Diez consejos para sentirse bien

Diez consejos para sentirse bien

(Todos los días a las 00:01 hora española, publicamos el Artículo Estrella del día)

La felicidad y el bienestar consisten en gran parte en que nuestro cerebro funciona de forma adecuada. A veces llegan enfermedades como la depresión, la ansiedad, el estrés… que nos impiden sentirnos bien y disfrutar de la vida. Algunas de estas “enfermedades” no son exactamente enfermedades: si nos pillamos un brazo con la puerta, día tras día, y nos lesionamos ese brazo… ¿eso es una enfermedad? La depresión o el estrés a veces consisten en “pillarnos” día tras día nuestra alma con una vida poco correcta, que nos impide ser feliz y disfrutar. Es interesante antes de nada entender bien en qué consiste nuestro bienestar, en qué consiste el disfrutar de la vida: son esas sensaciones de placer, de tranquilidad, que genera nuestro cerebro. Por tanto, en gran parte el sentirse bien es algo que está dentro de nuestro cerebro. Por ejemplo, a veces los enfermos de depresión se sienten mal estando en fiestas, estando de acampada, estando en un crucero… Por fuera parece que tendrían que ser felices; pero su cerebro está atrofiado y no consigue generar sensaciones de felicidad, porque como decimos, la felicidad es algo en gran parte interno.

Todos conocemos bien algunos momentos que nos hacen sentirnos eufóricos, llenos de energía, con esperanza en la vida: ese sábado por la noche en el que vemos a nuestros amigos; ese domingo por la mañana cuando tenemos cena familiar en el restaurante de la esquina. Nos levantamos como eufóricos, pletóricos, llenos de ganas de vivir y de disfrutar de la vida. Estas sensaciones son un poco como una droga: te hacen sentirte lleno de fuerzas, lleno de vida, lleno de esperanza. Pero a veces, desgraciadamente, estas sensaciones tan positivas se van de la vida de muchas personas. A veces es que simplemente no tenemos una vida correcta, nos “pillamos” nuestra mente con una vida incorrecta, y así nos dañamos el alma y al fin, desaparecen esas sensaciones tan agradables que con el tiempo, parecen que fueron un mero sueño que hace largo tiempo ya pasó.

Es hora de volver a sentir esas sensaciones de placer y de bienestar. Para ello nada mejor que dejarnos de “pillar” el alma con una vida poco correcta, con una vida poco humana. Cerca del 90% de los enfermos de depresión tienen este problema: su vida no es correcta, no tienen un entorno social adecuado; no tienen unos hábitos vitales adecuados. Por eso damos para rematar el artículo, una serie de consejos que nos harán sentirnos mejor en la vida. Sobre todo afectan a hábitos, pero aún más a hábitos sociales, pues la sociabilidad tanto con amigos, como con compañeros, como con familia, es esencial para lograr la felicidad. Es importante entender que esa sensación de felicidad y de bienestar, y de sentirse bien, puede no retornar de repente: quizás retorne poco a poco, por eso es fundamental persistir en el seguimiento de nuestros consejos, hasta que estos tengan el efecto de volvernos a traer esa vieja sensación de bienestar. En este artículo, diez consejos para sentirse bien.

Diez consejos y actividades para estimular nuestra mente

1. Rutina. Se ha demostrado hasta con animales que si tenemos unos horarios más o menos estrictos, y una rutina más o menos establecida en nuestro día a día, la ansiedad, el estrés… y otros malestares mentales se reducen un montón. Se trata de crear una rutina diaria, de lunes a viernes por ejemplo quizás trabajemos por la mañana de 9 a 15. Luego comemos; luego descansamos un rato; y luego podemos seguir con las actividades de la tarde. Esta rutina puede variar los fines de semana, en donde quizás tengamos más libertad para hacer lo que nos de la gana. Pero nuestra semana se debe de estructurar alrededor del eje de una rutina fundamental que organiza nuestra vida. Así además aprovechamos mejor el tiempo, por lo que tenemos un beneficio adicional.

2. Horarios. Es importante respetar los horarios de la comida, del sueño, de la labor (de lo que ya hemos hablado en rutinas). Con las horas de la comida es aconsejable no cambarlas, que sean todos los días a la misma hora, y nada de cenar a las 3 de la noche… Horarios diurnos, el hombre nocturno vive menos que el diurno, y vive menos porque es menos feliz. Como antes, los horarios de la comida estructuran parte de nuestro día a día, aunque a veces por ejemplo, los findes, no es obligatorio ser tan estrictos (quizás nos levantemos tarde porque estuvimos de fiesta, y comamos al levantarnos, y luego nos volvamos a ir por ahí a dar una vuelta…). Se trata de organizar nuestra vida en torno a dos ejes fundamentales:

-rutinas

-excepciones a las rutinas (con causa justificada, por ejemplo, que sea fin de semana y que rompamos con todo)

3. Ejercicio. Es aconsejable realizar ejercicio diario, o al menos 4 o 5 veces a la semana. Se trata de encontrar algún ejercicio que nos guste, que sea equilibrado. De este modo, además podremos ponernos en forma (por lo que es especialmente importante encontrar un ejercicio que se adapte a nuestras necesidades y al tipo de cuerpo que tenemos). Pero aun así, el mayor beneficio que nos aporta el ejercicio frecuente es que, ironías de la vía, nos aporta energía, nos encontramos menos cansados, más animados, con más fuerzas. A pesar de que uno se canda cuando hace deporte, este cansancio se transmuta comúnmente en sensación de estar lleno de fuerzas, de energías, de ganas por comerse el día. Y ahora que (en España) estamos en verano… el ejercicio diario también ayuda a soportar mejor el calor (fuera de tópicos). Eso sí, cuidado con los golpes de calor, y cuidado con realizar actividades bajo el sol de mediodía y de las primeas horas de la tarde. Es conveniente que ahora en verano, con el calor, el ejercicio se realice en las primeras horas de la mañana; o en las últimas horas de la tarde. Nunca hay que realizar ejercicio al menos dos horas ante de irnos a dormir, porque nuestro cuerpo tarda al menos esas dos horas en volver a su estado normal después del esfuerzo, y nos costaría conciliar el sueño.

4. Lectura. La lectura tiene un efecto sedante sobre nuestro alma, sobre nuestros dolores… Leer relaja y estimula el cerebro. Aprender cosas nuevas también es muy estimulante, y a veces tanto es así que lo de menos es que al leer aprendamos algo o no: si no que simplemente disfrutamos porque eso nos activa el cerebro y genera sensación de bienestar. Podemos escoger cualquier lectura, tanto ficción como no ficción. Se trata de leer lo que nos apetezca, un poquito todos los días a la hora que nos guste.

5. Ambiente familiar. Quizás un buen ambiente familiar es una de las cosa que más felicidad nos aportan a nuestra vida. Hay que intentar estrechar la relación con la familia, pasar más tiempo juntos, compartir tiempo en las comidas, alrededor de una televisión por la que dan una buena película… Estar con gente estimula el cerebro como no lo hace ni la más potente de las drogas. A veces también necesitamos tiempo para nosotros mismos; pero estar siempre solos tiene efectos muy malignos sobre nuestra mente, surge la depresión, la paranoia, la ansiedad… Ese ambiente de buen rollo familiar alrededor de una buena mesa y de una buena comida es un creador de felicidad magnífico.

6. Amigos. También podemos estrechar las relaciones con los amigos. Me acuerdo que de pequeño siempre estaba desando que llegase el domingo, porque era el día en el que salía por ahí con los amigos… Salir por ahí de vez en cuando y quedar con los amigos, nos distrae y hace que durante unas horas olvidemos todos los problemas, cogiendo nuestro cerebro nuevas fuerzas que le durarán varios días.

7. Amor y pareja. A veces cuando tenemos depresión o ansiedad, la sexualidad se ve interrumpida un tanto. Se nos quita la libido, no tenemos ganas de sexo, no sentimos atracción sexual… (aunque a veces en la depresión se alterna esto con momentos en donde nos entran unas tremendas ganas de tener sexo que llegan hasta la obsesión). De cualquier forma empezar una relación amorosa es un estímulo muy potente no sólo para nuestra mente: si no para nuestra sexualidad. Dentro de una relación, sobre todo al principio, se estimula el apetito sexual, y ya sabemos que el sexo es un buen aliado de la felicidad y del bienestar… El amor y el tener una buena pareja también, por eso debemos de cuidar nuestra relación de pareja, si no tenemos pareja, remito a los lectores a los artículos de seducción y de ligue…

8. Aficiones. Se trata de aficionarnos a algo que nos guste, que tengamos ganas… yo no he parado de leer durante más de 7 años, y ahora pues lo de leer ya no me va mucho… Leer me ha ayudado a crecer como persona y a ser más seductor, pero reconozco que ahora tengo ganas de cambiar de aficiones: la música, componer incluso, la naturaleza, los videojuegos incluso, que los retomo después de años sin jugar… Tener aficiones que nos gusten, que nos apetezcan de verdad, estimula una barbaridad nuestro cerebro.

9. Actividad diaria. Lo que hacemos en el día a día debe de ser también estimulante si queremos sentirnos bien. Una persona que se pase el día encerrado en casa sin hacer nada es un candidato magnífico para depresión. Tenemos que encontrar una actividad diaria que nos motive, que nos guste… El trabajo suele ser un buen candidato para esta actividad diaria, pero mucha gente está en el paro… así que tendemos que encontrar algo para hacer en el día a día.

10. Actividades excepcionales. Son actividades que no las realizamos muy frecuentemente quizás sólo una vez a la semana o al mes, pero que nos aportan grandes dosis de felicidad: cosas como ir de acampada, ir a una excursión a una ciudad vecina, ir a la casa de nuestros abuelos del pueblo, a hacerlos una visita… son actividades que también incrementarán nuestra sensación de felicidad, a pesar de que no son frecuentes la sola “ansiedad” de la espera, ya es de por sí muy gratificante y muy estimulante.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo curar la depresión (7)
  • Mi terapia contra la depresión (7)
  • El infierno de la soledad (7)
  • Cómo estimular nuestra vida (6)
  • Consideraciones generales sobre la depresión (6)
  • Comments

    • Claudia Y dice:

      Agradezco las recomendaciones que has dejado, soy de las personas que siempre han sido fuertes y han superado los problemas sola, me tocó sufrir mucho dos ocasiones seguidas, y me aturde el presente y el futuro, leyéndote me da aliento de entender que si se puede enfrentar este presente doloroso q afrontó. Gracias por estar con quienes buscan comprensión. :)

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>