Cuatro elementos claves de la escritura creativa

Realmente el concepto de escritura creativa es más amplio que el de escribir cuentos, relatos, poesía… Yo entiendo por escritura creativa el uso del lenguaje con un fin no puramente instrumental, o sea, con ciertos componentes estéticos en ese lenguaje. Y estos componentes estéticos que hacen al lenguaje más atractivo, no sólo están presentes en los relatos, en la poesía,… Desde mi perspectiva, estos componentes estéticos pueden estar también presentes en un ensayo, en un artículo, hasta en un manual de instrucciones de un electrodoméstico. De echo, se ha demostrado que las personas dotadas de gran capacidad para la poesía, tanto para crearla como para disfrutarla, tienen a su vez una gran capacidad para la síntesis, o sea, pueden ser a la vez hombres y mujeres que nos expliquen la Teoría de la Relatividad como nadie, claramente, entretenidamente, y muy didácticamente. Esto ya nos hace ver que la escritura creativa puede afectar a varios usos de la escritura misma. Por esto mismo, si queremos prosperar en nuestra formación como buenos escritores (ya hemos hablado que ser un buen escritor creativo nos puede hacer verdaderamente seductores, a diferencia de la picaresca que nos pretenden enseñar los gurús de la seducción, al estilo Mario Luna y compañía…) conviene atender a los elementos claves en los que se puede descomponer la escritura creativa. En este artículo vamos a repasar los que, según yo, son los cuatro principales elementos clave de la escritura creativa.

Elementos de la escritura creativa

1. Narrativa. El elemento narrativo del lenguaje es uno de los cuatro elementos aludidos. El elemento narrativa o narración consiste en lo que dicho nombre ya deja ver: el crear tramas vivas, historias verosímiles, con personajes creíbles y reales, con argumentos que se van desarrollando más rápido o más lentamente, pero siempre nos mantiene el corazón en un puño,… Por tanto, este elemento de la escritura creativa afecta sobre todo a la novela, al cuento, al cine, al cómic,… Pero también puede estar presente en un relato de viajes, en un diario, en una biografía o autobiografía, en el intercambio epistolar, e incluso, en una conversación con un amigo, en la que le relatamos al amigo nuestra experiencia en ese viaje a Egipto que tanto tiempo llevábamos con gasas de hacer… Por tanto, el elemento narrativo es uno de los elementos fundamentales de la escritura creativa. Con él creamos tensión, creamos interés por nuestras historias, creamos personajes muy vivos, y creamos mundos muy vivos. En la literatura universal hay grandes obras narrativas. Quizás la cima de la narración sea “El Señor de los Anillos”, de Tolkien, pues nunca nadie antes había conseguido crear una historia tan compleja, tan verosímil (a pesar de haber dragones, elfos y balrogs…), y tan asentada en un mundo que también se crea mediante este elemento narrativo (el mundo de la Tierra Media, creado más que en ESDLA, en la otra gran obra de Tolkien, “El Silmarilion”) Y dicho sea de paso, ahora que me he terminado de ver las 3 películas… no están narrativamente a la altura del libro, van de más (la primera) a menos (la última).

cuatro elementos claves de la escritura creativa2. Poesía o lírica. Realmente la poesía puede ser o épica o lírica. La poesía épica sería la que nos trasmite historias, narraciones… pero esto ya ha sido analizado en el primer elemento. Por tanto, ahora nos centramos en la otra poesía, la poesía lírica, que no nos da información del estilo de acontecimientos que se suceden unos detrás de otros, en orden cronológico, in media res, u otros órdenes. La poesía lírica (lírica a partir de ahora) nos transmite información sobre estados de ánimo de personajes, sobre mundos internos, sobre conceptos creados por el espíritu humano, sobre las sensaciones que nos puede causar, por ejemplo, la contemplación de la naturaleza, o la búsqueda y encuentro del amor, o la pena por el paso del tiempo y la muerte, o la preocupación por el incierto futuro de la raza humana… Por tanto, el elemento lírico es más subjetivo que el elemento narrativo o elemento épico. En el elemento lírico es el alma humana quien toma la voz, y nos transmite con esa voz sus estados de ánimo, sus emociones, sus sentimientos, sus miedos, sus esperanzas. Por supuesto, este elemento está relacionado a su vez con el elemento narrativo: puede que la trama nos halla llevado a un bosque lúgubre (elemento narrativo) y este bosque lúgubre puede que nos trasmita ciertas sensaciones de pena, de melancolía (elemento lírico). La poesía lírica suele ser lo que entendemos tradicionalmente por poesía (pues la poesía épica no está precisamente de moda…) Y en cuanto a las creaciones famosas que destacan por el elemento lírico, están las obras de los poetas clásicos (Poe, Schiller, Machado, Byron, Whitman, Baudelaire, Zola,…) Algunas películas también muestran claramente este elemento lírico, usándolo para crear atmósferas y situaciones cargadas de ese oscuro velo poético que nos trae este segundo elemento, el elemento lírico. En la primera parte de El Señor de los Anillos se usa este elemento lírico para crear una atmósfera magistral. Pero este elemento está también presente en nuestras conversaciones, por ejemplo, yo puedo decir a un amigo con el que mantengo una conversación: “esta noche estrellada parece una metáfora de nuestro futuro, lleno de luces que nos guíen…”

3. Filosofía o pensamiento. En la escritura creativa también suele haber cierto elemento filosófico. En este elemento, se transmite cierta concepción global acerca del sentido del todo. El elemento filosófico es el elemento del sentido, de darle un sentido al mundo, de darle un sentido a las cosas y a la realidad como un todo. Las religiones han ocupado en esta parte del mundo este elemento filosófico. Por ejemplo, en “El Exorcista”, se escenifica la eterna lucha entre el bien y el mal, que es la filosofía que propugna las formas ortodoxas de cristianismo. En la novela “Drácula” de Stoker, también se invoca esta filosofía cristiana, de lucha entre el bien y el malo. El propio Drácula sería la respuesta de Satán al advenimiento, 1800 años antes, del hijo de Dios a la Tierra (Jesús). Drácula sería ni más ni menos el hijo del Diablo, que intentaría fundar una nueva religión, ahora con fieles que apoyasen el elemento negativo del cosmos, en vez del positivo. No sólo las tramas de las obras creativas como un todo incorporan este elemento: los personajes de las tramas, incluso nosotros mismos, como personajes de esta gran trama que es la vida, tenemos a su vez nuestras interpretaciones. De echo, todos nosotros le intentamos dar un sentido a nuestra vida, quizás creamos que nuestra vida debe de estar dedicada a conseguir la mayor cantidad de placer terrenal posible (hedonismo); o bien, quizás nos creamos redentores de la humanidad, que tienen como fin fundamental de su vida, ayudar a hacer una humanidad distinta, más avanzada (ideas sacadas de la ética griega y cristiana). Este elemento es polémico, pues no todo el mundo interpreta de la misma forma las mismas cosas. Sin ir más lejos, actualmente hay una lucha muy fuerte entre las concepciones del cosmos cristianas; y las científicas, neopaganas, neo-atomistas,…

4. Síntesis. El último elemento de la escritura creativa es el elemento síntesis. Ya hemos hablado de él cuando hablemos del poeta que también sabe explicar muy bien la Teoría de la Relatividad… Con el elemento síntesis explicamos teorías, historias, incluso el funcionamiento de una cámara digital… Este elemento quiere transmitir información práctica, pero hasta en el transmitir esta información práctica hay algo estético, algo artístico, algo creativo. Saber explicar correctamente, por ejemplo, el funcionamiento de una cámara digital, es todo un arte. Ser un buen maestro, un buen profesor que enseña distintas teorías, distintos acontecimientos de la historia, que explica bien cómo ocurrió, porqué ocurrió, y lo hace con el mínimo esfuerzo posible para los alumnos, consiguiendo por tanto la mayor eficiencia a la hora de explicar algo, es de alguna manera, todo un artista de la palabra y de la escritura creativa. Como hemos dicho, parece que esta habilidad de ser grandes explicadores (sea en textos orales, o en textos escritos) está relacionada con la capacidad para ser poeta… quizás porque los poetas tienen una gran capacidad de síntesis. El secreto para ser grandes “sintetizadores” es ver lo que queremos explicar como un todo, y desde ese todo, encontrar una hebra de la que vallamos tirando, y el todo se empieza a desvelar tan fluidamente, como cuando encontramos la hebra de un ovillo de lana, y tiramos fuertemente de ella, el ovillo de lana quedará en cuestión de segundos completamente desenvuelto… Este elemento está presente también en nuestra vida cotidiana, por ejemplo, cuando alguien nos pide que le hagamos una foto con su cámara digital… y normalmente, te explican tan mal las instrucciones de cómo funciona esa cámara… que no puedes por menos de percatarte que no abunda el talento en lo que se refiere a la escritura creativa…

Conclusión sobre los elementos de la escritura creativa

Por tanto, para ser seductores y ser seductores con nuestros textos (tanto orales como escritos), nada mejor que analizar cual es nuestro nivel en estos cuatro grandes elementos de la escritura creativa, y a partir de ahí, intentar mejorar nuestro nivel en estos cuatro elementos, por supuesto, a base de leer lo que han hecho otros, y luego practicar (pensar-escribir; pensar-escribir; pensar-escribir…)

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo valorar una novela u otra obra narrativa y literaria (6)
  • Cómo escribir fantasía épica (5)
  • Cómo aprender a escribir novela (4)
  • Cómo ser escritor y la Teoría de la Evolución (4)
  • Mi mundo de fantasía (4)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>