Diez películas que influyeron en mi novela La Reina de los Hielos

A día de hoy sé que fue un error haber intentado ser escritor profesional… Claro que la literatura es un gran placer para las mentes cultivadas; pero también es un gran placer la sexualidad, y yo tampoco me hubiese visto de estrella del porno… Al haber intentado hacer de una de mis pasiones mi profesión, siento que no solo no he conseguido vender tanto como para poder vivir de ello; es que, además, he estado cerca de perder una gran aficción, como es la literatura, sólo por el estrés que me causaba el haber vendido tal mes x libros y la autoexigencia tan incómoda que me causaba esto. Ahora sé que debí de empezar con mi aficción del escribir, de la literatura… pero no debí de buscar en ello una forma de vivir, por la tremenda dificultad que tiene poder llegar a vivir de algo así. Así, no sólo no conseguí vivir de escribir; si no que he podido perder esta aficción que tanto me aporta. Ahora sí sé cual es el camino correcto: yo escribo por afición, y con el tiempo, a lo mejor me va conociendo más gente, y mis novelas van llegando a más gente. Así me divierto y no me pongo la pesada carga sobre mis costillas de exigirme vender x libros al mes.

Diez películas que influyeron en mi novela La Reina de los Hielos

Sí es cierto que mi error de intentar vivir de lo que escribo se debió a la falta de trabajo en España. A día de hoy me reconvierto profesionalmente. Las nuevas tecnologías parecen un buen nicho de empleo, pero también otras cosillas como trabajos temporales y algo más por ahí. A estas alturas tengo uno de los currículums más inverosímiles entre los humanos: escritor, peón, barrendero, agricultor, crupier de casino, comercial, vendedor de libros, filósofo, informático, programador, estadista, poeta, coacher… Como bien dice el refrán:

hombre de muchos oficios, pobreza asegurada

Y lo cierto es que eso tiene algo de verdad. Por eso mismo, he terminado eligiendo dos trabajos en los que estoy volcando todo mi empeño: la informática; y el mundo del autoempleo. Cuelgo la paleta, la pluma, el maletín, el sombrero de paja, la toga griega, las fichas, la montera de torero… (yo solito me muero de risa cuando pienso: “pero ¿qué cojon… estoy haciendo con mi vida?”…), y me centro en los bits, y en alguna otra cosilla que me da algo de dinero.

Así, yo voy a hacer de la literatura lo que hacen esos músicos aficionados, que tienen su grupo de música, que quedan con ellos a tocar, que componen canciones, dan conciertos, disfrutan de su aficción… pero que no tienen ninguna necesidad de vivir de la música y de que su grupo tenga mucha fama y pueda vivir de su música. Pero que si van creciendo en fama y algún día “suena la flauta”, quizás puedan conseguir dedicarle una parte de su vida a vivir de ello profesionalmente.

Y aparte de los artículos de autoayuda de este blog (mis compañeros de filosofía se descojonan de que escriba un blog de autoayuda; pero yo me descojono de ellos cuando intentan aplicar el imperativo categórico kantiano para ligar con una chica o chico, así que estamos en paz…), y dos libros de sociabildad (no, aquí no enseñamos a ligar, ¿quién le ha dado esa información, señor? Aquí enseñamos sociabilidad, a madurar emocional y socialmente), he escrito una novela, llamada La reina de los Hielos.

Esta novela ha sido mi obra de menos éxito hasta el día de hoy. Al principio, nadie se interesaba por ella. Poco a poco, la gente la buscaba por Google, y empezaba a tener algunas ventas en Amazon. Y a día de hoy, cientos de personas conocen la novela (es un éxito esa cifra teniendo en cuenta el poco interés que genera estas cosas, y más teniendo en cuenta que yo soy un completo desconocido en el mundo de la literatura), personas que la leen, que se interesan por la novela, que se interesan por el autor, por si habrá otras novelas… Así que poco a poco, mi novela ha ido ganando algo de fama. Como a día de hoy no tengo la presión de tener que ser escritor profesional, pues vivo encantado y disfrutando mucho este proceso en el que el mundo va conociendo un poquito mi obra más querida.

Y desde luego, muchas han sido las influencias que han dado lugar a mi novela. No sólo otros libros, también el cine ha sido sin dudas una influencia fundamental. Así que en este artículo, repaso las 10 películas que influyeron en mi novela La Reina de los Hielos (creo que reconocer influencias no quita mérito artístico ninguno, pues nadie nacio sabiendo. Y deja claro que yo me molesté en formarme mentalmente para poder intentar escribir una buena novela).

Diez películas que inspiraron mi novela La Reina de los Hielos:

1. El Señor de los Anillos y el Hobbit

Qué decir de la obra tolkiniana que no se haya dicho ya. Por supuesto que las dos obras más importantes de Tolkien han tenido gran influencia en mi novela. Esta dos obras son El Señor de los Anillos y El Silmarillion. Pero como de El Silmarillion es muy difícil que se haga una película, pues a cambio, la trilogía de El Hobbit también me ha influido, aunque sólo la primera película, pues empecé a escribir mi novela al poco de haber salido esta primera película de la trilogía. Tolkien ha sido un maestro a la hora de traer de vuelta al mundo moderno de nuevo los mitos nórdicos, los cuentos de tipo germánico, las viejas sagas islandesas de los Volsungos…

2. Depredador

Ese personaje que se esconde entre la vegetación; que acecha en medio de la espesura de la selva; que tiene tal poder que hace temblar a toda una fuerza de élite por su gran poder; y que tiene quizás como característica más temible, el desconocimiento sobre sus verdaderas intenciones (benignas o malignas), es sin lugar a dudas fuente de inspiración de uno de los seres más extraños y misteriosos que aparecen por mi novela La Reina de los Hielos. No haré spoiler sobre qué tipo de criatura se trata, pero desde luego ha tomado en parte a Depredador como fuente de inspiración.

3. Braveheart

Esta es toda una película de culto. Lo que más toma mi novela La Reina de los Hielos de Braveheart (y también de Gladiator, y en general, del cine ÉPICO, así, en mayúsculas), tiene que ver con uno de los personajes principales de mi novela: Dardo. Dardo es abnegado, luchador, valiente, decidido, noble. No teme el combate, y destacó por su bravura y por su valor cuando sirvió, hace tiempo, en la Legión del Dragón. Por algún motivo, esa gallardía tan masculina y un tanto testosterónica, sigue gustando mucho al espectador moderno, aunque ya hace tiempo las guerras quedasen atrás. Pero de alguna manera superviven los instintos guerreros, que desde luego, se deben de aplicar en nuestro mundo, a esas otras también temibles batallas del día a día.

4. Alien 2

Esta película es una de mis preferidas. Sería difícil decir por qué, pero objetivamente es una de las 2 o 3 películas que más veces he visto. Siempre me atrapa ese ambiente tan oscuro; esa acción tan realista (aunque no existan los aliens…); esa trama que te mantiene en vilo durante toda la película, aunque te la sepas de memoria; ese ambiente futurista-ciberpunk tan atrayente (y tan ochentero, dígase de paso…). Aunque mi novela es “de género” (o sea, se llama “de género” al género literario que engloba la fantasía épica, el terror, y la ciencia ficción), no es una novela de ciencia ficción, que pudiera parecer debería de ser el tipo de novela que podría haber inspirado Alien 2. Pero la solidísima puesta en acción de la película de Cameron, me ha influido a la hora de escribir La Reina de los Hielos, y sólo recordar este peliculón escribiendo estas líneas, me entran ganas de volverla a ver por enésima vez…

5. El milagro de P.Tinto

Desde luego, soy un absoluto fanático del humor de Francisco Ibáñez y de Mortadelo y Filemón. Esta película está, a su vez, muy influída por la obra de Ibáñez (de hecho, el autor del milagro de P.Tinto, posteriormente dirigiría la película La gran Aventura de Mortadelo y Filemón). Ese humor un tanto satírico, irónico, gamberro, crítico incluso… también han influído mi novela La Reina de los Hielos. Pero va más allá del humor: en esta película se da una visión de la existencia que me resulta demasiado familiar. Porque el presente se asienta sobre las raíces del pasado. Y por que la verdadera patria de todo hombre es la infancia.

6. El conde de Montecristo

Realmente, la obra de Alejandro Dumas (al completo, no sólo la obra mencionada), ha sido la segunda mayor referencia literaria de mi novela, después de la obra de Tolkien. Esas intrigas palaciegas, esos presos misteriosos, encerrados en profundas mazmorras; esos conflictos sucesorios, que se resuelven con las más rebuscadas triquiñuelas; esa lucha entre personajes nobles contra truánes; ese amor a la aventura por que sí, sin necesidad de nada más; ese ansia de justicia, y a veces sí, también, de venganza… son parte esencial de mi novela La Reina de los Hielos. Desde luego, en mi novela también hay más de un preso fugitivo que busca completar lo que dejó sin terminar cuando fue encarcelado de forma injusta.

7. El cristal oscuro / Dentro del Laberinto / La historia Interminable / Conan / Excalibur

He puesto juntas cinco grandes películas de fantasía de los 80, por tener ciertos elementos comunes. En ellas, la fantasía en estado puro se abre camino, esas insoñaciones líricas que nos arrancan de la realidad, esos destinos protagonizados por niños y adultos con corazón de guerreros, esos mundos maravillosos que parece que desafían las leyes de la cordura y nos hacen confundirnos sobre si la verdadera realidad no estará al otro lado del espejo. Y esa lucha y esa guerra, quizás más interna que externa, en las que están en juego el futuro de la completa realidad.

8. La guerra de las Galaxias / Indiana Jones

Ambas sagas son dos de las cimas de la aventura cinematográfica. Esos mundos por explorar, esas criaturas extrañas, esos secretos escondidos en exóticas geografías… La aventura es sin dudas uno de los elementos fundamentales de mi novela La Reina de los Hielos. Y desde luego tiene deudas con estas dos gigantes sagas de aventuras.

9. Platoon / Apocalypse Now

La estética terrible pero atrayente del cine bélico, también ha influido de forma notable en mi novela La Reina de los Hielos. Y sobre todo, cuando la guerra externa sólo es una continuación de la guerra interna, de los instintos, perversiones, pasiones, anhelos… del cerebro humano, es entonces cuando lo externo se transmuta en una metáfora simbólica del alma humano, lleno de recovecos demasiado catastróficos en su composición. La lucha también es con uno mismo, por mantenernos cuerdos en un mundo de locos; porque siempre es demasiado tentador ceder ante la locura a la que somos empujados. Porque siempre es más fácil tomar la píldora azul…

10. Matrix

que la píldora roja. La píldora azul nos deja en el mundo normal, de la gente normal, que compra hipotecas normales, que le gusta la música normal, que acepta las verdades normales… Y la píldora roja, te saca de la cómoda realidad de la persona apoltronada media de occidente (y del mundo), y te mete de lleno en el sector de lo real, en donde no hay propaganda con la que intentar enmascarar las verguenzas. Siempre es doloroso el Despertar, pero necesario si no queremos ser las marionetas de los relatos de los bribones. En este mundo real, se sufre, se lee, se cultiva, se estudia, se aprende… todo eso es dolor, pero es un dolor que transforma. Al final, queda el hombre, que desprovisto de todo adorno, se muestra capaz de brillar por su intelecto y por su personalidad, en un mundo en donde las baratijas y donde el márqueting malo disimula nuestra absoluta carencia de virtudes personales. En este aspecto, mi novela es un intento de poner un granito de arena hacia la recuperación de las virtudes clásicas, de la literatura, del pensamiento, de la cultura humanística y científica… Intento este a su vez metaforizado en la propia historia de la novela, y en el Gran Regreso, de esos seres que se caracterizaron por su valor, su arrojo, su inteligencia, su fuerza personal.

Cuando sólo queda la gota que colma el vaso, y se avecina la borrasca

Aquí puedes comprar la novela La Reina de los Hielos.

Erik360 actualmente se encuentra rehabilitándose, en este curso de rehabilitación de ex-trolls de Internet. Si alguna vez Erik360 hirió su sensibilidad, le transmite sus más sinceras disculpas en este otro enlace

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Mi mundo de fantasía (7)
  • Mis personajes literarios preferidos (6)
  • Reseña de El Hobbit, un viaje inesperado (la película) (5)
  • Reseña de El Señor de los Anillos (5)
  • Cómo escribir fantasía épica (4)
  • Comments

    • Porco dice:

      Bueno es leerte Erick, pensé que habías muerto o algo así jaja, menos mal que ahí andas aún. Pues tuve sentimientos encontrados con eso de querer ser escritor, hace mucho tiempo me dí cuenta de que tampoco era algo con lo que alguien como yo pudiese ganarse la vida. Pero no estamos solos, lo triste es que hay muchas personas talentosas que nunca llegan a publicar su arte por un número infinito de motivos. Uno es que cada vez la gente lee menos, y en todo caso disfrutan de pura basura de moda como cierta ‘novela’ erótica para madres solteras insatisfechas cuyo nombre no mencionaré para no darle más publicidad.

      Por otro lado te hago una observación, hace un tiempo adquirí vía online tu libro “Los pilares de la seducción”, y aunque es una buena lectura con gran contenido, debes darte cuenta que tiene problemas de redacción e incluso ortográficos. Debes cuidar eso para futuras revisiones proyectos, un saludo camarada Erick360.

    Responder a Porco Cancelar respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>