Cosas buenas de tener novia

(Miniserie Cosas buenas y malas de tener novia, que continuará en Cosas malas de tener novia).

Decía un viejo adagio eso de que

“el matrimonio es como una jaula de pájaros, y a los pájaros que están dentro les gustaría estar fuera; y a los que están fuera les gustaría estar dentro”

Como a día de hoy lo del matrimonio parece que nos da un poco igual, en este artículo nos preguntamos ¿es mejor tener novia? ¿o ir de libre y de “single”? Y para ser más concretos, ¿superan los beneficios del tener novia a los prejuicios? ¿Si tuviésemos que calcular el balance entre lo bueno y lo malo de tener novia, qué sería más adecuado, tener novia o no tener novia? En este artículo doble, cosas buenas y malas de tener novia.

¿Es mejor tener novia o no tener novia?

No hay duda de que el tener novia tiene tanto cosas buenas como cosas malas. Por eso, antes de responder a la pregunta de si es mejor tener novia o es mejor no tener novia, vamos a hallar los pros y los contras de tener novia… con una interesante sorpresa final que da la vuelta un poco a este artículo aparentemente dirigido a un público masculino.

Cinco cosas buenas de tener novia

1. ¡Sexo, sexo, sexo y más sexo…! Aunque muchos medios de comunicación nos hacen creer que las personas que no tienen pareja estable tienen una mejor vida sexual, la realidad es justo al revés, y está demostrados que las personas con pareja tienen de media una vida sexual más plena y satisfactoria. El problema a veces en las parejas es la llegada de los niños, o peor: de la menopausia. Pero aún así se puede tener sexo en pareja hasta la vejez, aunque por supuesto el sexo cambia con la edad, no es lo mismo hacer el amor con 20 años que hacerlo con 70 años, y el sexo va pasando de ser algo hormonal a ser algo cada vez más psicológico y emocional. La poca variedad que tiene el sexo en pareja se compensa de sobra con la mucha cantidad y con la compenetración del hacer el amor con una persona con la que te sientes muy a gusto y a la que conoces muy bien.

2.  Diversión por un tubo. ¿No recordamos que cuando éramos pequeños siempre estábamos deseando de pasar un día entero con nuestro mejor amigo? Que se quedase a comer con nosotros, que se tirase el día jugando con nosotros, que durmiese con nosotros… El tener a alguien a nuestro lado nos da una fuente de estímulo constante y de diversión constante. Quizás muchos no se han dado cuenta que no es lo mismo ver una peli solos; que verla en compañía. La compañía de la pareja hace que hacer lo mismo que antes solíamos hacer en solitario sea mucho más divertido. Como dice Homer Simpson:

“Beber cerveza y emborracharme mientras veo el partido no es lo mismo si no está Marge mirando”.

Y también de Homer:

“Estar casado con Marge es como estar casado con tu mejor amigo, con la diferencia de que la puedes tocar las tetitas de vez en cuando”…

Cosas buenas de tener novia

¿He dicho ya lo del sexo…?

3. Apoyo emocional constante. Ante los problemas, ante las adversidades ante la vida en general… tener un cómplice, un compañero de penas y de alegrías, una fuente inagotable de apoyo y de comprensión… es una ventaja competitiva considerable frente a los “singles”. Parece que con una buena novia y con una buena pareja a tu lado, los problemas son menos, las penas son menos, las inquietudes vitales disminuyen y se difuminan; y a su vez, con una buena pareja a nuestro lado, las alegrías que recibimos en nuestra vida, las cosas buenas, los buenos momentos… aumentan en intensidad y podemos disfrutar aún más de esas pequeñas fuentes de estímulo y de placer. Una buena pareja nos hará el trabajo de psicóloga y de… o sea, de amante a la vez. Las cosas claras, y dos de las cosas que más necesitamos los hombres es apoyo psíquico y satisfacción sexual, porque si no tenemos esas dos cosas, todo lo que tengamos de más, riquezas, coches caros, grandes mansiones… nos servirá para muy poco por no decir que no sabremos disfrutarlo en absoluto.

4. Estabilidad mental y vital asegurada. Llega un momento en la vida de un ligón de sentar la p… o sea, la cabeza. No sé por qué, pero yo, cuando pasé por mi época de “ligón sargeador“, me sentí terriblemente vacío. Yo no entendía el por de esto, si al fin y al cabo yo estaba haciendo lo que se suponía que tiene que hacer todo hombre “alfa” según los gurús de la seducción: ir por ahí picoteando pero sin comprometerse con una chica en concreto. Pero yo me empecé a sentir, como digo, terriblemente vació, tanto que empecé a envidiar a esos hombres “fracasados” que tenían una novia fija y que de este modo habían perdido su libertad para cepillarse a todo lo posible. No necesité más que dos semanas de esta vida de fornicador masivo para darme cuenta de que eso no era lo mío. Cuando sientes eso, entonces te das cuenta que necesitas estabilidad vital, una novia fija, una vida con menos idas y venidas… Es normal que los más jóvenes quieran un poco tener esa vida más anárquica y caótica sexualmente y amorosamente hablando, porque como los que son muy jóvenes no suelen tener mucha inteligencia (se desarrolla con el tiempo) y suelen tener las hormonas hirviendo (se templan con el tiempo) pues no pueden buscar el amor y la estabilidad; y a cambio buscan la “ocasión” y el polvo pasajero. Pero a partir de los 25 o así se supone que vamos madurando, y entonces queremos una estabilidad, una vida más ordenada, queremos unos proyectos en común con otra persona que nos ponga a cien tanto psíquica como físicamente hablando… Problemas psicológicos como el estrés, la ansiedad, la depresión, la fobia social, la frustración… son mucho menos habituales en las personas que tienen novia o pareja. Y en cambio, las buenas sensaciones y los buenos sentimientos, del tipo de la satisfacción, la alegría, la diversión, la esperanza… son mucho más habituales en las personas que tienen pareja y novia estable.

5. Siempre tendrás una buena coartada en ese día en el que atracaron un banco y tú estabas con tu novia en una dulce velada romántica en casa… Es una broma… Pero es que precisamente reírse como tontos en pareja, pasarse el día por ahí de pinchos y de cervezas con tu novia, y luego llegar a casa, ponernos unos “chupitos” de hierva, y seguir riéndonos ahora con una película (que era de terror…) en la tele, sin hacerle caso a la película… es una experiencia inigualable que sólo los que tienen novia pueden vivir. Por supuesto que las risas también dejan paso a los momentos románticos (el romanticismo no es más que mística en pareja) y a los momentos más cotidianos y mundanos de la vida junto a nuestra novia. Todos estos momentos siempre se disfrutan mucho más teniendo a alguien especial a tu lado.

Conclusión sobre cosas buenas de tener novia

Recordemos que esta es la primera parte de nuestra serie de dos artículos, en la que pretendemos explorar si es mejor tener novia o no tener novia, y al final, con el balance de ambas partes, decidir si objetivamente es preferible tener novia o no tener novia… Por supuesto que en este artículo hemos analizado los “pros”, las ventajas de tener novia. En el siguiente analizaremos las ventajas de no tener novia, y concluiremos con si es mejor objetivamente y atendiendo a pros y a contras, tener novia o no tener novia.

Para saberlo todo sobre el amor y conquistar al fin a esa chica tan especial, aconsejamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • El amor como remedio de la soledad (7)
  • Solterones y solteronas (7)
  • El proceso de emparejarse (6)
  • Los singles y las personas sin pareja (vídeo) (6)
  • Cómo entender el amor y la sexualidad humana (6)
  • Comments

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>