Cualidades de los hombres que atraen a las mujeres

Este puede ser uno de los temas más importantes en eso que podemos llamar “el arte de atraer el sexo femenino”, especialmente si nos percatamos de la cantidad de equívocos al respecto que se han colado en la cultura popular. Podemos por ejemplo ya de entrada observar la cantidad de horas malgastadas en gimnasios por todos esos hombres que se creen que la atracción de una mujer hacia un cuerpo masculino es directamente proporcional a la cantidad de músculo del hombre. Pero esto está lejos de ser así, si bien es cierto que a las mujeres tampoco le gustan los cuerpos caídos y sin forma. Cuando las mujeres contestan a la pregunta: “¿Cómo te gustan los cuerpos masculinos?” la mayoría contesta: “normales o algo musculados”, lejos de gustarles los tíos cachas.

Diez rasgos de los hombres que atraen a las mujeres

He aquí las 10 cualidades de los hombres que atraen a las mujeres:

cualidades de los hombres que atraen a las mujeres1. Un cuerpo en forma, pero no “cachas”. Hemos empezado hablando de esto. A las mujeres les gustan los cuerpos de hombre “normales”. Entendemos por un cuerpo de hombre normal aquél en el que el peso es proporcional a la altura, por ejemplo, un hombre que mida 1,82, deberá tener un peso aproximado de unos 77 quilos. Esto se puede calcular con la siguiente fórmula. [ Peso (en kilogramos) / altura elevada a 2 (en centímetros)] Además, el volumen de grasa debe de ser también proporcional: los músculos no deben de estar muy marcados, lo que indica que el porcentaje de grasa es demasiado bajo: a las mujeres también les gusta los cuerpos de los hombres algo redondeaos por el efecto de la grasa, no les gusta ni cuerpos con michelines, ni cuerpos en donde los músculos hacen unas formas demasiado angulosas. Aun así, por encima de todo una mujer detesta a un cuerpo “fofo”, así que desempolva esa bicicleta de montaña que guardas en el desván…

2. Un carácter dominante. Esto también puede dar lugar a equívocos. Una cosa es tener un carácter dominante, y otra bien distinta es tener un carácter violento. A las mujeres les encantan los hombres dominantes, pero no los violentos. Una personalidad dominante pertenece a una persona que es capaz de lanzar retos de todo tipo, pero a su vez también es capaz de aceptar deportivamente una derrota, no ansía tener siempre razón ni vencer siempre, simplemente ansía intentarlo. Unas veces se gana y otras se pierde. Los hombres violentos, a diferencia de los dominantes, no saben perder, a veces ni siquiera saben ganar. Por ejemplo de personalidad violenta y no dominante, podemos poner la figura historia de Francisco Franco, que una vez ganada la guerra civil con ayuda de la megamaquinaria de guerra nazi, no es que no supiera perder, es que no supo ganar, e intentó fusilar a medio país, por el mero hecho de no estar de acuerdo con él hasta en la más absurda e insignificante de sus creencias. A las mujeres les gusta ser guiadas, aconsejadas, le gustan los hombres que hablan con ese halo de autoridad, que saben elegir, que llevan la iniciativa, pero que también saben escuchar y ser democráticos a veces. En definitiva, les gustan los hombres aristocráticos, no los hombres dictatoriales.

3. Un estatus de triunfador. Esto es lo más difícil de llevar a cabo. Si has llegado en tu profesión a una de las cotas más altas, estás de enhorabuena, al menos en lo que se refiere al trato con las mujeres. Esto te proporcionará un buen estatus, algo que atrae mucho al sexo femenino. No hace falta tener muchísima pasta, las mujeres no se dejan cegar por el brillo del oro, saben perfectamente que eso de “tanto tienes tanto vales”, solo es verdad a veces.

4. Un trato agradable en la convivencia del día a día. Esto es fundamental. Cuando un hombre ve a una mujer perdiendo las articulaciones en un sensual baile en la discoteca enseguida caerá rendido a sus pies… pero al revés no pasa, las mujeres no se dejan impresionar tanto por estas cosas. Buscan a un hombre no para estar bailando con él, sino para pasar la vida entera junto a él. Y claro, un hombre que baile bien puede ser perfectamente un autentico cretino en el día a día. Impresionarás más llevando a una chica en una de las primeras citas a un hipermercado, si en el transcurso de tus compras cotidianas, consigues tocarla la fibra sensible a una mujer, consigues que vea lo genial que sería su vida junto a la tuya, la tienes en el bote.

5. Un hombre detallista. Esto es de extrema importancia. Un hombre detallista casi seguro que es un hombre inteligente, y la inteligencia es una virtud de extremo valor para una mujer, a las mujeres no les gustan los hombres rudos, como aún se cree en la cultura popular, le gustan los hombres, a la vez varoniles y delicados. Una buena memoria para recordar esos momentos especiales, acompañada de una rosa y una botella de vino, hará que en tu vida veas muchas lágrimas de felicidad de una mujer…

6. Sentido del humor. Un estudio reveló que las mujeres que dicen tener un esposo gracioso y que la hace reír, son de media más felices que las que están casadas con el típico soso. A una mujer se la puede conquistar haciéndola reír. Desarrolla tu sentido del humor, créate un estilo propio, aprende a ver lo cómico incluso de las circunstancias desagradables, y verás el cambio en la forma de mirarte de las mujeres.

7. Un sentido de la existencia romántico a su vez que práctico. A las mujeres les atrae mucho los hombres que son especialistas en esas labores cotidianas del día a día: encontrar aparcamiento; saber arreglar la lavadora; liquidar a esa rata que atemorizaba a su abuela… Pero esto no está reñido con que el hombre pueda tener un sentido romántico de la relación y de la existencia en general. Arréglale la lavadora, y después mete dentro un ramo de rosas, y dila: “mira a ver si ha quedado bien por dentro”…

8. Un carácter varonil. Dientas cualidades harán que las mujeres se sientan atraídos por nuestro espíritu de hombre: una voz fuerte, un tono de seguridad en el habla; un físico intimidatorio (no hace falta llegar a ser Hércules…); un carácter que manifieste seguridad; un estilo estético varonil y propio; una colonia que nos defina; una sonrisa que parezca decir: yo lo controlo todo; una forma de andar propia y estética; un buen trato en las interacciones sociales; un carácter entre tímido y sociable (los hombres de media somos más tímidos que las mujeres, no hay que preocuparse por sentirnos algo tímidos, a las mujeres les puede gustar eso)

9. Un alma generosa. Lejos de los tópicos, los hombres más altruistas son los más cotizados por las mujeres. Defínete una forma de pensar propia, pero nada de nacionalismos, racismo,… una ideología cosmopolita y de amor al hombre es lo ideal. La mujeres se sienten fascinadas por esos hombres que parece que libran una guerra tanto dentro como fuera de ellos por mejorar al mundo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • La atracción física entre los distintos sexos (4)
  • El sexo y el placer (3)
  • Cosas buenas de tener novia (3)
  • El placer de la sexualidad humana (3)
  • Las distintas fases de una relación sexual (3)
  • Comments

    • dhammapada dice:

      Resumiendo: La raza humana y con ello la mujer, son mamíferos homínidos.

      Así de frio y así de seco.

      Me he encontrado con este post. Sinceramente son post que me molestan mucho. Los veo sumamente discriminatorios. Me explico:

      Aparte del físico, que es siempre terriblemente importante A LA HORA DE LA VERDAD (que quede bien claro que para hablar, relacionarte y captar a una mujer no hace falta ser muy listo, pero a la hora de la verdad el físico decide si para adelante o si para atrás), lo demás siempre me pareció espeluznante DESDE EL PUNTO DE VISTA HUMANO.

      Es decir, que estoy de acuerdo con lo que dices casi al 100%. Pero eso delata algo que siempre me ha puesto los pelos de punta y que vosotras lo veis muy fácil: Que todos nos tenemos que comportar igual. Yo lo veo horrible, sinceramente. Desde el punto de vista antropológico es de manual. Las hembrás buscareis (en general) al mismo tipo de macho. Algo muy femenino es eso de “yo aspiro a más”, lo que delata una sola dirección que es bien comprendida por todos. Sois vosotras las que elegís que tipo de genoma debe perpetuarse y normalmente se tenderá hacia un mismo punto (si bien es cierto que hay modas, pero el animal es el animal)

      Desde un punto de vista humano es una aberración que una persona deba cambiar su forma de ser sólo para follar (ahora hablare como un macho, no lo hago como si fuese un maleducado cabreado haha) y así perpetuarse. Ya que, aunque se hable mucho de que follamos por placer, parte del placer que encuentra el macho en follar (aunque lo haga con métodos anticonceptivos) es el saber que puede hacerlo cuando quiera y que cuando llegue el momento (si llega) conseguiría perpetuar su linea genética (por eso somos así, aunque lo entintemos con palabras de machote o de amor o de cachondeo).

      Pero el caso es que…¿Por qué una persona tímida no puede ser curioso para la mujer? Ya, ya se que genearizo, porsupuesto que hay mujeres que se ven atraidos por un tímido (ante todo si esta muy bueno)… Pero no es lo general ni mucho menos. Yo veo muy muy pocos casos en los que una mujer “entre” a un hombre que se encuentra callado en un rincón. No es su trabajo en la naturalea, cierto, es el nuestro… Pero ya digo, humanamente resulta irrisorio y desigual socialmente. Es como si yo dijese que prefiero a una mujer que cuide de sus hijos el 100% del tiempo, porque es lo natural. Tendría razón, pero estaría humanamente diciendo una barbaridad.

      Como en estos casos a veces resulta extraño y poco creible, me confesaré y diré cual es mi caso.

      1. Bueno, he tenido épocas de deportista a muerte y épocas que no. La diferencia es abismal respecto a atención femenina. Irónicamente lo notas más cuando vas de mal a bien que de bien a mal.

      2. Un carácter dominante. Esta es (lamentablemente) una caracerística que llevo impresa. Sí, lo soy. No es que crea que el hombre deba dominar a la mujer, sino que por experiencia se que yo soy el que lleva el peso en la pareja. No puedo evitarlo, soy así.

      Es más, para ligues de una noche, ante una chica de caracter claramente dominante he finjido caracter manejable… Y ha funcionado. Y, para que mentir, actualmente, al menos en España, esta es la regla.

      3. Un estatus de triunfador. Uno de mis puntos flacos y que más me duele. Soy matemático en astronomía y geodesía. Y dentro de poco seré astrofísico. ERROR FATAL.
      Dices que trabajas de jefe de ventas de tu departamento en una multinacional y ves como le brillan los ojos. Una mujer (y aquí si que podeis encontrar estudios “a punta pala”) se sentirá atraida por un hombre que le insipre seguridad de vida (i.e. dinero) actualmente un científico no transmite eso, y… Es que es cierto XD. Sin embargo yo no miento, paso, ya estoy hasta el gorro de hacer el payaso a veces. Estudiar esto y trabajar de ello es lo que me hará feliz en la vida. Para procrear ya habrá tiempo y siempre alguna mujer libre y que me entienda en este aspecto.

      4. Un trato agradable en la convivencia del día a día. haha, es totalmente cierto. Aunque la verdad es que yo no soy casero, si sabe que te manejas bien, que eres independiente (no vives con papá y mamá) y se puede convivir bien contigo…

      5. Un hombre detallista. Esto es de extrema importancia. Un hombre detallista casi seguro que es un hombre inteligente, y la inteligencia es una virtud de extremo valor para una mujer…. FATAL ERROR.

      Hay muchos tipos de inteligencia, ya se debería de conocer eso. Este texto generaliza demasiado en este punto. Ciertamente la capacidad de prendar a una hembra es una faceta de la intelligencia, si bien no la única.

      ¡Ah! Y no, no soy detallista. Me gusta darle una sorpresa cuando REALMENTE no se lo espera. Pero mi problema es que cuando se espara el detalle y yo lo presiento (normalmente soy despistadiiisimo y no me entero), soy muy rudo y cabezón y no se lo concedo. No me gusta sentirme obligado al detalle. Sí, esto me crea muchos problemas (bueno, creaba).

      6. Sentido del humor. Je, buenos, dias malos los tiene cualquiera, pero en general me cuesta poco ser gracioso, no me esfurzo, me sale. Tengo un humor un poco bestia, pero a muchas eso les gusta, a otras les aterra XP.

      Pero me molesta que haya pobres chavales que son geniales y que se les tenga que sacar un sentido del humor… De donde no hay ni tendría por qué haber.

      7. Bueno… Viene a ser parte del punto 4 y 5.

      8. Un carácter varonil. No se que decir, soy como soy. No pienso hacer como muchos hombres que conozco que cambian totalmente su voz, forma de andar y de hablar cuando hay dos tetas delante suya. Lo gracioso es que normalmente las mujeres no se dan cuenta de ello… Pero es que ese tipo de personas tan falsas no suelen cometer ningún error. Viven alerta por si hay alguna mujer delante. Resulta en parte fascinante el cambio mental que dan.

      9. Un alma generosa. Lo llevo encima, soy un romántico en el sentido de creer que el mundo es tal y como lo hacemos nosotros. Creo que todo lo que he escrito lo justifica. Pese a hablar con dureza de como somos de manera natural, creo que eso lo podemos cambiar para bien, al fin y al cabo, así nos hemos convertido en la raza dominante del planeta. ODIO refranes como el de “quien roba a un ladrón tiene 100 años de perdón”. Pura picaresca mediterranea. Asquerosa.

      Jo, que agusto me he quedado. Saludos.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Jo, el comentario es más largo que el artículo… Lo primero de todo: yo soy un hombre. Si, un hombre muy estrogénico (no estoy seguro que me admitan esa palabra…) Pero un hombre al fin y al cabo… (eso de vosotras…). Efectivamente, las mujeres eligen los genomas que se perpetúan… Y han elegido muy bien. Tanto es así que de alguna manera ya no somos homínidos: somos homínidos simbólicos. El símbolo es lo que nos diferencia del resto de los animales, y precisamente este artículo, como ves bien hace referencia en gran parte a nuestra sexualidad animal (no en vano está dentro de la categoría psicología sexual, en donde analizo los impulsos del hombre de forma casi animal). Y fueron precisamente las mujeres las que prefirieron a hombres complejos, ellas los eligieron. Así de alguna manera dejemos de ser animales y empecemos a ser seres simbólicos, o lo que es lo mismo: nuestro conocimiento de la realidad está mediado por conceptos internos, inclusive conceptos matemáticos, que alteran nuestro comportamiento. Pero de todas formas, tú mismo ves que seguimos teniendo una poderosa esencia animal, en donde el más valiente, el más carismático, el más rico incluso… suele llevarse por delante a todas las nenas. No es algo que nos deba molestar; es algo que hay que aceptar como parte del juego de la vida y de la sexualidad.
        En cuanto a lo de la inteligencia, se bien que hay muchos tipos de inteligencia, me ha faltado poner “emocional”, pues un hombre inteligente con asperger no suele ser muy apetecible para las mujeres (pero a Bill Gates nunca le faltaron las nenas, él encontró su camino evolutivo…) Hay muchos tipos de inteligencia, como dices. He hablado en mil artículos de ello, pero a grandes rasgos hay dos tipos de inteligencia: la emocional y la racional. Combine tener de ambas para atraer mujeres… me di cuenta muy pronto.
        Es curioso, todos nos arrepentimos de lo que hemos estudiado… yo me arrepiento de no haberme hecho ingeniero, al menos tendría trabajo… Pero no nos damos cuenta de que lo que somos, aunque no nos de dinero, se le hace de por sí muy atractivo a las féminas…
        Si, yo también suelo dar sorpresas a las mujeres cuando no se lo esperan… de normal, no me lo espero ni yo mismo “cariño, ¡he estrellado el coche…!” Es curioso que los hombres alocados tengan tantas fans entre las féminas… y los que piensan hasta el momento exacto para ir a mear, sean reuídos por las mismas haciendo caer el récord de cien metros lisos constantemente. Somos como somos, pero podemos variar nuestra personalidad en cierta dosis.
        Y bueno, somos como somos en gran parte. Pero por supuesto no dudo de que también nos hacemos a nosotros mismos. Lo que pasa es que este artículo era de los primeros, y con eso no quiero decir que esté mal: en posteriores artículos he recalcado que podemos cambiar parte de nosotros mismos, que podemos hacernos a nosotros mismos, incluso retocar algo de los rasgos atractivos que he descrito en este artículo. El ejemplo del coche estrellado es significativo: yo antes medía hasta la comida que ingería. Pero decidí cambiar, ser más alocado, detallista, impulsivo. Estrellé el coche contra la puerta de la cochera, sí, pero demostré que se puede cambiar y que eso es lo que nos diferencia de los animales… ahora que soy un ser tan alocado (cosa que no era antes) hace que tenga hasta que elegir con cual chica empiezo o no una relación (no lo hubiese pensado hace sólo cinco años, antes de cambiar, como homínido simbólico que soy…) Saludos.

        • dhammapada dice:

          Haha es que me aburría un poco y encontré esto. A veces escribir a lo bestia te deja muy despejado. Dos cosas:

          a) “No es algo que nos deba molestar; es algo que hay que aceptar como parte del juego de la vida y de la sexualidad.”

          Es una de mis frases más repetidas, porque creo que es lo más sano símplemente.

          Sin embargo todo ese rollo de cambiar… Verás, a mi, por ejemplo, no me cuesta cambiar. Puedo ser dos y tres personas muy fácilmente. Encajo en cualquier grupo social al que me he enfrentado. Puede que eso sea debido a que me he juntado con muchos tipos diferentes de personas en mi vida (pero que muy muy diferentes, no te imaginas hasta que extremo).

          EL problema es que a veces con el tiempo no aguantas. Y en el caso de las mujeres… Bufff. Cada vez menos. Puedo ligarme a una haciendome pasar por otra persona (OJO, NO DIGO QUE LO HAGA DICIENDO MENTIRAS, sólo cambiando mi personalidad. Tal y como he dicho antes. Pero no consiguo aguantarlo otro día. AL siguiente dia ya me muestro tal y como soy… Y eso a veces les resulta… Extraño. Piensan que vas a ser igual que cuando te la intentaste ligar la noche anterior. Y claro, no es así.

          Irónicamente me cuesta mucho más entrar y lograr ligarme a una que me gusta mucho (muchiiiiiiiiisiiiiimo más, si es que consigo darselo a entender, cosa rara) que a una que me encuentre en una disco por la noche (tremendamente fácil). Sin embargo a la mayoría de mis colegas les pasa lo contrario, van de novia en novia, de amor en amor y, sin embargo me preguntan: ¿Y tú de que las hablas?¿Qué les dices? haha

          b) “Pero a grandes rasgos hay dos tipos de inteligencia: la emocional y la racional”

          Y TANTO, ante todo creo que la emocional (corrígeme si me equivoco) se puede subdividir en muuuchas por lo que he observado en mi vida.

          c) “Es curioso, todos nos arrepentimos de lo que hemos estudiado… ”

          Oye, yo no he dicho que me arrepintiese XD

          Gracias por la respuesta.

    • luis dice:

      Pienso que el artículo se equivoca en el concepto “Dominante”. A quien define más bien es a un hombre Democrático y Competitivo pero en ningún caso a un Dominante.

      • Erik360 Erik360 dice:

        Claro Luis, eso es porque yo he redefinido un poco al hombre “dominante”… Ten en cuenta que antes la gente por dominante entendía a un hombre agresivo, patriarcal, tiránico… Yo creo que se “domina” sobre todo con la elegancia, con el saber estar, con la clase y con el buen trato con los demás… Así convertimos la dominancia en una cualidad positiva en vez de negativa.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>