Diez consejos básicos para superar la fobia social (parte 2)

Los diez consejos básicos para superar la fobia social (parte 1)

Diez consejos básicos para superar la fobia social (del 5 al 10)

5. Una vez que nos hemos desensibilizado de lo que piensen los demás con los ejercicios anteriores, podemos empezar a practicar nuestras habilidades de socializar. Para ello lo mejor es quedar con completos desconocidos y mediante interacciones con ellos intentar ir progresando en nuestras habilidades sociales. Se trata de el básico método del ensayo y el error: quedamos con un grupo de, por ejemplo, cuatro completos desconocidos con los que pasaremos unas cuantas horas. Se trata de interactuar con ellos. Esto es muy importante de entender: en un grupo no existe la democracia, normalmente suele haber una jerarquía, que termina en una cúspide, con un macho dominante y con una hembra dominante. Esta “élite” no suele imponer su voluntad despóticamente, al modelo de los dictadores, ni mucho menos. fobia social 2Ellos dominan, pero no por tener más “poder” que nadie, sino que los demás los siguen por que son las personas más encantadoras, más divertidas, las personas que resuelven los conflictos y, aunque tienen sus momentos donde sacan el carácter, por lo general siempre están animados. Son carismáticos, especialistas en agradar a los demás. En el día a día suelen ser personas muy fácil de convivir con ellos, aunque tienen carácter, que sólo sacan cuando tienen que sacar, sorprendiendo en este punto un poco, entre la simpatía que muestran para con los demás la gran mayoría del tiempo, y estos escasos momentos en los que parecen que se transforman en uno de esos generales del ejército americano con ese carácter peculiar y mandón. Bien, pues como decimos, un grupo de amigos-conocidos es un grupo en donde no todos los miembros valen iguales. Los miembros de valor más bajo serían el típico friki que se deja arrastrar por los demás como si no tuviese voluntad. Y los miembros de valor más alto serían estos líderes de los que acabamos de hablar. Mediante nuestras interacciones sociales deberíamos de conseguir lo evidente: ir progresando, desde nuestra posición de friki original, hasta llegar cerca de ser este líder del que hablamos, que insisto, no domina a base de violencia, sino a base de encanto. El ejercicio completo consistiría en pasar como digo unas cuantas horas con un grupo de unas cuatro personas e intentar ir progresando en la jerarquía del grupo. Esto no sale de la noche a la mañana, más bien hay que estar un tiempo practicando: salimos un día, intentamos progresar en el arte del carisma, encontrando nuestro propio estilo, y al llegar a casa analizamos lo que hemos hecho, nos evaluamos, sacamos unas conclusiones y volvemos otro día a intentar mejorar nuestra actuación anterior, mediante la rectificación de los errores que tuvimos la otra vez.

6. Debemos de pasar unas cuantas semanas practicando los puntos anteriores, sobre todo el punto cinco. Siempre es muy importante usar el método del ensayo y error, actuar, pensar en los errores e intentar volver a actuar sin cometer ya esos errores. Cualquier método vale para encontrar a estos completos desconocidos. A día de hoy, podemos apuntarnos a las quedadas de amigos que se organizan por Internet. Son ideales pues te encontrarás con gente muy predispuesta a hacer nuevas amistades.

7. Según vamos cogiendo pericia en los ejercicios anteriores, debemos de intentar empezar a coordinar todos los avances: empezamos a crear nuestro nuevo estilo propio. Si andábamos de una determinada manera, si no éramos capaz de socializar con los demás de forma adecuada, si fracasábamos hasta en la conversación más trivial, era simplemente por la inercia de hacer las cosas siempre de la misma (errónea) manera. Con estas técnicas daremos nueva forma a la arcilla que forma nuestra alma. Nos desharemos y nos reharemos de una forma mejor, más estética y agradable: salimos de casa bien peinados, bien vestidos, sintiendo que nos queremos; nos encontramos con ese vecino que antes nos molestaba saludar, pero ahora le saludamos muy amablemente, casi como si fuéramos un lord británico dejando al vecino pensando “¿pero qué se estará pinchando…?” Pero la única droga que tengamos encima será una buena dosis de autoestima. Andamos por la calle, con estilo chulesco y propio; nos paramos con confianza a mirar algo que nos interese, como unos libros de un escaparate; volvemos a reanudar nuestro camino y nos encontramos con ese viejo amigo que nos conoció en nuestra época de fantasma, y mediante una breve interacción con él demostramos nuestra nueva y recientemente adquirida confianza, terminando despidiéndonos de él con un estilo chulesco, por ejemplo, cogiéndolo por los hombres y mirándolo firmemente a los ojos, a la vez que decimos: “la vida da muchas vueltas, nos mareamos y nos cogemos un pedo sin drogas…” Lo dejamos atónico e incrédulo, y continuamos nuestro camino, hasta llega hacia donde nos dirigimos: a un local en donde tienen actuaciones de jazz en directo, actuación que contemplamos en solitario, con nuestro estilo chulesco que nos hace sentarnos siempre de la misma manera en el taburete del bar, creando un estilo propio, elegante y carismático. Al terminar la actuación, saludamos a la cantante haciendo el gesto de brindar con la copa dirigida a la mirada de nuestra amiga cantante, a continuación dejamos la copa en la barra, a la vez que le lanzamos un beso a nuestra querida amiga: primero nos besamos la punta de los dedos y luego hacemos ese conocido gesto de “soplar el beso”, para que llegue con la fuerza de nuestro aliento hasta nuestra amiga. Ella hace el gesto de “ya lo tengo”, sonríes, te vuelves a la barra y terminas tu copa, y te largas sin más preámbulos.

8. Evalúa tus avances, haz planes, por ejemplo, dedicarle una hora al día a hacer estas cosas. Aficiónate a todo tipo de actividades que te exijan salir de casa. Apréndete todas las actividades que puedes realizar en tu ciudad: salir de pinchos, ir a clases de vals, ir a natación, aprende a hacer reservas de habitaciones… practica todo esto hasta que seas especialista.

9. Intenta salir algunos días de casa completamente sólo, con la intención de conseguir algo con alguien con los que vallas a interactuar: un número de teléfono de una chica, es perfecto. Paramos a una chica por la calle, y mediante nuestro nuevo y atractivo estilo, la intentamos sustraer su número de móvil…

10. Y lo más importante: puedes avergonzarte y sufrir lo que quieras, pues son ejercicios que cuestan mucho, pero nunca digas “qué mal me ha salido”. Después de hacer estos ejercicios, es normal tener una sensación de enorme ansiedad, como diciendo “para qué narices le habré hecho caso al capullo este”… es muy normal, esa sensación desaparece si no dejas estos ejercicios a medias. También es común que te salga mal al principio, y quedes en ridículo. Mejor, cuanto más hagas el ridículo, menos miedo tendrás a hacerlo e irónicamente, menos harás el ridículo en tu nueva y cercana vida.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Aprender a socializar (4)
  • Salir de fiesta (4)
  • Desensibilizarse para superar la timidez (4)
  • Los diez grandes errores que he cometido al buscar pareja (segunda parte del 6 al 10) (4)
  • Reflexiones sobre el éxito social y el fin de la fobia social (4)
  • Comments

    • María Angélica Tapia dice:

      Me parecen consejos muy buenos, pero me gustaría saber como puedo comenzar ayudar a mi hijo de 23 años que por fobia social no terminó su segundo medio y pasa muy encerrado en si mismo. Tiene polola y es con la única que comparte más, pero creo que esto no lo ha ayudado en nada ya que parece que esta fuera su única razón para ser feliz y es mucho el tiempo que pasa solo.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Pues efectivamente, en los 10 consejos para superar la fobia social falta lo principal, lo primero que tenemos que hacer para superar la timidez extrema: y esto primero es reconocer que tenemos un problema, e inmediatamente después, ponernos como objetivo querer solucionar este problema. Pues eso, María, para comenzar a ayudar a tu hijo como bien dices, tienes que hablar con él, y tienes que intentar que él vea que tiene un problema, y que luego, admita intentar poner los medios para solucionar ese problema. Hasta que tu hijo no admita que ser tímido en extremo es un problema que hay que solucionar, no habrá nada que hacer. Una vez lo haya admitido y quiera ponerle remedio… pues puede empezar a aplicarse este artículo. A mi me ha funcionado… pues yo hablo desde la experiencia… Una lástima que no reconociese antes mi problema: me ha robado años de vida, de felicidad, de socialidad… Un saludo, María.

    • Erik360 Erik360 dice:

      No es que lo crea, es que yo he sido fóbico social y he echo esas cosas (lo último es lo de hacer el ridículo en el karaoke, antes me avergonzaba cantar, y ahora compongo mis propias composiciones). Por supuesto que estas cosas a veces llevan su tiempo. La timidez es como una enorme piedra, y la tenemos que ir desgastando a base de “rascarla” con la uña. Pero si arañamos fuerte, la timidez se va antes… Cuando vas a hacer a posta el gilipollas no se te queda el trauma que cuando haces el gilipollas sin querer. Todos los tímidos sabemos que esos viejos traumas del pasado a veces duran ahí mucho tiempo, y eso hace que le tengamos miedo a hacer el ridículo de nuevo. Pero es que si haces el ridículo de forma controlada… el efecto es al revés y la timidez se empieza a ir. Curiosamente es el miedo al ridículo lo que martiriza al tímido. Y es lo primero que tiene que asumir.
      No sólo es hacer: es pensar, con sólo pensar que esto se puede hacer, verás que tu cerebro cada vez más se va abriendo, y lo que antes te parecía difícil socialmente ablando, es cada vez más fácil. Por lo demás, te doy el consejo que le di a una chica el otro día en un mail: para superar la timidez o fobia social dos grandes puntos:
      1. ábrete ma´s a los demás.
      2. Escoge un modelo de extrovertido que te cause admiración, e intenta imitarlo… Yo he mejorado mi modelo, y un poco ese es el gamberro que soy ahora y que ha echo todas esas cosas que has leído (y muchas mucho peores…). Ser un gamberro es muy seductor, por eso los tímidos-fóbicos tenéis que aprender a tener una visión un poco más gamberra de la vida.

    • marcos gonzalez dice:

      jajaja como me hicistes reir capullo es una buena manera de superar toda esta porqueria y sobre todo muy graciosa, no creo que la haga pero entiendo adonde vas con este articulo y me sirvio saludos desde argentina

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>