Cosas que nos gustan y que nos disgustan de los demás

Cosas que nos gustan y nos disgustan de los demás

mantasmagorica

La seducción no es un ámbito aislado de otros ámbitos de la vida humana. Una vez leí un libro de un psicólogo que dijo algo así:

“Cuando buscamos pareja no buscamos algo demasiado distinto que cuando buscamos amigos. La diferencia es que cuando buscamos amigos no tenemos ningún interés en intercambiar fluidos con nuestro amigo…”.

como queriendo decir que la atracción psicológica actúa no sólo en el ámbito amoroso, si no también en el ámbito de la sociabilidad general. La diferencia por tanto entre que alguien nos guste para posible pareja; o nos guste como persona en general, es que en este segundo caso no tenemos interés sexual y carnal en la persona en cuestión. Pero por lo demás, gustar es un término más amplio que gustar como pareja y en el terreno amoroso y sexual. Por supuesto que hay hombres que pretenden gustar mucho a las chicas; pero luego son unos ególatras, unos egoístas, unos malvados, unos bordes, unos impopulares y unos insociables con el resto de la gente… ¿Es posible de verdad que un hombre pueda gustar mucho en el terreno amoroso y sexual; y muy poco en el terreno social en general? Mi experiencia me dice que en absoluto. Las personas que gustan por personalidad, suelen gustar a todos, como ese típico guaperas y encantador compañero nuestro que arrasa entre las chicas de la oficina… pero también causa un montón de sensaciones positivas entre los chicos, porque es carismático, encantador, decidido… Por eso, en este artículo repasamos algunas cosas que gustan, y algunas cosas que no gustan, referido lo de “gustar” a gustar no sólo como hombre o como mujer; si no a gustar en general.

Cosas que no gustan

1. Ser un sabiondo. Todos conocemos a la típica persona que todo lo sabe (o que cree saberlo todo…), que siempre te corrige si das un dato, que siempre te intenta dejar mal cuando das una opinión a base de superponer su opinión sobre la suya… Mi experiencia me dice que los “sabiondos” suelen ser hombres y mujeres muy impopulares. Lo cierto es que en la época de los blogs, de los canales de Yotube, de las páginas de Facebook… si de verdad tú tienes algo que decir, y tienes verdaderamente buenas ideas, buenas opiniones, buenos conocimientos y buenos pensamientos, lo que tienes que hacer no es ir quitándole la razón a tu amigo que opinaba sobre si se debería o no cuidar el paisaje urbano: en vez, de eso, es mejor hacerse un blog, un canal de Youtube… y ¡ahí podrás contar tus ideas ante incluso miles de personas al día! Imagínate, en sólo un día a lo mejor te leen 1.000 personas y eso es más que las personas que te tendrán que escuchar a lo largo de toda tu vida quitarles la razón porque en realidad te crees que sabes de algo… Si de verdad queremos contar algo, nuestro conocimiento no está en los oídos de nuestros amigos, de nuestros vecinos, de nuestros compañeros: si no en Internet, en un blog, en un canal de Youtube…

2. Ser un aburrido. Sí, yo en otras épocas de mi vida he sido un poco más aburrido de lo que soy ahora: no quería salir a tomar unas cervezas con los amigos, prefería echar una partida a los videojuegos antes que ir a las fiestas de la ciudad de al lado, prefería quedarme en casa viendo una película o leyendo un libro antes que irme por ahí de excursión con mis amigos, o simplemente quedar con ellos para ir a un concierto… Por supuesto que estas cosas internas (leer, ver películas en casa, jugar a videojuegos…) son interesantes… El problema es cuando no quieres hacer más que actividades de este tipo, internas, el problema es cuando no quieres salir de casa, cuando siempre caes en la misma tónica de la rutina semanal, y del “quiero quedarme el finde en casa tranquilito viendo la tele” cuando acaba la semana… Así nos volvemos personas aburridas, predecibles, poco variadas… ¿Que por qué me dio a mí por salir más por ahí? Pues supongo que fui cambiando y empecé a valorar más a la gente y esas cosas, debido también a que mis capacidades de sociabilidad fueron mejorando (antes mi insociabilidad era un lastre). Para las personas que no quieren hacer cosas con gente y prefieren tirarse el día solos jugando a videojuegos, les aconsejamos nuestro e-book De Poco Sociable a Seductor, que les ayudará a aprender a tratar con los demás, lo que mejorará con mucho su vida social y su felicidad.

3. Ser un mandón, ser un egoísta, ser intrusivo, ser insensible, ser un prepotente… Verdaderamente los extrovertidos a veces suelen tener estos defectos que no suelen gustar a los demás (los introvertidos suelen ser más aburridos y algo más ahogados, como hemos  visto en el punto 2). Por lo general, suele gustar la gente más equilibrada y que no se va tanto a un extremo.

Cosas que gustan

1. Ser encantador con los demás. Iba a poner “ser simpático con los demás”… Pero lo de “simpático” es un concepto que lleva a equívocos, porque ¿a cuantas personas locas, inestables, habladoras en exceso, difusas e inconsistentes, chistosas y alegres… conocemos, pero no nos resultan en absoluto personas agradables? Cuando decimos de alguien que es “simpático” todos sabemos que a lo mejor no estamos diciendo nada bueno de esa persona (siempre cuando le intentamos encasquetar a un amigo una tía flipada que conocemos, le intentamos convencer diciendo que ella es muy “simpática”…). Pero en cambio, el concepto de “encantador” es más adecuado y positivo, y da lugar a menos equívocos. La persona encantadora se interesa por nosotros, tiene unas energías altas al saludarnos y al despedirse, siempre tiene una sonrisa cuando nos ve a lo lejos y saca algo de tiempo para interesarse por nosotros, es sensible, entiende nuestros problemas y nos intenta ayudar. Es generosa y además suele tender a destacar más el lado positivo de la vida que el negativo.

2. Ser activo. Los muermos no gustan a nadie, esas personas aburridas que se quedan en casa todo el día, que no tienen planes, que parece que no tienen energías para hacer cosas nuevas… En cambio, gustan mucho las personas que hacen cosas, que van a conciertos, que salen por ahí; pero que también les gusta hacer cosas en casa, como leer un libro, como hacer un curso de idiomas, como ver una película en plan tranquilo con los amigos… Aquí tenemos una división: hay personas muy activas fuera de casa pero que luego no disfrutan nada haciendo actividades internas (leer, hacer cursos, pensar, tener una charla con otra persona alrededor de un café…); y personas que son activas pero sólo en cuanto a cosas internas, y les gusta leer, pensar, la poesía, el cine… pero no les gusta salir de casa, ni ir a fiestas, ni hacer cosas con los amigos… A mí me aburren las personas que sólo quieren ir de fiesta y que no disfrutan por ejemplo leyendo un buen libro. Pero también me aburren las personas que sólo les gusta leer, y que no les gusta pasar de vez en cuando una tarde con los amigos entre cervezas y pinchos. El equilibrio entre esos dos extremos suele resultar atractivo.

3. Tener una buena conversación y un buen trato con la gente. El arte de seducir a los demás mediante nuestra forma de conversar y nuestra forma de tratar con los demás, es uno de los artes que más beneficios nos dará a la hora de gustar a los demás y de enamorar a los demás. Para profundizar en este tercer punto, aconsejamos nuestro e-book Los Pilares de la Seducción, un libro de más de 300 paginas en formato de libro físico, que nos iluminará definitivamente sobre la mejor manera de tener trato con los demás.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Distintas clases de hombres atractivos (6)
  • ¿El amor se busca o se encuentra? (5)
  • Cómo gustar a una mujer (5)
  • Cómo gustar a los demás (5)
  • Ligar por Internet versus ligar en el mundo real (5)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>