Cuanto tiempo se tarda en superar la depresión

¿Cuanto tiempo podríamos aguantar dentro de un fuego? El hombre le tiene pánico al fuego. Tanto es así que en las guerras del siglo XX no era raro que ante los operarios que manejaban los terribles lanzallamas se viesen hombres del ejército contrario que completamente aterrorizados ante la posibilidad de morir abrasados, simplemente se presentaban delante del enemigo con las manos arriba y pidiendo clemencia. El gran problema de la depresión es que es un fuego lento, de alguna manera dormimos en la angustia del dolor y ahí podemos pasar demasiado tiempo. El tiempo para salir de la depresión puede variar según las fuerzas que tenga el enfermo para afrontar su situación y para ponerse a luchar contra su enfermedad. En este luchar hay un momento fundamental: el tener ayuda, el tener a alguien que te comprenda. Desgraciadamente sólo 1 de cada 5 enfermos acude al médico para intentar recibir esta ayuda. Además, a veces esta ayuda es insuficiente. Por lo demás, al enfermo de depresión le quedan dos remedios: encontrar a algún amigo-familiar, que lo comprenda y que lo pueda ayudar; o acudir al sistema de ayuda de pago. De cualquier forma, hasta este pedir ayuda forma parte de la lucha que tiene que iniciar el depresivo cuanto antes para superar la enfermedad. Y es que nos podemos quedar años enteros en el leve fuego de la depresión sin atrevernos apenas a movernos. Estamos atemorizados ante un enemigo tan magnífico como la depresión y no nos atrevemos ni a ponernos de pies y encarar a nuestro adversario. Desde esta perspectiva es evidente que el tiempo que se tarda en salir de la depresión depende de la fuerza de voluntad del enfermo para luchar contra su enfermedad. En este artículo, cuanto tiempo se tarda en superar la depresión.

Tipos de depresión y sus modos de curación

Como decimos, un enfermo de depresión puede pasar años enteros en el limbo sin atreverse a hacer nada ni mucho menos a intentar empezar la guerra contra su propia depresión. Por eso es fundamental declararle la guerra a este formidable enemigo cuanto antes, ponernos como objetivos ser estrictos con nuestras ofensivas, e ir poco a poco menguando la capacidad de defensa de nuestro mal interno, de nuestra “noche del alma”. Y de este modo, teniendo una voluntad tan férrea como la de Rambo para la guerra… ¿cuanto se tarda como mínimo para superar la depresión?

Ya hemos hablado que hay dos grandes tipos de depresión:

-La causada por agentes externos (perder el trabajo, problemas familiares, problemas de sociabilidad….)

-La causada por agentes interno (problemas hormonales, fases de desarrollo problemáticas, problemas en el correcto funcionamiento de nuestro cerebro…).

Es difícil a veces controlar los agentes que nos inducen la depresión de tipo interna: si tenemos problemas de hormonas pues una medicación adecuada puede ayudar. Pero a veces no ayuda y no podemos “desear” y luchar por cambiar nuestra biología.Cuanto tiempo se tarda en superar la depresión De cualquier forma es fundamental acudir al médico que nos puede poner una terapia química que palie en parte estos problemas internos. También ayuda a paliar problemas internos que nos causen depresión el tener una dieta equilibrada, el realizar ejercicio diario, caminar bajo el sol…

Y en cuanto a las depresiones causadas por agentes externos… Pongamos un caso de un enfermo que es depresivo debido a agentes externos:

Un hombre lleva años encerrado en una oscura mazmorra de un castillo en mitad del mar (podría ser el conde de Montecristo…). Debido a la soledad, a la inactividad, a la oscuridad, al sedentarismo, al evidente mal rollo que desprende la situación de saber que vamos a estar años enteros encerrados en este antro… al final desarrollamos depresión. Imaginémonos que estamos aquí cinco años, y de ellos cuatro los pasamos con depresión, abúlicos, no hacemos nada más que comer y dormir… Y ahora imaginémonos que a este peculiar Conde de Montecristo lo liberan. Y ahora resulta que tiene una vida normal: un buen hogar (nuestro reo volvió con su vieja familia), una actividad diaria, compañía, luz del sol… ¿Cuanto tardaría nuestro prisionero en recuperar su salud mental? Seguramente muy poco, aunque es cierto que hay personas que tienen más capacidad de recuperarse de este tipo de traumas. El cerebro tendría que recuperar su actividad normal, para lo que se requeriría cierto tiempo que “remoldearía” ciertas zonas del cerebro que quedan deformada por la enfermedad de la depresión. Pero en unas semanas nuestro reo podría estar como nuevo. Hay personas que han superado la depresión de un día para otro. Aunque desgraciadamente eso no es lo habitual: lo habitual es ir poco a poco, con mejoras pequeñas pero constantes. Lástima de lo que hemos empezado diciendo: esa incapacidad del enfermo de depresión para tener la voluntad de confrontar su enfermedad. Y es que un enfermo de cáncer tiene voluntad para combatir su enfermedad: ser enfermo de depresión consiste en parte en perder la voluntad. Por eso es tan importante luchar con todas las fuerzas que podamos reunir.

Conclusión sobre cuanto tiempo se tarde en superar la depresión

Una vez que ya sabemos que cuanto antes empecemos a combatir nuestra depresión antes podremos salir de ella, ¿por donde empezamos a combatirla? De alguna manera podemos dividir nuestra guerra en distintos frentes. En vez de atacar al enemigo por todos los lados a la vez, es a veces mejor dividir. Así el enemigo parece más abatible, que se lo digan a Bismarck… Y para atacar previamente tenemos que saber qué es lo que hay que derribar. Pequeños cambios en nuestra vida pueden tener una repercusión muy grande en nuestra salud mental. Por ejemplo: tener a alguien que nos ayuda puede ser la diferencia entre la salud mental y la enfermedad. En este caso nuestro objetivo sería conseguir a alguien que nos pueda ayudar. Pactar con alguien, vamos, como hizo Bismarck con Francia antes de atacar a la propia Francia… (Bismarck era un cabrón admirable…). Y sobre todo: hay que realizar con nuestros ejércitos que combaten a la depresión la doble misión de 1. información (saber cuales son los puntos claves, las estrategias adecuadas, los problemas fundamentales…) y no vale para nada la información si no ponemos en práctica el punto 2. acción (nos podemos quedar como ya hemos dicho años enteros en la cama sin atrevernos a mover un sólo músculo para salir de la depresión. Es importante la fuerza de voluntad para poner la información en práctica).

A veces de la depresión se sale muy rápidamente. Otras veces se tarda más. Pero es fundamental dar pequeños pasos, sin cansarnos, sin parar… Por lo demás, el tiempo para salir de la depresión dependerá mucho de nuestro propio organismo y de sus capacidades físico-biológicas: a organismos más poderosos menos tiempo para salir de la depresión. Y cuando hemos ganado la guerra, siempre queda algo de nuestras viejas hazañas, es ese brillo en los ojos de hombre victorioso. El párrafo con el que termino el artículo no tiene mucho que ver con la depresión… pero sí con la guerra. Ayer releyéndome El Señor de los Anillos me moría de risa leyendo este párrafo que está narrado por Pippín, el despreocupado y travieso hobbit, justo después de la narración de la batalla del sitio de Isengard, la torre donde se esconde Saruman. Con este pasaje termino el artículo, nada más porque me hizo reír y la risa siempre es un buen arma para vencer cualquier guerra…

 

»Nos estábamos preguntando dónde podríamos descansar seguros y dormir un rato, cuando ocurrió la cosa más extraordinaria. Se oyeron los cascos de un caballo que se acercaba veloz por el camino. Merry y yo nos quedamos inmóviles y Bárbol se escondió bajo la arcada sombría. De pronto un jinete llegó a galope tendido, como un rayo de plata. Ya oscurecía, pero pude verle claramente el rostro: parecía bañado en una luz y estaba todo vestido de blanco. Me senté y lo contemplé boquiabierto. Traté entonces de gritar, pero no pude.

»No fue necesario. Se detuvo junto a nosotros y nos miró desde arriba. “¡Gandalf!” dije finalmente, pero mi voz fue apenas un murmullo. ¿Y qué creéis que dijo: “¡Hola, Pippin! ¡Qué sorpresa tan agradable!”? ¡Qué va!

Dijo: “¡A ver si te levantas, Tuk, pedazo de bobo! ¿Dónde rayos podré encontrar a Bárbol, en medio de todas estas ruinas? Lo necesito. ¡Rápido!”

 (derechos de la obra propiedad del grupo Planeta y de los herederos de Tolkien).

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Consideraciones generales sobre la depresión (5)
  • Consejos para superar una crisis depresiva (5)
  • El final de la depresión (5)
  • Los poetas depresivos y suicidas (5)
  • Blog para salir de la depresión (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>