Distintas clases de hombres atractivos

Como ya sabemos no todos los hombres somos iguales: los hay más altos, más flacos, más listos, más tontos, más activos, más nerviosos, más extrovertidos, más introvertidos… En realidad son sobre todo las cualidades mentales del hombre las que los hacen o no atractivos ante el sexo contrario. El físico es importante también, aunque sobre todo la cara, seguramente porque se dice eso de que

“el rostro es el espejo del alma”

Ni que decir tiene que es deseable tener también un buen cuerpo. Pero eso no es tan importante como suponen esos tíos que se tiran todo el día en el gimnasio porque ellos creen erróneamente que así van a resultar más atractivos ante las mujeres. Y por tanto, nos queda que el carácter tiene preeminencia en los hombres a la hora de atraer o no a las mujeres. Pero no hay un único tipo de carácter de hombre que atraiga a las mujeres. Más que eso, hay una serie de arquetipos y clases de hombres que les pueden resultar atractivos a algunas mujeres; mientras no resultarán atractivos ante otras mujeres. Los rasgos de carácter que gustan a una mujer no gustan a otra. Aunque siempre hay una serie de rasgos de carácter que suelen gustar a todo el mundo: la simpatía, el optimismo, la actividad, las aficiones interesantes, las vidas interesantes… Pero con todo, no hay dos hombres iguales, hay una serie de clases y tipos de hombres que tienen sus características, sus personalidades propias, sus puntos fuertes y sus puntos débiles a la hora de resultarles atractivos a las mujeres… Por eso, en este artículo hacemos una lista de algunas de estas clases distinta de hombres que pueden resultar atractivos o no ante las mujeres. En este artículo hablamos de distintas clases de hombres atractivos.

Cinco clases de hombres atractivos en cierta medida

1. El hombre activo-extrovertido. El hombre activo extrovertido es una clase de hombre que se caracteriza porque siempre está de buen humor, es sociable, abierto, tiene muchos y buenos amigos, por lo general no es conflictivo y suele estar casi siempre de buen rollo o en un estado neutral de tranquilidad. Pero no suele estar enfadado o de mal humor. En vez de eso, este es un tipo de hombre muy dinámico, que se mueve mucho y muy rápido por entornos sociales, va al bar, va a un burguer, se va con sus amigos por ahí de fiesta y él es el más activo del grupo, está de buen humor y con su alta energía les pega el buen rollo a sus amigos haciéndose así muy popular ante estos. Por supuesto que este es un tipo de hombre muy atractivo ante una mujer, porque con su seguridad y con su buen carácter enamora a las mujeres a decenas. Pero también tiene un lado malo, que tiene que ver con que a veces es superficial, no tiene por lo general intereses intelectuales, no tiene una conversación profunda, y eso con el tiempo puede terminar por cansar a esas mujeres que se enamoraron de ese chico activo y simpático, pero que en la convivencia diaria es un poco monótono porque lo limita su falta de profundidad.

2. El hombre poeta-introvertido. Es un poco la antítesis del anterior. El poeta introvertido es un hombre que cuando los demás lo ven por primera vez, piensan de él que es aburrido, que parece que está como asustado, que es esquivo, poco hablador, antipático, poco divertido y poco simpático… Al principio suele causar rechazo ante los demás porque parece un completo muermazo. Pero cuando se conoce al poeta introvertido más en profundidad, enseguida los demás se empiezan a dar cuenta que tras ese velo de timidez que hace que el poeta introvertido parezca tan distante y ausente, se esconde una persona inteligente, sensible, delicada, con una buena conversación y con un carácter agradable, neutral y a veces hasta dulce y simpático por dentro. Por tanto, al poeta introvertido le pasa lo contrario que al hombre activo-extrovertido: si este último es el alma de la fiesta, de las reuniones de amigos, de la diversión social por la ciudad; el poeta introvertido es un poco aburrido en todo eso, pero luego tiene mejor rendimiento en el trato diario, en la convivencia, en el día a día, donde su profundidad lo hace más seductor que el hombre activo-extrovertido, que enamora mucho y muy rápido, pero sin profundidad, por lo que no es tan bueno para seducir en la convivencia diaria como un hombre poeta-introvertido. El lado peor del poeta introvertido, es que muchos de ellos son tan oscuros, que esto que decimos de que seducen en la convivencia diaria no es verdad (eso es sólo en el mejor de los casos), y muchos de ellos resultan aún más amargados en el día a día que cuando salen por ahí de fiesta y parece que han ido a un velatorio. Y por contra, aunque el hombre activo-extrovertido no sea profundo, es posible que tenga un buen trato en el día a día… no es de extrañar que los hombres activos-extrovertidos tenga fama de ser mucho más seductores y ligones que estos poetas-introvertidos amargados. Para solucionar esto, el poeta-introvertido tiene que positivizarse, y usar su fina inteligencia para aprender a seducir a los demás, estando por ahí de fiesta, en el día a día…

3. El hombre sumiso y tranquilo. El hombre sumiso y tranquilo es un tipo de hombre que es conocido familiarmente como “el calzonazos“. El calzonazos u hombre sumiso y tranquilo es el sueño de toda mujer dominante, que las gusta tener a su lado a un hombre que obedezca todo lo que ellas dicen que hay que hacer: poner la lavadora, llevarla a cenar a un restaurante, tener un hijo, cambiar de piso, ver una serie de la tele… La mujer manda y el calzonazos u hombre sumiso y tranquilo obedece. Él no rechista, simplemente se limita a asentir con un “si cariño”, y a hacer lo que su mujer quiere que haga. A la mayoría de las mujeres no las gustan los hombres tan apocados, tan cobardes, tan sumisos. A ellas de normal las gustan los hombres activos, decididos, con iniciativa, o sea, la antítesis de estos calzonazos sumisos y dominantes. Pero este tipo de hombre de compañía u “hombre mascota”, tiene su público entre las mujeres, y por tanto tiene su atractivo. Y es que hay cierto tipo de mujer marimacho, dominante, agresiva, zafia, muy varonil de alguna manera… que tienen preferencia sobre este tipo de hombre que se deja dominar. Así se termina por forma parejas entre estas mujeres dominantes y algo masculinas; y estos hombres sumisos y blandos, que en el fondo les gustan que los dominen porque por su cuenta ellos no sabrían hacer nada, ya que todo lo que hacen es porque alguien les ha dicho que hay que hacerlo. Con el hombre calzonazos vemos que todo hombre puede resultar atractivo ante la mujer ideal. Es cuestión de saber qué nos conviene.

4. El proveedor u hombre con posesiones. Hay mujeres más pragmáticas. Ellas no se enamorarán fácilmente de un hombre porque este sea guapo, sea listo, sea interesante. Para ellas la parte más atractiva de un hombre es su cartera, sus posesiones, sus riquezas… Por eso el hombre proveedor u hombre con posesiones, tiene un atractivo muy poderoso para estas mujeres que aman al dinero y la buena vida muy por encima de a los grandes hombres. Paquirrín es un buen ejemplo de hombre proveedor o con posesiones, pues siempre se liga a mujeres que están más interesadas en prosperar socialmente que en amar en profundidad a hombres que las hagan estremecer (aunque Paquirrín es también simpático y eso es algo que también le puede ayudar a la hora de ligar). Por lo general el hombre proveedor u hombre con posesiones no es un adalid de la atracción masculina. Más que eso suele ser un hombre superficial sin nada demasiado interesante en su carácter, y a veces siquiera en su físico, pero que tiene la capacidad de proporcionarle a estas mujeres verbeneras (también llamadas zorrones hispánicos) el tipo de vida de lujos, de riquezas, de desahogo económico y de inactividad laboral que ellas aprecian por encima de todo, incluso por encima del amor.

5. El hombre dominante-trabajador. He aquí la gran pesadilla de casi toda mujer. El hombre dominante-trabajador es un hombre que se suele asentar sobre un temperamento de tipo colérico o melancólico, que por lo general sólo piensa en el trabajo, en el prosperar, en el hacer cosas útiles, y rechaza en parte las diversiones, el cariño, los sentimientos, los detalles… porque él cree que todo eso son “mariconadas” y lo que de verdad importa en la vida es el trabajo, el ser serios, el tomarse las cosas con el rigor que se merecen, el ser organizados y disciplinados, y el no perder el tiempo con diversiones que no sirven para producir, o para tener más dinero, o para aumentar la disciplina que es lo único que nos puede solucionar los problemas de la vida. Es un hombre de alta agresividad, antipático, dominante, tiránico. Siempre le está diciendo a su mujer y a sus hijos lo que tiene que hacer, si tienen que trabajar, si tienen que estudiar esto o lo otro, por supuesto con el fin práctico de ganar más dinero o de prosperar en la vida. Para él más allá del trabajo y de las cosas serias no hay vida, no importa todo lo demás, eso de salir a cenar de vez en cuando por ahí con su mujer es una pérdida de tiempo y dinero. Es un hombre poco detallista, poco sentimental, que tiene madera de negrero porque él más que padre, marido, hermano o lo que sea, aspira a ser dueño de una multitud de esclavos que deben de obedecer sin rechistar lo que él diga. No es capaz de mantener relaciones de igual a igual con sus familiares, más que eso quiere dominarlos y decirlos lo que tienen que hacer. Buena parte de las mujeres maltratadas (al menos 1 de cada 3 mujeres actualmente en España, y son datos del INE), son maltratadas porque tuvieron la mala suerte de casarse con uno de estos. Ellos al principio eran distintos, eran más detallistas, eran más democráticos… Pero cuando engancharon a su mujer, su verdadero carácter tiránico y sin sensibilidad salió a la luz, y entonces su desafortunada mujer se dio cuenta que estaba casada con un hombre dominante-trabajador y que ya era demasiado tarde como para poder salir corriendo, porque a lo mejor habían tenido hijos, o compartían hipoteca, o las presiones familiares harían imposible una separación… Estos hombres también tienen su lado bueno: son muy trabajadores, muy activos… y así con un poco de suerte se pasarán el día fuera de casa trabajando o haciendo cosas de provecho, y su mujer y sus hijos lo tenderán que soportar sólo cuando llegue a casa echando pestes por lo que sea y quejándose de todo hasta que termina por agriar hasta a la leche.

Conclusión sobre distintas clases de hombres atractivos

Hay muchas otras clases distintas de hombres atractivos. Realmente un hombre es atractivo ante la mujer adecuada, y no lo es ante el resto de mujeres (aunque hay hombres que parecen gustar a casi todas… y los secretos de estos hombres han sido muchas veces analizados en este blog). Ellas por lo general buscan a un hombre que se ajuste a sus necesidades. Por eso no hay un modelo único de hombre atractivo, si no muchos. Esta última clase de hombre atractivo puede parecer que no es muy atractivo… pero también tiene su lado bueno: es activo, dinámico, trabajador… y con todo eso, puede aportar un sueldo a casa del que puede vivir una familia. Todo hombre tiene su lado bueno y su lado malo. Es cuestión de atraer con el lado bueno, y que así este lado bueno compense al lado malo.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Tipos de seductores (9)
  • Hombres y mujeres extrovertidos versus introvertidos (8)
  • Distintas formas de ser (8)
  • Rasgos atractivos de hombres y mujeres (8)
  • Todos tenemos defectos y virtudes para seducir (8)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>