido a ser más audaz. Y la gente lo nota, me dicen

“jo, cómo conduces ahora… me acuerdo cuando te sacaste el carnet cuando conducías como una auténtica nenaza… Ahora molas más conduciendo así…”

Eso mismo la gente me lo dicen en todos los ámbitos de la vida: cuando entro a un grupo de diez tías en la disco (siempre son más fáciles que los grupos en donde hay también tíos), cuando soy audaz con la gente, con las chicas, con los amigos,… cuando no pienso tanto y actúo más, cuando yo mismo expongo mis ganas de “echar un polvo” con quien sea, pues estoy demasiado caliente y no soy muy exigente en esa noche de borrachera,…

Pero yo no aconsejo ser “alocado”. Hay que encontrar un punto de equilibrio. De hecho, las personas más “alocadas”tienen también que aprender un poco:

1. Las personas “alocadas” deben de pensar un poco más antes de actuar, deben de ver que si siguen así, no ganarán pars coches y puede que terminen muriendo jóvenes con tanto “poco pensar”. Sí, son muy populares y tienen mucho éxito con las pivas… pero ninguna mujer de calidad va a querer empezar una relación con alguien tan temerario e impulsivo. Deben de encontrar el equilibrio, y para ello, deben de pensar un poco más antes de actuar

2. Las personas demasiado “modositas” deben de ser un poco más arriesgados, deben de pensar un poco menos y actuar un poco más, deben de ser un poco más directos con las chicas, con los amigos, con la gente con la que tratamos en el día a día. Sí, todos pensábamos eso de “y si no tenía que haber hecho esto…”. Hay que luchar contra ese pensamiento y ser un poco más audaces.

Conclusión sobre cómo tener carisma siendo audaces e intrépidos

La mayoría de la gente es muy cobarde… van a lo seguro, no se atreven a pedirle a esa chica que se acueste con él… Pero la gente audaz e intrépida es muy carismática y atrae mucho a los demás. Es cierto que alguien demasiado alocado puede repeler a los demás. Por eso hay que encontrar el punto de equilibrio, sabiendo que de normal, nos tocará ser más arriesgados, más decididos, más, como se dice en mi pueblo “echados pa’ lante”. La gente decidida atrae mucho y es más carismática… aunque parezca que nos entra mal rollo cuando le hemos propuesto a esa amiga que casi ni conocemos quedar con nosotros… Y es que nos decimos a nosotros mismos “no lo hagas, que a lo mejor la cagas y te rechaza”… Y es posible que te rechace, pero aun así, la vida es un juego, y a veces se gana y otras veces se pierde. Pero si no apostamos fuerte en el juego de la vida, nunca podremos ganar. Aunque perdamos unas veces, veremos que de media, apostar fuerte merece la pena, pues nos hace más carismáticos y atractivos ante los ojos de los demás. Debemos de aprender a tomar nosotros la iniciativa y no esperar a que los demás nos propongan cosas… Si tienes ganas de algo, propón tú. Ya verás lo positivamente que suelen reaccionar los demás… Auque debes de asumir el rechazo, con sentido del humor y olvidarlo cuanto antes. 

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La paradoja de las personas con timidez 2 (símbolos del miedo) (4)
  • Cinco cosas que dificultan ligar (4)
  • ¿Es verdad que todos los hombres son iguales? (4)
  • Afrontar nuestros miedos para superar la timidez (4)
  • Dos clases de hombres seductores (4)
  • Comments

    • modosolol dice:

      Chale, es exactamente por lo que estoy pasando, pero ya me camse de estar siempre pensando y pemsamdo antes de actuar viendo clmo algiien mas toma esas oportunidades que se presentan, a la mirda la timidez ayer estaba en una fiesta y no hice nada fuera de lo que siempre hago. Siempre hau chicas que me gustan y nada mas no les hablo por ese miedo al ridiculo. Pero a la mierda eso, nada mas me acierdo de todo lo que no hice y me arrepiemto siempre. A la Mierda todo eso, ahoeita mismo escribi esto sin estar de meticuloso jajaja por algo se empieza. Saludos modositos y timidos hay que tomar el mundo.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Vale, pero cuidao con el coche ¿eh…? Jaja… te costará un poco pero ya digo que los hombres podemos aprender de todo, hasta a ser más alocados y espontáneos. Es cuestión de insistir.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>