Distintas cosas para seducir al sexo contrario

No hay una única forma de seducir al sexo contrario. Más bien en la guerra del amor cada uno tenemos una serie de armas propias; además de unos puntos débiles. Todos a la hora de resultar apetecibles al sexo contrario para iniciar una relación, tenemos nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes. No hay un seductor único y universal que arrase con todas. Y auque lo hubiese, hasta este seductor universal tendría sus puntos fuertes y sus puntos débiles. Mucha gente a la hora de ligar se acomplejan con un aspecto concreto de su persona: los hay que están acomplejados por que son bajos, otros por que son altos, otros porque son flacos, otros porque hablan mucho, otros porque hablan poco, otros porque tienen poco dinero, otros porque tiene mucho dinero (sí, hay gente que “fracasa al triunfar, es la famosa soledad de la persona de éxito, que le termina por hacer creer a este hombre o mujer de éxito que los demás en realidad lo quieren por su dinero y no por ser como es…). Todos tenemos nuestras herramientas particulares a la hora de ligar y de seducir al sexo contrario. De lo que no tengo dudas es de que las personas que menos ligan son precisamente esos acomplejados que creen que por tener algún fallo en su persona ya nadie se va a fijar nunca en ellos. En este artículo, analizamos las distintas cosas que tenemos para seducir al sexo contrario.

Nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles para seducir

Y es que no hay nadie perfecto, todo el mundo tiene sus puntos débiles y sus puntos fuertes a la hora de atraer al sexo contrario. Hay por ejemplo personas que tienen un gran físico, un cuerpo escultural, una cara bonita… Pero por otro lado, a lo mejor estas mismas personas quizás tengan a su vez un carácter pesado, poco carismático, poco simpático, un carácter que no enamora.

Ya hemos hablado en este blog de esas mujeres y hombres que enamoran con su físico tan rápido como desenamoran con su carácter. Esto es como los coches: puede que por fuera sea muy bonito, con un buen chasis, con buenos cueros en los asientos… Pero ¿y si por dentro es una mierda de coche, que gasta mucho, que corre poco, que se avería cada tres por cuatro y que da muy mal rendimiento mecánico?

La comparación de los hombres y mujeres con el “atractivo” de los coches puede se un poco bestia, pero la realidad es que el cuerpo y el alma parecen ir a su bola, y en un cuerpo que es muy poquita cosa y que resulta poco atractivo, puede haber un alma muy poderosa, carismática y seductora; y viceversa, un hombre o una mujer con un cuerpo escultural y de escándalo, puede que esconda un alma poco atractivo, pesado, sin conversación, sin carisma, nada seductor… Parece que en nuestro universo particular el cuerpo y el alma pueden ir cada uno a su bola, y hay gente que resulta atractiva sólo de cuerpo, o sólo de alma.

Pero aún así, lo más normal es que todos nosotros tengamos cierto atractivo de cuerpo y de alma. Digamos que en ambos aspectos todos tenemos nuestros puntos débiles y nuestros puntos fuertes. Es cuestión de ser consientes de nuestros puntos fuertes para usarlos como arma de seducción; y a su vez, ser conscientes de nuestros puntos débiles para intentar pulir un poco esos fallos de cuerpo y de alma que nos impiden seducir al sexo contrario.

Para que reflexionemos sobre cuales son nuestros puntos fuertes y nuestros puntos débiles, terminamos con sendas listas: una de ellas referidos a virtudes seductoras a nivel físico; y otra de ellas referidas a virtudes seductoras a nivel espiritual. Insistamos en la idea de que todos nosotros tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas malas. A lo mejor una mujer tiene un pronto que se hace desagradable… pero a su vez esa mujer tiene un culo bonito, y simplemente su culo bonito compensa ese toque de mala leche periódica de la mujer… O al revés: una mujer que no tiene curvas, pero que a su vez es agradable en su trato, refinada, muy simpática… los hombres la perdonarán que no tenga curvas porque simplemente tiene otra virtud que compensa su falta de un buen cuerpo. Así funciona el atractivo: juzgamos a alguien si nos gusta o no nos gusta mediante el balance de lo bueno que tiene: cuantas más cosas buenas y menos malas, tanto a nivel físico como mental, mejor, pero no hace falta ser un “Adonis” para seducir. Simplemente se trata de tener alguna que otra virtud que atraiga al sexo contrario para que nuestro balance sea lo más positivo posible.

Cosas físicas que seducen al sexo contrario

ADVERTENCIA: las listas y enumeraciones gustan mucho a la gente, y por eso yo caigo en ellas… Pero a mí no me gustan tanto, en una enumeración o lista con numeritos se abarca mucho y se puede ser muy general (lado bueno); pero a su vez, somos demasiado generalistas (“el que mucho abarca poco aprieta” lado malo) y no podemos analizar las cosas con la profundidad en que las analizamos en un texto de párrafo normal. ¿Os imagináis una novela en donde se describa lo que hizo un personaje al modo de…:

1. Perico se levantó, se fue a afeitar y se lavó la cara; 2. Luego fue a desayunar, le gustó el desayuno y pasó al punto 3. luego se fue al trabajo…

parece que se pierde la profundidad que puede tener un texto de párrafo normal… A cambo se abarca más y se ven las acciones desde una perspectiva más global.

1. Los hombres con cuerpos atléticos, altos pero sin pasarse, con pecho fuerte y con caderas rectas, con hombros anchos; y las mujeres con curvas, con una altura entre 1,60 y 1, 75 (al nivel de España), con las caderas anchas y la cintura estrecha, con pechos firmes y delicados, con piel fina y reluciente… nos seducen con su físico y con su aspecto.

2. Los hombres y mujeres con caras atractivas, vivas, inteligentes, simpáticas, nobles, despiertas, limpias, de rostros que expresan cierta personalidad, que son simétricos, brillantes en el caso de ellas; más apagados y duros en el caso de ellos… son rostros que atraen al sexo contrario. Las personas con rostros toscos, que denotan falta de inteligencia, con ojos apagados, con los rasgos crueles o estúpidos, con muecas en sus caras de extrañeza y de falta de viveza… son rostros que no se hacen atractivos a los demás. Fijémonos en la novedosa idea de que para valorar un rostro de verdad este tiene que estar en movimiento: una foto no nos muestra muecas, no nos muestra gestos de viveza… A una cara se la juzga tanto parada, por sus proporciones; como en movimiento, por sus muecas de viveza y de inteligencia.

3. Nos seducen las personas de aspecto vivo, sano, joven… que son enérgicas en sus movimientos, que rezuman energía por todos sus poros y vitalidad en su semblante. No nos seducen esos hombres y mujeres que parecen estar como cansados y tienen un cuerpo como envejecido. Nos seduce la vida, no la muerte, y cuanto más dentro estemos de estar vivos y más fuera de estar muertos, más seduciremos (por supuesto se puede seducir a cualquier edad, es cuestión de cuidar nuestro cuerpo y nuestra alma para que aunque cumplamos años, sigamos siendo enérgicos y vigorosos tanto en cuerpo como en alma).

Cosas espirituales que seducen al sexo contrario

1. Un carácter agradable, tranquilo pero divertido; centrado pero a su vez optimista y positivo. En lo personal, a mi me enamoran esas mujeres que son tranquilas y refinadas. Pero que a su vez son vehementes, y luchan con todas sus fuerzas por cosas que quieren. No soporto a las mujeres alocadas, que no se callan, que son neuróticas y que resulta difícil estar a su lado porque constantemente te están irritando con su carácter. Enamoramos con esa mezcla entre tranquilidad y capacidad de trabajo y de acción, eso sí, sin caer en la sosez de esas personas que son demasiadas tranquilas…

2. Una conversación inteligente, racional y sin contradicciones; pero a su vez que sepa captar la emocionalidad de las personas, que sepa entenderlas, que sepa saber por qué esa amiga especial está mal en esa tarde de lluvia debido a que hace justo un año se produjo la muerte de su padre. Las personas como más enamoran es con una conversación inteligente, profunda, racional; a la vez que una conversación que sepa captar ese lado emocional de las cosas, que sepa comprender a los demás…

3. Una vida interesante, con alguna afición interesante (sin pasarse en número porque si no caemos en el papel de friki que se hace menos atractivo aunque más de lo que creen los frikis…), con planes de futuro, con una personalidad activa que nos lleve a no dejar de hacer cosas y a aprovechar la vida al máximo. Esa ilusión por la vida, por los proyectos, esas ganas de hacer cosas y ese buen rollo se pega y se contagia, y es tremendamente seductor ante el sexo contrario. 

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Cómo ser una mujer atractiva (7)
  • Qué tiene que tener un hombre para resultar atractivo ante una mujer (6)
  • Cómo enamorar a un hombre (6)
  • Las claves de la atracción (6)
  • Qué tipo de físico atrae (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>