Dolor y guerra

Imagen de previsualización de YouTube

El vídeo que he colgado pertenece a la película Black Hawk Down. La apoteósica banda sonora está compuesta por el genio alemán Hans Zimmer… uno de esos hombres con los que me identifico profundamente. Su estilo es inconfundible, y a puesto banda sonora a buena parte de las producciones más legendarias de Hollywood (Gladiator; Rain Man; Misión Imposible,…)

La verdad es que antes, no se por qué, he terminado viendo en Youtube el vídeo de un capullo que se había puesto como objetivo ingerir una cuchara entera de canela (cosa, que por cierto, no ha hecho…) Parece que Youtube ofrece oportunidades tanto a genios absolutos, como a capullos más absolutos aún

El sentido del dolor y de la guerra

El impresionante vídeo que ilustra la genial composición de Zimmer no deja indiferente a ningún alma sensible. El dolor y la guerra han sido compañeros y grandes aliados de la desesperación humana durante buena parte de su historia. Platón llegó a decir una de las frases más demoledoras que se han pronunciado nunca, una frase que realmente nos hace pensar si en realidad, el universo no será un absoluto error, como quería Schopenhauer: “la vida es una guerra, porque todo el mundo está en guerra con todo el mundo, además de que todos estamos en guerra contra nosotros mismos”.

Ya Buda en el siglo V a.c. pensó que todos los deseos del hombre, todas sus ambiciones, todas sus metas, sus esperanzas y sus ilusiones, eran completamente erróneas. Todo eso nos engañaba: el engaño de que puede a pesar de todo existir la felicidad: el engaño de que, a pesar de todo, nos podemos refugiar del dolor que azota a todo el cosmos; la ilusión de que, desde nuestras lágrimas, brotarán unas rosas que ya no se podrán marchitar. Buda instigo a los hombres a alcanzar su nirvana. La palabra nirvana significa literalmente “aniquilación”, pero Buda no era un líder de secta que planease un suicidio colectivo… más bien significaba aniquilación de los deseos burdos, de los egoísmos extremos, de un yo atávico, egoísta y desmesurado… Así podríamos llegar, no a la aniquilación, sino a la propia felicidad. Una felicidad comedida, que no alardea de grandes excesos. Y es que el placer descontrolado termina haciendo más mal que bien: nos volvemos egoístas; nos enfrentemos a todos por dinero, por placer; nos juramos a nosotros mismos aniquilar a quien se atreva a intentar poseer algo que queramos para nosotros mismos… Este camino ha sido históricamente un camino que produce poca felicidad, además de producir una vida muy corta… Calígula es una de las figuras históricas más legendarias por su crueldad. Pero Calígula murió antes de cumplir los 30 años asesinado por la guardia pretoriana.

Salir del dolor y de la guerra

Recuerdo uno de los más extraños sueños que he tenido en mi vida: como de costumbre, estaba yo de lo más atareado en mi sueño intentando escapar de un peligro extremo. En este caso, era una especie de criatura de ultratumba lo que me perseguía por un inmenso almacén. El sueño era tremendamente oscuro: un ambiente cruel y sangriento; una niebla oscura, como el velo del infierno; una sensación como de dolor, una atmósfera cruel, atávica, un sitio que hacía que la placida muerte fuese un lugar deseado… Pues eso, estaba yo intentando escapar de aquél infernal almacén, a la vez que intentaba escapar de la criatura que me perseguía… Era un sueño terrible, los que tengan reciente la vivencia de alguna oscura pesadilla, sabrán perfectamente lo cargante que es esa horrible atmósfera sacada directamente de los abismos del infierno.

dolor y guerraEn fin, yo andaba por este almacén infernal intentando escapar de ese demonio ancestral que me perseguía… Y de repente, abro una puerta del almacén, y me encontré lo más inesperado de encontrarme en el mismísimo infierno: una especie de altar, blanquecino, reluciente, celestial… Estaba en el mismísimo infierno, y cuando abro una puerta de esas estancias infernales… me encuentro de repente en una especie de sueño… pero que ya no es una pesadilla: más bien, a partir de aquí, el sueño se transmutó, y pasó de una terrible pesadilla de las que te despiertas con una sensación de “algo viene  a buscarme”, a un sueño plácido, celestial, soñaba de repente con algún lugar en medio del paraíso…

Este es el sueño más raro que he tenido en toda mi vida: ha pasado en unas décimas de segundo de ser una pesadilla… a encontrarme de repente en un sueño celestial, uno de esos sueños en donde uno suplica porque sea verdad eso de que vamos a un sitio así cuando morimos…

En fin, que llegué de repente escapando de esa horrible bestia con cara de carnero a este lugar celestial… Había un altar, y en el altar había una espada, envuelta en finos paños de seda. Corro las sedas que envuelven  a la espada, y cojo la espada… Me entra con la espada en la mano una sensación de euforia como no he sentido en toda mi vida… Tan grande me creo, que me creo hasta capaz de ir a combatir a la bestia terrible que me perseguía… Y salgo de la celestial estancia, con esa espada del paraíso. Salgo a las estancias infernales y ensangrentadas, avanzo por los pasillos. Según recorro los pasillos, algo se empieza a agitar en aquel almacén infernal. Todo parece que se desmorona, toda la pesadilla se empieza a transformar en los mismísimos jardines del Olimpo… Y me dirijo hacia la bestia que me perseguía… Lo más terrible es que ese ser que me ha perseguido a veces en sueños… ya lo conocía. Soñé con el hace muchos años…

Cuando veía al fondo del pasillo a esta criatura infernal, y me disponía a enfrentarme con ella.. me desperté.

La felicidad

La bestia se me escapó. Lo cierto es que a uno lo terminan por perseguir los fantasmas a los que tiene miedo. A veces uno piensa que ser feliz es muy fácil. Pero algunos nos complicamos mucho con todo… Es hora de aprender de esos hombres que siempre tiene una sonrisa en la boca. Nunca combaten en guerras, ni lucha contra seres del averno en sueños… es cuestión de dejar de lamentarnos, de lamernos las heridas, de dejar de pensar que “la vida es una guerra”, de darnos cuenta de que estamos aquí exclusivamente para ser felices. Sólo es cuestión de intentar actuar de otra forma. Nosotros los suicidas, olvidemos al fin el lado malo de la vida. Los demonios que nos persiguieron se irán. Somos fuertes porque hemos librado muchas guerras. Pero la guerra acabará, acabará pronto. El resto de nuestra vida ya no habrá dolor, ya no habrá desolación en páramos infernales, ya no habrá nunca un charco de sangre por los suelos. Es hora de enterrar nuestra espada de perseguir demonios, es hora de que acabe la guerra. Con ella hemos creado nuestra felicidad, con ella hemos combatido a nuestros enemigos, pero si continuamos creyendo que todo es dolor, si continuamos creyendo que aún nos queda mucho sufrimiento antes de alcanzar nuestra rendición, nos terminaremos por destruir.

Seguro que nosotros, los suicidas, tendremos una larga vida a partir de ahora… A partir de ahora, nos prometernos a nosotros mismos, porque lo merecemos, que cuando muramos no le dejaremos a nuestras madres un terrible charco de sangre por los suelos que tardará años en poder limpiar… Tiremos las cuchillas al retrete, arrojemos la espada al abismo del destino, llevemos nuestra botellita de cianuro a un punto limpio para que se pueda destruir de forma segura (con lo que nos costo conseguirla…),… los tiempos de guerra ya acabaron. Después de tanto luchar, ahora nos toca volver a ser hombres, volver a amar a las mujeres, volver a nuestro sitio entre los vivos. Ya nunca más sonarán las trompetas de guerra, el dolor se irá, nuestras cicatrices curarán, nuestros anhelos de glorias militares caducarán… Somos solo hombres, ahora somos sólo hombres libres.

Share Button
Print Friendly
Para ver los productos desarrollados excluvisamente por Erik360 para nuestro blog no olvides pasarte por nuestra Tienda SyA

ARTÍCULOS RELACIONADOS
  • Sufrir por amor (6)
  • Consideraciones generales sobre la depresión (6)
  • El final de la depresión (6)
  • Nosotros los suicidas (6)
  • Cómo salir de la depresión (vídeo) (6)
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>